Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Node | El Programa Hindenburg de 1916: un experimento central en la planificación de la guerra

El Programa Hindenburg de 1916: un experimento central en la planificación de la guerra

Tags Big GovernmentWorld History

01/06/2020T. Hunt Tooley

Volumen 2, No. 2 (Verano 1999)

Hace tiempo que se ha reconocido que el año 1916 fue el punto de inflexión de la Primera Guerra Mundial, el año en que, como dijo el historiador René Albrecht-Carrié (1965), las fuerzas más profundas se abrieron paso.1 Este proceso no es tan misterioso como parece a primera vista. En los frentes de batalla, los derramamientos de sangre de 1916 —Verdún, Somme, Jutlandia y la Ofensiva Brusilov— gastaron tanto vidas como riquezas a tal ritmo que empujaron una guerra ya implacable a un nuevo nivel de destrucción y gastos nacionales. En los frentes internos, uno de los costos más importantes de estas batallas masivas — y quizás el más fatídico de todos los costos para el siglo XX — fue la reestructuración de los gobiernos del frente occidental de tal manera que pudieran extraer más y más recursos de sus poblaciones.

Para Alemania, luchando en dos frentes titánicos y contra una coalición con recursos muy superiores a los que posee su propia alianza, el año 1916 puso a prueba todos los músculos. El ejército alemán lanzó la ofensiva de Verdún en febrero con el propósito explícito de desangrar a Francia y se encontró también sangrando. Además, desde julio hasta noviembre, los alemanes absorbieron los poderosos golpes de los británicos y los franceses en el ataque al Somme: aunque se habla más a menudo de las colosales pérdidas de los británicos en relación con el Somme, los alemanes perdieron casi 420.000 hombres, muertos, heridos o capturados (un número mayor que en todo el abadía de diez meses de Verdún, donde sólo perdieron 337.000).

En todos los países beligerantes, este terrible año de guerra provocó cambios profundos, en realidad verdaderas crisis sociales, en el ámbito interno. Es evidente que los gobiernos de Europa Occidental y Central habían estado derivando hacia estructuras económicas intervencionistas desde por lo menos la década de 1870, y que la Primera Guerra Mundial aceleró esta deriva entre todos los beligerantes. Además, en todos los países beligerantes, la crisis social de 1916 dio lugar a la muy rápida extensión de las medidas «de mando» de la economía y la política hacia las que esos gobiernos habían estado trabajando desde 1914, y en cierta medida durante los cuarenta años anteriores a la guerra.2

En el caso alemán, este paso a la economía dirigida en toda regla, plasmado en el Programa Hindenburg de agosto de 1916, representa el tipo de crecimiento repentino y generado por la crisis en el tamaño y los apetitos del gobierno que Robert Higgs examinó (en el caso de los Estados Unidos) en su Crisis and Leviathan (1987, cap. 7; 1999). Es evidente que las «fuerzas más profundas» de la guerra moderna y los agregados industriales estaban en juego en el caso del Programa Hindenburg y que, como en todas las demás economías beligerantes, las medidas de 1916 intensificaron los controles económicos y sociales alemanes en tiempo de guerra que se habían introducido desde el principio de la guerra. Sin embargo, de la mecánica del Programa Hindenburg también se desprende claramente que estos cambios fundamentales en los modos de gobierno y economía se deben tanto a la agencia humana —incluso individual— como a las gigantescas fuerzas que se han puesto en juego. Claramente, una mentalidad de planificación central preexistente fue fundamental para la creación del estado de guerra total, como se verá más adelante.

No debería sorprender que uno de los estudiantes más cercanos del siglo del gobierno omnipotente y la mentalidad tecnocrática, Ludwig von Mises, mencione el Plan Hindenburg en varios pasajes como la quintaesencia de la economía dirigida, o Zwangswirtschaft, en Alemania durante la Primera Guerra Mundial. «Si se hubiera ejecutado el Programa Hindenburg», escribió en 1945, «habría transformado a Alemania en una mancomunidad puramente totalitaria» (Mises 1974, pp. 25, 77).3 En realidad, la Primera Guerra Mundial había terminado antes de que este plan entrara plenamente en vigor, pero el programa —si se abrevia en su duración y se limita un poco en sus efectos— fue desastroso para Alemania e instructivo para nosotros. En este artículo, pretendo hacer dos observaciones generales sobre este episodio de planificación centralizada: una sobre la génesis, o más bien la genealogía, del programa, y otra sobre sus efectos.4

A pesar de las agresivas conversaciones de los diplomáticos alemanes y del Káiser en los años anteriores a 1914, Prusia-Alemania, al igual que todas las demás potencias, no pensó mucho en planificar una larga guerra (Burchardt 1967). Por un lado, los planificadores del estado mayor confiaron en su famoso Plan Schlieffen como un medio rápido para derrotar tanto a Francia como a Rusia. Y de hecho, la mayoría de los observadores en Alemania y en todas partes, asumieron que la próxima guerra sería corta — aunque violenta — ya que ningún aparato estatal existente podría reunir los enormes recursos para luchar una larga guerra usando medios industriales modernos, alta tecnología (especialmente artillería moderna), y los ejércitos más grandes que ahora — con mejores medios de comunicación — podrían ser desplegados.5

