Mises Daily Articles

Home | Node | Las seis etapas de la creación del Estado

Las seis etapas de la creación del Estado

Tags World HistoryInterventionismOther Schools of ThoughtPolitical Theory

05/24/2021Franz Oppenheimer

[Extraído del capítulo 1 de El Estado: su historia y desarrollo vistos sociológicamente]

En la génesis del Estado, desde el sometimiento de un pueblo campesino por una tribu de pastores o por los nómadas del mar, se pueden distinguir seis etapas.

En la siguiente discusión no se debe suponer que el desarrollo histórico real deba, en cada caso particular, subir la escala completa paso a paso. Aunque, incluso en este caso, el argumento no depende de una mera construcción teórica, ya que cada etapa particular se encuentra en numerosos ejemplos, tanto en la historia del mundo como en la etnología, y hay estados que aparentemente han progresado a través de todas ellas. Pero hay muchos más que se han saltado una o varias de estas etapas.

Etapa 1: saqueo

La primera etapa comprende el robo y la matanza en peleas fronterizas, combates interminables que no se interrumpen ni con la paz ni con el armisticio. Se caracteriza por la matanza de hombres, el arrastre de niños y mujeres, el saqueo de rebaños y el incendio de viviendas. Aunque los agresores sean derrotados al principio, regresan en cuerpos cada vez más fuertes, impulsados por el deber de la disputa de sangre. A veces, el grupo de campesinos puede reunirse, puede organizar su milicia y tal vez derrotar temporalmente al ágil enemigo; pero la movilización es demasiado lenta y los suministros que hay que llevar al desierto son demasiado costosos para los campesinos. La milicia campesina no lleva, como el enemigo, sus reservas de alimentos -sus rebaños- al campo.

En el suroeste de África, los alemanes experimentaron recientemente las dificultades que una fuerza bien disciplinada y superior, equipada con un tren de suministros, con un ferrocarril que llega hasta su base de abastecimiento, y con millones del Imperio alemán detrás de ella, puede tener con un puñado de guerreros pastores, que fueron capaces de dar a los alemanes un decidido revés. En el caso de las levas primitivas, esta dificultad se ve incrementada por el espíritu estrecho del campesino, que sólo considera su propia vecindad, y por el hecho de que mientras dura la guerra las tierras están sin cultivar. Por lo tanto, en tales casos, a la larga, el cuerpo pequeño pero compacto y fácilmente movilizable derrota constantemente a la masa mayor desarticulada, como la pantera triunfa sobre el búfalo.

Esta es la primera etapa en la formación de los estados. El estado puede permanecer inmóvil en este punto durante siglos, durante mil años. El siguiente es un ejemplo totalmente característico:

Cada área de distribución de una tribu turcomana limitaba antiguamente con un amplio cinturón que podría designarse como su «distrito de saqueo». Todo el norte y el este de Chorassan, aunque nominalmente bajo dominio persa, ha pertenecido durante décadas más a los turcomanos, jomudes, goklenes y otras tribus de las llanuras limítrofes, que a los persas. Los tekinzes, de manera similar, saquearon todos los tramos desde Kiwa hasta Bokhara, hasta que otras tribus turcomanas fueron reunidas con éxito, ya sea por la fuerza o por la corrupción, para actuar como un amortiguador. Se pueden encontrar innumerables ejemplos más en la historia de la cadena de oasis que se extiende entre Asia oriental y occidental directamente a través de las estepas de su parte central, donde desde la antigüedad los chinos han ejercido una influencia predominante a través de su posesión de todos los centros estratégicos importantes, como el oasis de Chami. Los nómadas, abriéndose paso desde el norte y el sur, trataban constantemente de desembarcar en estas islas de tierra fértil, que para ellos debían parecer islas de los bienaventurados. Y todas las hordas, ya sea cargadas de botín o huyendo tras la derrota, estaban protegidas por las llanuras. Aunque las amenazas más inmediatas fueron conjuradas por el continuo debilitamiento de los mongoles y el dominio real de Thibet, la última insurrección de los dunganes demostró la facilidad con que las olas de una tribu móvil rompen estas islas de civilización. Sólo después de la destrucción de los nómadas, imposible mientras haya llanuras abiertas en Asia Central, podrá asegurarse definitivamente su existencia.

Toda la historia del mundo antiguo está repleta de ejemplos bien conocidos de expediciones masivas, que deben asignarse a la primera etapa del desarrollo estatal, en la medida en que estaban destinadas, no a la conquista, sino directamente al saqueo. Europa occidental sufrió estas expediciones a manos de los celtas, germanos, hunos, árabes, magiares, tártaros, mongoles y turcos por tierra; mientras que los vikingos y los sarracenos la acosaron por las vías navegables.

Estas hordas inundaron continentes enteros más allá de los límites de su terreno de saqueo habitual. Desaparecieron, regresaron, fueron absorbidos y sólo dejaron tras de sí tierras baldías. En muchos casos, sin embargo, avanzaron en alguna parte del distrito inundado directamente hasta la sexta y última etapa de la formación del estado, en casos a saber, donde establecieron un dominio permanente sobre la población campesina. Ratzel describe excelentemente estas migraciones masivas en lo siguiente:

Las expediciones de las grandes hordas de nómadas contrastan con este movimiento, gota a gota y paso a paso, ya que desbordan un tremendo poder, especialmente en Asia Central y en todos los países vecinos. Los nómadas de esta región, como los de Arabia y el norte de África, unen la movilidad en su modo de vida con una organización que mantiene unida toda su masa para un solo objeto. Parece ser una característica de los nómadas que desarrollan fácilmente un poder despótico y de gran alcance a partir de la cohesión patriarcal de la tribu. De este modo surgen gobiernos de masas, que se comparan con otros movimientos entre los hombres del mismo modo que los arroyos crecidos se comparan con el flujo constante pero difuso de un afluente. La historia de China, India y Persia, no menos que la de Europa, muestra su importancia histórica. Al igual que se desplazaban por sus cordilleras con sus mujeres e hijos, esclavos y carros, rebaños y toda su parafernalia, también inundaban las tierras fronterizas. Aunque este lastre les privó de velocidad, aumentó su impulso. Los asustados habitantes fueron empujados ante ellos y, como una ola, rodaron sobre los países conquistados, absorbiendo sus riquezas. Como lo llevaban todo consigo, sus nuevas moradas estaban equipadas con todas sus posesiones, por lo que sus asentamientos finales tuvieron una importancia etnográfica. Así, los magiares inundaron Hungría, los manchúes invadieron China, los turcos los países desde Persia hasta el Adriático.

Lo que se ha dicho aquí de los hamitas, semitas y mongoles puede decirse también, al menos en parte, de las tribus arias de pastores. También se aplica a los verdaderos negros, al menos a los que viven enteramente de sus rebaños:

Las tribus móviles y belicosas de los kafires poseen un poder de expansión que sólo necesita un objeto tentador para lograr efectos violentos y anular las relaciones etnológicas de vastos distritos. El África oriental ofrece ese objeto. Aquí el clima no prohibió la ganadería, como en los países del interior, y no paralizó desde el principio el poder de impacto de los nómadas, mientras que, sin embargo, numerosos pueblos agrícolas pacíficos encontraron espacio para su desarrollo. Las tribus errantes de los kafires se vertieron como torrentes devastadores en las tierras fructíferas del Zambesi, y hasta las tierras altas entre el Tanganica y la costa. Aquí se encontraron con la avanzadilla de los watusi, una ola de erupción hamita, que venía del norte. Los antiguos habitantes de estos distritos fueron exterminados, o bien cultivaron como siervos las tierras que antes poseían; o bien siguieron luchando; o bien permanecieron imperturbables en asentamientos dejados a un lado por la corriente de conquista.

Todo esto ha tenido lugar ante nuestros ojos. Algo de ello sigue ocurriendo. Durante muchos miles de años ha «sacudido todo el África oriental desde el Zambesi hasta el Mediterráneo». La incursión de los hicsos, por la que durante más de 500 años Egipto estuvo sometido a las tribus de pastores de los desiertos orientales y septentrionales - «parientes de los pueblos que hasta hoy pastorean su ganado entre el Nilo y el Mar Rojo»- es la primera fundación autentificada de un estado. A estos estados les siguieron muchos otros, tanto en el propio país del Nilo como más al sur, hasta el Imperio de Muata Jamvo en el borde sur del distrito central del Congo, del que informaron los comerciantes portugueses en Angola ya a finales del siglo XVI, y hasta el Imperio de Uganda, que sólo en nuestros días ha sucumbido finalmente a la superior organización militar de Europa. «La tierra del desierto y la civilización nunca están en paz una al lado de la otra; pero sus batallas son iguales y están llenas de repeticiones».

