Mises Wire

Home | Wire | Utilizar los bienes vs. intercambiarlos: Menger explica la diferencia

Utilizar los bienes vs. intercambiarlos: Menger explica la diferencia

  • handshake

Etiquetas Valor e Intercambio

El intercambio crea valor

A diferencia de Adam Smith, que en su Riqueza de las naciones presumía que la división del trabajo estaba causada por la «propensión al camión, al trueque y al intercambio» como parte de la naturaleza humana, Carl Menger explica la práctica del intercambio de bienes como resultado de su utilidad para el bienestar humano. Debe haber algo más que el placer cuando los humanos intercambian bienes. De hecho, no tiene sentido intercambiar bienes de valor equivalente. Como explica Menger, la razón para intercambiar bienes debe provenir de la circunstancia de que un mismo bien tiene valores diferentes para distintas personas. La transferencia voluntaria de un bien de A a B a cambio de otro bien de B a A resulta de la intención de aumentar el grado de satisfacción individual de cada participante en el intercambio (Grundsätze, p. 156).

El intercambio resulta del mismo principio que guía a las personas en su actividad económica en general. El intento de mejorar la propia situación económica lleva a las personas a realizar la transferencia de bienes. El intercambio de bienes crea así un valor adicional para ambos socios. El principio que subyace al intercambio es el mismo que guía toda la actividad económica, es decir, la búsqueda de la máxima satisfacción de los deseos. El éxito en la mejora del bienestar a través del intercambio depende, por tanto, de tres factores. En primer lugar, la existencia de diferentes estimaciones de valor; en segundo lugar, el conocimiento de esta relación; y en tercer lugar, la capacidad de intercambio. En esta perspectiva, el intercambio de bienes es un bien en sí mismo.

La gente intercambia diferencias de valor con el resultado de que, en comparación con la situación anterior al intercambio, cada uno de los interlocutores está en mejor situación después del intercambio. Cuando la utilidad resultante del intercambio se agota, el intercambio alcanza su límite y las personas dejan de intercambiar cantidades adicionales. «Este límite se alcanza cuando ya no hay ninguna cantidad de bienes en posesión de una de las dos contrapartes que tenga un valor menor para él que una cantidad de otro bien que esté disponible para la segunda contraparte, mientras que al mismo tiempo, para esa persona, se produce la proporción inversa de apreciación» (p. 167).

De la misma manera que las personas buscan encontrar y crear nuevos bienes que sean útiles, buscan oportunidades para intercambiar bienes. El intercambio se extiende por todo el mundo impulsado por la tendencia natural del ser humano a encontrar formas de mejorar el bienestar individual.

Sería erróneo suponer que el objetivo principal de la actividad económica era principalmente la multiplicación de las cosas físicas. Menger subraya que la esencia de la actividad económica reside en la búsqueda de la máxima satisfacción de los deseos. Por tanto, al facilitar el intercambio, los comerciantes ejercen una actividad productiva. En el fondo, el desarrollo económico significa la ampliación de la capacidad de intercambio. Esto ocurre mediante la reducción de los costes de transacción.

Bienes de uso y de cambio

Existen numerosos bienes que tienen un importante valor de uso para determinadas personas, mientras que en la mayoría de los casos esas mismas personas intentarían en vano satisfacer cualquier necesidad de forma indirecta, mediada por el intercambio, con esos bienes. También hay bienes cuyo valor de cambio supera su valor de uso personal desde la perspectiva de una persona concreta. El principio rector de toda actividad económica de los hombres —la satisfacción de sus necesidades de la forma más completa posible— se aplica tanto al valor de uso como al valor de cambio. Esto significa que la gente mantendría para sí aquellos bienes cuyo valor de uso personal es superior al valor de cambio y ofrecería estos bienes para su intercambio contra otros con un valor de uso personal superior (p. 219).

La valoración de esta compensación no siempre es fácil. Reconocer correctamente el valor económico de los bienes es una de las tareas económicas más importantes y, por lo tanto, la decisión sobre qué bienes o qué cantidades parciales mantener en posesión y cuáles vender representa una de las tareas más difíciles de las actividades económicas prácticas. El aumento de la cantidad de cualquier bien del que se dispone reduce el valor de uso de cada cantidad parcial del mismo. Cuando esto ocurre, el valor de cambio predomina para el propietario, mientras que, a la inversa, la reducción de la cantidad de un bien a disposición de un sujeto económico suele dar lugar a un aumento del valor de uso de este bien, lo que hace que se retenga del intercambio.

