Mises Daily Articles

Home | Node | Estados pequeños, economía global: ¿es necesario el imperio?

Estados pequeños, economía global: ¿es necesario el imperio?

Tags Free MarketsWorld HistoryOther Schools of Thought

01/23/2021Jeffrey M. Herbener

[Esta charla fue dada el 27 de octubre de 2006, en Imperialism: Enemy of Freedom, la Cumbre de Partidarios del Instituto Mises de 2006. El audio está disponible en MP3 en Mises Media].

Deepak Lal, un prominente economista del desarrollo, promercado, escribió las siguientes palabras en su libro de 2004, In Praise of Empires:

Los imperios han sido naturales a lo largo de la historia de la humanidad. La mayoría de la gente ha vivido en imperios. Los imperios y el proceso de globalización asociado a ellos han proporcionado el orden necesario para que la vida social y económica florezca. Al vincular los Estados anteriormente autárquicos en un espacio económico común, los imperios han promovido las ganancias mutuas del comercio adormecido por Adam Smith. Por lo tanto, a pesar de su actual mala fama, los imperios han promovido la paz y la prosperidad.1

Los imperios son naturales, según Lal, porque resuelven un problema hobbesiano de anarquía entre estados independientes. Un Leviatán doméstico previene el descenso a una «guerra de todos contra todos» proporcionando la seguridad esencial para la paz y la prosperidad en su propio territorio. De la misma manera, un «Leviatán internacional [es] necesario para proporcionar orden en un sistema internacional anárquico de Estados».2 Sin tal orden la economía mundial no puede desarrollarse.

Los imperios surgen de la siguiente manera, según Lal. Un Estado se origina sobre un territorio cuando bandidos errantes se establecen entre una comunidad agrícola desarrollada para exigirle tributo. A cambio, los bandidos proporcionan bienes públicos esenciales como la ley y el orden. Con los derechos de propiedad protegidos, la producción aumenta y con ella el tributo al Estado. Otros grupos de bandidos se convierten en Estados de la misma manera en otros territorios. Aunque se dan casos importantes de comercio a larga distancia, la diversidad de leyes entre los distintos Estados dificulta el comercio interestatal.

Este equilibrio subóptimo entre los Estados se ve perturbado cuando uno de ellos logra un avance económico o militar que reduce los costos o aumenta los ingresos de la conquista y el control administrativo del territorio extranjero. Al aplicar un código jurídico uniforme en todo su ámbito, un imperio crea un territorio económico común, que protege el comercio a larga distancia y fomenta el progreso económico. La mayor riqueza le da al imperio su ventaja sobre los pequeños Estados competidores.3

En realidad, Lal lo entiende mal. La verdad es que por la misma razón que no hay necesidad de un Leviatán internacional, no hay necesidad de uno doméstico. El argumento de Lal sobre el origen del Estado se basa en una equivocación. Desea establecer la necesidad del estado invocando el oscuro estado de naturaleza hobbesiano, pero desea que el Estado que surge de él se límite de tal manera que el mercado pueda desarrollarse sin impedimentos. Pero si las condiciones del estado de naturaleza hacen que la vida sea «solitaria, desagradable, brutal y corta» es porque cada persona ejerce su «derecho natural» hobbesiano de agredir a todos los demás en busca de su propia supervivencia. El contrato social no limita este poder, sino que lo confiere al Leviatán. Nada limita al Estado Leviatán en la búsqueda de su supervivencia. Tolera la actividad privada no como una cuestión de derecho individual, sino como una concesión de privilegio revocable a voluntad, difícilmente una base sólida para el progreso económico.