Por otro lado, la llamada forma «mixta» en la que surgió el socialismo estatal autárquico alemán durante la Primera Guerra Mundial tuvo muchos precedentes en la historia de Prusia, un Estado que había sobrevivido hasta el período moderno mediante una combinación de control y saqueo de la economía y la promoción de una ideología de colectivismo aristocrático. Es cierto que varios estados alemanes y Prusia en particular habían experimentado con el liberalismo económico en el siglo XIX, y la Alemania unificada estuvo durante algún tiempo influenciada por el pensamiento del libre mercado.6 Pero para la década de 1880, Alemania estaba ampliando la anterior herencia prusiana de «mezclar» la economía al privilegiar varias industrias de diversas maneras, establecer amplias políticas proteccionistas, ayudar a la construcción de monopolios y cárteles, y mantener la propiedad gubernamental directa en partes o en la totalidad de muchas empresas. Todo el programa fue reforzado por Adolf Wagner y otros Kathedersozialisten, quienes promovieron la coordinación gubernamental de todos los segmentos de la sociedad.7

Una vez que la guerra corta resultó ser ilusoria —es decir, después del fracaso del Plan Schlieffen en octubre de 1914— el gobierno alemán se encontró en una guerra que superó rápidamente los recursos. El financiamiento inflacionario para transferir la riqueza al gobierno podría llegar sólo hasta cierto punto en la lucha de una guerra en múltiples frentes y en alta mar. De hecho, el problema relacionado con el mar de estar aislado de los bienes importados (por la marina británica) realmente señaló lo que muchos pensadores militares y civiles consideraban los dos problemas esenciales de la economía de guerra: en primer lugar, la necesidad de lograr algún tipo de suficiencia dentro de las fronteras alemanas, y en segundo lugar, la falta de un régimen económico cuidadosamente planificado análogo a la planificación militar del sistema de estado mayor.

Menos de diez días después de que estallara la guerra, Walter Rathenau, industrial y autor visionario, se reunió con el jefe del estado mayor, transmitiéndole los temores de uno de sus ingenieros — Wichard von Moellendorff — de que los metales escasearían en extremo si los británicos establecieran un estricto bloqueo. Para el 9 de agosto, Rathenau era el jefe de una nueva Oficina de Materias Primas de Guerra dentro del Ministerio de Guerra, con Moellendorff como su asistente. Su función era organizar la producción de materias primas para el esfuerzo bélico. Su influencia en la forma de la organización de la guerra alemana fue enorme y finalmente llegó mucho más allá de las áreas de las materias primas industriales, tanto en su influencia directa como indirecta. Y aunque Rathenau renunció en marzo de 1915, tanto él como Moellendorff demostraron ser influyentes en los niveles más altos no sólo durante la guerra, sino también después de la misma, al trabajar para crear el sistema social-asistencialista de la República de Weimar (Feldman 1966, pp. 45-50; Brecht 1966, pp. 272-74).

Vale la pena echar un breve vistazo a estos dos planificadores.

Walter Rathenau, nacido en 1867, era hijo del industrial alemán Emil Rathenau, fundador de la gigantesca empresa eléctrica Allgemeine Elektrizitäts-Gesellschaft (AEG). Relacionado en parte con su experiencia en la economía cartelizada alemana, y en parte -como sostienen la mayoría de sus biógrafos- con la secreta vergüenza de su herencia judía, Walter Rathenau comenzó a desarrollar una condena romántica o mística de la «civilización de la máquina», cuyos problemas laborales y de distribución podían ser resueltos por el tipo de integración monopolística y de toma de decisiones central que supervisó durante un tiempo como miembro del consejo de administración de la empresa de su padre. Los matices sociales darwinistas eran claros en varios libros de preguerra sobre el tema de lo que se podría llamar la filosofía de la economía planificada. En la década anterior a la guerra, se asoció cuidadosamente con los funcionarios del gobierno y las misiones de tipo «dólar al año». Por lo tanto, cuando se presentó al mariscal de campo Falkenhayn una semana después de que comenzara la guerra, había una cierta lógica en hacer del místico tecnócrata Rathenau el jefe de la planificación industrial para la guerra (Pachter 1982; Kessler 1930; Joll 1960).

El asistente más importante de Rathenau fue Wichard von Moellendorff, un ingeniero de AEG. De origen aristocrático, se había convertido en discípulo del experto americano en eficiencia Frederick Winslow Taylor, gurú de la planificación social darwinista y ambientalista.8 Incluso antes de la guerra, Moellendorff esperaba controlar a los individuos revoltosos y evitar la competencia ineficiente erigiendo un estado autárquico en el que la integración vertical y horizontal de la industria, y su control por parte del gobierno superaran las ineficiencias egoístas de la elección individual. La guerra le dio la oportunidad (Feldman 1966, pp. 46-47; Bruck 1962, pp. 136-41).

