Mises Daily Articles

Home | Node | La competencia en el mercado

La competencia en el mercado

Tags Free MarketsEntrepreneurshipHistory of the Austrian School of EconomicsProduction Theory

07/20/2020Ludwig von Mises

[Este artículo es un extracto del capítulo 15 de La acción humana.]

En la naturaleza prevalecen conflictos de intereses irreconciliables. Los medios de subsistencia son escasos. La proliferación tiende a superar la subsistencia. Sólo las plantas y los animales más aptos sobreviven. El antagonismo entre un animal que muere de hambre y otro que le arrebata el alimento es implacable.

La cooperación social bajo la división del trabajo elimina tales antagonismos. Sustituye la hostilidad por la asociación y la mutualidad. Los miembros de la sociedad están unidos en una empresa común.

El término competencia, aplicado a las condiciones de la vida animal, significa la rivalidad entre animales que se manifiesta en su búsqueda de alimento. Podemos llamar a este fenómeno competencia biológica. La competencia biológica no debe confundirse con la competencia social, es decir, el esfuerzo de los individuos por alcanzar la posición más favorable en el sistema de cooperación social. Como siempre habrá posiciones que los hombres valoren más que otras, la gente se esforzará por ellas y tratará de superar a los rivales. La competencia social está presente, por consiguiente, en todos los modos de organización social concebibles. Si queremos pensar en un estado de cosas en el que no haya competencia social, debemos construir la imagen de un sistema socialista en el que el jefe en sus esfuerzos por asignar a todos su lugar y su tarea en la sociedad no se vea ayudado por ninguna ambición por parte de sus súbditos. Los individuos son totalmente indiferentes y no solicitan nombramientos especiales. Se comportan como los sementales que no intentan ponerse en una posición favorable cuando el propietario escoge el semental para impregnar su mejor yegua de cría. Pero tales personas ya no serían hombres de acción.

En un sistema totalitario la competencia social se manifiesta en los esfuerzos de la gente para cortejar el favor de los que están en el poder. En la economía de mercado la competencia se manifiesta en el hecho de que los vendedores deben superarse mutuamente ofreciendo bienes y servicios mejores o más baratos y que los compradores deben superarse mutuamente ofreciendo precios más altos. Al tratar con esta variedad de competencia social que puede ser llamada competencia catalizadora, debemos protegernos contra varias falacias populares.

Los economistas clásicos favorecían la abolición de todas las barreras comerciales que impedían a la gente competir en el mercado. Tales leyes restrictivas, explicaron, tienen como resultado el desplazamiento de la producción de los lugares en los que las condiciones naturales de producción son más favorables a los lugares en los que son menos favorables. Protegen al hombre menos eficiente contra su rival más eficiente. Tienden a perpetuar los métodos tecnológicos de producción atrasados. En resumen, reducen la producción y por lo tanto bajan el nivel de vida. Para que todos los pueblos sean más prósperos, los economistas sostuvieron que la competencia debe ser libre para todos. En este sentido, utilizaron el término libre competencia. No había nada de metafísico en su empleo del término libre. Abogaban por la anulación de los privilegios que impedían a la gente el acceso a ciertos oficios y mercados. Todas las sofisticadas elucubraciones que se burlan de las connotaciones metafísicas del adjetivo «libre» aplicado a la competencia son espurias; no tienen ninguna referencia al problema catalizador de la competencia.

En lo que respecta a las condiciones naturales, la competencia sólo puede ser «libre» en lo que respecta a los factores de producción que no son escasos y, por lo tanto, no son objeto de la acción humana. En el campo catalizador la competencia está siempre restringida por la inexorable escasez de los bienes y servicios económicos. Incluso en ausencia de barreras institucionales erigidas para restringir el número de los que compiten, el estado de cosas nunca es tal que permita a todos competir en todos los sectores del mercado. En cada sector sólo pueden competir grupos comparativamente pequeños.

La competencia catastrófica, uno de los rasgos característicos de la economía de mercado, es un fenómeno social. No es un derecho, garantizado por el Estado y las leyes, que permita a cada individuo elegir ad libitum el lugar en la estructura de la división del trabajo que más le guste. Asignar a cada uno su propio lugar en la sociedad es tarea de los consumidores. Su compra y abstención de comprar es instrumental para determinar la posición social de cada individuo. Su supremacía no se ve afectada por ningún privilegio concedido a los individuos como productores. El ingreso en una rama de la industria determinada es virtualmente libre para los recién llegados sólo en la medida en que los consumidores aprueben la expansión de esta rama o en la medida en que los recién llegados logren suplantar a los que ya están ocupados en ella, satisfaciendo mejor o más barato las demandas de los consumidores. La inversión adicional es razonable sólo en la medida en que satisface las necesidades más urgentes de los consumidores aún no satisfechas. Si las plantas existentes son suficientes, sería un desperdicio invertir más capital en la misma industria. La estructura de los precios del mercado empuja a los nuevos inversores a otras ramas.

Es necesario subrayar este punto porque el hecho de no comprenderlo está en la base de muchas quejas populares sobre la imposibilidad de la competencia. Hace unos cincuenta años la gente solía declarar: No se puede competir con las empresas ferroviarias; es imposible desafiar su posición poniendo en marcha líneas competidoras; en el campo del transporte terrestre ya no hay competencia. La verdad es que en ese momento las líneas ya en funcionamiento eran suficientes. En cuanto a la inversión de capital adicional, las perspectivas eran más favorables para mejorar el servicio de las líneas ya en funcionamiento y en otras ramas del negocio que en la construcción de nuevas líneas ferroviarias. Sin embargo, esto no interfirió con el progreso tecnológico en la técnica del transporte. La grandeza y el «poder» económico de las empresas ferroviarias no impidió la aparición del automóvil y el avión.

Hoy en día la gente afirma lo mismo con respecto a varias ramas de los grandes negocios: No puedes desafiar su posición; son demasiado grandes y poderosos. Pero la competencia no significa que nadie pueda prosperar simplemente imitando lo que hacen otras personas. Significa la oportunidad de servir a los consumidores de una manera mejor o más barata sin verse limitado por los privilegios concedidos a aquellos cuyos intereses creados se ven perjudicados por la innovación. Lo que más necesita un recién llegado que quiere desafiar los intereses creados de las antiguas empresas establecidas es cerebro e ideas. Si su proyecto es apto para satisfacer las necesidades más urgentes de los consumidores o para suministrarlas a un precio más barato que el de sus antiguos proveedores, tendrá éxito a pesar de la grandeza y el poder de las antiguas empresas.

La competición catastrófica no debe confundirse con las peleas de premios y los concursos de belleza. El propósito de tales peleas y concursos es descubrir quién es el mejor boxeador o la chica más bonita. La función social de la competición catastrófica es, por supuesto, no establecer quién es el chico más inteligente y recompensar al ganador con un título y medallas. Su función es salvaguardar la mejor satisfacción de los consumidores que pueden obtener en el estado dado de los datos económicos.

La igualdad de oportunidades no es un factor que se tenga en cuenta en los concursos de premios y de belleza ni en ningún otro ámbito de competición, ya sea biológico o social. La inmensa mayoría de las personas están, por la estructura fisiológica de sus cuerpos, privadas de la oportunidad de alcanzar los honores de un campeón de boxeo o una reina de belleza. Sólo muy pocas personas pueden competir en el mercado laboral como cantantes de ópera y estrellas de cine. La oportunidad más favorable para competir en el campo de los logros científicos se ofrece a los profesores universitarios. Sin embargo, miles y miles de profesores mueren sin dejar rastro en la historia de las ideas y el progreso científico, mientras que muchos de los minusválidos de fuera ganan la gloria gracias a maravillosas contribuciones.

Es usual encontrar fallas en el hecho de que la competencia catalizadora no está abierta a todos de la misma manera. El comienzo es mucho más difícil para un niño pobre que para el hijo de un hombre rico. Pero a los consumidores no les preocupa el problema de si los hombres que les sirven comienzan su carrera en igualdad de condiciones. Su único interés es asegurar la mejor satisfacción posible de sus necesidades. Si el sistema de propiedad hereditaria es más eficiente en este sentido, lo prefieren a otros sistemas menos eficientes. Consideran el asunto desde el punto de vista de la conveniencia social y el bienestar social, no desde el punto de vista de un supuesto, imaginario e irrealizable derecho «natural» de cada individuo a competir con igualdad de oportunidades. La realización de ese derecho exigiría poner en desventaja a los que nacen con mejor inteligencia y mayor fuerza de voluntad que el hombre medio. Es obvio que esto sería absurdo.

El término competencia se emplea principalmente como la antítesis del monopolio. En este modo de hablar el término monopolio se aplica en diferentes significados que deben ser claramente separados.

La primera connotación de monopolio, muy frecuentemente implícita en el uso popular del término, significa un estado de cosas en el que el monopolista, ya sea un individuo o un grupo de individuos, controla exclusivamente una de las condiciones vitales de la supervivencia humana. Tal monopolista tiene el poder de matar de hambre a todos aquellos que no obedecen sus órdenes. Él dicta y los demás no tienen otra alternativa que rendirse o morir. Con respecto a tal monopolio no hay mercado ni ningún otro tipo de competencia catastrófica. El monopolista es el amo y el resto son esclavos que dependen totalmente de su buena voluntad. No es necesario insistir en este tipo de monopolio. No tiene ninguna referencia a la economía de mercado. Basta con citar un ejemplo. Un Estado socialista que abarcara todo el mundo ejercería un monopolio tan absoluto y total; tendría el poder de aplastar a sus oponentes matándolos de hambre.1