Si Lal adopta una posición sobre el estado de naturaleza que permite la transferencia limitada de derechos al Estado en el contrato social de modo que las personas puedan retener los derechos de propiedad contra el Estado, permitiendo así el desarrollo del mercado, entonces la necesidad del Estado no sigue lógicamente. Mises estuvo de acuerdo con Hobbes en que el estado de naturaleza se caracteriza por un conflicto irreconciliable, pero la salida no es la entrega de los «derechos de naturaleza» al Estado sino un ejercicio de la razón humana. Mises escribió:

Lo que hace posible las relaciones amistosas entre los seres humanos es la mayor productividad de la división del trabajo. Elimina el conflicto natural de intereses. Porque donde hay una división del trabajo, ya no se trata de la distribución de una oferta no capaz de ampliación....Un interés común preeminente, la preservación y posterior intensificación de la cooperación social, se convierte en primordial y borra todas las colisiones esenciales.... Hace posible la armonía de los intereses de todos los miembros de la sociedad.4

Lo que es necesario para que la sociedad se desarrolle en este caso es que las personas tengan la capacidad de resistir la tentación de cometer una agresión o de reprimir a quienes sucumben a dicha tentación para obtener la mayor productividad de la división del trabajo. No está claro por qué la supresión de los criminales tendría que ser monopolizada por el Estado.

Lal apoya su argumento a favor del monopolio en la afirmación de que en el estado de naturaleza las personas no comparten una autoridad común a la que se pueda apelar para decidir entre reivindicaciones opuestas. Los jueces que compiten entre sí tendrían una ley fragmentada que no tendría la autoridad de una ley uniforme. El contrato social confiere a la autoridad legislativa del Estado para corregir este defecto. Pero ciertamente la ley existe sin el Estado. Y la ley que conduce al mercado precede en realidad al Estado, como escribió Mises:

La libertad, tal como la disfrutaba la gente en los países democráticos de la civilización occidental en los años del triunfo del viejo liberalismo, no era un producto de las constituciones, cartas de derechos, leyes y estatutos. Esos documentos sólo tenían por objeto salvaguardar la libertad, firmemente establecida por el funcionamiento de la economía de mercado, contra las invasiones de los funcionarios. Ningún gobierno ni ninguna ley civil puede garantizar y hacer realidad la libertad si no es apoyando y defendiendo las instituciones fundamentales de la economía de mercado.5

La ley que regula la acción e interacción humana está tejida en el tejido de la realidad. Está incrustada en la naturaleza del hombre. Opera siempre que la acción humana tiene lugar. La legislación no puede establecer ni mejorar la ley natural. Y cada legislación contraria a ella, impide su funcionamiento. Incluso si el Estado pudiera limitarse estrictamente a la defensa de la persona y la propiedad, sería innecesario. El orden social de la división del trabajo y el intercambio se produciría sin él.

El espacio económico común que Lal cita como justificación del imperio es la condición natural del hombre. Benjamín Tucker tenía razón al incluir en la cabecera de su publicación, Liberty, la máxima de Proudhon «Libertad: no la hija, sino la madre del orden».

El mismo Lal concede este punto admitiendo que las comunidades asentadas existían antes de que los Estados emergieran de la intrusión de los bandidos errantes que venían a vivir como parásitos en ellos. Debe haber sido el caso de que la provisión no estatal de bienes públicos, incluyendo la aplicación y adjudicación de la ley, ya estaba en marcha. Así como la ley que rige la acción e interacción humanas es una condición previa para la codificación estatal de la misma, el juicio de las controversias sobre la acción e interacción humanas debe haber precedido a la monopolización estatal de esta actividad. Además, esta ley debe haber trascendido a los Estados para que el comercio a larga distancia se haya desarrollado a través de las fronteras estatales. Las personas no necesitan una autoridad única como juez para someterse a la ley, como afirma Lal, sólo necesitan sentirse obligados por la ley misma.

Durante el período del tiempo de Israel en el desierto, las personas con disputas acudían a Moisés para juzgar entre ellas. Debido a que la tarea le abrumaba, tomó el consejo de su suegro y nombró jueces de entre el pueblo. Debido a que el pueblo había sido enseñado la ley de Dios y aceptó su autoridad, se sometió a las decisiones de los jueces. El sistema de los jueces persistió en Israel hasta los tiempos de Samuel cuando el pueblo rechazó a Dios y su ley y exigió un rey que los juzgara.6

Dado que el derecho natural es universal, puede funcionar con una adjudicación y aplicación particulares. El derecho consuetudinario y el arbitraje, por ejemplo, funcionan de forma coherente con la ley natural no porque el Estado esté en el fondo apoyándolos, sino porque la propia ley natural está operando universalmente.

