Mises Daily Articles

Home | Node | Fascistas buenos y fascistas malos

Fascistas buenos y fascistas malos

Tags War and Foreign PolicyOther Schools of Thought

06/05/2019John T. Flynn

[Este artículo es un extracto del capítulo 10 de As We Going Marching (1944)].

 

Primero permítanos establecer nuestra definición de fascismo. Es, en pocas palabras, un sistema de organización social en el que el estado político es una dictadura apoyada por una élite política y en el que la sociedad económica es un capitalismo autárquico, encerrado y planificado, en el que el Estado asume la responsabilidad de crear un poder adquisitivo adecuado a través de la instrumentalidad de la deuda nacional y en el que el militarismo se adopta como un gran proyecto económico para crear trabajo, así como un gran proyecto romántico al servicio del estado imperialista.

Desglosado, incluye estos mecanismos:

  1. Un Estado cuyos poderes son ilimitados.
  1. Un líder que es un dictador, absoluto en el poder pero responsable ante el partido que es una élite preferida.
  1. Un sistema económico en el que la producción y la distribución son llevadas a cabo por propietarios privados pero de acuerdo con los planes realizados por el Estado directamente o bajo su supervisión inmediata.
  1. Estos planes implican el control de todos los instrumentos de producción y distribución a través de grandes oficinas gubernamentales que tienen el poder de hacer regulaciones o directivas con fuerza de ley.
  1. Implican también la integración integral de las finanzas públicas y privadas, bajo las cuales la inversión es dirigida y regulada por el Estado, de manera que mientras la propiedad es privada y la producción es llevada a cabo por los propietarios privados, existe un tipo de socialización de la inversión, de los aspectos financieros de la producción. De esta manera, el Estado, que por ley y por reglamento puede ejercer un poderoso control sobre la industria, puede ampliar y completar enormemente ese control asumiendo el papel de banquero y socio.
  1. Implican también el dispositivo de crear corrientes de poder adquisitivo por medio de préstamos y gastos del gobierno federal como institución permanente.
  1. Como consecuencia necesaria de todo esto, el militarismo se convierte en una parte inevitable del sistema, ya que proporciona los medios más fáciles de drenar grandes cantidades anualmente del mercado laboral y de crear una tremenda industria para la producción de armas para la defensa, la cual es apoyada totalmente por los préstamos y gastos del Estado.
  1. El imperialismo se convierte en un elemento esencial de un sistema de este tipo, especialmente en los Estados fuertes, ya que todo el sistema fascista, a pesar de sus promesas de abundancia, necesita grandes sacrificios financieros y personales, a los que la gente no puede ser inducida a hacer en interés de los objetivos ordinarios de la vida civil y a los que se someterá sólo cuando se le presente alguna cruzada o aventura nacional sobre el modelo heroico, tocando profundamente los manantiales del orgullo, el interés y los sentimientos chauvinistas.

Donde se encuentran estos elementos, existe el fascismo, sea cual sea el nombre que se le dé al sistema. Y ahora es nuestra tarea mirar muy brevemente a nuestra propia sociedad y ver hasta qué punto las semillas de este sistema están presentes aquí y hasta qué punto están siendo cultivadas y por quién.

A la luz de todo esto, podemos ver cuán lejos podemos ser guiados por aquellos que buscan las raíces del fascismo husmeando entre esos inútiles chiflados o grupos deliberadamente subversivos que florecen débilmente bajo el liderazgo de varios führer de pequeño calibre. Algunos de estos grupos son totalmente antiamericanos, como los Bundistas. Tal organización no tuvo nada que ver y no puede tener nada que ver con la introducción de un nuevo sistema de sociedad en Estados Unidos. Su objetivo era ayudar a Hitler en la medida de lo posible en sus objetivos de guerra aquí. Era una organización enemiga — y una increíblemente tonta.

