Mises Daily Articles

Home | Node | No odian el oro porque es oro. Lo odian porque no es dinero del gobierno.

No odian el oro porque es oro. Lo odian porque no es dinero del gobierno.

Tags Free MarketsGold StandardHistory of the Austrian School of EconomicsPrivate Property

06/05/2021Ludwig von Mises

Este artículo es un extracto del capítulo 17 de Acción humana.

Los hombres han elegido los metales preciosos oro y plata para el servicio monetario por sus características mineralógicas, físicas y químicas. El uso del dinero en una economía de mercado es un hecho praxeológicamente necesario. Que el oro —y no otra cosa— se utilice como dinero es un mero hecho histórico y como tal no puede ser concebido por la cataláctica. También en la historia monetaria, como en todas las demás ramas de la historia, hay que recurrir a la comprensión histórica. Si uno se complace en calificar el patrón oro de «reliquia bárbara «1

Lord Keynes en el discurso pronunciado ante la Cámara de los Lores, el 23 de mayo. 1944.

no se puede objetar la aplicación del mismo término a toda institución históricamente determinada. Entonces, el hecho de que los británicos hablen inglés —y no danés, alemán o francés— es también una reliquia bárbara, y todo británico que se oponga a la sustitución del inglés por el esperanto no es menos dogmático y ortodoxo que los que no se entusiasman con los planes de una moneda administrada.

La desmonetización de la plata y el establecimiento del monometalismo del oro fueron el resultado de la interferencia deliberada del gobierno en los asuntos monetarios. Es inútil plantear la cuestión de lo que habría ocurrido en ausencia de estas políticas. Pero no hay que olvidar que la intención de los gobiernos no era establecer el patrón oro. Lo que los gobiernos pretendían era el doble estándar. Querían sustituir una relación de cambio rígida, decretada por el gobierno, entre el oro y la plata, por las relaciones fluctuantes del mercado entre las monedas de oro y plata que coexistían independientemente. Las doctrinas monetarias subyacentes a estos intentos malinterpretaron los fenómenos del mercado de esa manera tan completa en la que sólo los burócratas pueden malinterpretarlos. Los intentos de crear un doble estándar de ambos metales, oro y plata, fracasaron lamentablemente. Fue este fracaso el que generó el patrón oro. La aparición del patrón oro fue la manifestación de una aplastante derrota de los gobiernos y sus apreciadas doctrinas.

En el siglo XVII, las tasas a las que el gobierno inglés tarifaba las monedas sobrevaloraban la guinea con respecto a la plata y, por tanto, hacían desaparecer las monedas de plata. Sólo las monedas de plata que estaban muy desgastadas por el uso o que, de alguna manera, estaban desfiguradas o con un peso reducido, permanecieron en uso; no valía la pena exportarlas y venderlas en el mercado de lingotes. Así, Inglaterra consiguió el patrón oro en contra de la intención de su gobierno. Sólo mucho más tarde las leyes hicieron del patrón oro de facto un patrón de jure. El gobierno abandonó otros intentos infructuosos de bombear monedas con patrón de plata en el mercado y acuñó plata sólo como monedas subsidiarias con un poder de curso legal limitado. Estas monedas subsidiarias no eran dinero, sino sustitutos del dinero. Su valor de cambio no dependía de su contenido de plata, sino del hecho de que podían cambiarse en todo momento, sin demora y sin coste, por su valor nominal completo contra el oro. Eran billetes impresos de plata de facto, créditos contra una cantidad definida de oro.

Más adelante, en el transcurso del siglo XIX, el doble estándar dio lugar, de manera similar, en Francia y en los demás países de la Unión Monetaria Latina, a la aparición de un monometalismo de oro de facto. Cuando la caída del precio de la plata a finales de la década de 1870 habría provocado automáticamente la sustitución del patrón oro de facto por el patrón plata de facto, estos gobiernos suspendieron la acuñación de plata para preservar el patrón oro. En Estados Unidos, la estructura de precios en el mercado de lingotes ya había transformado, antes del estallido de la Guerra Civil, el bimetalismo legal en monometalismo de oro de facto.

Tras el periodo del billete verde, se produjo una lucha entre los amigos del patrón oro, por un lado, y los de la plata, por otro. El resultado fue una victoria del patrón oro. Una vez que las naciones económicamente más avanzadas adoptaron el patrón oro, todas las demás naciones siguieron su ejemplo. Después de las grandes aventuras inflacionistas de la Primera Guerra Mundial, la mayoría de los países se apresuraron a volver al patrón oro o al patrón oro-cambio.