»¡Igual y lleno de repeticiones! Esto puede decirse de la historia universal en sus líneas básicas. El ego humano en su aspecto fundamental es muy parecido en todo el mundo. Actúa uniformemente, obedeciendo a las mismas influencias de su entorno, con razas de todos los colores, en todas las partes de la tierra, en los trópicos como en las zonas templadas. Hay que retroceder lo suficiente y elegir un punto de vista tan alto que el aspecto abigarrado de los detalles no oculte los grandes movimientos de la masa. En tal caso, nuestro ojo pasa por alto el «modo» de la humanidad luchadora, errante y trabajadora, mientras que su «sustancia», siempre similar, siempre nueva, siempre perdurable a través del cambio, se revela bajo leyes uniformes.

Etapa 2: tregua

Gradualmente, a partir de esta primera etapa, se desarrolla la segunda, en la que el campesino, a través de miles de intentos infructuosos de revuelta, ha aceptado su destino y ha cesado toda resistencia. Más o menos en ese momento, el pastor salvaje empieza a darse cuenta de que un campesino asesinado ya no puede arar, y que un árbol frutal talado ya no dará frutos. Por lo tanto, en su propio interés, siempre que sea posible, deja que el campesino viva y el árbol se mantenga en pie. La expedición de los pastores llega igual que antes, cada miembro erizado de armas, pero ya no pretende ni espera la guerra ni la apropiación violenta.

Los asaltantes queman y matan sólo en la medida necesaria para imponer un respeto sano, o para romper una resistencia aislada. Pero en general, principalmente de acuerdo con un derecho consuetudinario en desarrollo -el primer germen del desarrollo de todo derecho público-, el pastor se apropia ahora sólo del excedente del campesino. Es decir, deja al campesino su casa, sus aparejos y sus provisiones hasta la siguiente cosecha.

El pastor en la primera etapa es como el oso, que con el propósito de robar la colmena, la destruye. En la segunda etapa es como el apicultor, que deja a las abejas suficiente miel para pasar el invierno.

Grande es el progreso entre la primera etapa y la segunda. Largo es el paso adelante, tanto económica como políticamente. Al principio, como hemos visto, la adquisición por parte de la tribu de los pastores era puramente de ocupación. Sin tener en cuenta las consecuencias, destruyeron la fuente de riqueza futura para el disfrute del momento.

A partir de ese momento, la adquisición se vuelve económica, porque toda economía se basa en la sabia administración de la casa o, en otras palabras, en la restricción del disfrute del momento en vista de las necesidades del futuro. El ganadero ha aprendido a «capitalizar».

Es un gran paso adelante en la política cuando un ser humano totalmente extraño, presa hasta entonces como los animales salvajes, obtiene un valor y es reconocido como fuente de riqueza. Aunque este es el comienzo de toda esclavitud, subyugación y explotación, es al mismo tiempo la génesis de una forma superior de sociedad, que va más allá de la familia basada en el parentesco.

Hemos visto cómo, entre los ladrones y los robados, se tejieron los primeros hilos de una relación jurídica a través de la hendidura que separaba a los que hasta entonces sólo habían sido «enemigos mortales». El campesino obtiene así una apariencia de derecho a las necesidades básicas de la vida; de modo que llega a considerarse incorrecto matar a un hombre que no se resiste o despojarlo de todo.

Y lo que es mejor, poco a poco se van tejiendo hilos más delicados y suaves en una red muy delgada todavía, pero que, sin embargo, propicia unas relaciones más humanas que el acostumbrado arreglo de la división del botín. Dado que los pastores ya no se encuentran con los campesinos sólo en el combate, ahora son propensos a conceder una petición respetuosa, o a remediar un agravio bien fundado. El «imperativo categórico» de la equidad, «Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti», había regido hasta ahora a los pastores sólo en su trato con los miembros de su propia tribu y con los de su especie. Ahora, por primera vez, comienza a hablar, susurrando tímidamente en favor de los que son ajenos a la relación de sangre. En esto, encontramos el germen de ese magnífico proceso de amalgama externa que, a partir de pequeñas hordas, ha formado naciones y uniones de naciones - y que, en el futuro, ha de dar vida al concepto de «humanidad». Encontramos también el germen de la unificación interna de las tribus una vez separadas, de la que, en lugar del odio a los «bárbaros», surgirá el amor omnímodo a la humanidad, al cristianismo y al budismo.

El momento en que el conquistador perdonó por primera vez a su víctima para explotarla permanentemente en el trabajo productivo, tuvo una importancia histórica incomparable. Dio origen a la nación y al estado, al derecho y a la economía superior, con todos los desarrollos y ramificaciones que han crecido y que crecerán en adelante a partir de ellos. La raíz de todo lo humano llega hasta el oscuro suelo del amor y el arte animal, no menos que el estado, la justicia y la economía.

