Mises Daily Articles

Home | Node | Economía vs. política

Economía vs. política

Tags World HistoryOther Schools of ThoughtPhilosophy and MethodologyPolitical Theory

03/16/2021Frank Chodorov

Este artículo es un extracto del capítulo 1 de «The Rise and Fall of Society».

Es posible que las fieras del bosque acepten la trampa del cazador como un elemento necesario para la búsqueda de alimentos. En cualquier caso, el animal humano presuntamente racional se ha acostumbrado tanto a las intervenciones políticas que no puede pensar en ganarse la vida sin ellas; en todos sus cálculos económicos su primera consideración es, ¿cuál es la ley en el asunto? O, más bien, ¿cómo puedo hacer uso de la ley para mejorar mi suerte en la vida? Esto puede describirse como un reflejo condicionado. Apenas se nos ocurre pensar que podríamos hacerlo mejor actuando por nuestra cuenta, dentro de los límites que nos impone la naturaleza y sin restricciones, controles o subvenciones políticas. Nunca se nos pasa por la cabeza que estas medidas intervencionistas se ponen en nuestro camino, como la trampa, con fines diametralmente opuestos a nuestra búsqueda de una vida mejor. Las aceptamos automáticamente como necesarias para ese propósito.

Y así ha sucedido que quienes escriben sobre economía parten de la base de que es una rama de la ciencia política. Nuestros libros de texto actuales, casi sin excepción, abordan el tema desde un punto de vista jurídico: ¿cómo se ganan la vida los hombres con las leyes vigentes? De ello se desprende, y algunos libros lo admiten, que si las leyes cambian, la economía debe seguir su camino. Por esta razón, nuestros planes de estudios universitarios están repletos de cursos de economía, cada uno de los cuales rinde homenaje a las leyes que rigen las diferentes actividades humanas; así, tenemos la economía del comercio, la economía de las operaciones inmobiliarias, la economía de la banca, la economía agrícola, etc. Apenas se tiene en cuenta que existe una ciencia económica que abarca los principios básicos que operan en todas nuestras ocupaciones, y que no tienen nada que ver con la legislación. Desde este punto de vista, sería apropiado, si la ley sancionara la práctica, que los planes de estudio incluyeran un curso sobre la economía de la esclavitud.

La economía no es la política. Una es una ciencia, que se ocupa de las leyes inmutables y constantes de la naturaleza que determinan la producción y la distribución de la riqueza; la otra es el arte de gobernar. Una es amoral, la otra es moral. Las leyes económicas funcionan por sí mismas y conllevan sus propias sanciones, como todas las leyes naturales, mientras que la política se ocupa de las convenciones creadas y manipuladas por el hombre. Como ciencia, la economía busca la comprensión de principios invariables; la política es efímera, su objeto son las relaciones cotidianas de los hombres asociados. La economía, como la química, no tiene nada que ver con la política.

La intromisión de la política en el campo de la economía es simplemente una prueba de la ignorancia o la arrogancia humanas, y es tan fatuo como el intento de controlar la subida y la bajada de las mareas. Desde el comienzo de las instituciones políticas, ha habido intentos de fijar los salarios, controlar los precios y crear capital, y todos ellos han fracasado. Tales empresas deben fracasar porque la única competencia de la política consiste en obligar a los hombres a hacer lo que no quieren hacer o a abstenerse de hacer lo que se inclinan a hacer, y las leyes de la economía no entran en ese ámbito. Son impermeables a la coacción. Los salarios y los precios y las acumulaciones de capital tienen leyes propias, leyes que están más allá del ámbito del policía.

La suposición de que la economía está subordinada a la política parte de una falacia lógica. Dado que el Estado (la maquinaria de la política) puede controlar, y de hecho controla, el comportamiento humano, y dado que los hombres siempre se dedican a ganarse la vida, en lo que operan las leyes de la economía, parece deducirse que, al controlar a los hombres, el Estado también puede someter estas leyes a su voluntad. El razonamiento es erróneo porque pasa por alto las consecuencias. Es un principio invariable que los hombres trabajan para satisfacer sus deseos, o que la fuerza motriz de la producción es la perspectiva del consumo; de hecho, una cosa no se produce hasta que llega al consumidor. De ahí que cuando el Estado interviene en la economía, lo que hace siempre por la vía de la confiscación, obstaculiza el consumo y, por tanto, la producción. La producción del productor está en proporción a su consumo. No es la voluntad la que produce este resultado; es el funcionamiento de una ley natural inmutable. El esclavo no se «pone a trabajar» conscientemente; es un pobre productor porque es un pobre consumidor.

