Mises Wire

Home | Node | Las Naciones Unidas y los orígenes de «el Gran Reinicio»

Las Naciones Unidas y los orígenes de «el Gran Reinicio»

  • great reset world economic forum davos

Tags Big Government

Hace unos 2400 años, al filósofo griego Platón se le ocurrió la idea de construir el Estado y la sociedad según un plan elaborado. Platón quería «sabios» (filósofos) al mando del gobierno, pero también dejó claro que su tipo de estado necesitaría una transformación de los humanos. En los tiempos modernos, los promotores del estado omnipotente quieren sustituir al filósofo de Platón por el experto y crear el nuevo hombre a través de la eugenesia, lo que ahora se llama transhumanismo. Las Naciones Unidas y sus diversas suborganizaciones desempeñan un papel fundamental en este proyecto que ha alcanzado su etapa actual en el proyecto de la Agenda 2030 y el Gran Reinicio.

La lucha por un gobierno mundial

El Gran Reinicio no vino de la nada. Los primeros intentos modernos de crear una institución global con una función gubernamental fueron lanzados por el gobierno de Woodrow Wilson que actuó como presidente de EEUU de 1913 a 1921. Bajo la inspiración del Coronel Mandell House, el principal asesor del presidente y su mejor amigo, Wilson quiso establecer un foro mundial para el período posterior a la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, el plan de la participación estadounidense en la Liga de las Naciones fracasó y el impulso hacia el internacionalismo y el establecimiento de un nuevo orden mundial retrocedió durante los locos años veinte.

Sin embargo, durante la Gran Depresión se dio un nuevo paso hacia la gestión de una sociedad como una organización. Franklin Delano Roosevelt no dejó pasar la crisis sin impulsar la agenda con su «New Deal». FDR estaba especialmente interesado en los privilegios ejecutivos especiales que vinieron con la Segunda Guerra Mundial. La resistencia fue casi nula cuando avanzó para sentar las bases de una nueva Liga de Naciones, que ahora se llamaría Naciones Unidas.

Bajo el liderazgo de Stalin, Churchill y Roosevelt, veintiséis naciones acordaron en enero de 1942 la iniciativa de establecer una Organización de las Naciones Unidas (ONU), que entró en vigor el 24 de octubre de 1945. Desde su creación, las Naciones Unidas y sus dependencias, como el Grupo del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), han preparado a los países del mundo para cumplir con los objetivos que se anunciaron en su fundación.

Sin embargo, los pronunciamientos untuosos de promover «la paz y la seguridad internacionales», «el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones» y de trabajar por «el progreso social, mejores niveles de vida y derechos humanos» ocultan el programa de establecimiento de un gobierno mundial con poderes ejecutivos cuya tarea no sería promover la libertad y el libre mercado sino un mayor intervencionismo y control a través de organizaciones culturales y científicas. Esto quedó claro con la creación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1945.

Eugenesia

Después de la fundación de la UNESCO en 1945, el biólogo evolutivo inglés, eugenista y declarado globalista Julian Huxley (hermano de Aldous Huxley, autor de Brave New World) se convirtió en su primer director.

En el lanzamiento de la organización, Huxley hizo un llamamiento a un «humanismo mundial científico, de alcance global» (pág. 8) y pidió que se manipulara la evolución humana con un fin «deseable». Refiriéndose al materialismo dialéctico como «el primer intento radical de una filosofía evolutiva» (pág. 11), el director de la UNESCO lamenta que el enfoque marxista para cambiar la sociedad estuviera destinado a fracasar debido a su falta de un «componente biológico» indispensable.

Con estas ideas, Julian Huxley estaba en una compañía respetable. Desde finales del siglo XIX, el llamado a la mejora genética de la raza humana a través de la eugenesia ha ganado muchos seguidores prominentes. John Maynard Keynes, por ejemplo, sostuvo que la promoción de la eugenesia y el control de la población era una de las cuestiones sociales más importantes y un área crucial de investigación.

Keynes no estaba solo. La lista de defensores de la crianza de la raza humana para su propia mejora es bastante grande e impresionante. Entre estos «reformistas antiliberales» se encuentran, entre muchos otros nombres conocidos, los escritores H.G. Wells y G.B. Shaw, el presidente de los Estados Unidos Theodore Roosevelt y el primer ministro británico Winston Churchill, así como el economista Irving Fisher y los pioneros de la planificación familiar Margaret Sanger y Bill Gates Sr., el padre de Bill Gates, cofundador de Microsoft y jefe de la Fundación Bill y Melinda Gates.

En su discurso en la fundación de la UNESCO, Julian Huxley fue muy específico sobre los objetivos y métodos de esta institución. Para lograr el deseado «progreso evolutivo» de la humanidad, el primer paso debe ser subrayar «la necesidad última de la unidad política mundial y familiarizar a todos los pueblos con las implicaciones de la transferencia de la plena soberanía de naciones separadas a una organización mundial».

Además, la institución debe considerar el equilibrio entre «la importancia de la calidad frente a la cantidad» (pág. 14), lo que significa que debe tener en cuenta que existe «una gama óptima de tamaño para cada organización humana como para cada tipo de organismo» (pág. 15). La organización educativa, científica y cultural de las Naciones Unidas debe prestar especial atención a «la unidad en la variedad del arte y la cultura del mundo, así como a la promoción de un único acervo de conocimientos científicos» (p. 17).