Si la aplicación de la ley y la adjudicación de la misma se pueden proporcionar de forma privada en el mismo proceso de mercado que otros bienes, entonces el Estado no es simplemente innecesario. Debido a que se basa en la agresión contra la persona y la propiedad, la existencia misma del Estado debe perjudicar el orden social. Como escribió Mises:

El gobierno significa siempre coerción y compulsión y es por necesidad lo opuesto a la libertad. El gobierno es un garante de la libertad y sólo es compatible con la libertad si su alcance se restringe adecuadamente a la preservación de la libertad económica. Donde no hay economía de mercado, las disposiciones mejor intencionadas de las constituciones y leyes siguen siendo letra muerta.7

Mises tiene razón en que el Estado es lo opuesto a la libertad, y por esa razón se equivoca al afirmar que el Estado, por muy limitado que sea, puede ser el garante de la libertad. Una institución que se basa en la agresión a la propiedad privada no puede ser el defensor de la propiedad privada.

Si, como afirma Lal, las comunidades asentadas preexistían al Estado, entonces el relato del origen del Estado dado por Hans Hoppe es más plausible que el de Lal. Los Estados vinieron del surgimiento de las élites naturales dentro de la sociedad. Las elites surgen en la sociedad del ejercicio de sus talentos superiores, que les hacen ganar riqueza y respeto. Otros se dirigen a ellos como autoridades adecuadas para juzgar en sus disputas, un bien público que la élite realiza por un sentido del deber. A partir de esta condición de apátrida, el Estado nace cuando las élites monopolizan ilegítimamente la función de juzgar las disputas.8

En cuanto se elimina la competencia social para juzgar y hacer cumplir la ley, el precio de estos servicios aumenta y su calidad disminuye. Sólo queda la competencia entre los estados para proporcionar un control competitivo de la depredación del Estado. Si un Estado saquea demasiado, la producción cae en relación con sus rivales. Algunos de entre los productivos trasladan sus personas y propiedades al territorio de los rivales, que entonces tienen una mayor población y una mayor riqueza para explotar en su beneficio, especialmente militarmente.

Hoppe también señala que la monopolización hace que el Estado sea el juez de su propio caso y por lo tanto, el Estado tenderá a provocar, en lugar de resolver, el conflicto para fallar a su favor y así, ampliar su poder. La justicia se pervierte para favorecer los fines del Estado. La ley natural, inmutable e imparcial, da paso a la legislación estatal, flexible y parcial. El progreso económico se ve obstaculizado no sólo por las desviaciones de la legislación respecto a la ley natural, sino por la incertidumbre que introduce en la vida social.9

De mayor importancia que estas consideraciones de por qué los Estados pequeños fomentan la libertad es que los Estados pequeños permiten la posibilidad de que surjan instituciones privadas que trasciendan el Estado: iglesias que proporcionan códigos morales y legales, familias que crían a los niños y cuidan a los ancianos, escuelas que educan a los jóvenes, organizaciones benéficas que dan limosna, empresas que producen bienes, asociaciones que producen bienes públicos, etc. Si las instituciones de la sociedad se sitúan por encima del Estado, entonces pueden limitar al Estado.

Lal quiere hacernos creer que la libertad se avanza confiando a la ley estatal centralizada en sí misma. Es un grave error pensar que las perversiones causadas por el ejercicio del poder monopólico pueden ser suprimidas en los ámbitos más importantes y no en los menos importantes. Si un recolector de basura monopólico introduce ineficiencias desconocidas en el mercado, cuánto más un productor de dinero monopólico. Y si un productor de dinero monopólico es malo para el orden social, cuánto peor un juez monopólico de la ley.