Los planificadores estaban tratando de reorientar y reordenar una economía bajo el arma. Al resumir el trabajo de la Oficina de Materias Primas después de su primer año de existencia, Rathenau afirmó que la planificación intervencionista del grupo «no tiene precedentes en la historia» y que «con toda probabilidad está destinada a afectar a tiempos futuros». Las «medidas coercitivas» eran, por supuesto, necesarias desde el principio, ya que el esfuerzo de la guerra exigiría la prioridad de los suministros. Sin embargo, el apego de Alemania al estado de derecho era problemático para los planificadores: las leyes relativas a la vida económica e industrial apenas habían cambiado, dijo Rathenau, desde la época de Federico el Grande.9 Este «estado defectuoso e incompleto de nuestras leyes», es decir, presumiblemente las leyes que protegen la libertad y la propiedad de los individuos, fue remediado por un nuevo régimen en el que se dio un nuevo significado a las viejas palabras:

El término «secuestro» recibió una nueva interpretación, de manera algo arbitraria, lo admito, pero apoyada por ciertos pasajes de nuestra ley marcial. ... «Secuestro» [ahora] no significa que la mercancía o el material sea confiscado por el Estado, sino sólo que está restringido, es decir, que ya no puede ser dispuesto por el propietario a voluntad, sino que debe ser reservado para un propósito más importante. ... Al principio, a muchas personas les resultó difícil adaptarse a la nueva doctrina. (Rathenau 1932)

Sin duda, a muchos les resultó difícil este ajuste. Sin embargo, ni la Oficina de Materias Primas ni otras unidades de planificación económica se basaban únicamente en un simple «secuestro»: de hecho, los planificadores reclutaron a muchos industriales en juntas para coordinar su propia producción y precios en aras del esfuerzo bélico. La cooperación fue importante para los productores, ya que con el tiempo, el estado usó su autoridad para matar de hambre a los pequeños y medianos productores industriales tanto de mano de obra como de materia prima y luego para consolidar estas plantas en una de las grandes preocupaciones cartelizadas apoyadas por el gobierno. Por ejemplo, un observador contemporáneo informó que miles de compañías eléctricas alemanas locales desaparecieron para ser incorporadas al pliegue «racionalizado» de AEG o de la empresa Siemens. Algunas ramas de la industria fueron «reducidas» a la mitad para «ahorrar» mano de obra y materias primas, según el historiador Gerald Feldman: «De las mil setecientas plantas de hilado y tejido de algodón que funcionaban antes de la guerra, sólo setenta plantas de "alta productividad" funcionaban en 1918».10

En la práctica, por supuesto, a pesar de las eficiencias soñadas por Rathenau y Moellendorff y sus compañeros, los resultados reflejaron en cambio las imposibilidades de la planificación. Alemania produjo enormes cantidades de bienes militares durante la guerra. Y como planificadores centrales, Rathenau — un experimentado hombre de negocios — estaba más familiarizado con las realidades de la producción y la distribución que la mayoría de la larga serie de planificadores centrales del siglo XX. Pero hay que subrayar aquí el punto de vista de la escuela austriaca de que la pericia no es el punto en cuestión, sino más bien la imposibilidad del tipo de cálculo que tiene lugar dentro del mercado, o que tendría que tener lugar como sustituto del mercado. Rathenau fue sin duda un brillante «planificador», pero la planificación de la guerra, sin embargo, tuvo un costo desastroso para la sociedad.

Un caso espectacular que ilustra tanto las complejidades como el costo de la planificación es la Matanza de Cerdos de 1915. A partir de noviembre de 1914, el gobierno había puesto límites máximos a los precios de las papas, lo que hacía más rentable para los agricultores alimentar a sus cerdos con papas que venderlas, aunque el gobierno también prohibió rápidamente el forraje de papas. La inevitable escasez de patatas fue inmediata y grave. En las ciudades, se levantaron protestas, pero contra los agricultores en lugar de contra el gobierno. Pronto, los periodistas y los políticos reclamaron que las personas y los cerdos estaban en una competencia por las papas, y que alguna porción de los veintisiete millones de cerdos de Alemania debía irse. Por ello, a partir de marzo, el gobierno firmó la sentencia de muerte de nueve millones de cerdos. No es de extrañar que en este cúmulo de planificación e intervención, ni las papas ni la carne de cerdo se hayan vuelto más abundantes (Davis 1992; Lee 1975).

Sin embargo, las medidas tomadas por el gobierno central no lo dicen todo. Las autoridades locales del estado federal hacia abajo también participaron en la histeria de la planificación. Una colección de documentos relativos al control alimentario en la sección de Lichtenberg de Berlín, reunida en 1916, contiene ciento ochenta decretos, reglamentos y ordenanzas separados, y éstos ni siquiera incluyen las directivas nacionales de los verdaderos planificadores centrales. El punto 82 («Ordenanza sobre la regulación del consumo de carne») da algo del sabor de esta colección. Aparte de los aspectos básicos de la regulación de las ventas de carne, como el ajuste de la definición de «grasa» y la limitación de las cantidades relativas de carne con hueso y carne deshuesada que se pueden comprar, había complejidades mucho mayores, como el control de la Tarjeta de Carne, sin la cual nadie obtendría raciones de carne. La mayoría de los interesados vivían en viviendas de alquiler, y la Tarjeta Cárnica fue cuidadosamente vigilada por el propietario del edificio (puesto al servicio del Estado), con la ayuda del Comité Ejecutivo del Edificio. Citando directamente: «En caso de fallecimiento de un ocupante del edificio, o si éste se traslada a otro lugar, el Comité Ejecutivo del Edificio tiene la obligación de entregar inmediatamente a la Sección de Alimentación y Abarrotes del Ayuntamiento la Tarjeta Cárnica que pertenecía a dicho ocupante» (Lebensmittelversorgung 1916). Así se había convertido en el tejido de la vida en 1916.

El Programa Hindenburg en sí mismo fue realmente el resultado de estos esfuerzos en la economía de mandato. El trasfondo fue la intensificación de la guerra en 1916, resultado de las matanzas de Verdún y el Somme, y la subsiguiente sustitución del jefe del estado mayor, Erich von Falkenhayn, por los vencedores del Frente Oriental, Hindenburg y su teniente, Ludendorff. El plan explícito de Falkenhayn en Verdún había sido desatar ataque tras ataque a los franceses con el objetivo de «desangrar a los blancos franceses». Las pérdidas alemanas fueron, por supuesto, igualmente masivas, y el nivel de los proyectiles de artillería que se dispararon alcanzó una nueva meseta. El ataque británico al Somme a partir del 1 de julio de 1916 agotó aún más los recursos alemanes. Por lo tanto, la dirección civil y militar de Alemania se enfrentó a una escasez de proyectiles y, en poco tiempo, a una escasez de capacidad productiva a lo largo de un amplio frente de artículos para apoyar el esfuerzo bélico intensificado. Bajo estas circunstancias, a finales de agosto de 1916, Falkenhayn fue reemplazado.

Walter Goerlitz, historiador del estado mayor alemán, afirmó que en esencia Falkenhayn dejó el mando porque no estaba dispuesto o no estaba preparado para llevar a cabo una transformación de la economía de la «economía de beneficios tradicional» y la aspiración permanente de los trabajadores de un «mejor nivel de vida» (Goerlitz 1953, pp. 172-73). A Falkenhayn le preocupaba quizás revolucionar la estructura social de Alemania, pero no obstante, los controles anteriores ya se estaban discutiendo como «socialismo de guerra». De ahí que uno se pregunte si la partida de Falkenhayn fue el resultado de sus propios escrúpulos, de lo que se percibió como un fracaso estratégico en Verdún, o de lo que en ese momento se podría haber llamado simplemente «falta de energía».

Ciertamente, el derrocamiento de Falkenhayn había sido objeto de una coalición bastante diversa que incluía a oficiales del estado mayor, productores de acero que se oponían a los métodos irregulares de planificación del estado mayor y políticos que querían llevar al Hindenburg al mando supremo para sacar provecho de su imagen pública. Coordinando estos esfuerzos estaba un oficial del estado mayor de Falkenhayn, el coronel Max Bauer, quien ya estaba haciendo planes para un régimen de «guerra total» mucho antes de que Hindenburg y Ludendorff llegaran al timón (Ritter 1972; Williamson 1971, pp. 172-73). Ludendorff siempre ha sido el caballo de batalla y el planificador detrás de los éxitos del famoso equipo, y el interés a largo plazo de Bauer por aprovechar los recursos de Alemania de una manera «total» encontró eco en las propias opiniones de Ludendorff: Ludendorff había defendido abiertamente la idea de que en lugar de medidas a medias, el país debía ir a una situación de guerra total, para corresponder con una guerra submarina ilimitada, y finalmente una victoria total en lugar de una paz negociada.11

Sin embargo, con toda probabilidad, el Coronel Bauer — que estaría activo en el Partido Nazi en un período posterior — realmente estableció los elementos de lo que se convirtió en el Programa Hindenburg. Bauer elaboró su plan en conjunto con Moellendorff, con quien el oficial del estado mayor había entrado en contacto a través de Fritz Haber, Premio Nobel de Química, introductor del gas venenoso en el campo de batalla, y más tarde defensor del gobierno total. Finalmente, el general Wilhelm Groener, un general tecnócrata que en octubre de 1916 trabajaba como jefe del servicio de transporte ferroviario del ejército y como miembro del consejo de administración de la Agencia de Alimentos de Guerra, se incorporó a la élite de la planificación como jefe de un nuevo Kriegsamt, o Buró de Guerra, con poderes de coordinación sobre toda la economía (Ritter 1972, pp. 351-52). Pronto, la élite de planificación se llenó de otros industriales, militares e individuos de muchas partes del espectro político que cooperaron en la elaboración de los detalles coercitivos del Programa Hindenburg (y algunos de los cuales asumirían más tarde el mismo papel en el aparato de planificación económica y estratégica de Hitler después de 1936). Como ha dicho Gerald Feldman, Moellendorff veía todo el programa como «el marco institucional para un nuevo orden económico» (Feldman 1966, pp. 66-68; Stern 1987), y una variedad de hombres parecía estar a la altura de la tarea de formar una nueva élite de planificación de muy diversos orígenes.12

En cualquier caso, el programa fue lanzado casi inmediatamente después de que Hindenburg y Ludendorff se hicieran cargo. Con un marcado aire estalinista, pero sin una expropiación total de la propiedad, el Programa Hindenburg pedía grandes aumentos en la producción industrial pesada de armas y municiones, en algunos casos duplicando, incluso triplicando, la producción. Como evaluó el plan un economista contemporáneo, «el llamado Programa Hindenburg reclama el resto de nuestra producción de bienes para el uso del estado, al mismo tiempo que las nuevas demandas han hecho necesario el aumento y la ampliación de nuestras actuales instalaciones de producción».13