La evidencia es que la economía influye en el carácter de la política, y no al revés. Un Estado comunista (que se compromete a ignorar las leyes de la economía, como si no existieran) se caracteriza por su preocupación por la fuerza; es un Estado del miedo. La ciudad-Estado aristocrática griega tomó su forma de la institución de la esclavitud. En el siglo XIX, cuando el Estado, con fines propios, se asoció con la clase industrial en ascenso, tuvimos el Estado mercantilista o de los comerciantes. El Estado de bienestar es, de hecho, una oligarquía de burócratas que, a cambio de las prebendas y el prestigio del cargo, se comprometen a confiscar y redistribuir la producción según fórmulas de su propia imaginación, con total desprecio del principio de que la producción debe disminuir en la medida de la confiscación. Es interesante observar que todo el asistencialismo comienza con un programa de distribución —el control del mercado con su técnica de precios— y termina con intentos de administrar la producción; esto es así porque, contrariamente a sus expectativas, las leyes de la economía no se suspenden por su injerencia política, los precios no responden a sus dictados, y en un esfuerzo por hacer funcionar sus nociones preconcebidas se aplican a la producción, y allí también fracasan.

La impermeabilidad del derecho económico al derecho político se muestra en este hecho histórico: a la larga, todo Estado se derrumba, a menudo desaparece por completo y se convierte en una curiosidad arqueológica. Todos los colapsos de los que tenemos pruebas suficientes fueron precedidos por el mismo curso de los acontecimientos. El Estado, en su insaciable afán de poder, intensificó cada vez más sus intromisiones en la economía de la nación, provocando la consiguiente disminución del interés por la producción, hasta que finalmente se alcanzó el nivel de subsistencia y no se produjo lo suficiente por encima de éste para mantener al Estado en la condición a la que estaba acostumbrado. No era económicamente capaz de hacer frente a la tensión de alguna circunstancia inmediata, como la guerra, y sucumbió. Antes de ese acontecimiento, la economía de la Sociedad, sobre la que descansa el poder del Estado, se había deteriorado, y con ese deterioro vino una caída de los valores morales y culturales; los hombres «no se preocuparon», es decir, la Sociedad se derrumbó y arrastró al Estado con ella. No hay manera de que el Estado evite esta consecuencia -excepto, por supuesto, que abandone sus intervenciones en la vida económica del pueblo que controla, lo que su inherente avaricia de poder no le permitirá hacer. No hay manera de que la política se proteja de la política.

La historia del Estado estadounidense es instructiva. Su nacimiento fue de lo más auspicioso, ya que fue parido por un grupo de hombres excepcionalmente sabios en la historia de las instituciones políticas y comprometidos con la salvaguarda del bebé de los errores de sus predecesores. Aparentemente, ninguno de los defectos de la tradición marcó al nuevo Estado. No tenía la carga de la herencia de un sistema feudal o de castas. No tenía que vivir la doctrina del «derecho divino», ni estaba marcado con las cicatrices de la conquista que habían dificultado la infancia de otros Estados. Se alimentó de material fuerte: La doctrina de Rousseau de que el gobierno derivaba sus poderes del consentimiento de los gobernados, la libertad de expresión y pensamiento de Voltaire, la justificación de la revolución de Locke y, sobre todo, la doctrina de los derechos inherentes. No había ningún régimen de estatus que frenara su crecimiento. De hecho, todo era de novo.

Se tomaron todas las medidas de precaución conocidas por la ciencia política para evitar que el nuevo Estado americano adquiriera el hábito autodestructivo de todos los Estados conocidos en la historia, el de interferir en la búsqueda de la felicidad del hombre. Había que dejar a la gente en paz, para que forjara sus destinos individuales con las capacidades que la naturaleza les había dotado. Para ello, el Estado se rodeó de una serie de ingeniosas prohibiciones y limitaciones. No sólo sus funciones estaban claramente definidas, sino que cualquier inclinación a ir más allá de los límites estaba presumiblemente restringida por una división tripartita de la autoridad, mientras que la mayoría de los poderes de intervención que el Estado emplea estaban reservados para las autoridades más cercanas a los gobernados y, por lo tanto, más susceptibles a su voluntad; por el principio divisorio del imperium in imperio estaba para siempre, presumiblemente, privado de la posición de monopolio necesaria para un Estado alborotado. Mejor aún, estaba condenada a vivir con una bolsa escasa; sus poderes de imposición estaban claramente circunscritos. No parecía posible, en 1789, que el Estado norteamericano pudiera hacer mucho para interferir en la economía de la nación; era constitucionalmente débil y desequilibrado.

Apenas se había secado la tinta de la Constitución antes de que sus autores, ahora en posición de autoridad, comenzaran a reescribirla mediante la interpretación, con el fin de que se aflojaran sus vínculos. La levadura del poder incrustada en el Estado estaba en fermentación. El proceso de interpretación judicial, continuado hasta el día de hoy, se complementó más tarde con enmiendas; el efecto de casi todas las enmiendas, desde las diez primeras (que fueron escritas en la Constitución por la presión social), fue debilitar la posición de los diversos gobiernos estatales y ampliar el poder del gobierno central. Dado que el poder del Estado sólo puede crecer a expensas del poder social, la centralización que se ha producido desde 1789 ha empujado a la sociedad estadounidense a esa condición de sumisión que la Constitución pretendía evitar.

En 1913 llegó la enmienda que liberó por completo al Estado estadounidense, ya que con los ingresos derivados de los impuestos sobre la renta ilimitados podía en adelante hacer incursiones ilimitadas en la economía del pueblo. La Decimosexta Enmienda no sólo violó el derecho del individuo al producto de sus esfuerzos, el ingrediente esencial de la libertad, sino que también dio al Estado estadounidense los medios para convertirse en el mayor consumidor, empleador, banquero, fabricante y propietario de capital de la nación. Ahora no hay fase de la vida económica en la que el Estado no sea un factor, no hay empresa u ocupación que esté libre de su intervención.

La metamorfosis del Estado norteamericano, que pasó de ser un establecimiento aparentemente inofensivo a una máquina intervencionista tan poderosa como la de Roma en su apogeo, se produjo en un siglo y medio; los historiadores estiman que la gestación del mayor Estado de la antigüedad abarcó cuatro siglos; hoy en día viajamos más rápido. Cuando la grandeza de Roma estaba en su máximo esplendor, la principal preocupación del Estado era la confiscación de las riquezas producidas por sus ciudadanos y súbditos; la confiscación se formalizaba jurídicamente, como hoy, y aunque no se endulzaba con moralismos ni se racionalizaba ideológicamente, se ponían en práctica algunos rasgos del asistencialismo moderno. Roma tenía sus programas de trabajo, sus gratificaciones a los desempleados y sus subvenciones a la industria. Estas cosas son necesarias para que la confiscación sea aceptable y posible.

A los romanos de la época, este orden de cosas probablemente les parecía tan normal y adecuado como hoy. Los vivos están condenados a vivir en el presente, en las condiciones imperantes, y su preocupación por esas condiciones hace que cualquier evaluación de la tendencia histórica sea difícil y académica. Los romanos apenas conocieron o se preocuparon por la «decadencia» en la que vivían y, desde luego, no se preocuparon por la «caída» a la que se encaminaba su mundo. Sólo desde el punto de vista de la historia, cuando es posible cribar las pruebas y encontrar una relación causa-efecto, se puede hacer una estimación significativa de lo que estaba ocurriendo.

Ahora sabemos que, a pesar de la arrogancia del Estado, las fuerzas económicas que influyen en las tendencias sociales estaban en marcha. La producción de riqueza, las cosas de las que viven los hombres, disminuyeron en proporción a las exacciones e injerencias del Estado; la preocupación general por la mera existencia sumergió cualquier interés latente en los valores culturales y morales, y el carácter de la Sociedad cambió gradualmente al de un rebaño. Los molinos de los dioses muelen lento pero seguro; en un par de siglos el deterioro de la Sociedad romana fue seguido por la desintegración del Estado, de modo que éste no tenía ni los medios ni la voluntad de resistir los vientos del azar histórico. Hay que señalar que la Sociedad, que sólo florece bajo una condición de libertad, se derrumbó primero; no había disposición para resistir a las hordas invasoras.

La analogía sugiere una profecía y una jeremiada. Pero eso no entra en el ámbito de este ensayo, cuya hipótesis es que la Sociedad, el Gobierno y el Estado son fenómenos básicamente económicos, que una comprensión provechosa de estas instituciones se encontrará en la economía, no en la política. Esto no quiere decir que la economía pueda explicar todas las facetas de estas instituciones, de la misma manera que el estudio de su anatomía revelará todos los secretos del ser humano; pero, al igual que no puede haber un ser humano sin un esqueleto, cualquier investigación sobre el mecanismo de las integraciones sociales no puede pasar por alto la ley económica.

Author:

Frank Chodorov

Frank Chodorov was an advocate of the free market, individualism, and peace. He began as a supporter of Henry George and edited the Georgist paper the Freeman before founding his own journal, which became the influential Human Events. He later founded another version of the Freeman for the Foundation for Economic Education and lectured at the Freedom School in Colorado.

Image source:
Getty
Shield icon library