Mises Daily Articles

Home | Node | El antiimperialismo de Mises

El antiimperialismo de Mises

Tags BiographiesHistory of the Austrian School of Economics

03/22/2021Leonard P. Liggio

La muerte de Ludwig von Mises ha dado lugar a numerosos ensayos sobre su contribución a la economía. Es igualmente oportuno discutir su trabajo en las ciencias históricas, como él las llamaba. Habiendo tenido el honor y el placer de asistir al seminario de posgrado de Mises durante los años en que escribió Teoría e historia y dedicó su seminario a ese tema, tuve la rara oportunidad de participar en la formulación final de sus conceptos, largamente considerados, sobre las ciencias históricas. Pero, antes de discutir esa parte de su contribución en otro artículo, indicaré algunos de los análisis históricos sustantivos que Mises realizó.

Ante el auge del liberalismo clásico en el siglo XIX y su colapso desde la primera guerra mundial, Mises tenía motivos muy especiales para examinar la historia contemporánea. Mises subrayó que las ideas son la base sobre la que se desarrolla toda la actividad social. Es en el ámbito de las ideas donde tiene lugar la batalla por la civilización y el progreso. Mises subrayó el hecho y la necesidad de que el liberalismo clásico debía ser obstinado e inflexible. El éxito de las ideas liberales requería la ilustración de personas que estudiaran las ideas y que convencieran a la ciudadanía de su corrección. Mises abogaba por una revolución de las ideas como paso necesario para la revolución de la práctica de la libertad. Sin embargo, los defensores del liberalismo clásico en el siglo XIX no eran obstinados e inflexibles. Los utilitaristas ingleses, especialmente Ricardo, tenían nociones incompletas y comprometidas, lo que llevó a los liberales que les sucedieron a no corregirlas y completarlas, sino a dar la espalda a más compromisos, como en el caso de John Stuart Mill.

Una de las causas importantes del declive del liberalismo, según Mises, fue la ilusión de que la sociedad seguiría necesariamente aceptando y perfeccionando sus ideas. Mises creía que a medida que el liberalismo clásico se acercaba a su realización, era necesario que sus defensores no descansaran, sino que aumentaran su actividad y perfeccionaran la base teórica del liberalismo clásico. En cambio, el liberalismo se vio arrastrado por la aparición de partidos que respondían a intereses particulares. Para Mises el liberalismo significaba la abolición de los privilegios especiales. Al hablar del conflicto de clases, Mises enfatizó: «Los conflictos de intereses sólo pueden producirse en la medida en que las restricciones a la libre disposición de los propietarios de los medios de producción sean impuestas por la política intervencionista del gobierno o por la interferencia de otras fuerzas sociales armadas con poder coercitivo». El poder coercitivo y la intervención gubernamental son las únicas causas de la guerra entre intereses. Para Mises, los partidarios del feudalismo, el privilegio y el estatus fueron claramente derrotados por el liberalismo clásico. El surgimiento del nuevo desafío al liberalismo clásico provino de sí mismo, de los fracasos de los economistas utilitarios. Mises dijo:

Pero en el sistema de catálisis de Ricardo se puede encontrar el punto de partida para una nueva teoría del conflicto de intereses dentro del sistema capitalista. Ricardo creía que podía mostrar cómo, en el curso del desarrollo económico progresivo, se produce un cambio en las relaciones entre las tres formas de renta de su sistema, a saber, el beneficio, la renta y el salario. Fue esto lo que impulsó a algunos escritores ingleses de la tercera y cuarta décadas del siglo XIX a hablar de las tres clases de capitalistas, terratenientes y asalariados y a sostener que existe un antagonismo irreconciliable entre estos grupos. Esta línea de pensamiento fue retomada posteriormente por Marx.

En el Manifiesto comunista, Marx todavía no distinguía entre casta y clase. Sólo más tarde, cuando conoció en Londres los escritos de los panfletistas olvidados de los años veinte y treinta y, bajo su influencia, comenzó el estudio del sistema de Ricardo, se dio cuenta de que el problema en este caso era mostrar que incluso en una sociedad sin distinciones de casta y privilegios siguen existiendo conflictos irreconciliables. Este antagonismo de intereses lo dedujo del sistema de Ricardo distinguiendo entre las tres clases de capitalistas, terratenientes y trabajadores.... Sin embargo, ni Marx ni ninguno de sus numerosos seguidores intentaron en ningún momento definir el concepto y la naturaleza de las clases. Es significativo que el capítulo titulado «Las clases» del tercer volumen de El Capital se interrumpa tras unas pocas frases. Desde la aparición del Manifiesto comunista, en el que Marx hace por primera vez del antagonismo de clases y de la guerra de clases la piedra angular de toda su doctrina, hasta su muerte, transcurrió más de una generación. Durante todo este período, Marx escribió un volumen tras otro, pero nunca llegó a explicar qué debe entenderse por «clase». (Mises, The Free and Prosperous Commonwealth (trad. por Ralph Raico; ed. por Arthur Goddard), Princeton, Van Nostrand Series in the Humane Studies, 1962, pp. 163-64)

