Mises Daily Articles

Home | Node | La velocidad de circulación

La velocidad de circulación

Tags Financial MarketsHistory of the Austrian School of EconomicsMonetary Theory

06/20/2019Henry Hazlitt

[De Money, the Market, and the State, editado por Nicholas B. Beales y L. Aubrey Drewry, Jr. de Atenas: University of Georgia Press, 1968, pp. 35-44.]

La teoría cuantitativa del dinero es muy antigua. Pero ha sido más influyente en el último medio siglo en la forma que le dio Irving Fisher en El poder adquisitivo del dinero (1911). Me referiré a esto como fisheriana o teoría cuantitativa mecánica del dinero.

Se ahorraría una gran cantidad de discusión con propósitos opuestos si esto, y sólo esto, fuera referido como la teoría cuantitativa del dinero. Una teoría cuantitativa del dinero (en el sentido de una teoría que simplemente reconoce que la cantidad de dinero es un factor importante que afecta al valor de la unidad monetaria) es algo muy diferente.

La teoría cuantitativa fisheriana es mecánica y matemática. No tiene en cuenta las valoraciones psicológicas de los individuos. En virtud de ella, la cantidad de dinero existente es el único determinante del valor del dinero. El valor de la unidad monetaria se supone que varía inversamente con la cantidad de dinero existente. Esto significa que el «nivel de precios» de los bienes y servicios se supone que varía directa y proporcionalmente con la oferta de dinero.

De ahí viene la famosa ecuación fisheriana: MV=PT. Esta ecuación se escribe con mayor frecuencia: MV + M1V1 = PT. Esta segunda ecuación más complicada simplemente simboliza que los depósitos bancarios se cuentan tanto como el dinero de mano en mano. Pero de ahora en adelante lo daremos por sentado y nos limitaremos a los símbolos más sencillos.

Ahora bien, no se trata principalmente de refutar la teoría cuantitativa del dinero de los pescadores. Eso fue hecho magníficamente por Benjamin M. Anderson en The Value of Money en 1917. Pero la ecuación fisheriana, que alguna vez dominó el campo, todavía se encuentra en las exposiciones contemporáneas de las fuerzas que determinan el poder adquisitivo del dinero. Parece haber tenido una longevidad maravillosa como resultado de su aparente simplicidad, sus aparentes precisiones matemáticas –y porque es más fácil de enseñar que otras teorías.

En mis presentes comentarios me limitaré a un examen especial de la V en esta ecuación.

En la ecuación fisheriana, M representa la cantidad de dinero (y de depósitos bancarios a la vista) existente; V representa la «velocidad de circulación» de ese dinero; P representa «el nivel de precio medio» de los bienes y servicios; y T representa el «volumen de comercio», o la cantidad de bienes y servicios contra los que se intercambia dinero.

Ahora bien, como ha señalado Anderson, en un análisis agudo, los dos lados de esta ecuación son iguales sólo porque son idénticos:

La ecuación afirma simplemente que lo que se paga es igual a lo que se recibe. Esta proposición puede requerir una formulación algebraica, pero para el escritor actual no parece requerir ninguna formulación en absoluto. El contraste entre el «lado del dinero» y el «lado de los bienes» de la ecuación es falso. No hay ningún lado de la mercancía. Ambos lados de la ecuación son lados del dinero.1

Pero me estoy concentrando en el significado de V, la «velocidad de circulación». Anderson, al discutir esto, nos dice,

La concepción de la velocidad de circulación como una entidad real y unitaria, una causa en el proceso de determinación de precios es, supongo, casi tan antigua como la teoría cuantitativa misma. Es una parte esencial de la teoría cuantitativa.2

En el tratamiento que Fisher le da en El poder adquisitivo del dinero, V se trata como algo que es bastante constante, de modo que cuando M se duplica, MV se duplica, y por lo tanto, el «nivel de precios» se duplica. La teoría cuantitativa, tal como la formuló Fisher, suponía que «normalmente» el «nivel de precios» varía directa y proporcionalmente con la oferta de dinero.