Estas consideraciones se aplican también a los bienes comerciales. El carácter de mercancía de un bien no es algo inherente al bien, sino que es una relación especial entre este bien y una persona. Un bien concreto dejará de ser una mercancía en cuanto el sujeto económico que lo tiene a su disposición renuncie a su intención de comerciar y decida utilizarlo él mismo. El metal acuñado deja de ser inmediatamente una «mercancía» si su propietario ya no lo destina al intercambio sino a algún fin de uso.

Un aspecto importante de la actividad económica es la facilidad con la que se puede comerciar con los bienes. El comercio tiene límites en cuanto a las personas a las que se puede vender un bien. La comerciabilidad de un bien también depende de la localidad en la que se puede comerciar y de su cantidad. Por último, la comerciabilidad de las mercancías está limitada por los plazos en los que pueden encontrar un mercado. Estos aspectos son de enorme importancia para el uso del dinero en el intercambio (p. 238).

Intercambio monetario

En el inicio histórico de la actividad económica, el interés de las personas se centra en el valor de uso de los bienes en términos de satisfacción inmediata de las necesidades. Sólo con el desarrollo económico el valor de cambio de un bien entra en el horizonte de las personas. Es difícil que personas con estimaciones opuestas del valor de cambio se encuentren de tal manera que A tenga el bien X para ofrecer y quiera el bien Y, mientras que B tenga Y para ofrecer y quiera X. Para que se produzca el intercambio, A debe estimar el valor del bien de cambio Y más alto que el del bien de cambio X, mientras que B debe tener la estimación opuesta y valorar el bien X más alto que Y.

Impulsado por el impulso humano de mejorar el bienestar personal, el interés económico llevará a los individuos a dar sus bienes a cambio de algún otro bien aunque no lo necesiten para sus fines inmediatos si este bien es vendible de forma fácil. Se trata de bienes que son ampliamente aceptados en el intercambio y, por lo tanto, también pueden ser convertidos contra otras mercancías. Entonces, bajo la poderosa influencia del hábito, un cierto número de bienes se utilizará con más frecuencia y con más ganas en el intercambio. Finalmente, un bien explícito o un pequeño número de bienes específicos surgirá como medio general de intercambio. Para que esto ocurra, no es necesaria la compulsión legislativa ni ninguna consideración por el interés público.

Sin un plan ni ninguna orientación oficial, algunos bienes específicos surgen como medios de pago generalmente aceptados. El origen del dinero es, pues, totalmente natural. «El dinero no es una invención del Estado, no es el producto de un acto legislativo, y su sanción por la autoridad estatal es, por tanto, ajena al concepto de dinero en general. La existencia de ciertas mercancías como dinero se desarrolló naturalmente a partir de las condiciones económicas, sin necesidad de la influencia del Estado» (p. 257). El dinero no es el producto de un acuerdo formal o algo que fue introducido por una legislatura estatal. El origen del dinero es económico y apareció en diferentes lugares a lo largo del tiempo según las situaciones económicas imperantes.

La mercancía que se convierte en dinero resulta de su utilidad práctica. Como señala Menger, sería un error suponer que la función del dinero como tal es «una medida de valor» y sirve para la «conservación del valor». Estas funciones son accidentales a la naturaleza del dinero y no están contenidas en el concepto de dinero (p. 279). En el intercambio de mercancías, no hay equivalentes en el sentido objetivo y, por tanto, el dinero no puede servir como vara de medir el valor de cambio.

Conclusión:

En una economía desarrollada, la satisfacción de los deseos no sólo puede obtenerse mediante bienes de uso, sino también mediante bienes de cambio. El valor resulta de la satisfacción de los deseos. Un bien de cambio representa un tipo de satisfacción indirecta. Ambos tipos de bienes reflejan el principio de valoración: valor de uso en forma directa, valor de cambio en forma indirecta. El intercambio entra en juego porque las personas difieren en sus estimaciones del valor de uso y del valor de cambio de un bien concreto. La mayoría de los bienes tienen una comerciabilidad limitada. Su intercambio sería limitado sin un medio de pago general. Sin embargo, como hay mercancías que encuentran un mercado en casi todas partes, surgirá un bien o unos pocos de ellos que se utilizarán como medio de pago general, es decir, como dinero.

Esta es la cuarta parte de la serie sobre los Principios de economía de Menger, que aparecieron hace 150 años, en 1871. En la primera parte se trató el concepto de bien, en la segunda se presentó la noción de economía de Menger y en la tercera el concepto de valor. (Los aspectos más técnicos se tratarán en el último artículo de la serie, que trata de la formación de los precios).

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire