Mises Wire

Home | Wire | Y ahora una respuesta realmente mala a la calamidad política: autarquía

Y ahora una respuesta realmente mala a la calamidad política: autarquía

  • autarky buy local

Etiquetas Política económicaProteccionismo y libre comercio

04/06/2022

La invasión de Ucrania, el repunte de la inflación y los riesgos de desabastecimiento han hecho que algunos políticos desempolven algunas de las peores ideas económicas de la historia: autarquía y proteccionismo.

Algunos creen que si nuestra nación produjera todo lo que necesitamos, todos estaríamos mejor porque no dependeríamos de otros. Esta idea proviene de una profunda falta de comprensión de la economía. La autarquía no existe. No existe la cobertura de todas las necesidades de una población basada en el límite de una frontera políticamente definida. No tiene sentido. Si te dijera que quiero que mi ciudad sea autosuficiente te reirías de ello entendiendo que es imposible y que la razón por la que mi ciudad prospera es por la interacción y el comercio con otras ciudades. Sin embargo, cuando un grupo de políticos define la frontera de una nación, inmediatamente se nos hace creer que esos límites contienen todos los recursos que los ciudadanos pueden necesitar y que todo lo demás es irrelevante.

La otra falacia sobre la autarquía es que cualquiera puede entender que limitar la economía al confinamiento de un límite aleatorio de tierra es una forma muy pobre de desarrollarse, crecer y prosperar. Resulta casi risible leer a los políticos de la eurozona cómo quieren alcanzar la plena independencia y limitar las importaciones, al tiempo que presumen de su enorme superávit comercial. Es gracioso ver cómo los políticos más autárquicos quieren aumentar las exportaciones al mismo tiempo. ¡Cerremos nuestras fronteras al malvado comercio exterior que destruye nuestras fábricas! ¡Construyamos más capacidad de fabricación para poder exportar a ellos!

También olvidamos que nuestro progreso proviene también del desarrollo de las naciones con las que comerciamos. Nuestra seguridad de abastecimiento y nuestra mejora sólo están en función del crecimiento de los demás.

¿Cómo se puede vender la autarquía y el proteccionismo a los ciudadanos? Vendiendo la falsa idea de un juego de suma cero en la economía. Si alguien nos vende petróleo, ellos ganan y nosotros perdemos. Si alguien nos vende paneles solares, ellos ganan y nosotros perdemos. Ganaríamos si nos vendiéramos todo a nosotros mismos. ¿De verdad? Las matemáticas no funcionan así. Los políticos que venden un juego de suma cero en la economía saben que es falso, pero también saben que el proteccionismo y las aspiraciones autárquicas les dan poder y hacen a los ciudadanos más dependientes del poder político.

Es precisamente a través del desarrollo de otras naciones y del aprovechamiento del comercio que podemos crecer más rápido y tener acceso a más bienes y servicios a mejores precios.

La productividad, la tecnología, el comercio y la cooperación son factores esenciales para la prosperidad. La autarquía y el proteccionismo son motores esenciales del estancamiento y la pobreza.

Puede que sea cierto que algunas naciones se han aprovechado de un sistema de economía abierta para vender más y ponérselo más difícil a otras, pero la solución no es el proteccionismo, sino un comercio más abierto. Si una nación decide perjudicarse a sí misma siendo proteccionista, somos nosotros los que recogemos los beneficios, no ellos. Porque nosotros nos beneficiamos del crecimiento del comercio y de la prosperidad, mientras que ellos acaban estancados. Ni siquiera los grandes gigantes económicos como Estados Unidos o China pueden sobrevivir con economías cerradas. ¿A quién van a vender su exceso de producción si cierran sus fronteras?

El problema actual de inflación y desabastecimiento no viene por los males de las globalizaciones y los errores del libre comercio, sino por la tendencia al intervencionismo y las medidas proteccionistas que han asolado el mundo en los últimos veinte años. Sólo hay una forma de superar el impacto de una guerra en un país que vende muchos cereales, petróleo y gas al mundo: con más comercio y mejor diversificación de las fuentes de suministro, no con autarquía y proteccionismo.

Si la crisis actual nos dice algo es que necesitamos más cooperación y comercio con aún más países para evitar el hambre, la escasez y la falta de acceso a bienes esenciales. El aumento del proteccionismo en los últimos diez años ha demostrado ser un error. Es hora de revertirlo.

La solución a los retos que presentan China o Rusia no se resuelve cerrando nuestras economías y pensando que todo será bueno para nosotros mientras el resto del mundo se derrumba. Nuestra nación caería con el resto. La solución a los retos que presenta la polarización del mundo es desarrollar aún más acuerdos comerciales y de cooperación con el mundo. Afortunadamente, la tecnología y la acción humana están disolviendo lo que antes parecían fronteras impenetrables.

Los problemas de suministro del mundo no pueden resolverse añadiendo un exceso de capacidad masivo en todos los países. Eso conduce a un colapso de la productividad y a unos salarios reales mucho peores. Hay muchas grandes naciones que pueden cooperar con nosotros para ofrecer prosperidad a todos. El comercio es la sangre de la economía. La autarquía sólo conduce a la zombificación y, en última instancia, a la decadencia.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here