Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Node | Una nota sobre algunas recientes malinterpretaciones del efecto Cantillon

Una nota sobre algunas recientes malinterpretaciones del efecto Cantillon

Tags Central BanksInflationMonetary PolicyCantillon

05/21/2020Arkadiusz Sieroń

Resumen: Book (2019) afirma que los economistas austriacos dan demasiado peso a la discusión de Cantillon sobre la redistribución monetaria, mientras que Sumner (2012a, 2012b, 2012c) argumenta que no hay mucha diferencia en cómo se inyecta el dinero nuevo. En esta nota, reviso críticamente estos argumentos, encontrando que son poco convincentes. El efecto Cantillon importa, y los austriacos lo analizan correctamente.

 

inflación - banco central política monetaria - economía austriaca - efecto cantillon

Clasificación JEL: B11, B53, E31, E51


Arkadiusz Sieroń (arkadiusz.sieron@uwr.edu.pl) es profesor adjunto de economía en el Instituto de Ciencias Económicas de la Universidad de Wroclaw, Polonia.


I. INTRODUCCIÓN

Puede parecer que el efecto Cantillon es un concepto fácil de entender y no controvertido.1 Después de todo, la observación de que los helicópteros no dejan caer dinero y que el dinero entra en la economía de manera desigual, es decir, que algunas personas reciben dinero nuevo antes o reciben más dinero, no debería suscitar dudas. Sin embargo, casi doscientos años después de su formulación, el efecto Cantillon todavía causa mucha confusión. El ejemplo más reciente es el artículo de Joakim Book «The Mythology of Cantillon Effects» (2019), en el que sostiene que el peso que algunos economistas austriacos «conceden a la redistribución monetaria del efecto Cantillon es muy exagerado». Otro caso es la serie de entradas de blog de Scott Sumner (2012a, 2012b, 2012c) en la que afirma que no importa cómo se inyecta el dinero en la economía. El objetivo de esta breve nota es revisar críticamente el artículo de Book y las entradas de Sumner.

II. LA MITOLOGÍA DE BOOK SOBRE EL EFECTO CANTILLON

El libro reconoce que «al introducir nuevo dinero en el sistema, los primeros receptores se benefician a expensas de los últimos». Sin embargo, señala que el análisis de Cantillon sobre la redistribución monetaria no se basa en el dinero fiduciario del banco central, sino en un estándar de oro: «Para los austriacos, que suelen ser grandes defensores del dinero sólido, los regímenes de mercancía-dinero y las normas de política monetaria, es irónico que el análisis de redistribución monetaria que tanto le gustaba a los austriacos se base totalmente en un patrón oro».

Por lo tanto, el supuesto problema con el punto de vista austriaco es que considera incorrectamente el efecto Cantillon «un mal fundamental exclusivo de los sistemas de bancos centrales fiduciarios», mientras que en realidad «todo sistema monetario incluye efectos Cantillon». El libro tiene razón en que «los efectos Cantillon son ocurrencias universalmente válidas de cualquier economía monetaria». Pero su afirmación de que los austriacos no son conscientes de este hecho es falsa. Seguramente, el efecto Cantillon es el resultado de cualquier aumento desigual de la oferta monetaria, pero eso no significa que el efecto Cantillon sea irrelevante o que varias formas posibles de aumentar la oferta monetaria en una economía dada tengan los mismos resultados.

Por el contrario, el gran mérito de la escuela austriaca es observar que hay diferencias en los resultados de la inflación monetaria, dependiendo de su variante, en particular, de si el dinero nuevo se introduce en la economía a través de canales de mercado o no. Como señalo en mi libro Money, Inflation and Business Cycles: The Cantillon Effect and the Economy, en el primer caso,