Seguramente no puede resistir la tentación de extender la perversión de la ley sobre la que descansa su monopolio para gobernar a favor de sí mismo y de sus aliados. Una vez que el Estado se haga cargo de la ley, desmantelará sistemáticamente las restricciones impuestas por las instituciones privadas. El dictado de Lord Acton es cierto: «El poder tiende a corromper; el poder absoluto corrompe absolutamente».

La debilidad de la defensa de Lal del imperio puede verse de otra manera. Los pequeños Estados fueron indispensables para el «milagro europeo», el constante progreso económico que comenzó en la Alta Edad Media y que sacó a las masas de la pobreza y creó la próspera clase media mientras sostenía un aumento sin precedentes de la población humana. Como escribió Ralph Raico en su destacado resumen de la impresionante literatura sobre la importancia de la descentralización para el surgimiento del capitalismo en Europa:

La clave del desarrollo occidental se encuentra en el hecho de que, si bien Europa constituía una única civilización —la cristiandad latina— estaba al mismo tiempo radicalmente descentralizada. A diferencia de otras culturas —especialmente China, la India y el mundo islámico— Europa comprendía un sistema de poderes y jurisdicciones divididos y, por lo tanto, en competencia. Después de la caída de Roma, ningún imperio universal pudo surgir en el continente. Esto fue de la mayor importancia.10

No sólo los Estados pequeños limitaron la depredación de cada uno por el proceso competitivo entre ellos, sino que dentro de cada reino la lucha por la supremacía llegó a centrarse en la afirmación de los derechos. Los organismos representativos, las comunidades religiosas, las ciudades, las universidades, etc., cada uno reclamando sus derechos, limitaban el poder del rey. Con el tiempo, los derechos de propiedad privada llegaron a definirse más de acuerdo con la naturaleza de las personas y la acción humana, lo que condujo a mayores ganancias en la prosperidad y la libertad. Las innovaciones en la tecnología, la organización y las instituciones fueron permitidas por derecho, dando lugar a los rasgos distintivos del capitalismo: mercados de capitales, sociedades anónimas, actividades empresariales, acumulación de capital, etc.11

A partir del siglo X, la prosperidad de la clase mercantil comenzó a escapar de las medidas de confiscación del Estado y luego, de manera lenta pero segura, los derechos de propiedad de los comerciantes se extendieron más ampliamente hasta abarcar incluso al más humilde de los campesinos. En otras sociedades, la riqueza de los mercaderes era tolerada por el Estado porque servía a sus intereses.

La propiedad privada era un privilegio concedido por el Estado, no un derecho contra él. Y este privilegio no se extendía al ciudadano medio, ya que el gobernante, incapaz de imaginar el progreso económico por sí mismo, no podía concebir por qué hacerlo sería en su beneficio. Los innovadores que comenzaron a amasar riquezas vieron como el estado confiscaba rápidamente sus propiedades para evitar el surgimiento de un nuevo centro de poder en competencia con el suyo propio. Los innovadores potenciales se dieron cuenta. En Europa Occidental, debido a que había pequeños estados que permitían la afirmación de derechos, la creciente riqueza no fue confiscada, sino que tuvo un efecto liberalizador en las políticas de los Estados.12

Como señaló Raico, los estudiosos han argumentado durante mucho tiempo que la condición previa para este avance en el desarrollo económico eran las ideas cristianas. Un trabajo seminal en esta área es del gran erudito legal Harold Berman. Berman identifica dos áreas importantes en las que las ideas cristianas se pusieron en práctica de manera que liberalizaron la sociedad. Primero, la racionalización del derecho canónico sobre los principios cristianos proporcionó un modelo para la transformación de los códigos de derecho civil en toda Europa Occidental. Segundo, las reformas papales del Papa Gregorio VII culminaron en una iglesia independiente capaz de juzgar al Estado.13

Este proceso resultó no sólo en una ley superior que juzgaba la legislación del Estado, sino una ley superior basada en las ideas cristianas. Como Rodney Stark ha argumentado, el cristianismo enfatiza la importancia de la razón humana en el desarrollo de la voluntad de Dios.14 La razón se aplica no sólo a la comprensión de Dios mismo a través de las escrituras y la creación, es decir, la teología sistemática, sino también a la comprensión de la naturaleza de la creación misma. Descubrir cómo funciona la creación no es sólo revelar la mente de Dios, sino que da al hombre el conocimiento para obedecer el mandato de Dios de ejercer su dominio sobre el mundo. El hombre es adecuado para esta tarea porque está hecho a imagen de Dios, dotado de razón, motivación, imaginación y otras facultades similares.

Además, el cristianismo enseña que Dios es trascendente, separado de la creación y por encima de ella, y por lo tanto, el orden que el hombre reconoce en el mundo es decretado por Dios e infundido por Él en la naturaleza de la creación. La creencia de que Dios regula la creación mediante el funcionamiento de las leyes naturales es el presupuesto de las ciencias naturales y sociales.

Existe una importante literatura que explica el auge de la ciencia moderna en la Cristiandad. El gran historiador y filósofo de la ciencia, Stanley Jaki, señala que la formulación original de las leyes del movimiento fue hecha por los sacerdotes del siglo XIV Jean Buridan y Nicolás Oresme.15 Los estudiantes y más tarde los profesores de la Universidad de París, centro de la filosofía de la ley natural de Tomás de Aquino, comenzaron la revolución científica. Y como tal conocimiento era, en el pensamiento cristiano, para informar la acción humana, fue de la mano con una revolución tecnológica.

Fue un pequeño paso para aplicar el pensamiento de la ley natural a las ciencias sociales. El orden en la sociedad se produce por el funcionamiento de las leyes que Dios ha construido en la naturaleza humana. Al evaluar las contribuciones de Tomás de Aquino a la economía, Murray Rothbard escribió:

Tal vez la contribución más importante de Santo Tomás se refería a la base o marco de la economía más que a los asuntos estrictamente económicos. Porque al revivir y construir sobre Aristóteles, Santo Tomás introdujo y estableció en el mundo cristiano una filosofía de la ley natural, una filosofía en la que la razón humana es capaz de dominar las verdades básicas del universo....El Tomismo... demostró que las leyes de la naturaleza, incluyendo la naturaleza de la humanidad, proporcionaban los medios para que la razón del hombre descubriera una ética racional.16

Trabajando en este marco, Buridán y Oresme desarrollaron una teoría protoaustriaca del dinero. Según Rothbard:

El principal gran salto adelante en la economía aportado por Jean Buridan fue su creación virtual de la teoría moderna del dinero....[Se] liberó de los grilletes [aristotélicos] y fundó la teoría «metalista» o de la mercancía del dinero, es decir, que el dinero se origina naturalmente como una mercancía útil en el mercado, y que el mercado elegirá el medio de intercambio... que posea las mejores cualidades para servir como dinero17

La creencia de que Dios mantiene el orden en el ámbito social por la operación de las leyes naturales lleva lógicamente a la conclusión de que la legislación del Estado es innecesaria o incluso perjudicial para el orden social.

Complementario a la creencia en el orden social natural para apoyar el laissez faire era la visión cristiana de la persona humana. Cada persona lleva la imagen de Dios y por lo tanto, en ciertos aspectos, es igual a todas las demás personas. Además, la salvación es para cada persona, no para la raza humana, ni para la nación, ni para ningún colectivo. Los imperios se levantan y caen, los estados vienen y van, pero cada persona individual vivirá para siempre. Dios ha ofrecido la salvación a cada persona por la encarnación de su Hijo, que nació, vivió y murió como persona humana. Al principio, esta línea de pensamiento dio lugar a la afirmación de algunos de sus derechos contra el Estado, pero finalmente llevó a la conclusión de que cada persona tiene los mismos derechos a la libertad; la propuesta de la igualdad en la autoridad o la independencia política se encuentra en John Locke.18

Estas corrientes laissez faire alimentaron entonces la reforma legal. La legislación debe ajustarse a la ley natural y por lo tanto defender la propiedad privada, el contrato, etc. Y estas reformas legales se convirtieron en la base de una revolución comercial.

