Mises Wire

Home | Node | Biden y Janet Yellen impulsan una tasa impositiva mínima global. La UE está muy satisfecha.

Biden y Janet Yellen impulsan una tasa impositiva mínima global. La UE está muy satisfecha.

  • yel

Tags Taxes and Spending

04/06/2021

Desde hace tiempo, el sueño de los planificadores centrales y de los intervencionistas es fijar unos tipos impositivos globales y uniformes para todos los regímenes. Estos globalistas saben que mientras los Estados soberanos tengan la capacidad de fijar libremente sus propios tipos impositivos, algunos regímenes se verán tentados a realizar una «competencia fiscal» para atraer capitales. Cuando esto ocurre, se crean «paraísos fiscales» que permiten a las empresas y a los individuos «comparar» dónde colocar su riqueza productiva.

El antídoto para este «problema», nos dicen, es la llamada armonización fiscal. Bajo los esquemas de armonización fiscal, todos los gobiernos se ven obligados a imponer una determinada tasa impositiva mínima para que los países de alta tributación no tengan que competir con los de baja tributación. El incumplimiento conlleva sanciones.

Sin los paraísos fiscales, por supuesto, los regímenes tienen más libertad para elevar los impuestos a niveles cada vez más altos, ya que la brecha entre los regímenes de impuestos altos y los de impuestos bajos se reduce considerablemente.

Por ello, no debería sorprender a nadie que la secretaria del Tesoro del presidente Biden, Janet Yellen, esté ahora presionando para que se establezca un impuesto de sociedades mínimo a nivel mundial y para que se aumente el impuesto de sociedades en Estados Unidos:

La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, instó el lunes a la adopción de un impuesto mínimo sobre la renta de las empresas a nivel mundial, en un esfuerzo por compensar, al menos parcialmente, cualquier desventaja que pudiera surgir de la subida de la tasa impositiva de las empresas estadounidenses propuesta por la administración Biden.

Citando una «carrera a la baja de 30 años» en la que los países han recortado los tipos del impuesto de sociedades en un esfuerzo por atraer a las empresas multinacionales, Yellen dijo que la administración Biden trabajaría con otras economías avanzadas del Grupo de los 20 para establecer un mínimo.

Naturalmente, un esquema así no funciona sin un medio para castigar a los países que no cooperan. Según Reuters,

El plan estadounidense prevé un tipo mínimo del 21% en el impuesto de sociedades, junto con la eliminación de las exenciones sobre los ingresos procedentes de países que no promulgan un impuesto mínimo para desalentar el traslado de puestos de trabajo y beneficios al extranjero.

En otras palabras, «la medida del impuesto de sociedades de Biden también penalizaría a otros países que no tienen un impuesto de sociedades mínimo al gravar más sus filiales en Estados Unidos».

Una larga guerra contra la competencia fiscal

El nuevo ataque de EEUU a los paraísos fiscales y a la competencia fiscal llega tras años de intentos de la UE y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de imponer tipos impositivos mínimos exigibles. La OCDE está negociando actualmente lo que Daniel Mitchell llama un «cártel mundial de la alta fiscalidad».

Además, la Comisión Europea lleva muchos años quejándose de los Estados miembros con baja fiscalidad dentro del bloque.

A principios de 2019, por ejemplo, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, impulsó la idea de poner fin a la capacidad de los miembros de la UE de vetar los cambios en la política fiscal para que los tipos impositivos en todos los países de la UE sean más iguales. Irlanda y Hungría, que han adoptado tipos impositivos bajos para atraer a las empresas, se oponen desde hace tiempo a estos esfuerzos. Malta también se ha opuesto con vehemencia.

En la UE, Francia y Alemania —los Estados más grandes y poderosos del bloque— llevan años presionando para que se establezca una política fiscal para las empresas en toda la UE. Alemania y Francia ya han anunciado sus planes de aplicar bilateralmente una política común en materia de impuesto de sociedades, pero éste es sólo el primer paso. El siguiente paso es imponer tipos impositivos mínimos también en el resto de Europa.

Europa no es el único lugar en el que los regímenes han esperado atraer capitales con tipos impositivos bajos. Las pequeñas naciones insulares del Caribe también funcionan como paraísos fiscales y se han ganado la ira de los dirigentes de la Unión Europea.

En muchos sentidos, el esfuerzo por lograr la armonización fiscal es también una guerra contra los países pequeños, librada por países grandes y poderosos.

Después de todo, los países pequeños tienen herramientas limitadas para atraer capitales. En igualdad de condiciones, los países pequeños que utilizan monedas locales a pequeña escala están en desventaja en un mundo de monedas fiduciarias en competencia. Los países pequeños también tienen potencialmente menos acceso a la mano de obra y a otros insumos necesarios para la producción. Por último, los países pequeños están en desventaja cuando están físicamente situados lejos de otros centros de capital. Este es el caso de muchos países del Caribe y de Europa del Este.

Oriente contra Occidente y ricos contra pobres

Una de las formas en que los países pequeños pueden competir es bajando los tipos del impuesto de sociedades. Esta es, en parte, la razón por la que Irlanda, Malta y Hungría han aplicado políticas de bajos impuestos. De hecho, en 2019, Hungría redujo su tasa impositiva al 9% desde el 19%. Irlanda —que ha estado durante mucho tiempo en la periferia de Europa y era considerablemente más pobre que el resto de Europa Occidental hasta principios de la década de los noventa— ahora se ha hecho conocida por su tasa de impuestos corporativos relativamente baja, que ahora es del 12,5%. En cambio, el tipo del impuesto de sociedades de Francia en 2020 era del 32%. El de Alemania era del 29,9%. De hecho, no es una coincidencia que las antiguas economías establecidas de la UE —Francia, Alemania, España, Italia y los Países Bajos— tengan todos tipos impositivos más altos en comparación con los antiguos países del Telón de acero.

En Polonia y Chequia, por ejemplo, el tipo del impuesto de sociedades es del 19%. En Rumanía es del 16%. Naturalmente, tras el fin de la Unión Soviética, estos países trataron de elevar su nivel de vida y entrar en el mercado mundial. Una de las formas de atraer capital era hacer que sus economías fueran más atractivas para los capitalistas extranjeros.

El oeste rico de Europa nunca ha aprobado esta estrategia.

Así que, durante al menos una década, los políticos de la UE se han quejado abiertamente de que la competencia fiscal es «una amenaza para la Unión Europea». A los regímenes de Occidente no les gusta tener que enfrentarse a regímenes más pequeños y pobres que pueden ofrecer impuestos más bajos a los empresarios, inversores y productores.

Ahora, parece que Estados Unidos se une a este esfuerzo para obligar a los países más pequeños y pobres a subir sus tipos impositivos. La administración Trump había echado un poco de tierra a los planes de la UE para armonizar los impuestos cuando Trump consiguió que se aprobara una rebaja del impuesto de sociedades del 35% al 21%. Eso supuso una amenaza indirecta para el plan franco-alemán de convertir el mundo industrializado en un gran bloque de impuestos altos. Pero ahora, con Biden en la Casa Blanca, Estados Unidos parece estar «dispuesto a ayudar» subiendo los tipos estadounidenses a un 28% favorable a Francia, e impulsando también un nuevo régimen fiscal mundial.

Los regímenes de alta imposición del mundo estarán más que contentos de sumarse.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library