El patrón oro fue el patrón mundial de la era del capitalismo, aumentando el bienestar, la libertad y la democracia, tanto política como económica. A los ojos de los librecambistas su principal eminencia era precisamente el hecho de que era un patrón internacional, tal y como exigían el comercio internacional y las transacciones del mercado internacional de dinero y capital.2 Era el medio de intercambio mediante el cual el industrialismo y el capital occidentales habían llevado la civilización occidental a los lugares más remotos de la superficie terrestre, destruyendo en todas partes las trabas de los prejuicios y supersticiones ancestrales, sembrando las semillas de una nueva vida y un nuevo bienestar, liberando las mentes y las almas, y creando riquezas inéditas. Acompañó el progreso triunfal sin precedentes del liberalismo occidental dispuesto a unir a todas las naciones en una comunidad de naciones libres que cooperaran pacíficamente entre sí.

Es fácil entender por qué la gente veía el patrón oro como el símbolo de este mayor y más beneficioso de todos los cambios históricos. Todos los que pretendían sabotear la evolución hacia el bienestar, la paz, la libertad y la democracia detestaban el patrón oro, y no sólo por su significado económico. Para ellos, el patrón oro era el lábaro, el símbolo, de todas aquellas doctrinas y políticas que querían destruir. En la lucha contra el patrón oro estaba en juego mucho más que los precios de las materias primas y los tipos de cambio.

Los nacionalistas luchan contra el patrón oro porque quieren separar a sus países del mercado mundial y establecer la autarquía nacional en la medida de lo posible. Los gobiernos intervencionistas y los grupos de presión luchan contra el patrón oro porque lo consideran el obstáculo más serio a sus esfuerzos por manipular los precios y las tasas salariales. Pero los ataques más fanáticos contra el oro son los que pretenden la expansión del crédito. Para ellos, la expansión del crédito es la panacea de todos los males económicos. Podría reducir o incluso abolir por completo los tipos de interés, aumentar los salarios y los precios en beneficio de todos, excepto de los capitalistas parásitos y los empresarios explotadores, liberar al Estado de la necesidad de equilibrar su presupuesto; en resumen, hacer que toda la gente decente sea próspera y feliz. Sólo el patrón oro, esa diabólica invención de los malvados y estúpidos economistas «ortodoxos», impide a la humanidad alcanzar la prosperidad eterna.

El patrón oro no es ciertamente un patrón perfecto o ideal. No existe la perfección en las cosas humanas. Pero nadie está en condiciones de decirnos cómo se podría poner algo más satisfactorio en lugar del patrón oro. El poder adquisitivo del oro no es estable. Pero las propias nociones de estabilidad e inmutabilidad del poder adquisitivo son absurdas. En un mundo vivo y cambiante no puede existir la estabilidad del poder adquisitivo. En la construcción imaginaria de una economía que gira uniformemente no queda espacio para un medio de cambio. Es una característica esencial del dinero que su poder adquisitivo sea cambiante. De hecho, los adversarios del patrón oro no quieren que el poder adquisitivo del dinero sea estable. Quieren más bien dar a los gobiernos el poder de manipular el poder adquisitivo sin que lo impida un factor «externo», a saber, la relación monetaria del patrón oro.

La principal objeción planteada contra el patrón oro es que hace operativo en la determinación de los precios un factor que ningún gobierno puede controlar: las vicisitudes de la producción de oro. Así, una fuerza «externa» o «automática» restrige el poder de un gobierno nacional para hacer que sus súbditos sean tan prósperos como quisiera. Los capitalistas internacionales dictan y la soberanía de la nación se convierte en una farsa.

Sin embargo, la inutilidad de las políticas intervencionistas no tiene nada que ver con las cuestiones monetarias. Más adelante se demostrará por qué todas las medidas aisladas de injerencia gubernamental en los fenómenos del mercado han de fracasar en la consecución de los fines perseguidos. Si el gobierno intervencionista quiere remediar las deficiencias de sus primeras injerencias yendo cada vez más lejos, convierte finalmente el sistema económico de su país en un socialismo de corte alemán. Entonces suprime por completo el mercado interno, y con él el dinero y todos los problemas monetarios, aunque conserve algunos de los términos y etiquetas de la economía de mercado.3 En ambos casos no es el patrón oro el que frustra las buenas intenciones de la autoridad benévola.