Las revoluciones legales y comerciales dieron sus primeros frutos de libertad y prosperidad en las ciudades-Estado del norte de Italia durante el siglo XII. Venecia, Génova, Florencia y Milán fueron centros de acumulación de riqueza no sólo por el comercio, sino también por las rentables industrias de textiles, cristalería, hierro y otros bienes. Crucial para la libertad y la prosperidad de estas ciudades era la descentralización del poder dentro de ellas y los centros de poder que competían fuera de ellas y que podían jugar unos contra otros. Con la confiscación estatal restringida, los niveles de vida mejoraron constantemente y las poblaciones aumentaron de forma constante. Como dijo el gran medievalista Robert López, en su apogeo a finales de los siglos XIII y XIV, el poder comercial italiano «llegó hasta Inglaterra, el sur de Rusia, los oasis del desierto del Sahara, la India y China». Era el mayor imperio económico que el mundo había conocido».19

Stark resumió el nacimiento del capitalismo con estas palabras: «El 'renacimiento' de la libertad en algunas partes de Europa fue el resultado de tres elementos necesarios: ideales cristianos, pequeñas unidades políticas, y dentro de ellas, la aparición de una diversidad de grupos de interés bien conjuntados. No había sociedades como estas en ninguna otra parte del mundo».20

En contraste, antes de la institucionalización de las ideas cristianas y donde el poder estaba más centralizado en el reino de Carlomagno en el siglo IX, el estado suprimió el progreso económico con una gravosa fiscalidad y, lo que Rothbard llamó «su red despótica de regulaciones».21 Y donde un estado centralizado suprimió la institucionalización de las ideas cristianas, como en Rusia, la libertad y la prosperidad no surgieron en absoluto.

El capitalismo se extendió al norte de Europa por los comerciantes de las ciudades del norte de Italia. Interesados en el comercio de productos de lana de Flandes con el sur de Europa, los comerciantes italianos fomentaron el surgimiento de las ferias medievales. Las grandes Ferias de Champaña, a partir del siglo XI, integraron la actividad económica del sur y el norte de Europa en una división general del trabajo. Estas ferias fueron posibles porque el Conde de Champagne era independiente del Rey de Francia. Cuando esta independencia se perdió a finales del siglo XIII bajo la consolidación de Felipe IV, las ferias entraron en decadencia a causa de los impuestos.

Los mercaderes italianos evadieron estas depredaciones confiando en las rutas marítimas a las ciudades libres de Flandes.

Establecidas por comerciantes fuera de las reclamaciones feudales y gobernadas por intereses favorables al comercio que encontraban protección contra la depredación de los barones locales mediante acuerdos con monarcas distantes, las ciudades libres surgieron en todo el norte de Europa en el siglo XII. Los banqueros de las ciudades del norte de Italia establecieron sucursales en Brujas desde las que capitalizaron la producción de lana en Flandes.

Como centro de comercio entre los productores de vellón inglés y los tejedores de Flandes y los productores de lana del sur de Europa, Brujas se convirtió en la Venecia del Norte en prosperidad así como en canales a finales del siglo XIII y principios del XIV. La guerra con Francia para anexionar Brujas como lo había hecho el sur de Flandes hizo que los mercaderes que buscaban libertad se trasladaran a Amberes a finales del siglo XV y principios del XVI.

A finales del siglo XV, Amberes era la ciudad más rica y conocida de Europa. Alimentado por el floreciente intercambio desde la época de la exploración, el volumen de comercio que pasaba por Amberes superaba con creces al de cualquier puerto de la historia hasta ese momento. Sin embargo, el sometimiento del sur de los Países Bajos por parte de Carlos V llevó al declive de Amberes. Carlos V también incorporó a Italia al reino español y la depredación estatal, que se había mantenido a raya durante medio milenio, fue desatendida. Venecia fue la única de las ciudades capitalistas que evitó este destino. Pero habiendo perdido el equilibrio entre las potencias orientales y occidentales debido a la intrusión española, sucumbió a la depredación de los gobernantes de las ciudades. El capitalismo marchó de Amberes a Ámsterdam mientras los capitalistas desplazados se desplazaban hacia el norte, donde el capitalismo floreció a finales del siglo XVI y XVII. Eventualmente, Ámsterdam también sucumbió a las intrusiones españolas y francesas.22