En diciembre, además, los planificadores impulsaron, a través de un parlamento condescendiente, la Ley del Servicio Auxiliar Patriótico para que todo ciudadano alemán de diecisiete a cincuenta años sea responsable de un servicio involuntario en tiempos de guerra. Para justificar esta medida, Bauer escribió en septiembre de 1916: «Hay miles de viudas de guerra que solo son una carga para el gobierno». Miles de mujeres y niñas están simplemente ociosas o persiguiendo ocupaciones innecesarias». Tratando de apuntalar la escasez de mano de obra de otras fuentes también, Ludendorff supervisó el acorralamiento de decenas de miles de trabajadores forzados de Bélgica y el norte de Francia para trabajar en el esfuerzo de guerra alemán.14 Algunas partes del plan nunca se llevaron a cabo antes de que la guerra terminara: el cierre de las universidades, la convocatoria de todos los débiles e incapaces para que se curaran en «estaciones adecuadas», el trabajo obligatorio para toda la población «más o menos en conjunción con la distribución de boletos de comida». Como escribió Hindenburg en septiembre de 1916: «Toda la nación alemana debe vivir sólo al servicio de la patria».15

Los resultados de esta intensificación masiva de la intervención en la sociedad alemana podrían haber sido predecidos. Los diversos incrementos de las cuotas de producción condujeron a una crisis ferroviaria nacional a principios de 1917. Las condiciones de trabajo en las fábricas empeoraron a medida que se alargaban las horas. Las tasas de accidentes se dispararon a medida que los trabajadores menos cualificados fueron empujados a trabajos cualificados. El suministro de alimentos ya era escaso como resultado del Bloqueo Británico, pero una asombrosa variedad de productos de sustitución (Ersatz) había evitado hasta ahora la inanición. Ahora, a medida que más recursos del país se destinaban a la producción bélica, los suministros de alimentos disminuyeron drásticamente. El mal tiempo también produjo una temporada de crecimiento más corta que la media y, por lo tanto, una mala cosecha. El primer invierno del Programa Hindenburg fue recordado amargamente como el Invierno del Nabo: la asignación de alimentos en Berlín consistía en entre dos y seis libras de nabos (o, si se disponía de ellos, dos libras de pan), menos de dos onzas de mantequilla y una onza de margarina, uno de los muchos productos de Ersatz creados por la escasez de la guerra. La insuficiencia de los suministros de alimentos provocó huelgas en Berlín, el Ruhr y otras zonas a principios de 1917. Además de la muerte y la destrucción que prevalecen en el frente, la miseria humana de Alemania bajo el Plan Hindenburg era enorme (Davis 1992, pp. 287-88; Feldman 1966, pp. 325-27).

Mientras tanto, científicos apoyados por el Estado dieron conferencias públicas para asegurar a los alemanes que no tenían realmente hambre. «Nuestra nutrición», dijo uno de esos «científicos» al final del Invierno del Nabo durante una conferencia en Berlín, «es totalmente excepcional». De hecho, el mismo conferencista señaló todas las ventajas que se derivan de la dieta alemana en tiempos de guerra. Se podía oír, según el profesor, que ciertas clases ignorantes de la población estaban difundiendo rumores sobre la hambruna, pero en realidad, la nueva dieta eficiente no sólo era suficiente para el trabajo más pesado, sino que había contribuido de manera significativa a la erradicación de la enfermedad: «Ciertas enfermedades... casi han desaparecido». Este pensador positivo y otros fueron de conferencia en seminario difundiendo la palabra feliz sobre los beneficios para la salud de la planificación de alimentos. Los maestros y pastores se reunieron durante tres días, después de los cuales pudieron difundir en el extranjero las buenas noticias sobre la dieta recién diseñada y transmitir ideas sobre la cocina eficiente y nuevas recetas (muchas de ellas incluyendo nabos) (Abderhalden 1917; Deleiter 1917).

Basta decir que las múltiples fricciones de la guerra y un frente doméstico desgastado y hambriento hicieron imposible implementar todos los puntos del Programa Hindenburg, incluso antes de que la guerra terminara en noviembre de 1918. Por lo tanto, las universidades de Alemania nunca fueron cerradas y saqueadas para crear batallones de trabajo, y la movilización obligatoria de las mujeres nunca se llevó a cabo completamente. Sin embargo, el plan fue lo suficientemente lejos en la dislocación de la economía arruinada por la guerra como para preparar el camino para el caos económico, político y social que encontraron los soldados alemanes cuando regresaron a casa.

La planificación central es, por supuesto, una especie de contradicción en los términos. Mises, Hayek y los economistas de la escuela austriaca desde entonces han señalado una y otra vez que sólo un mercado libre es capaz de producir algo parecido a un método sistemático y preciso de cálculo para la planificación económica. Mises ciertamente permitió la actividad bélica por parte del Estado:

La defensa de la seguridad y la civilización de una nación contra la agresión tanto de enemigos extranjeros como de gángsteres nacionales es el primer deber de cualquier gobierno. ...es asunto del gobierno hacer las provisiones para la guerra. (Mises 1962, p. 24)

Pero es axiomático que Mises — y los austriacos después de él — consideraron que la guerra y el crecimiento del Estado iban de la mano. Los Estados tienen una tendencia natural a crecer durante la guerra y la sociedad debe entonces alterar su perfil de producción para poder luchar contra la guerra, especialmente una guerra moderna. Una vez comenzado, queda la pregunta de si las armas masivas de elección realmente activarán la espiral de potenciación necesaria que se desea. El Programa Hindenburg ilustra que el aparato de planificación de la guerra del estado moderno tiende a atraer a muchos individuos que esperan usar la guerra para cambiar el sistema permanentemente.

Una explicación por comparación puede ayudar aquí. El filósofo colectivista estadounidense John Dewey, contemporáneo de los elitistas del Programa Hindenburg, se mostró entusiasmado con la entrada de Estados Unidos en la guerra. La guerra representó para él «una coyuntura plástica» en la historia, durante la cual los líderes de pensamiento correcto pudieron moldear fácilmente a los Estados Unidos en la dirección de las «posibilidades sociales», para remodelar «la tradición individualista», para hacer «instrumentos para hacer valer el interés público en todas las agencias de producción e intercambio», para establecer «la supremacía de la necesidad pública sobre las posesiones privadas» (Kennedy 1980, pp. 50-51).

Cualquiera de estas frases podría haber salido de la pluma de Rathenau o Moellendorff. En efecto, fue un equipo de colectivistas elitistas muy parecido a Dewey el que hizo la planificación de la guerra en Alemania. Curiosamente, antes de la entrada de Estados Unidos en la guerra, otro gran elitista estadounidense y defensor de un nuevo orden progresista, Edward Mandell House, se reunió con Rathenau en el curso de sus negociaciones. Muy impresionado, House escribió a Wilson: «Anoche conocí a un hombre capaz y cuerdo llamado Dr. Rathenau. ... Tiene una visión tan clara de la situación y un pronóstico tan profético del futuro que me pregunto cuántos hay en Alemania que piensan como él» (Seymour 1926, vol. 1, p. 402-3). Como seguramente reconocido como aquí, como el autor de Philip Dru: El administrador16 encontró un verdadero alma gemela.

El Programa Hindenburg fue un desastre para Alemania y para el mundo moderno. Para Mises, el plan representó un paso decisivo de los gobiernos occidentales en la adopción de una planificación central sin los impopulares matices «socialistas» de la nacionalización de los medios de producción. La mayoría de los partidos políticos en la Europa de entreguerras, escribió Mises en 1940, habían adoptado elementos importantes del programa socialista, pero «Su socialismo no era el de Lenin que quería organizar todas las industrias según las líneas del servicio postal del Estado. Su socialismo fue el sistema de mando del Programa Hindenburg de la última parte de la Primera Guerra Mundial y el socialismo "alemán" de Hitler» (Mises 1978, p. 15). En medio de las batallas intelectuales contra la planificación central y la economía de mando —batallas libradas principalmente por Mises y Hayek—, una generación más tarde, el Programa Hindenburg demostró ser un acontecimiento primordial y una forma adecuada de referirse a los males, a la falta de criterio y a la ineficacia de las economías de mando, independientemente de su eliminación de 1916, e incluso en tiempos de paz.

Finalmente, hay quizás una lección valiosa en el episodio del Programa Hindenburg que tiene que ver con la psicología de la planificación en tiempos de guerra y, de hecho, la planificación central en general. Desde Saint-Simon a Comte, pasando por Marx, Dewey, Rathenau y Stalin, el argumento del colectivismo desde el punto de vista del «bien del conjunto» tiene un argumento menos optimista en el reverso, éste desde el punto de vista de la «ignorancia e incompetencia del conjunto». Aquellos que quieren planificar la vida de otros están operando desde una psicología de superioridad, de la élite tecnocrática, de la raza maestra en alguna variante. Puede ser que esta tendencia psicológica prevalezca entre los tipos de personalidad que terminan en las posiciones más altas de todos los sistemas políticos de masas modernos. Ciertamente parece ser más fácil abogar por el control de arriba hacia abajo y justificarlo con la verborrea sobre la protección de toda la sociedad que ser un Jefferson, o un Bastiat, o un Mises y decir, simplemente, «¿Por qué no intentar la libertad?».

En cualquier caso, el tipo de perfil y verificación de antecedentes que se ha hecho anteriormente sobre la historia familiar del Programa Hindenburg sugiere que los esquemas de este tipo no se derivan de la situación de desamparo de los hombres que se ven obligados a crear el colectivismo en contra de su voluntad. En cambio, el ethos totalitario del siglo XX, ya sea en la versión «mixta» del Programa Hindenburg o en la versión bolchevique de Lenin y Stalin, surge de la voluntad de los individuos que se proponen controlar a sus semejantes. Moellendorff apropiadamente tomó como su lema personal una frase de Walter Rathenau: Wirtschaft ist nicht mehr Sache des einzelnen, sondern Sache der Gesamtheit (La economía ya no es simplemente un asunto privado, sino el asunto de la comunidad). Bueno, sí, pero basado en las decisiones de la comunidad tomadas por administradores tecnócratas como... él mismo.

