Mises Daily Articles

Home | Node | ¿Existe una buena inflación?

¿Existe una buena inflación?

Tags The FedFinancial MarketsMonetary TheoryMoney and Banking

06/25/2021Joseph T. Salerno

La semana pasada, un alumno de mi seminario de macroeconomía intermedia planteó una pregunta provocadora. Estábamos discutiendo los distintos tipos de deflación (de precios) y qué tipos, según los austriacos, son benignos y se adaptan a las preferencias de los consumidores, y cuáles son malignos y entran en conflicto con las preferencias de los consumidores.

En vista del énfasis austriaco en la política monetaria inflacionaria como causa principal del ciclo económico y de la actual crisis financiera en particular, el estudiante preguntó si los austriacos consideraban cualquier tipo de inflación como «buena» para la economía. Di una breve respuesta afirmativa y luego reflexioné más sobre el tema durante el fin de semana. Aquí está la nota sobre el tema que escribí para discutir en clase mañana. (Los dos últimos párrafos sobre la banca libre no formaban parte de la nota original).

Un tipo de inflación «buena» suele producirse cuando se producen innovaciones y cambios que permiten a las personas economizar la cantidad de dinero que necesitan tener en sus saldos de efectivo. Por ejemplo, la introducción y la creciente disponibilidad de las tarjetas de crédito provocan una disminución de la demanda de dinero, lo que, en igualdad de condiciones, provoca una subida general de los precios. Las tarjetas de crédito funcionan como un medio de pago alternativo para muchas transacciones y, por lo tanto, reducen la cantidad de dinero que la gente necesita tener en moneda y depósitos bancarios para financiar sus intercambios previstos al nivel de precios vigente.

Este «exceso» de liquidez produce un aumento de la demanda de bienes, cuya oferta no ha aumentado. El resultado es que los precios globales suben. Pero la inflación cumple aquí una función importante: reduce el poder adquisitivo del dólar hasta el punto de que el dinero deja de ser un exceso de oferta, porque la gente se contenta ahora con mantener la oferta total de dinero existente para financiar las transacciones previstas al nuevo y más alto nivel de precios. Otra forma de decirlo es que la oferta monetaria «real», es decir, su poder adquisitivo total en términos de bienes, se ha reducido exactamente al nivel deseado por los consumidores.

Lo que podríamos llamar inflación «economizadora de efectivo» tiende a producirse como resultado de cualquier innovación financiera, incluida la invención de los fondos de inversión del mercado monetario, los cajeros automáticos, las cuentas de PayPal, etc. También puede ser el resultado de innovaciones organizativas o técnicas en las empresas que promueven la integración vertical de las operaciones, donde los bienes de capital que antes se intercambiaban entre dos empresas independientes ahora se producen y emplean dentro de la misma empresa.

Obsérvese que la inflación por economía de caja es benigna precisamente porque es el resultado del esfuerzo de los individuos por optimizar sus posesiones mediante el proceso de intercambio voluntario. También cabe destacar que este tipo de inflación implica un aumento de precios de una sola vez: una vez que el nuevo método de pago o invento se adopta de forma generalizada, la disminución de la demanda de dinero cesa y los precios dejan de subir. Por último, la inflación causada por las personas que responden a las oportunidades de economizar en sus tenencias de dinero no tiene un efecto sistemático en los mercados de crédito ni en el tipo de interés y, por tanto, no precipita el ciclo económico.

Un segundo tipo de inflación de bienes es la que se produce como resultado de una reducción de la oferta de bienes y servicios causada por catástrofes naturales, el agotamiento de los recursos naturales o el aumento de las preferencias de la gente por el ocio (que provoca una disminución de la participación de la fuerza de trabajo) o por los bienes de consumo actuales (que provoca la no reposición o «consumo» de bienes de capital). Todos estos acontecimientos provocan, antes o después, una mayor escasez de bienes intercambiables en la economía.

La reducción de la oferta de bienes en el mercado, manteniéndose constantes todos los demás elementos, incluido el stock de dinero, hace que surja un exceso de demanda de bienes. Los precios globales subirán naturalmente para restablecer el equilibrio en los mercados de bienes. Este aumento de los precios indica la mayor escasez de los bienes disponibles y garantiza su asignación a los usos más valorados por los consumidores.

A la inversa, se puede decir que hay una disminución de la demanda de dinero «en intercambio», que está constituida por las mercancías ofrecidas en intercambio. La disminución de la demanda de dinero en el intercambio, con la oferta de dinero sin cambios, produce inicialmente un excedente de dinero, porque a los bajos precios existentes, la oferta de dinero ofrecida supera la oferta de bienes llevados al mercado. Finalmente, el poder de compra del dólar se ajusta a la baja, los precios de los bienes suben y todos los dólares ofrecidos son absorbidos a cambio de los bienes que ahora tienen un precio más alto.