En el siglo XIII, el capitalismo estaba muy avanzado en Inglaterra. Las ideas cristianas de igualdad de derechos naturales habían avanzado más en Inglaterra que en otras partes de Europa, lo que extendía la propiedad privada segura a un círculo de personas más amplio que en el continente. Como resultado, el capitalismo inglés no se limitaba a las ciudades. Los granjeros suministraban el vellón para los mercados de lana europeos y los empresarios innovaban en los procesos de fabricación y en el suministro de energía. El agua y los molinos de viento, los dispositivos mecánicos y la energía del carbón eran comunes en el siglo XIII. La superioridad del carbón como fuente de energía llevó a innovaciones en la minería y la navegación, incluyendo vagones tirados por caballos sobre rieles de metal, un precursor de los ferrocarriles. Y el desarrollo de la energía del carbón llevó a la invención del alto horno para el trabajo del hierro y, finalmente, a la máquina de vapor.23

Cada paso adelante en el desarrollo del capitalismo fue posible gracias a un sistema político descentralizado y cada paso atrás fue de la centralización política.

Haciendo caso omiso de la historia del origen y el progreso del capitalismo, Lal afirma que el Imperio Británico del siglo XVIII fue la primera economía mundial que experimentó un verdadero progreso económico. Su afirmación sobre el Imperio Británico es un ejemplo de la falacia que Raico llama el «enfoque intemporal» de la historia. De P.T. Bauer como desmitificador de esta falacia, Raico escribió:

Rechazando el «enfoque intemporal» del desarrollo económico, Bauer ha acentuado los muchos siglos necesarios para el crecimiento económico en el mundo occidental, y la interacción de diversos factores culturales que eran su condición previa.24

El progreso económico se produjo a pesar del Imperio Británico, no a causa de él. Producto de una cultura de derechos naturales, libertad y capitalismo, los colonos americanos prosperaron en las condiciones descentralizadas, casi anárquicas. Mientras los colonos construían la civilización en el desierto actuando sobre sus derechos naturales, la corona británica perseguía sus propios intereses mercantilistas. Las políticas resultantes trabajaron a veces con la ventaja comparativa de América y a veces en contra de ella, pero en ningún caso el imperio favoreció la libertad y la prosperidad.

En estos últimos casos, los colonos respondieron con la evasión, el contrabando y, finalmente, la secesión. Hicieron lo mismo cuando sintieron que los estados coloniales atacaban sus derechos naturales.

Los virginianos oprimidos se fueron y se quedaron en casa en Carolina del Norte. Pensilvania también se quedó en gran parte sin estado en su período de asentamiento, con los colonos disfrutando de la libertad de salir del reino del estado y de la tierra virgen de su hogar.25 En cambio, las zonas del Imperio Británico que carecían de estas tradiciones culturales, al no tener una historia de libertad y capitalismo, no prosperaron. Sólo ahora, y sin que el imperio lo imponga, la India y otras regiones no occidentales, como China, están experimentando las bendiciones del progreso económico.

Y si el capitalismo no hubiera surgido siglos antes de las condiciones políticas descentralizadas de Europa Occidental, no habría habido un imperio británico que condujera, en la medida en que lo fue, a la libertad y la prosperidad. La idea de que las personas tenían derechos contra el Estado y que debían ser dejadas en paz para vivir sus vidas nunca se le habría ocurrido a ningún estadista británico de otra manera.