La oferta de dinero aumenta como resultado de las actividades voluntarias de los participantes en el mercado que participan en la producción de dinero (o su transferencia desde el extranjero) de propiedad privada. La producción de dinero en el mercado se lleva a cabo con fines de lucro, lo que puede tener lugar en un mercado completamente libre de obstáculos sólo si se satisfacen adecuadamente las necesidades de los usuarios de dinero, como resultado de proporcionar una cantidad adecuada de medio de intercambio universal de calidad apropiada. Esto significa que esa producción tiene un efecto equilibrador. Si el aumento de la oferta monetaria es demasiado grande, los precios subirán hasta el punto en que el poder adquisitivo del dinero producido caerá hasta el nivel en que la producción adicional ya no será rentable. Por lo tanto, la producción de dinero en el mercado está sujeta a un mecanismo autorregulador de ganancias y pérdidas. En cambio, la creación de dinero puede ser prácticamente ilimitada. Mientras que en el caso de los medios fiduciarios existen algunos límites físicos o institucionales derivados de la cantidad limitada de dinero propiamente dicha, sobre cuya base se emiten, en el caso del dinero fiduciario no existen tales restricciones. Su oferta puede aumentar hasta que el sistema monetario se derrumbe. (Sieroń 2019, 66)

 

La segunda acusación d Book es que «los austriacos también exageran su caso, al menos en lo que se refiere a la escritura de Cantillon; para nuestro "hombre de misterio" la redistribución monetaria no pone inevitablemente la economía en un camino de auge insostenible y los precios de los parientes de la quiebra, la riqueza y los deseos de consumo se ajustan».

Book tiene razón otra vez. Pero nadie afirma que cada aumento de la oferta de dinero y sus efectos relacionados con Cantillon desencadenen el ciclo económico. Sí, la teoría austriaca del ciclo económico dice que la creación de dinero es responsable del ciclo de negocios, pero sólo si el dinero recién creado se introduce en la economía a través del mercado de crédito. Podríamos incluso decir que esa teoría es esencialmente un análisis de una variante particular del efecto Cantillon, ya que «examina cómo el aumento de la oferta monetaria por un canal particular —el canal de crédito— afecta al precio específico: el tipo de interés, provocando cambios en la estructura de producción» (Sieroń 2019, 46).

El último punto que me gustaría tratar es la afirmación de Book de que «para Cantillon todo el dinero nuevo tenía los mismos efectos redistributivos y desiguales, sin importar si se gastaba primero en la economía real o entraba en los mercados de crédito, reduciendo las tasas de interés». Esta afirmación es descaradamente falsa. En general, Cantillon era perfectamente consciente de que lo importante para la economía no es sólo el hecho de que la oferta de dinero aumente, sino también la forma en que ocurre. Declaró:

La proporción de la carestía que el aumento de la cantidad de dinero provoca en el Estado dependerá del giro que este dinero dé al consumo y a la circulación. Por las manos que pasen los billetes que se introduzcan, se incrementará naturalmente el consumo, pero éste será más o menos grande según las circunstancias. Se dirigirá más o menos a ciertos tipos de productos o mercancías según la idea de los que adquieren el dinero. Los precios del mercado subirán más para ciertas cosas que para otras por muy abundante que sea el dinero. (Cantillon 1959 [1755], II.VII.6)

 

En particular, Cantillon reconoció que el aumento de la oferta monetaria no siempre reduce los tipos de interés, porque depende de cómo se produzca la inflación monetaria. Escribió:

Si la abundancia de dinero en el Estado procede de las manos de los prestamistas, no cabe duda de que reducirá el actual tipo de interés al aumentar el número de prestamistas; pero si procede de la intervención de los gastadores tendrá el efecto contrario y aumentará el tipo de interés al incrementar el número de empresas que tendrán empleo a partir de este aumento del gasto, y necesitarán pedir prestado para equipar su negocio en todas las clases de interés.

 

Por lo tanto, si Cantillon comprendió que el aumento de la oferta monetaria reduce los tipos de interés en algunos casos y los eleva en otros, no podría haber creído que el nuevo dinero tiene los mismos efectos redistributivos y desiguales en ambos casos.