Pero cuando se hacen comparaciones estadísticas cuidadosas, se descubre que no es así. Y aquí es donde entra V. Cuando el nivel de precios no ha cambiado en proporción directa a la oferta de dinero, los teóricos de la cuantitividad fisheriana asumen que ha habido algún cambio compensatorio en la «velocidad de circulación» del dinero en la medida exacta necesaria para explicar la discrepancia. Si, por ejemplo, descubren estadísticamente que la cantidad de dinero ha aumentado un 10% en un año dado, mientras que el «nivel de precios», medido por el índice de precios al por mayor o el índice de precios al consumo, no ha cambiado, asumen que debe haber habido una desaceleración de alrededor del 10% en la velocidad de circulación. Si la cantidad de dinero ha permanecido inalterada, pero ha habido un aumento del 10% en el «nivel de precios» en un período dado, suponen que debe haber habido un aumento de la «velocidad de circulación» del dinero del 10% en ese período. Y así sucesivamente.

Tal vez podamos reconocer más claramente lo que está mal con esta noción si vemos lo que comúnmente sucede en una inflación, y cuál es la explicación real.

Lo que comúnmente encontramos, al repasar las historias de inflaciones sustanciales o prolongadas en varios países, es que, en las primeras etapas, los precios suben menos que el aumento de la cantidad de dinero; que en las etapas intermedias pueden subir en proporción aproximada al aumento de la cantidad de dinero (después de tener en cuenta los cambios que también pueden ocurrir en el suministro de bienes); pero que, cuando una inflación se ha prolongado más allá de cierto punto, o ha mostrado signos de aceleración, los precios suben más que el aumento de la cantidad de dinero. Dicho de otro modo, el valor de la unidad monetaria, al comienzo de una inflación, no suele caer tanto como el aumento de la cantidad de dinero, mientras que, en la última fase de la inflación, el valor de la unidad monetaria cae mucho más rápido que el aumento de la cantidad de dinero. Como resultado, la mayor oferta de dinero en realidad tiene un menor poder adquisitivo total que la anterior menor oferta de dinero. Hay, por lo tanto, paradójicamente, quejas de una «escasez de dinero».

¿Cuál es la verdadera explicación de esto? Es perfectamente cierto, para empezar, que la cantidad de dinero afecta el valor de la unidad monetaria, así como la cantidad de trigo, por ejemplo, afecta el valor de un bushel individual de trigo. En ambos casos, un aumento del suministro, si otras cosas son iguales, reduce el valor de una unidad dada, y una reducción del suministro aumenta el valor de una unidad dada. Pero nadie supone, en el caso del trigo o de cualquier otro producto básico, que la reducción del valor de una unidad sea exactamente proporcional al aumento de la oferta total (o un aumento del valor exactamente proporcional a una reducción de la oferta total). Y tampoco debemos suponer que habrá una variación proporcional exactamente inversa entre el valor de una unidad de dinero y la oferta de dinero.

El valor de una unidad de dinero se determina, como el valor de una unidad de una mercancía, principalmente por factores psicológicos, y no simplemente por factores mecánicos o matemáticos. Al igual que con los productos básicos, el valor del dinero está influido no sólo por la cantidad actual, sino también por las expectativas relativas a la cantidad y la calidad futuras. Al principio de una inflación, muchos precios y salarios permanecen como están por costumbre y por costumbre, y también porque, incluso cuando se nota el aumento de la oferta monetaria, se supone que es puramente un acontecimiento del pasado que ya ha pasado. La confianza en una especie de valor fijo de la unidad monetaria sigue siendo alta. Por supuesto, un aumento en la oferta de dinero probablemente elevará algunos precios, aunque el promedio de precios no necesariamente subirá tanto como el aumento monetario.

En la etapa media de una inflación, los precios pueden responder más bien directamente a un aumento de la oferta de dinero. Pero a medida que la inflación avanza, o tal vez se acelera, comienzan a extenderse los temores de que la inflación continúe en el futuro, y que el valor de la unidad monetaria caiga aún más. Estos temores por el futuro se reflejan en el presente. Hay una huida del dinero y una huida a las mercancías. La gente teme que los precios vayan a subir aún más y que el valor de la unidad monetaria vaya a caer aún más. Sus propios temores y acciones ayudan a producir esa misma consecuencia.

