Mises Daily Articles

Home | Node | El mito de Hiroshima

El mito de Hiroshima

Tags 미국 역사전쟁과 대외정책기타 학파

08/06/2020John V. Denson

Todos los años, durante las dos primeras semanas de agosto, los medios de comunicación de masas y muchos políticos a nivel nacional sacan a relucir el mito político «patriótico» de que el lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre Japón en agosto de 1945 provocó su rendición y, de ese modo, salvó la vida de entre quinientos mil y un millón de soldados estadounidenses, que no tuvieron que invadir las islas. Los sondeos de opinión de los últimos cincuenta años muestran que los ciudadanos estadounidenses creen abrumadoramente (entre el 80 y el 90 por ciento) esta falsa historia que, por supuesto, les hace sentir mejor al matar a cientos de miles de civiles japoneses (en su mayoría mujeres y niños) y salvar vidas estadounidenses para lograr el fin de la guerra.

El mejor libro, en mi opinión, para hacer estallar este mito es The Decision to Use the Bomb de Gar Alperovitz, porque no sólo explica las verdaderas razones por las que se lanzaron las bombas, sino que también ofrece una historia detallada de cómo y por qué se creó el mito de que esta matanza de civiles inocentes estaba justificada y, por lo tanto, era moralmente aceptable. El problema esencial comienza con la política de rendición incondicional del Presidente Franklin Roosevelt, que fue adoptada a regañadientes por Churchill y Stalin, y que el Presidente Truman decidió adoptar cuando sucedió a Roosevelt en abril de 1945. Hanson Baldwin fue el principal escritor del New York Times que cubrió la Segunda Guerra Mundial y escribió un importante libro inmediatamente después de la guerra titulado Great Mistakes of the War. Baldwin concluye que la política de rendición incondicional

fue una invitación abierta a la resistencia incondicional; desalentó la oposición a Hitler, probablemente alargó la guerra, nos costó vidas, y ayudó a conducir a la presente paz abortada.

La cruda realidad es que los dirigentes japoneses, tanto militares como civiles, incluido el emperador, estaban dispuestos a rendirse en mayo de 1945 si el emperador podía permanecer en su lugar y no ser sometido a un juicio por crímenes de guerra después de la guerra. Este hecho fue conocido por el Presidente Truman ya en mayo de 1945. La monarquía japonesa fue una de las más antiguas de toda la historia, datando del 660 AC. La religión japonesa añadió la creencia de que todos los emperadores eran descendientes directos de la diosa del sol, Amaterasu. El emperador reinante Hirohito era el 124º en la línea de descendencia directa. Después de que las bombas fueron lanzadas el 6 y 9 de agosto de 1945, y su rendición poco después, se permitió a los japoneses mantener a su emperador en el trono y no fue sometido a ningún juicio por crímenes de guerra. El emperador Hirohito subió al trono en 1926 y continuó en su posición hasta su muerte en 1989. Desde que el Presidente Truman aceptó, en efecto, la rendición condicional ofrecida por los japoneses ya en mayo de 1945, se plantea la pregunta: «¿Por qué entonces se lanzaron las bombas?».

El autor Alperovitz nos da la respuesta con gran detalle que sólo puede ser resumida aquí, pero afirma,

Hemos observado una serie de sentimientos de paz japoneses en Suiza que el jefe de la OSS William Donovan informó a Truman en mayo y junio [1945]. Estos sugirieron, incluso en este punto, que la demanda de los EEUU de una rendición incondicional podría ser el único obstáculo serio para la paz. En el centro de las exploraciones, como también vimos, estaba Allen Dulles, jefe de operaciones de la OSS [Oficina de Servicios Estratégicos] en Suiza (y posteriormente Director de la CIA). En su libro de 1966, The Secret Surrender, Dulles recordó que «El 20 de julio de 1945, bajo instrucciones de Washington, fui a la Conferencia de Potsdam e informé allí al Secretario [de Guerra] Stimson sobre lo que había aprendido de Tokio—deseaban rendirse si podían retener al Emperador y su constitución como base para mantener la disciplina y el orden en Japón después de que las devastadoras noticias de la rendición se conocieran por el pueblo japonés».

