Economics For Business

Home | Node | Per Bylund sobre la importancia de la buena teoría para el buen negocio

Per Bylund sobre la importancia de la buena teoría para el buen negocio

Tags The EntrepreneurEntrepreneurship

05/18/2021Hunter HastingsPer Bylund

¿Para qué sirve la teoría económica en los negocios? Es indispensable. Es el punto de partida necesario para todos los negocios, marcas y proyectos. Sólo cuando se domina la teoría se puede dominar la navegación por situaciones concretas y confiar en el buen criterio y la toma de decisiones. Per Bylund lo explica.

Conclusiones clave e ideas para la acción

Los buenos negocios comienzan con una buena teoría.

Cualquier tipo de estudio de las personas—cómo actúan, cómo interactúan, qué intentan conseguir, cómo toman decisiones—requiere una teoría. Eso incluye a los negocios, por definición. Debe haber una concepción de lo que significa ser un actor humano en el mercado, lo que significa actuar y elegir. No podemos entenderlo simplemente a través de la observación. Las empresas deben, por tanto, tener una teoría de la acción humana.

La economía austriaca proporciona esa teoría en el axioma de la acción: la acción humana es un comportamiento con propósito. A través de la acción, los seres humanos intentan conseguir algo. Cuando eligen los medios para conseguirlo, podemos observar su elección. Pero necesitamos la teoría para entender los fines que tienen en mente. Como no siempre tienen éxito, no siempre podemos observar los fines. La teoría nos proporciona un marco de comprensión: podemos interpretar lo que intentaban conseguir, y por qué lo hicieron así, y las variables situacionales que influyen en su acción, y cómo podrían responder al resultado.

Las observaciones y mediciones empíricas no sólo son a menudo poco prácticas, sino que también pueden ser engañosas.

No siempre podemos saber a qué aspira la gente. Además, la teoría nos dice que actúan con respecto a lo que perciben—es decir, subjetivamente—lo cual no es observable para un tercero. Es el mismo fenómeno si tratamos de observar las acciones de una empresa, quizás de un competidor, porque las empresas no son observables. Las instituciones no son observables.

Sin embargo, hay patrones de comportamiento que pueden deducirse de la teoría. Y ése es el gran poder de la economía austriaca para las empresas: descubrir lo que realmente ocurre y que la observación no puede decirnos.

Con un marco de teoría establecido, las empresas pueden añadir datos para explicar situaciones concretas.

La teoría no puede explicar completamente ninguna situación concreta. Y la observación puramente inductiva de los datos no puede proporcionar ninguna comprensión sin la teoría. Por tanto, es necesario un equilibrio entre ambas.

Este fue el consejo del economista Frank H. Knight, y Per Bylund llama a la posición equilibrada entre la teoría pura y los datos puros «el camino de Frank». Hay un continuo entre la teoría pura y la historia pura (es decir, sólo hechos). La historia pura parte de los hechos y trata de darles sentido. La teoría pura explica la estructura de un mercado o de la economía y luego encaja los fenómenos reales en la estructura teórica para entenderlos.

La posición equilibrada entre los dos extremos se aplica especialmente a la economía empresarial. La economía empresarial pretende comprender tanto las elecciones y acciones de los clientes como la actuación de los empresarios según su propio criterio. No es abstracta. Los empresarios desarrollan una teoría para poder aplicarla eficazmente para crear negocios, y juzgan la suficiencia de la teoría por los resultados empresariales.

Los empresarios tienen una comprensión austriaca de cómo funciona el mercado. Tienen una buena teoría—la teoría del valor subjetivo (véase Mises.org/E4E_13)—sobre lo que los clientes valoran y cómo determinan ese valor. Los empresarios tienen una comprensión austriaca del capital como fuente flexible y variable de los flujos de ingresos de los consumidores. Hay varios componentes más de la teoría empresarial que tratamos en la serie Economics For Business (véase Mises.org/E4B_113_PDF2).

Una vez establecida la teoría, los empresarios recogen las opiniones de los clientes en situaciones concretas. Recogen las respuestas a una propuesta de valor. Prueban diferentes precios para aplicar la teoría del valor de cambio. El negocio no es una teoría. Se basa en la teoría, aplicada en una situación concreta, y es la situación concreta la que debe estar bien gestionada para obtener beneficios.

Una muestra de algunas teorías de la economía empresarial.

  • La cadena medios-fines. Los clientes eligen los medios para alcanzar los fines. Diferentes clientes tienen diferentes fines. La teoría de los medios-fines (véase Mises.org/E4E_01_PDF) ayuda a los empresarios a comprender los fines que persiguen sus clientes. Algunos clientes del mercado automovilístico buscan la admiración de los demás señalando el éxito social. Pueden elegir un Ferrari o un Bentley como medio. El propietario de una empresa de construcción puede buscar eficacia y eficiencia en el transporte de materiales y elegir una camioneta. Ambos clientes eligen a través del mismo modelo de medios y fines, pero sus situaciones específicas apuntan a elecciones diferentes en sus respectivas rutas.
  • Utilidad marginal decreciente. Esta teoría postula que, en determinados mercados, un cliente, tras haber comprado un producto o servicio, puede percibir un valor inferior en la siguiente unidad. Habiendo comprado un Ferrari para satisfacer la necesidad de aprobación social, por seguir con nuestra analogía, el cliente puede no encontrar un segundo igual de deseable que el primero. El propietario de una empresa de construcción, en cambio, puede ver el mismo valor en añadir otra camioneta a medida que crece el negocio. El comprador de esa misma camioneta puede encontrar una utilidad marginal decreciente en la proliferación de accesorios y características combinadas en las que no percibe valor. Demasiadas características agrupadas pueden disuadir de la compra por razones de utilidad marginal decreciente. Estas consideraciones son importantes para los empresarios a la hora de diseñar programas de fidelización y descuentos por compras múltiples.
  • Teoría de la incertidumbre. Los empresarios ejercen su juicio en condiciones de incertidumbre. Los economistas austriacos emplean la teoría de la incertidumbre para centrar sus teorías sobre el espíritu empresarial en acción. En situaciones concretas, los empresarios deben aplicar la teoría eligiendo las herramientas que deben utilizar para superar la incertidumbre, como la herramienta de exploración y expansión, que identifica los numerosos experimentos que hay que realizar (explorar) y, a continuación, el amplio despliegue de aquellos experimentos que funcionan (expandir).
  • Teoría de las redes. Las economías y los mercados son redes, y la teoría examina los atributos de las redes densamente y débilmente conectadas, y las que están conectadas de diferentes maneras. La teoría puede identificar la posibilidad de «agujeros estructurales» en las redes, donde hay nodos que pueden estar conectados de forma productiva, pero que permanecen desconectados. Los empresarios en situaciones concretas pueden determinar si existe un hueco de este tipo en su propia red y trabajar activamente para cubrirlo y aumentar su capacidad productiva, por ejemplo, conectándose a un nuevo proveedor o a un nuevo cliente o a un nuevo recurso.
  • Teoría del proceso empresarial. El espíritu empresarial es un proceso, y la teoría puede identificar los métodos procesales más productivos, y puede emplear la historia empresarial para reconstruir cómo los procesos productivos han funcionado bien en el pasado. Los empresarios que operan en el presente y diseñan procesos para el futuro pueden utilizar la teoría de procesos y sus historias ilustrativas (Per Bylund las llama «biografías de procesos») para ayudarles a tomar las mejores decisiones de diseño para los procesos más sólidos. Como ejemplo, nuestro proceso N-A-B-C para la innovación (véase Mises.org/E4E_37) es un marco teórico que todo empresario puede aplicar en sus propias circunstancias específicas para llegar a soluciones innovadoras únicas para su negocio y sus clientes.

Tómese tiempo para pensar y para teorizar.

Teorizar es un trabajo duro y riguroso. Requiere identificar las teorías que se utilizan realmente (conscientemente o no) en el propio modelo mental y, a continuación, cuestionarlas implacablemente y examinarlas para comprobar su coherencia interna y su validez externa. ¿Hay lagunas o puntos débiles? ¿Hay algo que no te cuadra? Si es así, hay que trabajar para cambiar las suposiciones o encontrar mejores elementos para añadir, o ampliar la teoría.

Esto requiere pensar, y pensar requiere dedicar tiempo. Per Bylund nos insta a todos a ser buenos pensadores. «Piensa mejor, piensa en austriaco», como él dice.

Recursos adicionales

«Let’s do it Frank’s way: general principles and historical specificity in the study of entrepreneurship» por Marek Hudik y Per Bylund (PDF): Mises.org/E4B_118_Paper

«Entrepreneurship in Theory and Practice» (PDF): Mises.org/E4B_118_PDF

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Authors:

Hunter Hastings

Hunter Hastings is a member of the Mises Institute, Business Consultant, and co-chair of the Rescue California Educational Foundation. He is also host of the Economics for Entrepreneurs podcast. You can find Hunter’s writings on entrepreneurship at hunterhastings.com.

Contact Per Bylund

Per Bylund is associateprofessor of entrepreneurship & Records-Johnston Professor of Free Enterprise in the School of Entrepreneurship at Oklahoma State University. Website: PerBylund.com.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon audio