Ahora bien, cuando tales desarrollos son llamados a la atención de los adherentes de una teoría cuantitativa rígida, o son notados por ellos, estos adherentes tienen una respuesta inmediata. La discrepancia, dicen, se explica por los cambios en V, la «velocidad de circulación». Y afirman o asumen que estos cambios en la velocidad de circulación son del alcance matemático exacto necesario para explicar las discrepancias entre el aumento de la oferta de dinero y el aumento del nivel de precios.

No ofrecen ninguna prueba matemática de ello. Como veremos, esa prueba matemática no existe ni puede existir. Veamos algunas de las razones.

Para empezar, la «velocidad de circulación» del dinero es una denominación errónea. Es simplemente una forma de hablar, una metáfora, y una metáfora engañosa. Estrictamente hablando, el dinero no «circula», sino que se intercambia por bienes. Se dice que el dinero «circula» porque cambia de manos o, más precisamente, cambia de propietario. Pero cuando una casa, por ejemplo, cambia frecuentemente de propietario, no decimos que «circule». Si vamos a aplicar la metáfora de la circulación al dinero, entonces también deberíamos aplicarla lógicamente a los bienes. Porque el dinero (excepto en préstamos o en el pago de deudas) siempre se intercambia por bienes (o servicios). Por lo tanto, la «velocidad de circulación» del dinero nunca puede ser mayor que la «velocidad de circulación» de los bienes.

En la ecuación de intercambio fisheriana, V es comúnmente tratada como una variable independiente. En otras palabras, V es tratado como algo que puede cambiar independientemente de cualquier cambio en T, o en el volumen del comercio. El aumento de la velocidad de circulación se considera equivalente al mismo porcentaje de aumento del volumen de dinero. El dinero es pensado como algo que tiene una cierta»cantidad de trabajo que hacer». Si la velocidad de circulación del dinero se duplica, entonces se dice que un dólar hace «el trabajo» previamente hecho por dos. Según esta teoría, si simplemente la velocidad del dinero se duplicara, sin que cambiara la cantidad de dinero, el nivel de precios se duplicaría.

Una ilustración común en el aula hace algo como esto: «A» debe a «B» un dólar, «C» un dólar, «D» un dólar, «E» un dólar, «A» un dólar. Si se sientan alrededor de una mesa y cada uno paga el dólar que le debe al otro, entonces el dólar «circula» y un dólar «hace el trabajo» de cinco dólares. En esta ilustración se pueden observar dos cosas. En primer lugar, en la situación descrita, ningún dólar real tendría que cambiar de manos en absoluto: las deudas podrían ser canceladas por meras transacciones contables. Esta cancelación mutua de deudas ocurre en la práctica todos los días, y a gran escala, en las cámaras de compensación bancaria, o en instituciones que actúan como cámaras de compensación. En segundo lugar, la ilustración, de hecho, sólo se aplica a los préstamos o al pago de deudas contraídas anteriormente.

Pero lo que tenemos que tratar, en la llamada circulación de dinero, es el intercambio de dinero contra bienes. Por lo tanto, V y T no pueden separarse. En la medida en que existe una relación causal, es el volumen del comercio el que determina la velocidad de circulación del dinero y no al revés.

Lo que los teóricos matemáticos de la cantidad parecen olvidar es que el dinero no se intercambia contra un vacío, ni contra otro dinero (excepto en las liquidaciones bancarias y en las divisas), sino contra bienes. Por lo tanto, la velocidad de circulación del dinero es, por así decirlo, simplemente la velocidad de circulación de los bienes y servicios mirados desde el otro lado. Si el volumen del comercio aumenta, la velocidad de circulación del dinero, en igualdad de condiciones, debe aumentar, y viceversa.

Un aumento de la V puede deberse a un mayor afán de compra de bienes. Pero la velocidad de circulación del dinero no puede ser acelerada a algo como el grado comúnmente asumido por la teoría cuantitativa matemática. Esto se aplica especialmente al gasto en consumo. Existe una tasa habitual (e incluso máxima) de consumo de alimentos, por ejemplo, que no se acelera ni siquiera en una hiperinflación. Las personas a las que se les paga semanalmente pueden comprar el stock de alimentos de toda la semana (o cualquier parte del mismo) el día en que reciben su cheque de pago semanal en lugar de comprar lo que necesitan cada día. Pero esto no aumentará la V semanal. En una hiperinflación, la gente puede abastecerse mucho antes que de otra manera en la compra de bienes duraderos: vivienda, automóviles, electrodomésticos, ropa, joyas, obras de arte, etc. Pero incluso esto no aumentará la V durante un período prolongado, a menos que el ritmo de producción se acelere en consecuencia. Después de cualquier compra de bienes duraderos, es probable que haya, en igualdad de condiciones, una tasa de V inferior a la normal para tales bienes duraderos, en parte porque casi todo el mundo estará «cargado» con ellos, en parte porque las existencias de los minoristas se agotarán o serán escasas, a menos que la producción pueda acelerarse de la misma manera.

Estas «prisas» y «esperas» (para utilizar el vocabulario de L. Albert Hahn3) forman parte del ciclo económico.

Como el dinero se intercambia contra bienes, y como la tasa de consumo sólo puede cambiar dentro de límites comparativamente menores, debemos buscar en otra parte la razón de las variaciones en V que realmente encontramos. Esta razón se encuentra en la especulación. Esto se puede mostrar tanto inductiva como deductivamente. No hay estadísticas fiables, por supuesto, sobre la «velocidad de circulación» de la moneda de mano en mano. Pero tenemos cifras sobre la tasa anual de rotación de los depósitos bancarios a la vista, y como los depósitos bancarios en los Estados Unidos cubren casi nueve décimas partes de los medios de pago, estas cifras son un índice muy importante. (En agosto de 1966, los depósitos bancarios, tanto a plazo como a la vista, ascendían a un total de 288.000 millones de dólares, frente a los 38.000 millones de dólares que representaban la moneda fuera de los bancos).

Lo que más llama la atención, al examinar las cifras, es en primer lugar la gran discrepancia que encontramos entre la tasa de rotación de los depósitos a la vista en las grandes ciudades, especialmente en Nueva York, y la tasa que encontramos en otros 218 centros de información. En agosto de 1966, la tasa anual de rotación de los depósitos a la vista en estos 218 pequeños centros era de 34,1. En seis grandes centros de información fuera de la ciudad de Nueva York, era 52,2. Cuando llegamos a la propia ciudad de Nueva York, la tasa de rotación fue de 112.7. En otras palabras, la tasa de rotación de los depósitos a la vista en la ciudad de Nueva York fue más de tres veces mayor que en los pueblos pequeños y los distritos rurales.

Esto no significa que la gente en la ciudad de Nueva York estuviera gastando furiosamente su dinero a un ritmo tres veces mayor que el de la gente en los centros pequeños. (Siempre debemos recordar que cada individuo puede gastar su ingreso en dólares sólo una vez) La diferencia se explica por el hecho de que Nueva York, con la Bolsa de Valores de Nueva York, la Bolsa de Valores de Estados Unidos, los corredores de bolsa y las casas de bonos, y una miríada de mercados especulativos de materias primas, es el gran centro de la especulación en Estados Unidos. Este hecho se pone aún más de relieve mediante comparaciones a lo largo de un período de años. Por ejemplo, en 1943, el volumen de negocios de los depósitos a la vista en Nueva York era sólo un poco mayor que en otros centros de información. Pero ha seguido creciendo desde entonces, en relación a otros centros. Este aumento había correspondido en general al aumento mensurable de la especulación durante el mismo período.

Aunque la velocidad de circulación del dinero aumenta con la especulación, la especulación en sí misma no aumenta indefinidamente. Para que aumente la especulación, la voluntad de desprenderse de los productos básicos debe aumentar tan rápidamente como el afán de comprarlos. Las ideas sobre el valor de los productos básicos –no sólo las diferencias de opinión entre el comprador y el vendedor, sino también las opiniones fluctuantes de los especuladores individuales– están cambiando rápidamente y son necesarias para aumentar el volumen de la especulación. Pero un aumento de la V no significa necesariamente un aumento de los precios de los productos básicos, y mucho menos un aumento proporcional de los precios de los productos básicos. Puede haber mercados a la baja violentamente activos, así como mercados al alza violentamente activos.