Está documentado por Alperovitz que Stimson informó de esto directamente a Truman. Alperovitz señala además en detalle la prueba documental de que todos los altos civiles presidenciales y consejeros militares, con la excepción de James Byrnes, junto con el primer ministro Churchill y sus altos mandos militares británicos, instaron a Truman a revisar la política de rendición incondicional para permitir que los japoneses se rindieran y mantuvieran a su emperador. Todo este consejo se le dio a Truman antes de la Proclamación de Potsdam que ocurrió el 26 de julio de 1945. Esta proclamación hizo una demanda final a Japón para que se rindiera incondicionalmente o sufriera consecuencias drásticas.

Otro hecho sorprendente sobre la conexión militar con el lanzamiento de la bomba es la falta de conocimiento por parte del General MacArthur sobre la existencia de la bomba y si iba a ser lanzada. Alperovitz afirma,

MacArthur no supo nada sobre la planificación anticipada del uso de la bomba atómica hasta casi el último minuto. Tampoco estaba personalmente en la cadena de mando en este sentido; la orden vino directamente de Washington. De hecho, el Departamento de Guerra esperó hasta cinco días antes del bombardeo de Hiroshima incluso para notificar a MacArthur—el general al mando de las Fuerzas Armadas de EEUU en el Pacífico—de la existencia de la bomba atómica.

Alperovitz deja muy claro que la principal persona a la que Truman escuchaba mientras ignoraba todos estos consejos civiles y militares era James Byrnes, el hombre que virtualmente controlaba a Truman al principio de su administración. Byrnes era una de las figuras políticas más experimentadas de Washington, habiendo servido durante más de treinta años tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. También se desempeñó como juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos y, a petición del Presidente Roosevelt, renunció a ese cargo y aceptó el papel de la administración Roosevelt en la gestión de la economía nacional. Byrnes fue a la Conferencia de Yalta con Roosevelt y luego se le dio la responsabilidad de conseguir que el Congreso y el pueblo americano aceptaran los acuerdos hechos en Yalta.

Cuando Truman se convirtió en senador en 1935, Byrnes se convirtió inmediatamente en su amigo y mentor y permaneció cerca de Truman hasta que éste se convirtió en presidente. Truman nunca olvidó esto e inmediatamente llamó a Byrnes para que fuera su segundo hombre en la nueva administración. Byrnes esperaba que lo nombraran candidato a la vicepresidencia [de FDR] para reemplazar a [Henry A.] Wallace y se había decepcionado cuando se nombró a Truman, pero él y Truman siguieron siendo muy cercanos. Byrnes también había sido muy cercano a Roosevelt, mientras que Truman fue mantenido en la oscuridad por Roosevelt la mayor parte del tiempo que sirvió como vicepresidente. Truman pidió a Byrnes inmediatamente, en abril, que se convirtiera en su secretario de estado, pero retrasaron el nombramiento oficial hasta el 3 de julio de 1945, para no ofender al titular. Byrnes también había aceptado un puesto en el comité interino que tenía el control sobre la política relativa a la bomba atómica, y por lo tanto, en abril de 1945 se convirtió en el principal asesor de política exterior de Truman, y especialmente el asesor sobre el uso de la bomba atómica. Fue Byrnes quien animó a Truman a posponer la Conferencia de Potsdam y su reunión con Stalin hasta que pudieran saber, en la conferencia, si la bomba atómica había sido probada con éxito. Mientras que en la Conferencia de Potsdam los experimentos resultaron exitosos y Truman aconsejó a Stalin que una nueva arma de destrucción masiva estaba ahora disponible para América, que Byrnes esperaba que hiciera que Stalin se apartara de cualquier demanda o actividad excesiva en el período de posguerra.

Truman dio secretamente las órdenes el 25 de julio de 1945, de que las bombas serían lanzadas en agosto mientras él estaba en camino de regreso a los Estados Unidos. El 26 de julio, emitió la Proclamación de Potsdam, o ultimátum, a Japón para que se rindiera, dejando en vigor la política de rendición incondicional, lo que hizo que tanto Truman como Byrnes creyeran que los términos no serían aceptados por Japón.

