Mises Daily Articles

Home | Node | La intolerancia de los literatos

La intolerancia de los literatos

Tags Other Schools of Thought

04/13/2021Ludwig von Mises

[Extraído de La mentalidad anticapitalista (1954)].

Un observador superficial de las ideologías actuales podría fácilmente no reconocer el fanatismo imperante de los moldeadores de la opinión pública y las maquinaciones que hacen inaudible la voz de los disidentes.

Parece que hay desacuerdo con respecto a las cuestiones consideradas importantes. Los comunistas, los socialistas y los intervencionistas, así como las diversas sectas y escuelas de estos partidos, se enfrentan entre sí con tal celo que la atención se desvía de los dogmas fundamentales con respecto a los cuales hay pleno acuerdo entre ellos.

Por otra parte, los pocos pensadores independientes que tienen el valor de cuestionar estos dogmas están prácticamente proscritos, y sus ideas no pueden llegar al público lector. La tremenda maquinaria de propaganda y adoctrinamiento «progresista» ha logrado imponer sus tabúes. La ortodoxia intolerante de las escuelas autodenominadas «no ortodoxas» domina la escena.

Este dogmatismo «no ortodoxo» es una mezcla contradictoria y confusa de varias doctrinas incompatibles entre sí. Es el eclecticismo en su peor forma, una colección confusa de conjeturas tomadas de falacias y conceptos erróneos que ya han explotado. Incluye retazos de muchos autores socialistas, tanto «utópicos» como «marxianos científicos», de la Escuela histórica alemana, la Sociedad fabiana, los institucionalistas americanos, los sindicalistas franceses y los tecnócratas. Repite errores de Godwin, Carlyle, Ruskin, Bismarck, Sorel, Veblen, y una multitud de hombres menos conocidos.

El dogma fundamental de este credo declara que la pobreza es el resultado de instituciones sociales inicuas. El pecado original que privó a la humanidad de la dichosa vida en el Jardín del Edén fue el establecimiento de la propiedad y la empresa privadas. El capitalismo sólo sirve a los intereses egoístas de los escabrosos explotadores. Condena a las masas de hombres justos a un progresivo empobrecimiento y degradación.

Lo que se necesita para que todos los pueblos sean prósperos es la domesticación de los explotadores codiciosos por el gran dios llamado Estado. El motivo «servicio» debe ser sustituido por el motivo «beneficio». Afortunadamente, dicen, ninguna intriga ni brutalidad por parte de los infernales «realistas económicos» puede sofocar el movimiento de reforma. La llegada de la era de la planificación central es inevitable. Entonces habrá abundancia y abundancia para todos.

Los deseosos de acelerar esta gran transformación se llaman a sí mismos progresistas precisamente porque pretenden que están trabajando por la realización de lo que es deseable y está de acuerdo con las leyes inexorables de la evolución histórica. Desprecian como reaccionarios a todos aquellos que se empeñan en el vano esfuerzo de detener lo que ellos llaman progreso.

Desde el punto de vista de estos dogmas, los progresistas abogan por ciertas políticas que, según pretenden, podrían aliviar inmediatamente la suerte de las masas que sufren. Recomiendan, por ejemplo, la expansión del crédito y el aumento de la cantidad de dinero en circulación, las tasas de salario mínimo que deben ser decretadas y aplicadas por el gobierno o por la presión y la violencia sindical, el control de los precios de los productos básicos y de las rentas, y otras medidas intervencionistas.

Pero los economistas han demostrado que todas estas fórmulas no consiguen los resultados que sus defensores quieren alcanzar. Su resultado es, desde el punto de vista de los que las recomiendan y recurren a su ejecución, incluso más insatisfactorio que el estado de cosas anterior que se pretendía modificar. La expansión del crédito provoca la reaparición de crisis económicas y períodos de depresión. La inflación hace que los precios de todos los productos y servicios se disparen. Los intentos de imponer tarifas salariales más altas que las que habría determinado el mercado sin trabas producen un desempleo masivo prolongado año tras año. Los techos de precios provocan una caída de la oferta de los productos básicos afectados. Los economistas han demostrado estos teoremas de forma irrefutable. Ningún pseudoeconomista «progresista» ha intentado refutarlos.