Es posible que nos acerquemos mucho más a la verdad de esta situación si adoptamos lo que se ha dado en llamar el enfoque de «tesorería». Esto ha sido admirablemente presentado en las obras de Ludwig von Mises.4 Cito extensamente sus puntos de vista tal y como aparecen en una carta dirigida a mí:

El servicio que presta el dinero no consiste en su volumen de negocios. Consiste en estar preparado en efectivo para cualquier uso futuro.

El dinero nunca es «ocioso». Siempre presta a alguien el único servicio que puede prestar, a saber, ser parte de la tesorería de un hombre.

Las tenencias de efectivo son a veces mayores y a veces menores con la misma persona. Pero nadie tiene nunca una tesorería mayor de la que él quiere tener. Si considera que su tesorería es excesiva, invierte el excedente comprando (bienes de los productores o de los consumidores) o prestándolo. (Los depósitos a plazo son un método para prestar dinero) Es un juicio de valor llamar «acumulación» a la posesión de efectivo de alguien. La persona interesada cree que, en esta situación, la mejor política (digamos: el mal menor) es aumentar su tesorería. No importa si apruebo su comportamiento o no. Su comportamiento –no mi opinión subjetiva sobre su conveniencia- es un factor que influye en la formación de los precios de mercado.

Es inútil distinguir entre dinero «circulante» y dinero «inactivo». El dinero cambia de manos sin ser propietario durante una fracción de tiempo. El dinero puede estar en proceso de transporte, viajando en vagones de ferrocarril o en otros medios de transporte. Pero, incluso desde el punto de vista legal, siempre está en manos de alguien.

En un mundo cambiante todo el mundo está bajo la necesidad de tener una cantidad de dinero en efectivo a mano. Este deseo crea la demanda de dinero y hace que las personas estén dispuestas a vender bienes y servicios a cambio de dinero. Por lo tanto, una teoría realista del valor y del poder adquisitivo del dinero debe partir del reconocimiento de estos deseos. Los cambios en el poder adquisitivo de la unidad monetaria se producen por cambios en la relación entre la demanda de dinero, es decir, la demanda de dinero para mantener efectivo, y la oferta de dinero.

La principal deficiencia del concepto de velocidad de circulación es que no parte de las acciones de los individuos, sino que mira el problema desde el ángulo de todo el sistema económico. Este concepto en sí mismo es un modo vicioso de abordar el problema de los precios y el poder adquisitivo. Se supone que, en igualdad de condiciones, los precios deben cambiar en proporción a los cambios que se produzcan en la oferta total de dinero disponible. Esto no es cierto.

Es cierto que en períodos de caída del valor del dinero, cuando se espera que el dinero siga cayendo, la gente intentará reducir al mínimo su tesorería. Pero como algo universal, esto será imposible. La cantidad total de dinero que permanece igual, o incluso en aumento, alguien debe mantenerla, y la participación media per cápita no disminuirá. Cuanto más rápido los consumidores buscan deshacerse del dinero, más rápido los comerciantes deben asimilarlo. La tenencia media individual de efectivo debe ser siempre la oferta total de dinero en circulación dividida por la población.

Lo que hace que los precios suban y bajen, por lo tanto, no son los cambios en la tenencia media de efectivo, sino los cambios en las valoraciones que la gente pone en la unidad monetaria. V no es una causa sino un resultado, o incluso un mero efecto secundario. La gente que está más ansiosa por comprar bienes, o más ansiosa por deshacerse del dinero, comprará más rápido o antes. Pero esto significará que V aumenta, cuando sí aumenta, porque el valor relativo del dinero está bajando o se espera que baje. No significará que el valor del dinero esté bajando, o que los precios de los bienes suban, porque V ha aumentado.

Cuando las personas valoran menos el dinero y más los bienes, ofrecen más dinero por los bienes y pueden aumentar la «velocidad de circulación». Pero no es el aumento mecánico de la velocidad de circulación lo que causa un aumento posterior de los precios, por no hablar de un aumento proporcional de los precios. Es el cambio en la valoración por parte de los individuos de los bienes o del dinero, o de ambos, lo que causa el aumento de la velocidad de circulación, así como el aumento de los precios. El aumento de la velocidad de circulación, en otras palabras, es en gran medida un factor pasivo en la situación.