La conclusión que se extrae inequívocamente de las pruebas presentadas es que Byrnes es el hombre que convenció a Truman de que mantuviera la política de rendición incondicional y no aceptara la rendición de Japón para que se pudieran lanzar realmente las bombas, demostrando así a los rusos que Estados Unidos tenía un nuevo líder enérgico, un «nuevo sheriff en Dodge» que, a diferencia de Roosevelt, iba a ser duro con los rusos en materia de política exterior y que los rusos tenían que «retroceder» durante lo que se conocería como la «Guerra Fría». Una razón secundaria era que el Congreso ahora se enteraría de por qué habían hecho la apropiación secreta de un Proyecto Manhattan y el enorme gasto se justificaría mostrando que no sólo funcionaban las bombas sino que pondrían fin a la guerra, harían retroceder a los rusos y permitirían que América se convirtiera en la fuerza militar más poderosa del mundo.

Si la rendición de los japoneses hubiera sido aceptada entre mayo y finales de julio de 1945 y el emperador se hubiera quedado en el lugar, como de hecho lo hizo después del bombardeo, esto habría mantenido a Rusia fuera de la guerra. Rusia aceptó en Yalta entrar en la guerra japonesa tres meses después de la rendición de Alemania. De hecho, Alemania se rindió el 8 de mayo de 1945, y Rusia anunció el 8 de agosto (exactamente tres meses después) que abandonaba su política de neutralidad con Japón y entraba en la guerra. La entrada de Rusia en la guerra durante seis días les permitió ganar un tremendo poder e influencia en China, Corea y otras áreas clave de Asia. Los japoneses tenían un miedo mortal al comunismo y si la Proclamación de Potsdam hubiera indicado que los Estados Unidos aceptaría la rendición condicional que permitía al emperador permanecer en el lugar e informaba a los japoneses que Rusia entraría en la guerra si no se rendía, entonces esto seguramente habría asegurado una rápida rendición japonesa.

La segunda pregunta que Alperovitz responde en la última mitad del libro es cómo y por qué se creó el mito de Hiroshima. La historia del mito comienza con la persona de James B. Conant, el presidente de la Universidad de Harvard, quien fue un científico prominente, habiendo hecho inicialmente su marca como un químico que trabajaba con gas venenoso durante la Primera Guerra Mundial. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue presidente del Comité de Investigación de la Defensa Nacional desde el verano de 1941 hasta el final de la guerra y fue una de las figuras centrales que supervisó el Proyecto Manhattan. Conant se preocupó por su futura carrera académica, así como por sus cargos en la industria privada, porque varias personas empezaron a hablar sobre el motivo por el que se lanzaron las bombas. El 9 de septiembre de 1945, el almirante William F. Halsey, comandante de la Tercera Flota, fue citado públicamente de forma extensa al afirmar que la bomba atómica se utilizó porque los científicos tenían «un juguete y querían probarlo». Además declaró: «La primera bomba atómica fue un experimento innecesario... Fue un error dejarla caer». Albert Einstein, uno de los científicos más importantes del mundo, que también fue una persona importante relacionada con el desarrollo de la bomba atómica, respondió y sus palabras fueron encabezadas por el New York Times: «Einstein deplora el uso de la bomba atómica». El artículo informaba que Einstein declaró que «Una gran mayoría de los científicos se oponían al repentino empleo de la bomba atómica». A juicio de Einstein, el lanzamiento de la bomba fue una decisión político-diplomática más que una decisión militar o científica.

