Mises Daily Articles

Home | Node | Inglaterra vs. el sistema de precios

Inglaterra vs. el sistema de precios

Tags 큰 정부세계역사간섭주의

08/30/2018Henry Hazlitt

[Este artículo fue escrito desde Londres y publicado en Newsweek , el 2 de junio de 1947.]

Los principales problemas económicos de Inglaterra en la actualidad parecen no ser tanto el resultado de sus pérdidas de guerra, por pésimas que fueran, a partir de sus políticas de posguerra. El empobrecimiento temporal era inevitable, pero la serie de crisis especiales de posguerra en carbón, alimentos y dólares no lo era.

La suposición subyacente bajo la actual red estrangulada de controles económicos es que un sistema de mercado libre y de precios es, en el mejor de los casos, un sistema de buen clima, un lujo que un país puede permitirse solo cuando ya está en buena posición económica. Sin embargo, la función precisa de los precios libres es asignar la producción entre miles de productos y servicios diferentes y aliviar la escasez más grave de la manera más rápida, proporcionando el mayor beneficio y los incentivos salariales precisamente allí donde existe esa escasez.

Un sistema de precios libres el otoño pasado sin duda habría señalado la inminente escasez de carbón mucho antes de que el gobierno laborista estuviera consciente de su existencia. Habría alentado las importaciones de carbón de América en ese momento, en lugar de esperar hasta ahora. Habría permitido pagar salarios más altos o bonificaciones por el aumento de la producción. Habría atraído a más hombres a la minería. Si los mineros hubieran tenido la libertad de gastar su dinero en lo que realmente querían, un salario más alto hubiera significado mayores incentivos reales de producción.

El 7 de mayo, Emanuel Shinwell, el ministro de Combustibles y Poder, indiscretamente declaró ante una reunión de delegados sindicales que "los trabajadores organizados del país son nuestros amigos, en cuanto al resto, no importan las malas lenguas".

Esta declaración, que desde entonces se ha convertido en una fuente de gran turbación para el Partido Laborista, proporciona una clave para la verdadera naturaleza y animadversión de la planificación británica reciente. La filosofía esencialmente colectivista e igualitaria detrás de ella comienza a emerger más claramente. Se ha puesto un techo a las importaciones y particularmente a la compra de los llamados lujos porque "los dólares son cortos" y "no podemos pagarlo". ¿Pero quienes son "nosotros"? ciertamente, no la persona que desea comprar.

El verdadero principio aplicado aquí es "Si no puedo comprarlo, no se me permitirá comprarlo. Si el trabajo organizado no puede tenerlo, nadie lo tendrá". Esto se ilustra más claramente en los alimentos. El suministro de alimentos en general no es tan malo como comúnmente se supone. Aunque carece de interés y variedad, el ministro de alimentos estima en términos de calorías que está solo un 6 por ciento por debajo del nivel anterior a la guerra. Pero el análisis de su distribución es instructivo. En abril, las tasas salariales en Gran Bretaña fueron 68 por ciento superiores a su nivel de 1939. Los salarios semanales eran aproximadamente 80 por ciento más altos. El índice de costo de vida, sin embargo, ha aumentado solo en un 31 por ciento. Los alimentos considerados por separado habían aumentado solo un 22 por ciento. Esto significa que el trabajador británico promedio está considerablemente mejor en términos de bienes que antes de la guerra.

Se puede decir que esto es algo muy bueno, pero no se puede argumentar al mismo tiempo que la producción es baja porque la nutrición es baja (el minero en particular obtiene una asignación mucho mayor que la media) y no se puede llamar austeridad. La austeridad no se impone a la nación británica en su conjunto; se está imponiendo a través de fuertes impuestos a las clases medias y altas británicas para subsidiar a la clase obrera británica.

Los precios de los alimentos están siendo subsidiados en la medida de $ 1.572.000.000 al año a pesar del hecho de que el trabajador británico está gastando un porcentaje mucho más pequeño de sus ingresos por la misma cantidad de alimentos que antes de la guerra. Son las clases media y alta las que ahora se han reducido a algo que se acerca a la dieta de los trabajadores.

En la medida en que se ha impuesto la austeridad a todo el pueblo británico, consiste en negarse a permitir la libertad de elección de los consumidores o los productores. El consumidor no es libre de gastar su dinero en cosas que él mismo quiere, sino solo en cosas que los funcionarios del gobierno piensan que son buenas para él. El productor no es libre de hacer lo que desee, sino solo lo que los funcionarios del gobierno consideren que es bueno para el país.

Todo el sistema de prioridades, asignaciones, cuotas y licencias causa retrasos interminables, evita que las preocupaciones eficientes se expandan y mantiene las preocupaciones ineficientes en los negocios. La producción se pierde por completo no solo porque se crea un ejército de hombres para emitir órdenes en lugar de producir, sino porque los propios productores deben pasar gran parte de su tiempo tratando de obtener licencias y asignaciones en lugar de averiguar cómo reducir costos y precios y hacer los bienes que los consumidores realmente quieren.

Shield icon interview