La importancia del hecho de que el patrón oro haga depender el aumento de la oferta de oro de la rentabilidad de su producción es, por supuesto, que limita el poder del gobierno para recurrir a la inflación. El patrón oro hace que la determinación del poder adquisitivo del dinero sea independiente de las cambiantes ambiciones y doctrinas de los partidos políticos y grupos de presión. Esto no es un defecto del patrón oro; es su principal excelencia. Todo método de manipulación del poder adquisitivo es necesariamente arbitrario. Todos los métodos recomendados para el descubrimiento de un criterio supuestamente objetivo y «científico» para la manipulación monetaria se basan en la ilusión de que los cambios en el poder adquisitivo pueden ser «medidos». El patrón oro elimina del ámbito político la determinación de los cambios en el poder adquisitivo inducidos por el efectivo. Su aceptación general requiere el reconocimiento de la verdad de que no se puede hacer más rica a toda la gente imprimiendo dinero. El aborrecimiento del patrón oro se inspira en la superstición de que los gobiernos omnipotentes pueden crear riqueza a partir de pequeños trozos de papel.

Se ha afirmado que el patrón oro también es un patrón manipulado. Los gobiernos pueden influir en el aumento del poder adquisitivo del oro, ya sea mediante la expansión del crédito —aunque se mantenga dentro de los límites establecidos por consideraciones de preservación de la capacidad de reembolso de los sustitutos del dinero— o indirectamente mediante el fomento de medidas que induzcan a la gente a restringir el tamaño de sus tenencias de efectivo. Esto es cierto. No se puede negar que la subida de los precios de los productos básicos que se produjo entre 1896 y 1914 fue provocada en gran medida por tales políticas gubernamentales. Pero lo más importante es que el patrón oro mantiene dentro de unos límites estrechos todos esos esfuerzos por reducir el poder adquisitivo del dinero. Los inflacionistas luchan contra el patrón oro precisamente porque consideran que estos límites son un serio obstáculo para la realización de sus planes.

Lo que los expansionistas llaman defectos del patrón oro son, en realidad, su propia eminencia y utilidad. Controla las aventuras inflacionistas a gran escala por parte de los gobiernos. El patrón oro no fracasó. Los gobiernos estaban ansiosos por destruirlo, porque estaban comprometidos con las falacias de que la expansión del crédito es un medio apropiado para bajar el tipo de interés y para «mejorar» la balanza comercial.

Sin embargo, ningún gobierno es lo suficientemente poderoso como para abolir el patrón oro. El oro es el dinero del comercio internacional y de la comunidad económica supranacional de la humanidad. No puede verse afectado por medidas de gobiernos cuya soberanía se limita a países concretos. Mientras un país no sea económicamente autosuficiente en el sentido estricto del término, mientras queden algunos resquicios en los muros con los que los gobiernos nacionalistas intentan aislar a sus países del resto del mundo, el oro se sigue utilizando como dinero. No importa que los gobiernos confisquen las monedas y lingotes de oro que puedan incautar y castiguen como delincuentes a quienes tengan oro. El lenguaje de los acuerdos bilaterales de compensación mediante los cuales los gobiernos pretenden eliminar el oro del comercio internacional, evita cualquier referencia al oro. Pero los giros realizados en base a esos acuerdos se calculan sobre los precios del oro. Quien compra o vende en un mercado extranjero calcula las ventajas y desventajas de esas transacciones en oro. A pesar de que un país ha desvinculado su moneda local de cualquier vínculo con el oro, su estructura interna de precios sigue estando estrechamente relacionada con el oro y los precios del oro del mercado mundial. Si un gobierno quiere separar su estructura de precios interna de la del mercado mundial, debe recurrir a otras medidas, como los derechos de importación y exportación prohibitivos y los embargos. La nacionalización del comercio exterior, ya sea efectuada abiertamente o directamente mediante el control de divisas, no elimina el oro. Los gobiernos como comerciantes comercian con el uso del oro como medio de cambio.

La lucha contra el oro, que es una de las principales preocupaciones de todos los gobiernos contemporáneos, no debe considerarse un fenómeno aislado. No es más que un elemento del gigantesco proceso de destrucción que caracteriza nuestra época. La gente lucha contra el patrón oro porque quiere sustituir la autarquía nacional por el libre comercio, la guerra por la paz, la omnipotencia del gobierno totalitario por la libertad.

Puede ocurrir que un día la tecnología descubra un método para ampliar la oferta de oro a un coste tan bajo que el oro se vuelva inútil para el servicio monetario. Entonces habrá que sustituir el patrón oro por otro patrón. Es inútil preocuparse hoy por la forma en que se resolverá este problema. No sabemos nada sobre las condiciones en las que habrá que tomar la decisión.

  • 1. Lord Keynes en el discurso pronunciado ante la Cámara de los Lores, el 23 de mayo. 1944.
  • 2. T.E. Gregory, The Gold Standard and Its Future (3ª ed. Londres, 1934), pp. 22 y ss.
  • 3. Cf. Acción humana, capítulos XXVII-XXXI.
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Image source:
Shield icon library