La segunda connotación de monopolio difiere de la primera en que describe un estado de cosas compatible con las condiciones de una economía de mercado. Un monopolista en este sentido es un individuo o un grupo de individuos, que se combinan plenamente para la acción conjunta, que tiene el control exclusivo del suministro de una mercancía determinada. Si definimos el término monopolio de esta manera, el dominio del monopolio parece muy vasto. Los productos de las industrias de transformación son más o menos diferentes unos de otros. Cada fábrica produce productos diferentes a los de las otras fábricas. Cada hotel tiene el monopolio de la venta de sus servicios en el sitio de sus instalaciones. Los servicios profesionales prestados por un médico o un abogado nunca son perfectamente iguales a los prestados por cualquier otro médico o abogado. Excepto en el caso de ciertas materias primas, alimentos y otros productos de primera necesidad, el monopolio está en todas partes en el mercado.

Sin embargo, el mero fenómeno del monopolio carece de importancia y relevancia para el funcionamiento del mercado y la determinación de los precios. No le da al monopolista ninguna ventaja en la venta de sus productos. Bajo la ley de derechos de autor cada rimador disfruta de un monopolio en la venta de su poesía. Pero esto no influye en el mercado. Puede suceder que no se pueda obtener ningún precio por sus obras y que sus libros sólo se puedan vender a su valor de papel de desecho.

El monopolio en esta segunda connotación del término se convierte en un factor de determinación de los precios sólo si la curva de la demanda del bien monopolístico en cuestión está configurada de una manera particular. Si las condiciones son tales que el monopolista puede obtener mayores ingresos netos vendiendo una cantidad menor de su producto a un precio más alto que vendiendo una cantidad mayor de su oferta a un precio más bajo, surge un precio de monopolio más alto que el precio potencial de mercado que habría tenido en ausencia del monopolio. Los precios de monopolio son un fenómeno importante del mercado, mientras que el monopolio como tal sólo es importante si puede dar lugar a la formación de precios de monopolio.

Se acostumbra a llamar precios que no son precios de monopolio, precios competitivos. Aunque es cuestionable si esta terminología es conveniente o no, es generalmente aceptada y sería difícil cambiarla. Pero hay que cuidarse de su mala interpretación. Sería un grave error deducir de la antítesis entre precio de monopolio y precio competitivo que el precio de monopolio es el resultado de la ausencia de competencia. Siempre hay una competencia catastrófica en el mercado. La competencia catalizadora no es un factor menor en la determinación de los precios de monopolio que en la determinación de los precios competitivos. La forma de la curva de demanda que hace posible la aparición de precios de monopolio y dirige la conducta de los monopolistas está determinada por la competencia de todos los demás productos básicos que compiten por los dólares de los compradores. Cuanto más alto el monopolio fija el precio al que está dispuesto a vender, más compradores potenciales dirigen sus dólares hacia otros bienes vendibles. En el mercado, cada producto básico compite con todos los demás.

Hay quienes sostienen que la teoría catalizadora de los precios no sirve para el estudio de la realidad porque nunca ha existido la «libre» competencia o porque, al menos hoy en día, ya no existe. Todas estas doctrinas están equivocadas.2 Ellos malinterpretan los fenómenos y simplemente no saben lo que es realmente la competencia. Es un hecho que la historia de los últimos decenios es un registro de políticas destinadas a restringir la competencia. La intención manifiesta de estos esquemas es conceder privilegios a ciertos grupos de productores protegiéndolos contra la competencia de competidores más eficientes. En muchos casos estas políticas han creado las condiciones necesarias para la aparición de precios de monopolio. En muchos otros casos no ha sido así y el resultado ha sido sólo un estado de cosas que ha impedido a muchos capitalistas, empresarios, agricultores y trabajadores entrar en aquellas ramas de la industria en las que habrían prestado los servicios más valiosos a sus conciudadanos. La competencia catastrófica ha sido seriamente restringida, pero la economía de mercado sigue funcionando aunque saboteada por la interferencia del gobierno y de los sindicatos. El sistema de competencia catastrófica sigue funcionando aunque la productividad de la mano de obra se ha reducido seriamente.

El fin último de estas políticas anticompetitivas es sustituir al capitalismo por un sistema socialista de planificación en el que no haya ninguna competencia catastrófica. Mientras derraman lágrimas de cocodrilo por el declive de la competencia, los planificadores quieren abolir este sistema competitivo «loco». Han logrado su objetivo en algunos países. Pero en el resto del mundo sólo han restringido la competencia en algunas ramas de negocio aumentando el número de personas que compiten en otras ramas.

Las fuerzas que apuntan a la restricción de la competencia juegan un gran papel en nuestros días. Es una tarea importante de la historia de nuestra era tratar con ellas. La teoría económica no tiene necesidad de referirse a ellas en particular. El hecho de que existan barreras comerciales, privilegios, cárteles, monopolios gubernamentales y sindicatos es sólo un dato de la historia económica. No requiere teoremas especiales para su interpretación.

Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library