Sin embargo, la cuña de los conceptos ricardianos de desarmonía de intereses en una sociedad capitalista perfecta, y la existencia de partidos políticos de intereses especiales en sociedades que se reclaman capitalistas, permitieron a los socialistas aparecer como los campeones de la abolición de los privilegios, de la sociedad sin clases resultante del marchitamiento del Estado. Mises subrayó que, a falta de un liberalismo sin concesiones, el socialismo atrae a las personas que piensan con más claridad y buscan una solución seria al gobierno de los intereses particulares. A través de la posición dominante que el socialismo ganó en las universidades, pudo, en opinión de Mises, ganar las mentes sinceras, honestas y mejores entre los jóvenes. En muchos sentidos, el éxito del socialismo se debió a su capacidad de aparentar lo que el liberalismo es en realidad. Mises describió las muchas formas en que los partidos del Estado de intereses especiales han impedido la presentación y el éxito de las ideas liberales y, por tanto, han permitido el éxito del socialismo. Mises insistió en que los liberales deben enfatizar el hecho de que, dado que el liberalismo no sirve a ningún interés especial, no hay «ninguna clase que pueda defender el liberalismo para sus propios intereses egoístas». Para Mises el liberalismo no podía ser el partido especial de los capitalistas. La realidad histórica ha demostrado que los ricos tienden a apoyar a cualquier otro partido excepto a los liberales. De hecho, para que los capitalistas apoyen el liberalismo, es necesario que se eleven por encima de sus intereses particulares al nivel de los principios generales. Mises señaló:

Los «que tienen» no tienen más razones para apoyar la institución de la propiedad privada de los medios de producción que los «que no tienen». Si se cuestionan sus intereses particulares inmediatos, apenas son liberales. La noción de que, si sólo se preserva el capitalismo, las clases propietarias podrían permanecer para siempre en posesión de su riqueza proviene de un malentendido de la naturaleza de la economía capitalista, en la que la propiedad se desplaza continuamente del empresario menos eficiente al más eficiente. En una sociedad capitalista, uno sólo puede conservar su fortuna si la adquiere perpetuamente de nuevo invirtiéndola de forma inteligente. Los ricos, que ya están en posesión de la riqueza, no tienen ninguna razón especial para desear la preservación de un sistema de competencia sin trabas abierto a todos.... Sí tienen un interés especial en el intervencionismo, que siempre tiende a preservar la división de la riqueza existente entre quienes la poseen. Pero no pueden esperar un trato especial por parte del liberalismo, un sistema en el que no se presta atención a las reclamaciones de la tradición, que han sido defendidas por los intereses creados de la riqueza establecida. (Ibid., p. 186)

Mises dedujo de la historia que todos los gobiernos no reconocen intrínsecamente ninguna limitación al poder. El dominio completo sobre la propiedad es el objetivo de todos los gobiernos, y si aceptan limitaciones es meramente táctico, ya que la admisión de cualquier control gubernamental sobre la propiedad implica el control total. Mises concluyó:

Así, nunca ha habido un poder político que desistiera voluntariamente de impedir el libre desarrollo y funcionamiento de la institución de la propiedad privada de los medios de producción. Los gobiernos toleran la propiedad privada cuando se ven obligados a hacerlo, pero no la reconocen voluntariamente en reconocimiento de su necesidad. Incluso los políticos liberales, al llegar al poder, suelen relegar sus principios más o menos a un segundo plano.... Un gobierno liberal es una contradictio in adjecto. (Ibid., p. 68)

Mises insistió en que el concepto de autodeterminación era la derivación más lógica del liberalismo. La autodeterminación no tenía sentido como concepto colectivo, sino como concepto individualista. «Si fuera de alguna manera posible conceder este derecho de autodeterminación a cada persona individual, habría que hacerlo». Pero, Mises consideraba que la autodeterminación individual era técnicamente impracticable; sin embargo, como cuestión de principio era irrefutable que el individuo debe tener el derecho a la autodeterminación individual. En política exterior, Mises aplicó este concepto a la autodeterminación de forma coherente.

El derecho de autodeterminación individual es claramente aplicable en el ámbito de la educación. Para Mises, la educación obligatoria en cualquier circunstancia era una violación de este derecho. La educación obligatoria es un acto claramente político. «De hecho, sólo hay una solución: el Estado, el gobierno, las leyes no deben ocuparse en absoluto de la escolarización o la educación. Los fondos públicos no deben utilizarse para tales fines. La crianza e instrucción de la juventud debe dejarse enteramente en manos de los padres y de las asociaciones e instituciones privadas.»