III. LA AFIRMACIÓN DE SUMNER DE QUE NO IMPORTA CÓMO SE INYECTE EL DINERO

Book no es el único economista que recientemente ha malinterpretado el efecto Cantillon. Alguien más es Scott Sumner, quien, en una serie de entradas de blog (2012a, 2012b, 2012c), argumenta que no hay mucha diferencia en cómo se inyecta el dinero nuevo, o, para ser más precisos, quién recibe primero el dinero nuevo.2 Apoya su tesis con tres argumentos: 1) el nuevo dinero no tiene más poder adquisitivo que el dinero existente; 2) el nuevo dinero se vende a precios de mercado justos; 3) cuando el banco central compra activos, el dinero sólo se intercambia por valores, por lo que el receptor del nuevo dinero no es más rico que antes de la transacción.3

Analicemos estos argumentos. En primer lugar, es cierto que cada unidad monetaria es la misma y no se puede distinguir el dinero nuevo del viejo. Sin embargo, el punto es que la inflación de los precios es un proceso secuencial. Por lo tanto, las personas cuyos saldos de efectivo aumentan antes de que los precios se ajusten a la inyección monetaria tienen más poder adquisitivo que las personas cuyos saldos de efectivo aumentan después de que los precios se ajustan, incluso si todas las unidades monetarias tienen el mismo poder adquisitivo. O bien, el punto es que la inyección monetaria diluye el poder adquisitivo de toda la masa monetaria, incluso si todas las unidades monetarias tienen el mismo poder adquisitivo.

En segundo lugar, es cierto que los bancos centrales no regalan dinero gratuitamente, sino que compran activos en el mercado secundario, intercambiando dinero por valores. Pero Sumner se equivoca. El quid del problema es que cuando el banco central crea dinero, éste, al igual que un falsificador de dinero, entra en el mercado con un poder adquisitivo no ganado. Esto permite al banco central poseer más activos y ejercer una mayor influencia en sus precios, afectando no sólo al nivel de precios, sino también a la estructura de los mismos. Sumner sugiere que para los vendedores de activos, las compras del banco central son sólo una de las muchas transacciones, por lo que no son más ricas que antes. Haciendo abstracción del hecho de que los individuos se benefician de los intercambios, el punto es que las transacciones del banco central son especiales porque introducen el nuevo dinero en la economía y por lo tanto son inflacionarias. La idea del efecto Cantillon es que durante la inflación monetaria, es mejor gastar el dinero antes que después del ajuste de los precios. Aquellas personas que reciben el dinero primero en lugar de aquellas que lo reciben al final tienen simplemente más oportunidades de hacerlo.

IV. CONCLUSIÓN

Aunque el efecto Cantillon describe la simple idea de que el dinero nuevo entra en la economía en puntos específicos, todavía causa cierta confusión. Dos ejemplos recientes son las objeciones de Book y Sumner. Ambas críticas son inválidas.

Book señala correctamente que el efecto Cantillon se produce bajo todo régimen monetario, pero eso no niega los efectos particularmente negativos atribuidos por los austriacos al aumento de la oferta de dinero fiduciario en el banco central. Esta comprensión del efecto Cantillon, especialmente si el dinero nuevo entra en la economía a través del mercado de crédito, es particularmente dañina, lo que sólo refuerza el caso para el examen detallado de cómo exactamente el dinero nuevo entra en la economía.

Sumner no afirma que el efecto Cantillon se produzca en todos los sistemas monetarios, pero sí que no importa, ya que los efectos económicos no dependen de quién obtenga primero el nuevo dinero. Él cree eso porque trata las compras de los bancos centrales como un simple intercambio de un activo por otro. Sin embargo, en realidad, los bancos centrales aumentan la oferta de dinero a través de compras de activos que cambian los saldos de efectivo de ciertas instituciones. Estos vendedores valoran entonces cada unidad monetaria menos y por lo tanto aumentan sus gastos, lo que provoca cambios en la estructura de precios relativos y en la producción, así como fluctuaciones en los saldos de caja de los agentes siguientes, lo que a su vez hace que se repita el ciclo en rondas posteriores (Sieroń 2019). Por lo tanto, quién obtiene primero el nuevo dinero definitivamente importa.