Otra tendencia anuda aún más estas relaciones psíquicas. Volviendo a la comparación entre el pastor y el oso, en el desierto hay, además del oso que guarda las abejas, otros osos que también desean la miel. Pero nuestra tribu de pastores les cierra el paso y protege sus colmenas por la fuerza de las armas. Los campesinos se acostumbran, cuando el peligro amenaza, a llamar a los pastores, a los que ya no consideran ladrones y asesinos, sino protectores y salvadores. Imagínense la alegría de los campesinos cuando la banda de vengadores que regresa trae a la aldea las mujeres y los niños saqueados, con las cabezas o cabelleras de los enemigos. Estos lazos ya no son hilos, sino bandas fuertes y anudadas.

Aquí está una de las principales fuerzas de esa «integración», por la cual, en el desarrollo posterior, los que originalmente no eran de la misma sangre, y a menudo de diferentes grupos que hablaban diferentes idiomas, al final se soldarán en un solo pueblo, con un lenguaje, una costumbre y un sentimiento de nacionalidad. Esta unidad crece por grados a partir del sufrimiento y la necesidad comunes, la victoria y la derrota comunes, el regocijo y la pena comunes. Un nuevo y vasto dominio se abre cuando el amo y el esclavo sirven a los mismos intereses; entonces surge una corriente de simpatía, un sentido de servicio común. Ambas partes comprenden, y gradualmente reconocen, la humanidad común del otro. Poco a poco se perciben los puntos de similitud, en lugar de las diferencias de complexión y vestimenta, de lengua y religión, que hasta entonces sólo habían provocado antipatía y odio. Poco a poco aprenden a entenderse, primero a través de un discurso común, y luego a través de un hábito mental común. La red de las interrelaciones psíquicas se hace más fuerte.

En esta segunda etapa de la formación de los estados, el trabajo de base, en su esencia, ha sido trazado. Ningún otro paso puede compararse en importancia a la transición por la que el oso se convierte en apicultor. Por esta razón, deben bastar unas breves referencias.

Etapa 3: tributo

La tercera etapa llega cuando el «excedente» obtenido por el campesinado es llevado por éste regularmente a las tiendas de los pastores como «tributo», una regulación que ofrece a ambas partes ventajas evidentes y considerables. De este modo, el campesinado se libra por completo de las pequeñas irregularidades relacionadas con el antiguo método de tributación, como algunos hombres golpeados en la cabeza, mujeres violadas o granjas incendiadas. Por otra parte, los pastores ya no necesitan aplicar a este «negocio» ningún «gasto» y trabajo, para usar una expresión mercantil, y dedican el tiempo y la energía así liberados a una «extensión de los trabajos», es decir, a someter a otros campesinos.

Esta forma de tributo se encuentra en muchos casos conocidos en la historia: Los hunos, los magiares, los tártaros, los turcos, han obtenido sus mayores ingresos de sus tributos europeos. A veces el carácter del tributo pagado por los súbditos a su amo es más o menos borroso, y el acto asume la apariencia de un pago por protección, o incluso de una subvención. Es conocida la historia por la que Atila fue representado por el débil emperador de Constantinopla como un príncipe vasallo, mientras que el tributo que pagaba a los hunos aparecía como una cuota.

Etapa 4: ocupación

La cuarta etapa, una vez más, es de gran importancia, ya que añade el factor decisivo en el desarrollo del estado, tal y como estamos acostumbrados a verlo, es decir, la unión en una franja de tierra de ambos grupos étnicos. (Es bien sabido que no se puede llegar a ninguna definición jurídica de un estado sin el concepto de territorio estatal). A partir de este momento, la relación de los dos grupos, que en un principio era internacional, se va haciendo cada vez más intranacional.

Esta unión territorial puede ser causada por influencias extranjeras. Puede ser que hordas más fuertes hayan hecho avanzar a los pastores, o que su aumento de población haya alcanzado el límite establecido por la capacidad nutritiva de las estepas o praderas; puede ser que una gran plaga de ganado haya obligado a los pastores a cambiar la extensión ilimitada de las praderas por la estrechez de algún valle fluvial. En general, sin embargo, las causas internas bastan para que los pastores permanezcan en la vecindad de sus campesinos.

El deber de proteger a sus tributarios contra otros «osos» les obliga a mantener una leva de jóvenes guerreros en la vecindad de sus súbditos; y esto es, al mismo tiempo, una excelente medida de defensa, ya que impide que los campesinos cedan al deseo de romper sus vínculos, o de dejar que otros pastores se conviertan en sus señores. Este último hecho no es en absoluto raro, ya que, si la tradición es correcta, es el medio por el que los hijos de Rurik llegaron a Rusia.

Sin embargo, la yuxtaposición local no significa una comunidad estatal en su sentido más estricto, es decir, una organización unitaria.

En caso de que los pastores traten con sujetos absolutamente no belicosos, llevan su vida nómada, vagando pacíficamente arriba y abajo y arreando su ganado entre los perioike y los helots. Este es el caso de los Wahuma de color claro, «los hombres más guapos del mundo» (Kandt), en el centro de África, o del clan tuareg de los Hadanara de los Asgar, «que han tomado asiento entre los Imrad y se han convertido en bandidos errantes». Estos Imrad son la clase sirviente de los Asgar, que viven de ellos, aunque los Imrad podrían poner en el campo diez veces más guerreros; la situación es análoga a la de los espartanos en relación con sus helotas».

Lo mismo puede decirse de los Teda entre los vecinos Borku:

Al igual que la tierra está dividida en un semidesierto que sustenta a los nómadas y en jardines con dátiles, la población está dividida entre nómadas y gente sedentaria. Aunque su número es más o menos igual, entre diez y doce mil en total, no hace falta decir que estos últimos están sometidos a los demás.

Y lo mismo ocurre con todo el grupo de pastores conocido como Galla Masi y Wahuma.

Aunque las diferencias en cuanto a posesiones son considerables, tienen pocos esclavos, como clase sirviente. Estos están representados por pueblos de una casta inferior, que viven separados y apartados de ellos. El pastoreo es la base de la familia, del estado y, junto con éstos, del principio de la evolución política. En este amplio territorio, entre Scehoa y sus límites más meridionales, por un lado, y Zanzíbar, por otro, no se encuentra ningún poder político fuerte, a pesar de la articulación social muy desarrollada.

En caso de que el país no se adapte a la cría de ganado a gran escala -como ocurría universalmente en Europa occidental- o donde una población menos belicosa podría hacer intentos de insurrección, la multitud de señores se asienta de forma más o menos permanente, tomando lugares escarpados o puntos estratégicamente importantes para sus campamentos, castillos o ciudades. Desde estos centros, controlan a sus «súbditos», principalmente con el fin de recaudar sus tributos, sin prestarles atención en otros aspectos. Dejan que administren sus asuntos, lleven a cabo su culto religioso, resuelvan sus disputas y ajusten sus métodos de economía interna. De hecho, no interfieren en su constitución autóctona ni en sus funcionarios locales.

Si Frants Buhl informa correctamente, ese fue el comienzo del gobierno de los israelitas en Canaán. Abisinia, esa gran fuerza militar, aunque a primera vista pueda parecer un estado plenamente desarrollado, no parece, sin embargo, haber avanzado más allá de la cuarta etapa.

Al menos Ratzel afirma,

El principal cuidado de los abisinios consiste en el tributo, en el que siguen el método de los monarcas orientales de los tiempos antiguos y modernos, que consiste en no interferir en la gestión interna y la administración de justicia de sus pueblos súbditos.

El mejor ejemplo de la cuarta etapa se encuentra en la situación del antiguo México antes de la conquista española:

La confederación bajo el liderazgo de los mexicanos tenía ideas algo más progresistas de conquista. Sólo se aniquiló a las tribus que ofrecieron resistencia. En los demás casos, los vencidos eran simplemente saqueados y luego se les exigía el pago de un tributo. La tribu derrotada se gobernaba igual que antes, a través de sus propios funcionarios. Fue diferente en Perú, donde la formación de un imperio compacto siguió al primer ataque. En México, la intimidación y la explotación fueron los únicos objetivos de la conquista. Y así resultó que el llamado Imperio de México en el momento de la conquista representaba simplemente un grupo de tribus indias intimidadas, cuya federación entre sí era impedida por su temor a las expediciones de saqueo desde algún fuerte inexpugnable en su medio.

Se observará que no se puede hablar de esto como un estado en sentido propio. Ratzel lo muestra en la nota que sigue a la anterior:

Es cierto que los distintos puntos sometidos por los guerreros de Moctezuma estaban separados entre sí por extensiones de territorio aún no conquistadas. Una condición muy parecida al dominio de los Hova en Madagascar. No se diría que la dispersión de algunas guarniciones, o mejor aún, de colonias militares, sobre la tierra, es una marca de dominio absoluto, ya que estas colonias, con gran dificultad, mantienen una franja de algunas millas en sujeción.