Mises hizo un análisis importante, aunque a menudo no reconocido, del imperialismo, que es otro aspecto de la negación del derecho de autodeterminación. Mises indicó que los orígenes del imperialismo se encuentran en el deseo de los Estados de crear «mercados» de exportación protegidos. El deseo de evitar los efectos de la competencia, decía Mises, llevó a los estados

a la adopción de la política de utilizar los derechos de importación para proteger la producción nacional que opera en condiciones menos favorables contra la competencia superior de la industria extranjera, con la esperanza de hacer así innecesaria la emigración de trabajadores. De hecho, para ampliar al máximo el mercado protegido, se intenta adquirir aún más territorios que no se consideran adecuados para el asentamiento europeo. Podemos datar el inicio del imperialismo moderno a finales de los años setenta del siglo pasado, cuando los países industriales de Europa empezaron a abandonar la política de libre comercio y a lanzarse a la carrera por los «mercados» coloniales de África y Asia...

La idea básica de la política colonial era aprovechar la superioridad militar de la raza blanca sobre los miembros de otras razas. Los europeos se lanzaron, equipados con todas las armas y artilugios que su civilización ponía a su disposición, a subyugar a los pueblos más débiles, a despojarlos de sus bienes y a esclavizarlos. Se ha intentado atenuar y maquillar el verdadero motivo de la política colonial con la excusa de que su único objetivo era hacer posible que los pueblos primitivos participaran de las bendiciones de la civilización europea.... Si, como creemos, la civilización europea es realmente superior a la de las tribus primitivas de África o a la de las civilizaciones de Asia -por muy estimables que éstas sean a su manera-, debería ser capaz de demostrar su superioridad inspirando a estos pueblos a adoptarla por sí mismos. ¿Podría haber una prueba más funesta de la esterilidad de la civilización europea que el hecho de que no pueda ser difundida más que por el fuego y la espada? (Ibid., pp. 123, 25)

Mises rebatió el argumento de que la solución liberal -retirada inmediata del gobierno (colonial europeo) y dejar solos a los habitantes- podría conducir al caos o a la opresión. Dado que Europa exportó lo peor de su civilización bajo el imperialismo, no es culpa de los nativos que puedan adoptar todos los males que les enseñaron los europeos. Dado que el imperialismo es la negación del liberalismo, no hubo posibilidad de que los no europeos entraran en contacto con los conceptos y prácticas liberales. El propio imperialismo fue uno de los medios con los que los políticos europeos trataron de escapar de la necesidad lógica de completar la revolución liberal en Europa. Al igual que el mercantilismo fue la extensión en ultramar del feudalismo, el imperialismo fue la extensión en ultramar del neomercantilismo.

Para Mises ninguno de los argumentos en apoyo del imperialismo podía tener base en el liberalismo. La abolición de todas las formas de imperialismo era la única coherente con el liberalismo. Mises consideraba que las consecuencias nefastas del imperialismo sólo se harían evidentes tras la retirada de las tropas y los burócratas europeos porque sólo entonces florecería todo el impacto del antiliberalismo europeo. Cuanto más tiempo permanecieran los europeos, más venenosas serían las flores. Así, el fin inmediato del imperialismo reduciría los efectos, y su prolongación «en interés de los nativos» los intensificaría. Mises añadió:

Si todo lo que se puede aducir a favor del mantenimiento de la dominación europea en las colonias es el supuesto interés de los nativos, entonces hay que decir que sería mejor que esta dominación terminara por completo. Nadie tiene derecho a meterse en los asuntos de los demás para favorecer sus intereses, y nadie debe, cuando tiene sus propios intereses en mente, pretender que está actuando desinteresadamente sólo en el interés de los demás. (Ibid., p. 127)

El compromiso total de Mises con el liberalismo clásico, puro y sin concesiones, le convirtió en heredero de los grandes liberales clásicos del siglo XIX que se ocuparon de la historia en general, como Acton, o de la historia contemporánea, como Cobden y Bright. Mises no tuvo miedo, como Acton, Cobden y Bright, a la hora de atacar al Estado en todos sus aspectos, sobre todo en su manifestación más reciente, el imperialismo. El individuo y el Estado son irreconciliables. La historia confirma lo que la razón nos enseña, que el estado es la negación del individuo y su extensión, la propiedad privada, al igual que donde el individuo y su propiedad existen legítimamente, que el estado sea abolido. La lucha actual es necesaria debido a que los liberales del siglo XIX no persiguieron ni lograron esa libertad. Mises ha enfatizado que es mediante el estudio de ese fracaso que se aprenderán las lecciones para lograr la libertad. Aquellos que no se atrevan a estudiar la historia estarán destinados a repetirla.

[Esto apareció originalmente como «Mises y la historia», en la edición de enero de 1974 del Foro Libertario].

Author:

Leonard P. Liggio

Leonard Liggio was a classical liberal author, research professor of law at George Mason University, and executive vice president of the Atlas Network in Fairfax, Virginia, US.

Shield icon library