  • 1. Véase especialmente Hayes (1941).
  • 2. Véase especialmente Rothbard (1972, 1998). Para el contexto europeo, un buen lugar para empezar es la Introducción y la útil colección de textos primarios en Clough, Moodie, y Moodie (1968).
  • 3. Para el contexto más amplio del pensamiento de la escuela austriaca de entreguerras sobre la planificación de la guerra, véase la excelente Introducción de Caldwell en Hayek (1997, pp. 5-19).
  • 4. Para historias del Programa Hindenburg, ver Feldman (1966), Mendelssohn-Bartholdy (1937) y Kitchen (1976).
  • 5. Los expertos alemanes predijeron que las futuras guerras sólo podrían durar entre seis meses y un año, véase Burchardt (1967, pp. 14-50) y también Farrar (1973).
  • 6. Tilly (1966) demuestra que la industrialización de Renania se benefició enormemente de una actitud casi no intencionada de laissez-faire en relación con la moneda y los bancos; en Hentschel (1975) y Raico (1999) se encuentra mucho material sobre el importante movimiento de libre comercio en Prusia y Alemania, un movimiento que, sin embargo, fue superado por el proteccionismo de finales de la década de 1870.
  • 7. Una buena descripción del «mercantilismo prusiano» y del socialismo de estado antes de 1914 se encuentra en Bruck (1962, pp. 35-60).
  • 8. Véase Taylor (1967). Taylor deploró el «desperdicio del esfuerzo humano» tal como existía en su propia sociedad «torpe, mal dirigida o ineficiente». Y propuso extender sus principios de gestión científica a todas las esferas de la vida para lograr la «eficiencia nacional».
  • 9. Federico el Grande, para todas sus propias empresas económicas estatistas, trató de hecho de mezclar el viejo respeto prusiano por la ley con el respeto de la Ilustración por el individuo. La circulación de la historia del «Molinero de Sans Souci» —una historia en la que el molinero se enfrenta al joven rey señalando el poder de la ley- demuestra algo de esta devoción, tanto si la historia es apócrifa como si no. La referencia de Rathenau a Federico el Grande aquí es bastante específica.
  • 10. La opinión de Feldman (1966) sobre su trabajo es bastante positiva. Un observador conservador que escribió desde el punto de vista de 1918, sin embargo, vio las cosas de manera muy diferente: véase Lambach (1918, pp. 20-32: una copia de este polémico folleto se encuentra en la colección «Krieg 1914» de la Biblioteca Estatal de Prusia, Berlín). Para las cifras y la cita al final del párrafo, véase Feldman (1993, págs. 78-80).
  • 11. Sobre las ideas de Ludendorff, véase Rosenberg (1962, pp. 123-37).
  • 12. Una configuración muy similar de planificadores de diversos sectores — muchos de ellos en realidad los mismos individuos — trabajaron juntos en una especie de élite de planificación económica bajo Hitler después de mediados de los años treinta. Hermann Schmitz de I. G. Farbenindustrie, planificador tanto del Programa Hindenburg como del Plan Cuadrienal de 1936, proporciona un estudio en este tipo de continuidad. Véase especialmente Carroll (1968), Petzina (1968) y Thomas (1966).
  • 13. Gran parte de la documentación oficial está publicada y disponible en inglés en Ludendorff (1971). Véase también el análisis contemporáneo de Wiedenfeld (1918, p. 16).
  • 14. Hindenburg es citado en Asprey (1991, pp. 284-86).
  • 15. Véanse las propuestas enviadas con la firma de Hindenburg a Bethmann Hollweg, 13 de septiembre de 1916, impresas en Ludendorff (1971, págs. 77-81). La cita viene de la página 79.
  • 16. House fue el autor de una novela de este título en 1911, publicándola de forma anónima en 1912. La novela preveía la introducción de una nueva constitución «progresista» por medio de la dictadura del héroe de la novela, Philip Dru. El orden resultante se asemejaba en muchos aspectos al tipo de toma de decisiones colectivista y tecnocrática que defendía Rathenau. Ver House (1912) y Seymour (1926, pp. 152-54).
Author:

Contact T. Hunt Tooley

Hunt Tooley teaches History at Austin College. He is the author of The Great War: Western Front and Home Front. 

References

Albrecht-Carrié, René. 1965. The Meaning of the First World War. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.

Abderhalden, Emil. 1917. Ernährungswissenschaft: Vortrag, gehalten am 21, April in Berlin. Berlin: Kriegspresseamt. A copy of this pamphlet is in the Prussian State Library, Berlin.

Asprey, Robert. 1991. The German High Command at War. Hindenburg and Ludendorff Conduct World War I. New York: William Morrow.

Brecht, Arnold. 1966. Aus nächster Nähe: Lebenserinnerungen eines beteiligten Beobachters 1884–1927. Stuttgart: Deutsche Verlags-Anstalt.

Bruck, W. F. 1962. Social and Economic History of Germany from William II to Hitler, 1888–1938. New York: Russell and Russell.

Burchardt, Lothar. 1967. Friedenswirtschaft und Kriegsvorsorge: Deutschlands wirtschaftliche Rüstungsbestrebungen vor 1914. Boppard am Rhein: Harald Boldt Verlag.

Carroll, Bernice A. 1968. Design for Total War: Arms and Economics in the Third Reich. The Hague: Mouton.

Clough, Shepard B., Thomas Moodie, and Carol Moodie, eds. 1968. Economic History of Europe in the Twentieth Century. New York: Walker.

Davis, Belinda. 1992. “Home Fires Burning: Politics, Identity, and Food in World War I Berlin.” Dissertation, University of Michigan.

Deleiter, Erich. 1917. Verzeichnis aller in der Khegszelt erschienenen Volksliteratur über Ernährung, Hauswirtschaft, Kleintierzucht, Garten-, Gemüse und Obstbau. Dresden: Verlagsanstalt Erich Deleiter.

Denson, John V., ed. 1998. The Costs of War: America’s Phyrric Victories. New Brunswick, NJ: Transaction.

Farrar, L. L., Jr. 1973. The Short-War Illusion: German Policy, Strategy, and Domestic Affairs, August–December 1914. Santa Barbara, CA: ABC-Clio.

Feldman, Gerald D. 1966. Army, Industry, and Labor in Germany 1914–1918. Princeton, NJ: Princeton University Press.