La acusación esencial de los progresistas contra el capitalismo es que la recurrencia de crisis y depresiones y el desempleo masivo es su característica inherente. La demostración de que estos fenómenos son, por el contrario, el resultado de los intentos intervencionistas de regular el capitalismo y de mejorar las condiciones del hombre común da la puntilla a la ideología progresista.

Como los progresistas no están en condiciones de plantear ninguna objeción defendible a las enseñanzas de los economistas, tratan de ocultarlas al pueblo y especialmente a los intelectuales y a los universitarios. Cualquier mención de estas herejías está estrictamente prohibida. Se insulta a sus autores y se disuade a los estudiantes de leer sus «locuras».

Tal y como los dogmáticos progresistas ven las cosas, hay dos grupos de hombres que se pelean por la parte de la «renta nacional» que cada uno de ellos debe tomar para sí. La clase propietaria—los empresarios y los capitalistas, a los que a menudo se refieren como «administración»—no está dispuesta a dejar al «trabajo»—es decir, a los asalariados y a los empleados—más que una minucia, un poco más que el mero sustento. Los trabajadores, como es fácil de comprender, molestos por la avaricia de la dirección, se inclinan a prestar oídos a los radicales, a los comunistas, que quieren expropiar la dirección por completo.

Sin embargo, la mayoría de la clase obrera es lo suficientemente moderada como para no caer en un radicalismo excesivo. Rechaza el comunismo y está dispuesta a contentarse con algo menos que la confiscación total de los ingresos «no ganados». Apuntan a una solución intermedia, a la planificación, al estado de bienestar, al socialismo.

En esta controversia, los intelectuales que supuestamente no pertenecen a ninguno de los dos campos opuestos están llamados a actuar como árbitros. Ellos—los profesores, los representantes de la ciencia, y los escritores, los representantes de la literatura—deben rechazar a los extremistas de cada grupo, tanto a los que recomiendan el capitalismo como a los que respaldan el comunismo. Deben ponerse del lado de los moderados. Deben defender la planificación, el estado de bienestar, el socialismo; y deben apoyar todas las medidas destinadas a frenar la avaricia de la patronal e impedir que abuse de su poder económico.

No es necesario entrar de nuevo en un análisis detallado de todas las falacias y contradicciones que implica esta forma de pensar. Basta con señalar tres errores fundamentales.

  1. El gran conflicto ideológico de nuestra época no es una lucha sobre la distribución de la «renta nacional». No es una disputa entre dos clases, cada una de las cuales está ansiosa por apropiarse de la mayor parte posible de una suma total disponible para su distribución. Es una disensión sobre la elección del sistema más adecuado de organización económica de la sociedad.

La cuestión es cuál de los dos sistemas, el capitalismo o el socialismo, garantiza una mayor productividad de los esfuerzos humanos para mejorar el nivel de vida de las personas. La cuestión es, también, si el socialismo puede ser considerado como un sustituto del capitalismo, si cualquier conducta racional de las actividades de producción, es decir, una conducta basada en el cálculo económico, puede llevarse a cabo en condiciones socialistas.

El fanatismo y el dogmatismo de los socialistas se manifiestan en el hecho de que se niegan obstinadamente a entrar en el examen de estos problemas. Para ellos es una conclusión inevitable que el capitalismo es el peor de los males y el socialismo la encarnación de todo lo bueno. Todo intento de analizar los problemas económicos de una mancomunidad socialista es considerado como un crimen de lesa majestad. Como las condiciones que prevalecen en los países occidentales no permiten todavía liquidar a esos delincuentes a la manera rusa, los insultan y vilipendian, arrojan sospechas sobre sus motivos y los boicotean.