Luego hay varios grupos que son sólo anticomunistas o anticomunistas y antisemitas, confundiendo dos cosas en una, como los Christian Fronters, que suman unos pocos cientos de no entidades. Hay otros que no se diferencian mucho de esos viejos movimientos de exclusión —los No se sabe nada, la APA, el Klan— que dirigen su fuego contra algún grupo racial o religioso. Son cosas completamente malvadas, pero tienen poco y en la mayoría de los casos nada que ver con la introducción del fascismo en Estados Unidos. La mayoría de ellos no tienen más noción del contenido del fascismo que los caballeros que escriben libros sobre ellos.

Se supone que debido a que el movimiento nazi en Alemania y el movimiento fascista en Italia comenzaron con pequeños grupos de don nadie dirigidos por gente sin importancia, el fascismo vendrá de la misma manera aquí. Es posible, por supuesto, que el gran fascismo americano se levante así. Sólo tenemos que ver el florecimiento de la cruzada del Jamón y los Huevos en California1 y el movimiento Townsend en todas partes2 para darnos cuenta de las posibilidades de un movimiento poderoso organizado por líderes sin importancia.

Pero cuando llegue el fascismo no será en la forma de un movimiento antiestadounidense o de un grupo pro-Hitler que practique la deslealtad. Ni tampoco en forma de cruzada contra la guerra. Aparecerá más bien en las vestiduras luminosas del patriotismo ardiente; tomará alguna forma y color genuinamente autóctona, y se extenderá sólo porque sus líderes, que aún no son visibles, sabrán cómo localizar los grandes manantiales de la opinión pública y el deseo y las corrientes de pensamiento que fluyen de ellos y sabrán cómo atraer a sus estandartes a líderes que puedan obtener el apoyo de las minorías controladoras en la vida pública estadounidense. El peligro no reside tanto en los posibles führer que puedan surgir, sino en la presencia en medio de nosotros de ciertas corrientes de esperanza, apetito y opinión. La guerra contra el fascismo debe comenzar allí.

Hay otro fenómeno que ha aparecido que parece contener algún peligro de infección. La guerra nos ha traído aliados. Uno de ellos es Rusia. Y ya hemos visto cómo nuestra colaboración amistosa en la empresa de guerra ha llevado a una gran cantidad de tonterías sobre el gobierno ruso. Estamos dispuestos a creer que ya no es antirreligioso. Hay una notable mitigación de la severidad con la que evaluamos el comunismo y la tolerancia con la que hemos perdonado las purgas y brutalidades del régimen soviético.

Pero también tenemos aliados fascistas. Y no sólo miramos con indulgencia sus políticas porque son nuestros aliados, sino también porque en lugar de ser agresores, son víctimas de fascistas más grandes y poderosos. Así que tuvimos un régimen fascista en Austria bajo Dollfuss y más tarde bajo Schuschnigg. El dictador Dollfuss3 fue perseguido por el dictador Hitler, pero era el amigo íntimo y colaborador del dictador Mussolini. Tenía su propio registro de supresiones, en particular el terrible cañoneo de las casas de los trabajadores en Viena. Pero todo esto es perdonado y pasado por alto cuando los asesinos de Hitler lo asesinan.

Del mismo modo, pasamos por alto la estructura fascista de Schuschnigg4 porque Schuschnigg era un hombre profundamente religioso y porque él también fue secuestrado y alejado por el irreligioso Hitler. Pero Austria era un país fascista. No cabe duda de que Schuschnigg era un hombre honesto, un verdadero patriota dispuesto a sacrificarse por Austria, y que, además, era un hombre de profunda y genuina naturaleza religiosa. Todo lo cual nos advierte una vez más que no debemos cometer el error de suponer que los diversos ingredientes del fascismo, tomados por separado, son malos, y que sólo los hombres malos abrazan este nuevo orden.