Etapa 5: monopolio

La lógica de los acontecimientos presiona rápidamente de la cuarta a la quinta etapa, y configura casi por completo el estado completo. Surgen disputas entre aldeas o clanes vecinos que los señores ya no permiten que se diriman, ya que con ello se perjudicaría la capacidad de servicio de los campesinos. Los señores se arrogan el derecho de arbitrar y, en caso de necesidad, de hacer valer su juicio. Al final, sucede que en cada «corte» del rey del pueblo o del jefe del clan hay un diputado oficial que ejerce el poder, mientras que a los jefes se les permite conservar la apariencia de autoridad. El estado de los Incas muestra, en una condición primitiva, un ejemplo típico de este arreglo.

Aquí encontramos a los incas unidos en el Cuzco, donde tenían sus tierras y viviendas patrimoniales. Sin embargo, un representante de los Incas, el Tucricuc, residía en cada distrito en la corte del cacique nativo. Él

tenía la supervisión de todos los asuntos de su distrito; levantaba las tropas, supervisaba la entrega del tributo, ordenaba los trabajos forzados en caminos y puentes, supervisaba la administración de justicia y, en resumen, supervisaba todo en su distrito.

Las mismas instituciones que han desarrollado los cazadores americanos y los pastores semitas se encuentran también entre los pastores africanos. En Ashanti, el sistema de los Tucricuc se ha desarrollado de forma típica; y los Dualla han establecido para sus súbditos que viven en aldeas segregadas «una institución basada en la conquista a medio camino entre un sistema feudal y la esclavitud».

El mismo autor informa de que los barotse tienen una constitución que corresponde a la etapa más temprana de la organización feudal medieval:

Sus aldeas están, por lo general, rodeadas de un círculo de aldeas donde viven sus siervos. Éstos labran los campos de sus señores en la vecindad inmediata, cultivan el grano o pastorean el ganado.

Lo único que no es típico aquí consiste en que los señores no viven en castillos o salones aislados, sino que se instalan en aldeas entre sus súbditos.

Etapa 6: Estado

Sólo hay un paso muy pequeño desde los incas hasta los dorios de Lacedaemon, Mesenia o Creta; y no hay mayor distancia que la que separa a los fulbe, dualla y barotse de los estados feudales relativamente rígidos de los imperios negros africanos de Uganda, Unyoro, etc.; y los correspondientes imperios feudales de Europa oriental y occidental y de toda Asia.

En todos los lugares se producen los mismos resultados por la fuerza de las mismas causas sociopsicológicas. La necesidad de mantener a los sujetos en orden y al mismo tiempo de mantenerlos en su plena capacidad de trabajo conduce paso a paso de la quinta a la sexta etapa, en la que el Estado, al adquirir plena intranacionalidad y por la evolución de la «Nacionalidad», se desarrolla en todos los sentidos.

Cada vez es más frecuente la necesidad de intervenir, de apaciguar las dificultades, de castigar o de coaccionar la obediencia; y así se desarrollan el hábito de la regla y los usos del gobierno. Los dos grupos, separados, al principio, y luego unidos en un territorio, al principio simplemente se colocan uno al lado del otro, luego se dispersan uno a través del otro como una mezcla mecánica, como se usa el término en química, hasta que gradualmente se convierten más y más en una «combinación química». Se entremezclan, se unen, se amalgaman hasta llegar a la unidad, en costumbres y hábitos, en el habla y en el culto.

Pronto los lazos de parentesco unen a los estratos superiores y a los inferiores. En casi todos los casos, la clase dominante elige a las vírgenes más guapas de las razas sometidas para sus concubinas. Se desarrolla así una raza de bastardos, a veces acogidos en la clase dominante, a veces rechazados, y luego, debido a la sangre de los amos en sus venas, se convierten en los líderes natos de la raza súbdita. En la forma y en el contenido se completa el estado primitivo.

Author:

Franz Oppenheimer

Franz Oppenheimer (1864–1943) was a German-Jewish sociologist and political economist, best known for his work on the fundamental sociology of the state. His book The State: Its History and Development Viewed Sociologically was the prototype for Albert Jay Nock's writing, for Frank Chodorov's work, and even for the theoretical edifice that later became Rothbardianism.

Image source:
Shield icon library