Una vez más, observamos que, a diferencia de la inflación continua de los precios que suele provocar la expansión de la oferta monetaria por parte de los bancos centrales, la inflación generada por la disminución de la oferta de bienes es un asunto puntual. Los precios dejan de subir en cuanto la oferta de bienes y servicios deja de disminuir y se estabiliza en el nivel más bajo consistente con el cambio de los datos económicos.

La inflación de «escasez» es, pues, socialmente beneficiosa, porque facilita el cálculo económico y el buen funcionamiento de los mercados en una situación en la que las preferencias de la gente o sus oportunidades de producción han sufrido un cambio radical. La historia ha demostrado una y otra vez —en guerras, revoluciones, asedios y pérdidas de cosechas— que cualquier intento de reprimir la inflación de escasez mediante el control de los precios o la distribución centralizada de las necesidades da lugar a un caos de cálculo, a una pobreza generalizada y a un desorden social.

Nuestra conclusión es, por tanto, que un aumento de los precios generales impulsado por la demanda de dinero siempre mejora el bienestar económico tal y como los austriacos entienden ese término.

En aras de la plena divulgación, observo que la mayoría de los austriacos modernos que apoyan la banca libre, aunque están de acuerdo conmigo en la inflación por escasez, estarían en total desacuerdo conmigo en que la inflación por economía de caja es benigna. Escritores como Larry White, George Selgin y Steve Horwitz insisten en que cualquier cambio en el gasto total causado por los cambios en la demanda de dinero debe ser rápidamente deshecho por un cambio en la oferta de dinero en la misma dirección. Así, bajo nuestro actual sistema de dinero fiduciario, si se producen innovaciones financieras que inducen a la gente a reducir su demanda de saldos en efectivo y a intercambiar dinero más rápidamente, entonces, según los «banqueros libres», el banco central debe contraer la oferta de dinero para evitar el aumento de los precios que corresponde a las elecciones voluntarias de la gente.

Esta es una implicación directa de la «norma de productividad» de los banqueros libres, según la cual el banco central debe suprimir activamente los cambios «sin sentido» en los precios. Los cambios sin sentido en los precios incluyen los causados por los cambios en lo que los banqueros libres caracterizan —en mi opinión, de forma engañosa— como «la velocidad del dinero». Así, los banqueros libres se convierten en animadores de una deflación monetaria diseñada por el banco central como medio para sofocar un patrón de intercambios de propiedad libremente elegido que expresa las preferencias de los consumidores por precios más altos.

La posición de los banqueros libres no sólo es errónea sino también paradójica. Acusan a los austriacos de la escuela neomonetaria, creada por Mises y Rothbard, de ver la deflación y la inflación de forma asimétrica, favoreciendo la deflación y condenando la inflación. Pero, como he intentado demostrar más arriba, los austriacos de la escuela neomonetaria son perfectamente coherentes en sus actitudes hacia la subida y la bajada de los precios: tanto la «inflación» como la «deflación» son benignas siempre que estén de acuerdo con las preferencias expresadas voluntariamente por los consumidores. No así los banqueros libres, que dicen estar a favor de un sistema monetario de libre competencia, pero presumen de saber de antemano qué resultado obtendrán los empresarios que operan en este sistema, a saber, la estabilidad completa de una variable macroeconómica concreta.

Por lo tanto, el verdadero punto en cuestión entre los banqueros libres y sus oponentes de la neomoneda es si la norma de productividad debe ser invocada para alentar al banco central a utilizar su poder para manipular la oferta monetaria con el fin de estabilizar el «gasto total», un macroagregado sin sentido, a posteriori. Los banqueros libres responden: «Sí». Los austriacos de la escuela neomonetaria aceptan el dictamen de Mises de que la subida y la bajada de los precios per se carecen de sentido para evaluar la solidez de un régimen monetario. Como escribió Mises,

Las nociones de inflación y deflación no son conceptos praxeológicos..... Implican la falacia popular de que existe el dinero neutro o de poder adquisitivo estable y que el dinero sano debe ser neutro y de poder adquisitivo estable....

Sin embargo, quienes aplican estos términos no son conscientes de que el poder adquisitivo nunca permanece inalterado y que, por tanto, siempre hay inflación o deflación.1

Publicado originalmente el 20 de noviembre de 2009 como «La buena inflación».

Author:

Contact Joseph T. Salerno

Joseph Salerno is academic vice president of the Mises Institute, professor emeritus of economics at Pace University, and editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics.

 
Image source:
Getty
Shield icon library