Huxley deja claro que la diversidad humana no es para todos. La variedad para «débiles, tontos y deficientes morales... no puede sino ser mala», y debido a que un «porcentaje considerable de la población no es capaz de beneficiarse de la educación superior» y también un «porcentaje considerable de hombres jóvenes» sufren de «debilidad física o inestabilidad mental» y «estos motivos son a menudo de origen genético» (pág. 20), estos grupos deben ser excluidos de los esfuerzos de avance del progreso humano.

En su discurso, Huxley diagnosticó que, en el momento de escribir este artículo, el «efecto indirecto de la civilización» es más bien «disgénico en lugar de eugenésico» y que «en cualquier caso, parece probable que el peso muerto de la estupidez genética, la debilidad física, la inestabilidad mental y la propensión a las enfermedades, que ya existen en la especie humana, resulten ser una carga demasiado grande para que se logre un progreso real» (pág. 21). Después de todo, «es esencial que la eugenesia se sitúe totalmente dentro de los límites de la ciencia, ya que, como ya se ha indicado, en un futuro no muy lejano es probable que el problema de la mejora de la calidad media de los seres humanos se convierta en urgente; y esto sólo puede lograrse aplicando los resultados de una eugenesia verdaderamente científica» (págs. 37 y 38).

Uso de la amenaza climática

El siguiente paso decisivo hacia la transformación económica mundial se dio con el primer informe del Club de Roma. En 1968, el Club de Roma se inició en la finca Rockefeller Bellagio en Italia. Su primer informe se publicó en 1972 con el título «Los Límites del Crecimiento».

El presidente emérito del Club de Roma, Alexander King, y el secretario del club, el general Bertrand Schneider, informan en su Informe del Consejo del Club de Roma que cuando los miembros del club buscaban identificar un nuevo enemigo, enumeraron la contaminación, el calentamiento global, la escasez de agua y las hambrunas como los elementos más oportunos para culpar a la humanidad, con la implicación de que la propia humanidad debe reducirse para mantener estas amenazas bajo control.

Desde el decenio de 1990, las Naciones Unidas han emprendido varias iniciativas amplias hacia un sistema mundial de control con el Programa 2021 y el Programa 2030. La Agenda 2030 fue adoptada por todos los estados miembros de las Naciones Unidas en 2015. Lanzaron su plan para el cambio global con el llamado a alcanzar diecisiete objetivos de desarrollo sostenible (SDG). El concepto clave es el «desarrollo sostenible» que incluye el control de la población como un instrumento crucial.

Salvar la tierra se ha convertido en el eslogan de los guerreros de la política verde. Desde la década de 1970, el escenario de horror del calentamiento global ha sido una herramienta útil en sus manos para ganar influencia política y finalmente gobernar el discurso público. Mientras tanto, estos grupos anticapitalistas han obtenido una influencia dominante en los medios de comunicación, los sistemas educativos y judiciales, y se han convertido en actores importantes en el ámbito político.

En muchos países, en particular en Europa, los llamados partidos verdes se han convertido en un factor fundamental del sistema político. Muchos de los representantes son bastante abiertos en sus demandas para hacer que la sociedad y la economía sean compatibles con altos estándares ecológicos que requieren un profundo reinicio del sistema actual.

En 1945, Huxley (pág. 21) observó que era demasiado pronto para proponer de forma directa un programa de despoblación eugenésica, pero advirtió que sería importante que la organización «se ocupara de que el problema eugenésico se examinara con el mayor cuidado y de que la mente del público estuviera informada de las cuestiones en juego, de modo que lo que ahora es impensable pudiera al menos llegar a ser pensable».

La precaución de Huxley ya no es necesaria. Mientras tanto, las ramas de las Naciones Unidas han ganado tal nivel de poder que incluso suborganizaciones menores de la ONU como la Organización Mundial de la Salud (OMS) han sido habilitadas para ordenar a los gobiernos individuales de todo el mundo que obedezcan sus órdenes. La OMS y el Fondo Monetario Internacional (FMI) —cuya condicionalidad para los préstamos ha cambiado desde la restricción fiscal hasta el grado en que un país sigue las reglas establecidas por la OMS— se han convertido en el tándem supremo para trabajar en el establecimiento del nuevo orden mundial.

Como señaló Julian Huxley en su discurso de 1945, la tarea de las Naciones Unidas es eliminar la libertad económica, porque «el laisser faire y los sistemas económicos capitalistas» han «creado una gran cantidad de fealdad» (pág. 38). Ha llegado el momento de trabajar para el surgimiento «de una cultura mundial única» (p. 61). Esto debe hacerse con la ayuda explícita de los medios de comunicación y los sistemas educativos.

Conclusión

Con la fundación de las Naciones Unidas y sus suborganizaciones, el impulso para avanzar en los programas de eugenesia y transhumanismo dio un gran paso adelante. Junto con las actividades del Club de Roma, tienen el escenario para iniciar el gran restablecimiento que se está llevando a cabo actualmente. Con el pronunciamiento de una pandemia, el objetivo de un control gubernamental integral de la economía y la sociedad ha dado otro salto hacia la transformación de la economía y la sociedad. La libertad se enfrenta a un nuevo enemigo. La tiranía se disfraza de un gobierno experto y una dictadura benévola. Los nuevos gobernantes no justifican su derecho a la dominación por la providencia divina, sino que ahora reclaman el derecho a gobernar al pueblo en nombre de la salud y la seguridad universales basándose en presuntas pruebas científicas.

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon library