Mises Daily Articles

Home | Node | ¿Consentimiento de los gobernados?

¿Consentimiento de los gobernados?

Tags Legal SystemPolitical Theory

06/17/2021Robert Higgs

¿Qué es lo que da a unas personas el derecho a gobernar a otras? Al menos desde la época de John Locke, la respuesta más común y aparentemente convincente ha sido «el consentimiento de los gobernados». Cuando los revolucionarios norteamericanos se propusieron justificar su secesión del Imperio Británico, declararon, entre otras cosas «Los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus justos poderes del consentimiento de los gobernados». Esto suena bien, sobre todo si uno no lo piensa mucho o por mucho tiempo, pero cuanto más se piensa y por más tiempo, más problemático se vuelve.

Una pregunta tras otra viene a la mente. ¿Deben dar su consentimiento todas las personas? Si no es así, ¿cuántas deben hacerlo y qué opciones tienen las que no dan su consentimiento? ¿Qué forma debe adoptar el consentimiento—verbal, escrito, explícito, implícito? Si es implícito, ¿cómo se registra? Dado que la composición de la sociedad cambia constantemente, debido a los nacimientos, las muertes y las migraciones internacionales, ¿con qué frecuencia deben los gobernantes confirmar que conservan el consentimiento de los gobernados? Y así sucesivamente. La legitimidad política, al parecer, presenta una multitud de dificultades cuando pasamos del ámbito de la abstracción teórica al de la realización práctica.

Planteo esta cuestión porque, a propósito del llamado contrato social, a menudo he tenido ocasión de protestar porque ni siquiera he visto el contrato, y mucho menos se me ha pedido que lo consienta. Un contrato válido requiere una oferta voluntaria, una aceptación y una contraprestación. Nunca he recibido una oferta de mis gobernantes, por lo que ciertamente no he aceptado ninguna; y en lugar de consideración, no he recibido más que desprecio por parte de los gobernantes, quienes, a pesar de la ausencia de cualquier acuerdo, me han amenazado indudablemente con graves daños en caso de que no cumpla con sus edictos.

¡Qué monumental descaro exhibe esta gente! ¿Qué derecho tienen a robarme y mangonearme? Ciertamente, no es mi deseo ser una oveja para que la esquilen o la sacrifiquen según les parezca conveniente para la consecución de sus propios fines.

Además, cuando desarrollamos la idea del «consentimiento de los gobernados» en detalle realista, toda la noción se convierte rápidamente en algo totalmente absurdo. Piensa en cómo funcionaría. Un aspirante a gobernante se acerca a ti y te ofrece un contrato para que lo apruebes. Este es el trato, dice.

Yo, la parte de la primera parte («el gobernante»), prometo:

(1) Estipular qué cantidad de tu dinero me entregarás, así como cómo, cuándo y dónde se hará la transferencia. No tendréis voz efectiva en el asunto, aparte de suplicar mi clemencia, y si no cumplís, mis agentes os castigarán con multas, prisión y (en caso de que os resistáis persistentemente) la muerte.

(2) Establecer miles y miles de reglas para que las obedezcas sin rechistar, también bajo pena de castigo por parte de mis agentes. No tendrás voz efectiva en la determinación del contenido de estas reglas, que serán tan numerosas, complejas y en muchos casos incomprensibles que ningún ser humano podría conocer más que un puñado de ellas, y mucho menos su carácter específico; sin embargo, si no cumples con alguna de ellas, me sentiré libre de castigarte en la medida de una ley hecha por mí y mis confederados.

(3) Proporcionar para tu uso, en los términos estipulados por mí y mis agentes, los llamados bienes y servicios públicos. Aunque usted puede valorar algunos de estos bienes y servicios, la mayoría tendrán poco o ningún valor para usted, y algunos los encontrará totalmente aborrecibles, y en ningún caso usted como individuo tendrá ninguna opinión efectiva sobre los bienes y servicios que yo proporcione, a pesar de la historia de cualquier economista de que usted «exige» todas estas cosas y las valora en cualquier cantidad de dinero que yo decida gastar para su provisión.

(4) En caso de litigio entre nosotros, los jueces que dependen de mí por su nombramiento y sus salarios decidirán cómo resolver el litigio. Usted puede esperar perder en estos acuerdos, si es que su caso es escuchado.

A cambio de los anteriores «beneficios» gubernamentales, usted, la parte de la segunda parte («el sujeto»), promete

(5) Callar, no hacer olas, obedecer todas las órdenes emitidas por el gobernante y sus agentes, doblegarse ante ellos como si fueran personas importantes y honorables, y cuando digan «salta», preguntar sólo «¿a qué altura?»

¡Qué trato! ¿Podemos realmente imaginar que cualquier persona en su sano juicio lo aceptaría?