Para ir más lejos: No existe ninguna relación necesaria entre la velocidad de circulación y el valor o el poder adquisitivo de la unidad monetaria. Podemos ver esto claramente si volvemos a la analogía con otras mercancías (considerando el dinero, por el momento, como era en su origen, sólo una mercancía intercambiada contra otras). El valor relativo de una unidad de trigo, o de huevos, o de patatas (si damos por sentada la calidad y el uso), depende principalmente de las cantidades relativas totales existentes de estos productos. Cuando alguno de ellos está escaso, el precio por unidad sube; cuando está en exceso, el precio por unidad baja.

Estas subidas o bajadas pueden o no estar acompañadas de un volumen inusual de transacciones especulativas. Pero el volumen de las transacciones especulativas refleja simplemente el alcance de las diferencias de opinión o los cambios de opinión entre los comerciantes en el mercado; no tiene ninguna relación funcional con las subidas o bajadas de valor. Por lo tanto, un mercado de trigo o una bolsa de valores en caída puede ser más activo que un mercado de trigo o una bolsa de valores estables. Pero también lo puede hacer un mercado de trigo o un mercado bursátil en alza.

De manera similar, cuando recurrimos al dinero, el aumento de los intercambios (es decir, un aumento de la V) puede acompañar a una disminución del valor o del poder adquisitivo del dinero. Pero no será necesaria una relación entre el cambio en la velocidad de circulación y el alcance de la disminución del poder adquisitivo de la unidad monetaria. De hecho (aunque esto sucede con menor frecuencia), un aumento de la velocidad de circulación del dinero puede ir acompañado de un aumento del poder adquisitivo del dinero, es decir, de una caída de los precios. Esto puede suceder en un colapso especulativo, como, por ejemplo, a finales de 1929.

Esto vale la pena repetirlo con palabras ligeramente diferentes. El aumento de la velocidad de circulación no es, en sí mismo, ni siquiera una de las causas del aumento de los precios de los productos básicos. Ni siquiera es un eslabón en la cadena de causalidad. El aumento de la velocidad de circulación y la subida de los precios de los productos básicos son el resultado conjunto de un cambio en el valor del dinero en relación con el valor de los bienes. Cuando las personas valoran menos el dinero en relación con los bienes, ofrecen más dinero por los bienes; cuando lo valoran más en relación con los bienes, ofrecen menos dinero por los bienes. Cualquier cambio en la velocidad de circulación es probable que sea el resultado de estos cambios en las decisiones de valor: no es en sí misma una causa del cambio en el valor. El valor del dinero no disminuye porque su velocidad de circulación ha aumentado, aunque la velocidad de circulación puede aumentar, cuando lo hace, porque el valor del dinero en relación con los bienes ha disminuido.

Para resumir:

  1. La velocidad de circulación es un resultado, no una causa. Es comúnmente un resultado pasivo de los cambios en las valoraciones relativas de dinero y bienes de las personas.
  2. La velocidad de circulación no puede fluctuar mucho más allá de un rango comparativamente estrecho, porque está estrechamente ligada (excepto por la especulación) a la tasa de consumo y producción.
  3. V varía con el volumen de la especulación, pero un mayor volumen de especulación puede acompañar tanto a los precios al alza como a la baja.
  4. V nunca es un factor independiente en el lado del dinero, porque la transferencia de bienes debe acelerarse, en igualdad de condiciones, hasta un importe igual. Es tan válido pensar en la velocidad de circulación del dinero causada por lo que ocurre en el lado de los bienes como por lo que ocurre en el lado del dinero.
  5. En realidad son los factores psicológicos – el deseo de comprar y vender, producir y consumir – los que determinan V.
  6. La teoría monetaria ganaría inmensamente si se abandonara completamente el concepto de una velocidad de circulación independiente o causal. El método de valoración y el método de tenencia de efectivo son suficientes para explicar los problemas planteados.
  • 1. Benjamin M. Anderson, The Value of Money (Nueva York: Macmillan Company, 1917), pág. 161.
  • 2. Ibídem., p. 204.
  • 3. L. Albert Hahn, Common Sense Economics (Nueva York: Abelard-Schuman, Limited, 1956).
  • 4. Ludwig von Mises, Human Action (New Haven: Yale University Press, 1949), y The Theory of Money and Credit (London: Jonathan Cape, Limited, 1934, y New Haven: Yale University Press, 1953).
Shield icon interview