Los imperios anteriores al surgimiento del capitalismo eran depredadores de la riqueza individual, hostiles al espíritu empresarial y no reconocían los derechos naturales. Incluso los imperios español y francés del siglo XVIII, al carecer de una fuerte tradición de capitalismo, no fomentaron la libertad y la prosperidad en sus colonias. El hecho de que los países no occidentales puedan hoy en día imitar la prosperidad occidental también se basa en la condición previa de que el capitalismo surgió de la cristiandad con ideas cristianas y estados descentralizados. Todavía no está claro si su naciente prosperidad demuestra estar construida sobre los firmes cimientos de los derechos naturales.

Pero una cosa sí sabemos: la libertad nació en la cristiandad durante la Edad Media. Puede renacer de la misma manera que surgió antes. La gente puede una vez más santificar los derechos naturales del hombre, y la sociedad civil puede ser revigorizada para trascender una vez más el Estado. Nuestra tarea es utilizar el campo de acción y la riqueza que nos deja el estado para avanzar en los derechos naturales y construir las instituciones de la sociedad civil. Cuando la libertad y el capitalismo nacieron hace más de un milenio, los Estados eran pequeños, descentralizados y débiles. Al restaurar los derechos naturales y la sociedad civil, el Estado se retirará una vez más. El Instituto Ludwig von Mises es el más importante de los que trabajan en esta tarea de restauración.

  • 1. Deepak Lal, In Praise of Empires: Globalization and Orderr (Nueva York: Palgrave Macmillan, 2004), pág. 205.
  • 2. Lal, In Praise of Empires, p. 4.
  • 3. Lal, In Praise of Empires, pp. 5-9.
  • 4. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, edición académica. (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 1998), p. 669.
  • 5. Mises, Human Action, p. 283.
  • 6. Éxodo 18:13-27; Jueces; I Samuel 8:1-22.
  • 7. Mises, Human Action, p. 283.
  • 8. Hans-Hermann Hoppe, Democracy: The God That Failed (New Brunswick, NJ: Transaction Publishers, 2001), págs. 71-72; e ídem, «Natural Elites, Intellectuals, and the State», Mises Daily, 27 de julio de 2006.
  • 9. Hans-Hermann Hoppe, «The Idea of a Private Law Society», Mises Daily, 28 de julio de 2006.
  • 10. Ralph Raico, «The Theory of Economic Development and the 'European Miracle'», en Peter J. Boettke, ed., The Collapse of Development Planning (Nueva York: New York University Press, 1994), pág. 41.
  • 11. Raico, «The European Miracle», pp. 41-42.
  • 12. Raico, «The European Miracle», pp. 43-44.
  • 13. Raico, «The European Miracle», pp. 44-45. 14. Véase Harold Berman, The Law and Revolution (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1983).
  • 14. Rodney Stark, The Victory of Reason (Nueva York: Random House, 2005).
  • 15. Stanley Jaki, The Absolute beneath the Relative (Lanham, MD: University Press of America, 1988), pp. 141-44.
  • 16. Murray N. Rothbard, Economic Thought before Adam Smith (Brookfield, VT: Edward Elgar, 1995), pp. 57-58.
  • 17. Rothbard, Economic Thought before Adam Smith, p. 74.
  • 18. Roderick T. Long, «Equality: The Unknown Ideal», Mises Daily, 16 de octubre de 2001.
  • 19. Stark, Victory of Reason, págs. 84 a 94; Robert López, citado en ibíd., pág. 105.
  • 20. Stark, Victory of Reason, pp. 97-99.
  • 21. Rothbard, Economics before Adam Smith, pp. 36-37.
  • 22. Sobre las ciudades del norte de Europa, véase Stark, Victory of Reason, pp. 131-47 y sobre el destino de las ciudades del norte de Italia, véase ídem, pp. 171-75.
  • 23. Stark, Victory of Reason, pp. 147-59.
  • 24. Raico, «The European Miracle», p. 52.
  • 25. Murray N. Rothbard, Conceived in Liberty, vol. 1 (1975; Auburn, AL: Mises Institute, 1999).
Author:

Contact Jeffrey M. Herbener

Jeffrey Herbener teaches economics at Grove City College and is chairman of the economics department. He is assistant editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics..

Image source:
Getty
Shield icon library