Sin embargo, la descripción anterior del verdadero contrato social en el que se dice que los individuos han entrado es demasiado abstracta para captar la cruda realidad de ser gobernado. Al enumerar los detalles reales, nadie ha superado a Pierre-Joseph Proudhon, que escribió

Ser GOBERNADO es estar a la vista, inspeccionado, espiado, dirigido, regido por la ley, numerado, inscrito, adoctrinado, predicado, controlado, estimado, valorado, censurado, mandado, por criaturas que no tienen ni el derecho, ni la sabiduría, ni la virtud para hacerlo. Ser GOBERNADO es ser en cada operación, en cada transacción, anotado, registrado, inscrito, gravado, sellado, medido, numerado, evaluado, licenciado, autorizado, amonestado, prohibido, reformado, corregido, castigado. Es, bajo el pretexto de la utilidad pública, y en nombre del interés general, ser puesto bajo contribución, entrenado, rescatado, explotado, monopolizado, extorsionado, exprimido, mistificado, robado; luego, a la menor resistencia, a la primera palabra de queja, ser reprimidos, multados, despreciados, acosados, rastreados, maltratados, apaleados, desarmados, asfixiados, encarcelados, juzgados, condenados, fusilados, deportados, sacrificados, vendidos, traicionados; y, para rematar, burlados, ridiculizados, ultrajados, deshonrados. Eso es el gobierno; esa es su justicia; esa es su moral. (P.-J. Proudhon, General Idea of the Revolution in the Nineteenth Century, trans. John Beverley Robinson. Londres: Freedom Press, 1923, p. 294)

Hoy en día, por supuesto, tendríamos que complementar el relato admirablemente preciso de Proudhon señalando que el hecho de ser gobernados también implica que seamos vigilados electrónicamente, rastreados por satélites en órbita, electrocutados más o menos al azar e invadidos en nuestros locales por equipos SWAT de la policía, a menudo con el pretexto de que anulan nuestro derecho natural a decidir qué sustancias ingerimos, inyectamos o inhalamos en lo que antes se conocía como «nuestros propios cuerpos».

Así que, volviendo a la cuestión de la legitimidad política determinada por el consentimiento de los gobernados, parece, tras una sobria reflexión, que toda la idea es tan fantasiosa como el unicornio. Nadie en su sano juicio, salvo quizás un masoquista incurable, consentiría voluntariamente ser tratado como los gobiernos tratan realmente a sus súbditos.

Sin embargo, muy pocos de nosotros en este país en la actualidad están activamente comprometidos en la rebelión armada contra nuestros gobernantes. Y es precisamente esta ausencia de revuelta violenta abierta lo que, por extraño que parezca, algunos comentaristas toman como prueba de nuestro consentimiento a la forma escandalosa en que el gobierno nos trata. Sin embargo, la aquiescencia prudente y a regañadientes no es lo mismo que el consentimiento, sobre todo cuando el pueblo consiente, como es mi caso, sólo con una resignación indignada y a fuego lento.

Para que conste, puedo afirmar con total franqueza que no apruebo la forma en que me tratan los mentirosos, ladrones y asesinos que se autodenominan gobierno de los Estados Unidos de América ni los que constituyen la pirámide tiránica de gobiernos estatales, locales e híbridos con la que este país está masivamente infestado. Mi sincero deseo es que todos estos individuos, por una vez en sus despreciables vidas, hagan lo honorable. En este sentido, sugiero que consideren seriamente la posibilidad de hacer el harakiri. No me importa si emplean una espada afilada o una sin filo, siempre y cuando lleven a cabo el acto con éxito.

Cada vez que escribo lo anterior, siempre recibo mensajes de neandertales que, imaginando que «odio a Estados Unidos», exigen que me vaya de este país y vuelva al lugar de donde vine. Estas reacciones no sólo demuestran mala educación, sino una incomprensión fundamental de mi queja.

Yo no odio a Estados Unidos. No nací en un despotismo extranjero, sino en uno nacional conocido como Oklahoma, que entiendo que es el corazón y el alma de este país en lo que respecta a la cultura y el refinamiento. Además, por si sirve de algo, algunos de mis antepasados llevaban siglos viviendo en Norteamérica antes de que un puñado de blancos harapientos y hambrientos desembarcaran en este continente, plantaran su bandera y reclamaran toda la tierra que podían ver y gran parte de la que no podían ver en nombre de un lamentable monarca europeo. ¡Qué descaro!

No cedo ante nadie en mi afecto por la Estatua de la Libertad, las Montañas Rocosas y las olas de ámbar del grano, por no hablar de la célebre rana saltarina del condado de Calaveras. Por eso, cuando me invitan a salir del país, me siento como alguien que vive en un pueblo tomado por la Banda de James y al que le han dicho que si no le gusta que le roben y le acosen matones sin invitación, que se vaya a otro pueblo. A mí me parece mucho más adecuado que los delincuentes se vayan.

Este artículo se publicó originalmente en el blog Beacon del Instituto Independiente, el 1 de junio de 2010

Author:

Robert Higgs

Dr. Robert Higgs is retired and lives in Mexico. He was a senior fellow in political economy for the Independent Institute and longtime editor of The Independent Review; he was also a senior fellow of the Mises Institute. He is the 2007 recipient of the Gary G. Schlarbaum Prize for Lifetime Achievement in the Cause of Liberty, and the 2015 Murray N. Rothbard Medal of Freedom.

Shield icon library