  1. No hay ninguna diferencia económica entre el socialismo y el comunismo. Ambos términos, socialismo y comunismo, denotan el mismo sistema de organización económica de la sociedad, es decir, el control público de todos los medios de producción, a diferencia del control privado de los medios de producción, el capitalismo. Los dos términos, socialismo y comunismo, son sinónimos. El documento que todos los socialistas marxianos consideran como el fundamento inamovible de su credo se llama Manifiesto comunista. Por otra parte, el nombre oficial del imperio comunista ruso es Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

El antagonismo entre los actuales partidos comunista y socialista no se refiere al objetivo último de sus políticas. Se refiere principalmente a la actitud de los dictadores rusos de subyugar al mayor número posible de países, en primer lugar, a los Estados Unidos. Se refiere, además, a la cuestión de si la realización del control público de los medios de producción debe lograrse por métodos constitucionales o por un derrocamiento violento del gobierno en el poder.

Los términos «planificación» y «estado de bienestar», tal y como se utilizan en el lenguaje de los economistas, estadistas, políticos y demás personas, tampoco significan algo diferente del objetivo final del socialismo y el comunismo. La planificación significa que el plan del gobierno debe sustituir a los planes de los ciudadanos individuales. Significa que los empresarios y capitalistas deben ser privados de la discreción para emplear su capital de acuerdo con sus propios diseños y deben ser obligados a cumplir incondicionalmente con las órdenes emitidas por una junta u oficina de planificación central. Esto equivale a la transferencia del control de los empresarios y capitalistas al gobierno.

Es, por tanto, un grave error considerar el socialismo, la planificación o el Estado del bienestar como soluciones al problema de la organización económica de la sociedad que diferirían de la del comunismo y que tendrían que ser estimadas como «menos absolutas» o «menos radicales». El socialismo y la planificación no son antídotos del comunismo, como muchos parecen creer. Un socialista es más moderado que un comunista en la medida en que no entrega documentos secretos de su propio país a agentes rusos y no conspira para asesinar a burgueses anticomunistas. Esta es, por supuesto, una diferencia muy importante. Pero no tiene ninguna referencia al objetivo final de la acción política.

  1. El capitalismo y el socialismo son dos modelos distintos de organización social. El control privado de los medios de producción y el control público son nociones contradictorias y no simplemente contrarias. No existe una economía mixta, un sistema a medio camino entre el capitalismo y el socialismo.

Los que abogan por lo que se cree erróneamente que es una solución intermedia no recomiendan un compromiso entre el capitalismo y el socialismo, sino un tercer modelo que tiene sus propias características y debe ser juzgado según sus propios méritos. Este tercer sistema que los economistas llaman intervencionismo no combina, como pretenden sus defensores, algunas de las características del capitalismo con algunas del socialismo. Es algo completamente diferente de cada uno de ellos.

Los economistas que declaran que el intervencionismo no alcanza los fines que sus partidarios quieren alcanzar, sino que empeora las cosas—no desde el punto de vista de los propios economistas, sino desde el de los defensores del intervencionismo—no son intransigentes ni extremistas. Simplemente describen las consecuencias inevitables del intervencionismo.

Cuando Marx y Engels, en el Manifiesto Comunista, abogaron por medidas intervencionistas definidas, no pretendían recomendar un compromiso entre el socialismo y el capitalismo. Consideraban estas medidas—por cierto, las mismas que hoy son la esencia de las políticas del New Deal y del Fair Deal—como los primeros pasos en el camino hacia el establecimiento del comunismo pleno. Ellos mismos describieron estas medidas como «económicamente insuficientes e insostenibles», y las pidieron sólo porque «en el curso del movimiento se superan a sí mismas, necesitan nuevas incursiones en el viejo orden social y son inevitables como medio para revolucionar completamente el modo de producción».

Así, la filosofía social y económica de los progresistas es un alegato a favor del socialismo y del comunismo.

Este artículo está extraído de La mentalidad anticapitalista (1954), capítulo 3, sección 5, «La intolerancia de los literatos».

Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Shield icon library