Faith and Freedom 1951-1960

Home | Node | El Edicto de Diocleciano

El Edicto de Diocleciano

Tags Money and Banks

12/04/2018Murray N. Rothbard

Los ciudadanos del antiguo Imperio Romano desconfiaban de la moneda de papel y se negaban a aceptar nada más que monedas de oro o plata como dinero. Así que los gobernantes se vieron obligados a inflar la oferta de dinero por el método discreto de imprimir moneda adicional.

Pero los emperadores romanos pronto descubrieron un ingenioso dispositivo. Procedieron a llamar las monedas del reino, aparentemente para reparaciones. Luego, por diversos medios, tales como archivar pequeñas partes de las monedas, o introducir aleaciones más baratas, redujeron el contenido de plata del dinero sin cambiar su valor nominal original. Esta devalución les permitió agregar muchas más monedas de plata a la oferta monetaria romana. La práctica fue iniciada por Nerón, y acelerada por sus sucesores. Para la época de Diocleciano, el denario (moneda de plata estándar) se había reducido a una décima parte de su valor anterior.

El resultado fue un fuerte aumento de los precios en todo el vasto imperio romano. Como ha ocurrido a lo largo de la historia, el público acusó indignado a los comerciantes y especuladores de causar el alza de los precios. En general, se acordó que el único remedio era el estricto control de precios máximos por parte del gobierno.

En consecuencia, el Emperador Diocleciano, un "amigo del pueblo", emitió su famoso Edicto en 301 d. C. que establece precios máximos para todos los tipos de productos y salarios máximos para todas las ocupaciones. Algunos ejemplos típicos: frijoles, triturados, 100 denarios; Frijoles, sin triturar, 60 den.; frijoles secos, 100 den. Veterinaria, para recortar pezuñas, 6 den. por animal. Veterinaria, para cabezas sangrantes, 20 den. por animal. Escritor, de mejor escritura, 25 den. por 100 líneas. Escritor, de escritura de segunda calidad, 20 den. por 100 líneas.

La proclamación de Diocleciano que introduce el edicto tiene un marcado parecido con las exhortaciones modernas:

Debemos comprobar la avaricia ilimitada y furiosa que, sin pensar en la humanidad, se apresura a su propio beneficio. Esta avaricia, sin pensar en la necesidad común, está causando estragos en la riqueza de aquellos en extrema necesidad. Nosotros, los protectores de la raza humana, hemos acordado que la justicia debe intervenir como árbitro, para que la solución que la humanidad misma no pueda proporcionar pueda, mediante los remedios de nuestra previsión, aplicarse al mejoramiento general de todos.

En los mercados, los precios inmoderados están tan extendidos que la abundante pasión por las ganancias no se ve disminuida por los abundantes suministros. Los hombres cuyo objetivo siempre es obtener ganancias, frenar la prosperidad general, los hombres que abundan individualmente en grandes riquezas que podrían satisfacer por completo a naciones enteras, intentan capturar fortunas más pequeñas y luchar por porcentajes ruinosos. La preocupación por la humanidad en general nos convence de establecer un límite a la avaricia de tales hombres. Los especuladores, que atacan de manera encubierta el bienestar público, están extorsionando los precios de las mercancías de manera que en una sola compra a un soldado se le priva de su bono y salario.

Por lo tanto, hemos decretado que se establezca un máximo para que cuando aparezca la violencia de los precios altos en cualquier lugar, la avaricia pueda ser controlada por los límites de nuestro estatuto. Para garantizar una aplicación adecuada, cualquier persona que viole este estatuto estará sujeta a una pena capital. La misma pena se aplicará a quien, en el deseo de comprar, haya conspirado contra el estatuto con la codicia del vendedor. También está sujeto a la pena de muerte el que cree que debe retirar sus bienes del mercado general debido a esta regulación.

Instamos a la lealtad de todo lo que una ley constituida para el bien público puede           observarse con obediencia y cuidado.

Si alguien podía obligar a la gente a comerciar a precios máximos, Diocleciano era el hombre. Sin embargo, el emperador absoluto del mundo civilizado, un veterano general con miles de policías secretos a sus órdenes, pronto se vio obligado a rendirse. Después de un breve intervalo, casi nada se ofreció a la venta, y hubo una gran escasez de todos los bienes.

Diocleciano se vio obligado a derogar el edicto de fijación de precios. Los precios finalmente se estabilizaron en 307 dC cuando el gobierno dejó de diluir la oferta monetaria.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Cite This Article

Murray N. Rothbard, "The Edict of Diocletian," Faith and Freedom 1, no. 4 (March 1950): 11.

Shield icon interview