Probablemente la persona más cercana a Truman, desde el punto de vista militar, era el Presidente del Estado Mayor Conjunto, el almirante William Leahy, y se habló mucho de que él también deploraba el uso de la bomba y había aconsejado encarecidamente a Truman que no la utilizara, sino que aconsejara más bien revisar la política de rendición incondicional para que los japoneses pudieran rendirse y conservar el emperador. La opinión de Leahy fue informada más tarde por Hanson Baldwin en una entrevista que Leahy «pensó que el asunto de reconocer la continuación del emperador era un detalle que debería haberse resuelto fácilmente». La secretaria de Leahy, Dorothy Ringquist, informó que Leahy le dijo el día en que se lanzó la bomba de Hiroshima: «Dorothy, nos arrepentiremos de este día. Los Estados Unidos sufrirán, ya que la guerra no se librará contra mujeres y niños». Otra importante voz naval, el comandante en jefe de la Flota de los Estados Unidos y jefe de operaciones navales, Ernest J. King, declaró que el bloqueo naval y el anterior bombardeo del Japón en marzo de 1945 habían dejado a los japoneses indefensos y que el uso de la bomba atómica era tanto innecesario como inmoral. También se informó de la opinión del Almirante de Flota Chester W. Nimitz, dada en una conferencia de prensa el 22 de septiembre de 1945: «El Almirante aprovechó la oportunidad para sumar su voz a la de aquellos que insistían en que Japón había sido derrotado antes del bombardeo atómico y la entrada de Rusia en la guerra». En un discurso posterior en el Monumento a Washington el 5 de octubre de 1945, el Almirante Nimitz declaró: «Los japoneses ya habían demandado la paz antes de que se anunciara la era atómica al mundo con la destrucción de Hiroshima y antes de la entrada de Rusia en la guerra». También se supo que el 20 de julio de 1945 o alrededor de esa fecha, el general Eisenhower había instado a Truman, en una visita personal, a no utilizar la bomba atómica. La evaluación de Eisenhower fue: «No era necesario golpearlos con esa cosa horrible... [Usar] la bomba atómica, para matar y aterrorizar a los civiles, sin siquiera intentarlo [las negociaciones], era un doble delito». Eisenhower también declaró que no era necesario que Truman «sucumbiera» a Byrnes.

James Conant llegó a la conclusión de que alguna persona importante de la administración debía hacer público que el lanzamiento de las bombas era una necesidad militar, salvando así la vida de cientos de miles de soldados estadounidenses, por lo que se acercó a Harvey Bundy y a su hijo, McGeorge Bundy. Ellos estuvieron de acuerdo en que la persona más importante para crear este mito era el Secretario de Guerra Henry Stimson. Se decidió que Stimson escribiría un largo artículo para ser ampliamente difundido en una prominente revista nacional. Este artículo fue revisado repetidamente por McGeorge Bundy y Conant antes de ser publicado en la revista Harper's Magazine en febrero de 1947. El largo artículo se convirtió en el tema de un artículo de primera plana y de un editorial en el New York Times, y en el editorial se decía: «No puede haber duda de que el presidente y el Sr. Stimson tienen razón cuando mencionan que la bomba hizo que los japoneses se rindieran». Más tarde, en 1959, el presidente Truman apoyó específicamente esta conclusión, incluyendo la idea de que salvó la vida de un millón de soldados estadounidenses. Este mito ha sido renovado anualmente por los medios de comunicación y varios líderes políticos desde entonces.

Es muy pertinente que en las memorias de Henry Stimson tituladas On Active Service in Peace and War, afirma: «Desafortunadamente, he vivido lo suficiente para saber que la historia a menudo no es lo que realmente ocurrió sino lo que está registrado como tal».

Para enfocar este asunto desde el punto de vista de la tragedia humana, recomiendo la lectura de un libro titulado Diario de Hiroshima  de un médico japonés, del 6 de agosto al 30 de septiembre de 1945, de Michiko Hachiya. Fue un superviviente de Hiroshima y escribió un diario sobre las mujeres, los niños y los ancianos a los que trataba diariamente en el hospital. El doctor fue herido de gravedad, pero se recuperó lo suficiente como para ayudar a otros, y su relato de las tragedias personales de civiles inocentes que sufrieron graves quemaduras o murieron como resultado del bombardeo pone la cuestión moral en una perspectiva clara para que todos nosotros la consideremos.

Ahora que vivimos en la era nuclear y hay suficientes armas nucleares esparcidas por el mundo para destruir la civilización, tenemos que enfrentarnos al hecho de que Estados Unidos es el único país que ha utilizado esta horrible arma y que no era necesario hacerlo. Si los estadounidenses llegaran a reconocer la verdad, en lugar del mito, podría causar tal revuelta moral que tomaríamos la iniciativa en todo el mundo al darnos cuenta de que las guerras en el futuro podrían convertirse en nucleares y, por lo tanto, todas las guerras deben evitarse a casi cualquier costo. Es de esperar que nuestro conocimiento de la ciencia no haya superado nuestra capacidad de ejercer un juicio moral y político prudente y humano en la medida en que estamos destinados al exterminio.

Author:

John V. Denson

John V. Denson is Distinguished Scholar in History and Law at the Mises Institute. He is a practicing attorney in Alabama and the editor of two books, The Costs of War and Reassessing the Presidency, and the author of A Century of War: Lincoln, Wilson and Roosevelt.

Shield icon library