———. 1993. The Great Disorder: Politics, Economics, and Society in the German Inflation 1914–1924. New York: Oxford University Press.

Hayek, F. A. 1997. Socialism and War: Essays, Documents, Reviews. Vol. 10. The Collected Works of F. A. Hayek, edited by Bruce Caldwell. Chicago: University of Chicago Press.

Hayes, Carleton J. H. 1941. A Generation of Materialism. New York: Harper.

Hentschel, Volker. 1975. Die deutschen Freihändler und der volkswirtschaftliche Kongress 1858–1885. Stuttgart: Klett.

Higgs, Robert. 1987. Crisis and Leviathan: Critical Episodes in the Growth of American Government. New York: Oxford University Press.

———. 1999. “War and Leviathan in Twentieth-Century America: Conscription as the Keystone.” Denson (1998): 309–22.

Hoover War Library Publications, no. 2.

House, Edward Mandell. 1912. Philip Dru: Administrator: A Story of Tomorrow. New York: B. W. Huebsch.

Goerlitz, Walter. 1953. History of the German General Staff, 1657–1945, translated by Brian Battleshaw. New York: Praeger.

Joll, James. 1960. Three Intellectuals in Politics. New York: Harper and Row.

Kennedy, David M. 1980. Over Here: The First World War and American Society. Oxford: Oxford University Press.

Kessler, Count Harry. 1930. Walther Rathenau: His Life and Work. New York: Harcourt, Brace.

Lambach, Walther. 1918. Diktator Rathenau. Hamburg-Leipzig: Deutschnationale Verlagsanstalt AG.

“Lebensmittelversorgung in Lichtenberg.” 1916. Mimeograph. A copy is in the “Krieg 1914” collection of the Prussian State Library, Berlin.

Lee, Joe. 1975. “Administrators and Agriculture: Aspects of German Agricultural Policy in the First World War.” InWar and Economic Development, edited by J. M. Winter, 229–38. Cambridge: Cambridge University Press.

Ludendorff, Erich. 1971. The General Staff and Its Problems, translated by F. H. Holt. Vol. 1. Freeport, NY: Books for Libraries Press.

Kitchen, Martin. 1976. The Silent Dictatorship: The Politics of the German High Command under Hindenburg and Ludendorff. New York: Holmes.

Mendelssohn-Bartholdy, Felix. 1937. The War and German Society. New Haven, CT: Yale University Press.

Mises, Ludwig von. 1962. Bureaucracy. New Haven, CT: Yale University Press.

———. 1974. Planning for Freedom. 3rd ed. South Holland, IL: Libertarian Press.

———. 1978. Notes and Recollections. South Holland, IL: Libertarian Press.

Pachter, Henry. 1982. “Walther Rathenau: Musils Arnheim or Mann’s Naphta?.” In idem., Weimar Etudes,171–88. New York: Columbia University Press.

Petzina, Dietmar. 1968. Autarkiepolitik im dritten Reich, der nationalsozialistische Vierjahresplan. Stuttgart: Deutsche Verlagsanstalt.

Raico, Ralph. 1999. Die Partei der Freiheit: Studien zur Geschichte des deutschen Liberalmus. Stuttgart: Lucius and Lucius.

Rathenau, Walther. 1932. “Address of Wather Rathenau on Germany’s Provision for Raw Materials.” 20 December 1915. InThe Fall of the German Empire, 1914–1918, edited by Ralph H. Lutz, 77–90. Vol. 2. Palo Alto, CA: Stanford University Press.

Ritter, Gerhard. 1972. The Sword and the Scepter, translated by Heinz Norden. Miami: University of Miami Press.

Rosenberg, Arthur. 1962. The Birth of the German Republic, 1871–1918, translated by Ian F. D. Morrow. New York: Russell and Russell.

Rothbard, Murray N. 1972. “War Collectivism in World War I.” In A New History of Leviathan, edited by Ronald Radosh and Murray N. Rothbard, 66–110. New York: Dutton.

———. 1998. “World War I as Fulfillment: Power and the Intellectuals.” Denson (1998): 203–54.

Seymour, Charles. 1926. The Intimate Papers of Colonel House. 2 vols. Boston: Houghton Mifflin.

Stern, Fritz. 1987. “Fritz Haber: The Scientist in Power and in Exile.” In Dreams and Delusions, 51–76. New York: Alfred A. Knopf.

Taylor, Frederick Winslow. [1911] 1967. The Principles of Scientific Management. New York: Harper and Row.

Tilly, Richard H. 1966. Financial Institutions and Industrialization in the Rhineland, 1815–1870. Madison, WI: University of Wisconsin Press.

Thomas, Georg Richard. 1966. Geschichte der deutschen Wehr- und Rüstungswirtschaft (1918–1943/45), translated by Wolfgang Birkenfeld. Boppard am Rhein: Boldt.

Wiedenfeld, Kurt. 1918. Staatliche Preisfestsetzung: ein Beitrag zur Kriegs-Preispolitik. Bonn: A. Marcus and E. Webers Verlag.

Williamson, John G. 1971. Karl Helfferich 1872–1924: Economist, Financier, Politician. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Cite This Article

Tooley, T. Hunt, "The Hindenburg Program of 1916: A Central Experiment in Wartime Planning," Quarterly Journal of Austrian Economics 2, no. 2 (Summer 1999): 51–62.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library