Lo mismo puede decirse de Portugal, donde el dictador Salazar5 es un hombre sin las características personales ofensivas de Mussolini o Hitler; sin despotricar, postureando, sonando sables, sin pompa. Al contrario, es un esteta, viviendo una vida de frugalidad, un católico devoto, su oficina adornada con un solo adorno, el crucifijo de Cristo, a cuyos pies es un humilde adorador. El régimen fascista de Portugal es una curiosidad entre las órdenes fascistas de Europa. A sus admiradores, de los que hay un gran número en este país y en Europa, les gusta llamarlo «corporativismo cristiano». Este es un modelo de la antigua forma de gobierno del gremio medieval, tan admirado e instado a Gran Bretaña y Estados Unidos por algunos de sus más devotos líderes socialistas y otros, como Hobson y Cole. El caso de Portugal es, sin embargo, muy especial, moldeado por condiciones peculiares y salvado ahora por la guerra y la alianza de Portugal con Inglaterra.

Grecia se ajustaba más al patrón estándar de los países fascistas, sin embargo, debido a que Grecia fue atacada tan cruelmente por Mussolini y se convirtió en una defensa tan gloriosa, y debido a que ahora es nuestra aliada, no pensamos en ella como esencialmente malvada porque es fascista. Metaxas,6 guerrero y admirador del sistema militar alemán, montó su cañón en las calles de Atenas, liquidó el parlamento y la constitución, desterró a sus oponentes, tachó a toda la oposición de comunista y se erigió en dictador. Puso fin a la libertad de prensa, dijo a los editores que «deben seguirlo como soldados en la batalla, nunca consultando, criticando o intercambiando opiniones con él». Instituyó un despiadado régimen de ideas en las escuelas y se lo dijo a los profesores universitarios: «No puedo permitir que ninguno de ustedes tenga ideas diferentes a las del Estado».

Llegó al poder sin ningún programa. Hizo vagas promesas de la buena vida, dijo a los griegos que era «el primer campesino y el primer artesano» de Grecia, pasó por todas las medidas de bienestar estándar, salarios mínimos, leyes de ocho horas, pensiones, servicios médicos gratuitos, etc., acompañado de todas las conocidas técnicas fascistas de régimen. Y, por supuesto, gastó el dinero que pidió prestado e hizo del ejército el mayor proyecto de todos, diciéndole a la gente que «su turno llegará algún día».

Muchos de estos dictadores fueron purgados, como Kemal Pasha,7 por ejemplo, a quien ahora llamamos con admiración «ese gran hombre», pero que, cuando sus antiguos colegas parecían estar un poco fuera de control, los colgaba por docenas y les daba una gran fiesta la noche en que eran golpeados.

Lo que quiero decir es que estamos haciendo por el fascismo lo que empezamos a hacer por los fideicomisos a principios del siglo XX. Empezamos a hablar de «fideicomisos malos» y «fideicomisos buenos». Ahora estamos empezando a reconocer el «mal fascismo» y el «buen fascismo». Un mal fascismo es un régimen fascista que está en contra de nosotros en la guerra. Un buen régimen fascista es aquel que está de nuestro lado. O para repetir lo que ya he dicho, un mal régimen fascista es aquel que hace la guerra a sus vecinos y persigue a los judíos; un buen régimen fascista es aquel al que salta un fascismo más fuerte y que no altera la actitud de larga data del país hacia los judíos o los cristianos. Y desde este comienzo hay muchos estadounidenses que han descansado largamente en los magníficos logros de Mussolini y en el lado bueno del régimen alemán.8 Y así coqueteamos un poco con la idea de que tal vez el fascismo podría establecerse sin estas características degradantes, que incluso si ha de haber un gobierno totalitario, debe ser sólo un poquito totalitario y sólo un poquito militarista e imperialista, sólo del lado de Dios y de la democracia.