  • 1. Intencionalmente escribo sobre «el efecto Cantillon», no sobre «los efectos Cantillon», ya que este es el término original acuñado por Mark Blaug (1985).
  • 2. Sumner (2012a) presenta cuatro escenarios de aumento de la oferta monetaria: 1) el dinero básico recién inyectado se utiliza para comprar bonos del Tesoro a los bancos; 2) el dinero básico recién inyectado se utiliza para comprar bonos del Tesoro a agentes de valores no bancarios; 3) el dinero básico recién inyectado se utiliza para comprar bonos del Tesoro a particulares en una subasta especial que excluye a los agentes de bonos; 4) el dinero básico recién inyectado se utiliza para pagar los sueldos de los funcionarios públicos y, como resultado, el Tesoro recibe menos dinero en préstamo. El Tesoro entonces crea y dona un bono del Tesoro a la Reserva Federal. Sumner argumenta entonces que los efectos son prácticamente idénticos en todos los casos.
  • 3. Sin embargo, los bancos centrales introdujeron la flexibilización cuantitativa para impulsar los precios de los activos y crear el efecto riqueza. Sumner (2012a) también cree que no se puede «distinguir entre el efectivo inyectado en la "economía real" y el efectivo inyectado en los mercados financieros». El efectivo no va a los mercados en absoluto; va a los bolsillos de las personas y las empresas. No hay una distinción significativa entre el efectivo que va a la "economía real" y la "economía nominal"». Por supuesto, Sumner tiene razón en que el dinero va a los bolsillos de las personas y las empresas. Sin embargo, el continuo crecimiento de la oferta de dinero, que golpea a los mercados financieros en primer lugar, termina sistemáticamente en los bolsillos de las personas y las empresas que operan en estos mercados en primer lugar.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Arkadiusz Sieroń

Arkadiusz Sieroń (sieron.arkadiusz@gmail.com) is assistant professor of economics at the Institute of Economic Sciences at the University of Wroclaw, Poland.

 

References

Blaug, Mark. 1985. Economic Theory in Retrospect. 4th ed. Cambridge: Cambridge University Press.

Book, Joachim. 2019. “The Mythology of Cantillon Effects.” American Institute for Economic Research, October 2. 2 de octubre. Accedido el 6 de noviembre de 2019.. https://www.aier.org/article/the-mythology-of-cantillon-effects/.

Cantillon, Richard. 1959 [1755]. Essay on the Nature of Trade in General. London: Frank Cass.

Sieroń, Arkadiusz. 2019. Money, Inflation and Business Cycles: The Cantillon Effect and the Economy. London: Routledge.

Sumner, Scott. 2012a. “It Makes Very Little Difference How New Money Is Injected.” Money Illusion, 2 de diciembre. Accedido el 6 de noviembre de 2019. https://www.themoneyillusion.com/it-makes-very-little-difference-
how-new-money-is-injected/.

———. 2012b. “It Really, Really, Really Doesn’t Matter Who Gets the Money First—Part 2.” Money Illusion, 4 de diciembre. Accedido el 6 de noviembre de 2019. https://www.themoneyillusion.com/it-really-really-really-doesnt-
matter-who-gets-the-money-first-part-2/.

———. 2012c. “You Can Start Talking about Cantillon Effects as Soon as Central Banks Start Buying Bananas.” Money Illusion, 5 de diciembre. Accedido el 6 de noviembre de 2019. https://www.themoneyillusion.com/you-can-start-talking-about-cantillon-effects-as-soon-as-central-banks-start-buying-bananas/.

Cite This Article

Sieroń, Arkadiusz, «Una nota sobre algunas recientes interpretaciones erróneas del efecto Cantillon», Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 4 (Winter 2019): 596–602.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library