  • 1. De una reseña de un libro de EH.NET sobre Pensions, Politics, and the Elderly de Daniel J.B. Mitchell: «El deterioro de las condiciones económicas de la Gran Depresión y la concentración de votantes ancianos frustrados en el sur de California fueron el combustible para una serie de movimientos políticos que presionan para aumentar las pensiones. El más exótico de ellos fue probablemente el movimiento de Jamón y Huevos. [...] El Ham and Eggers recogió suficientes firmas para poner su plan en la papeleta de California como Proposición 25 en noviembre de 1938. Bajo el plan, basado en una idea de Irving Fisher, cualquier persona calificada para votar en California y de cincuenta años de edad o más sin un trabajo recibiría $30 de «grant[ias» cada semana. Cada garantía de $1 requeriría un impuesto de dos centavos pagado semanalmente para mantener el pagaré válido hasta que sea redimido. Las garantías serían de curso legal para el pago de impuestos estatales. La idea era que para evitar pagar el impuesto semanal sobre el dinero, la gente lo gastaría inmediatamente, impulsando así la economía».
  • 2. Según Wikipedia (traducido de la versión en inglés): «El Dr. Francis Everett Townsend (13 de enero de 1867-1 de septiembre de 1960) fue un médico estadounidense conocido por su propuesta de pensión de vejez renovable durante la Gran Depresión. Conocido como el "Plan Townsend", esta propuesta influyó en el establecimiento del sistema de Seguridad Social de la administración Roosevelt».
  • 3. En «The Meaning of the Mises Papers», escribe Hans-Hermann Hoppe, «Durante este período Mises fue economista jefe de la Cámara de Comercio de Austria. Antes de que Dollfuss fuera asesinado por su política, Mises era uno de sus consejeros más cercanos». ¿Por qué el eminente liberal del libre mercado austríaco aconsejaba a un militante intervencionista? En «The Cultural Background of Ludwig von Mises» (PDF), Erik Ritter von Kuehnelt-Leddihn ofrece esta explicación: «Dada la oposición que Mises encontró en la universidad, buscó un empleo estable en el Handelskammer, la Cámara de Comercio semioficial. Después de 1920, el gobierno austríaco estaba mayormente en manos del Partido Social Cristiano, un partido Clérico-Conservador, que finalmente fue el padre de la dictadura de Dollfuss y su Frente Patriótico. Este partido tuvo que luchar contra los socialistas internacionales y, más tarde, contra los nacionalsocialistas. Mises, como agnóstico y verdadero liberal, no tenía un entusiasmo innato por los socialcristianos, pero, a juzgar por la precaria situación de Austria, sabía que un hombre decente y responsable tenía que colaborar con ese gobierno».
  • 4. «Kurt von Schuschnigg se convirtió en Canciller después de la muerte de Dollfuss, continuando gobernando de la misma manera autoritaria que su predecesor fallecido.» Richard M. Ebeling, «The Economist as the Historian of Decline: Ludwig von Mises and Austria Between the Two World Wars» (PDF).
  • 5. De Wikipedia (traducido de la versión en inglés): «António de Oliveira Salazar (28 de abril de 1889-27 de julio de 1970) fue Presidente del Consejo de Ministros de Portugal (Primer Ministro) y dictador de facto de la República Portuguesa de 1932 a 1968. Fue el fundador y líder del Estado Novo, el régimen autoritario de derecha que presidió y controló la vida social, económica, cultural y política de Portugal de 1933 a 1974».
  • 6. De Wikipedia (traducido de la versión en inglés): «Ioannis Metaxas (griego Ιωαννης Μεταξας, 12 de abril de 1871-29 de enero de 1941) fue general griego y primer ministro de Grecia desde 1936 hasta su muerte en 1941».
  • 7. Mustafa Kemal Atatürk (1881-1938) fue el fundador y el primer Presidente de la República de Turquía. Ver Wikipedia
  • 8. Véase la reseña de David Gordon, «Three New Deals: Why the Nazis and Fascists Loved FDR».
Shield icon interview