Mises Wire

Home | Wire | Utilizar el «tipo de interés natural» para ajustar la política monetaria es un sueño imposible

Utilizar el «tipo de interés natural» para ajustar la política monetaria es un sueño imposible

  • baker

09/13/2021

«Las ideas de los economistas y los filósofos políticos, tanto cuando aciertan como cuando se equivocan, son más poderosas de lo que comúnmente se entiende. De hecho, el mundo se rige por poco más. Los hombres prácticos, que se creen totalmente exentos de toda influencia intelectual, suelen ser esclavos de algún economista difunto».

—John M. Keynes1

Muchos comentaristas sostienen que la política monetaria de la Fed, cuyo objetivo es lograr la estabilidad de los precios, es el factor clave para lograr un crecimiento económico estable.

También se sostiene que lo que impide alcanzar la estabilidad de precios son las fluctuaciones del tipo de los fondos federales en torno al tipo de interés neutral, también conocido como tipo de interés natural.

El tipo de interés natural, se sostiene, es el que es consistente con precios estables y una economía equilibrada. Lo que se requiere, por tanto, es que la Fed dirija con éxito el tipo de interés de los fondos federales hacia el tipo de interés natural.

Se sostiene que, una vez que la Fed ajuste el tipo de los fondos federales al tipo de interés natural, es probable que surja la estabilidad de los precios y la estabilidad económica.

Este marco tiene su origen en los escritos del economista británico Henry Thornton en el siglo XVIII. El economista sueco Knut Wicksell articuló aún más este marco de pensamiento a finales del siglo XIX.2

De hecho, es seguro sugerir que el marco actual de las operaciones de los bancos centrales en todo el mundo se basa en gran medida en los escritos wicksellianos.

Ahora bien, si lo que estamos sugiriendo es válido, evidentemente, lo que se necesita para entender el fundamento de las acciones de los bancos centrales son los escritos de Knut Wicksell.

El marco de Knut Wicksell para la estabilidad de los precios

El núcleo del marco de Wicksell es el tipo de interés natural, que Wicksell definió como

Un determinado tipo de interés sobre los préstamos que es neutro con respecto a los precios de los productos básicos, y que no tiende ni a aumentar ni a disminuirlos. Esto es necesariamente lo mismo que el tipo de interés que sería determinado por la oferta y la demanda si no se utilizara el dinero y todos los préstamos se efectuaran en forma de bienes de capital reales. Es lo mismo describirlo como el valor actual del tipo de interés natural del capital.3

Por lo tanto, según Wicksell, el tipo de interés natural es el tipo al que la demanda de capital físico de préstamo coincide con la oferta de ahorro expresada en magnitudes físicas.4

En su marco, Wicksell hace una clara distinción entre el tipo de interés que se forma en el mercado financiero y el tipo de interés que se establece en el mercado sin dinero. Según Wicksell, el tipo de interés natural está formado por factores reales sin dinero.

Sobre esto Wicksell escribió,

Ahora bien, si el dinero se presta a este mismo tipo de interés, no sirve más que para encubrir un procedimiento que, desde el punto de vista puramente formal, podría haberse llevado a cabo igualmente bien sin él. Las condiciones de equilibrio económico se cumplen precisamente de la misma manera.5

En el marco wickselliano, el dinero sólo afecta al nivel de precios. Sin embargo, el efecto del dinero sobre el nivel de precios no es directo, sino que actúa a través de la diferencia entre el tipo de interés de mercado y el tipo de interés natural. Si el tipo de interés de mercado cae por debajo del tipo de interés natural, la inversión va a superar al ahorro, lo que implica que la cantidad de bienes demandados va a ser mayor que la cantidad de bienes ofrecidos. Wicksell supuso que el exceso en la cantidad de bienes demandados se financia mediante una expansión de los préstamos bancarios.

Esto, según Wicksell, lleva a la creación de nuevo dinero, lo que a su vez hace subir el nivel general de precios. Por el contrario, si el tipo de interés de mercado sube por encima del tipo de interés natural, el ahorro va a superar a la inversión, la cantidad de bienes ofrecidos va a superar a la cantidad de bienes demandados, los préstamos bancarios y el stock de dinero se van a contraer y los precios van a caer.6 Por lo tanto, siempre que el tipo de interés de mercado se corresponda con el tipo de interés natural, la economía se encuentra en estado de equilibrio y no hay presiones al alza ni a la baja sobre el nivel de precios.

Una vez más, las desviaciones del tipo de interés de mercado con respecto al tipo de interés natural ponen en marcha cambios en la oferta monetaria y esto, a su vez, perturba el nivel general de precios.

Según Wicksell,

Si fuera posible determinar y especificar el valor actual del tipo natural, se vería que cualquier desviación del tipo de cambio real con respecto a este tipo natural está relacionada con la subida o la bajada de los precios, según la desviación sea a la baja o al alza.7

Wicksell sostenía que, dado que la oferta de capital real es limitada, mientras que la oferta de dinero es elástica, no hay razón para esperar que el tipo de interés de mercado se corresponda con el tipo de interés natural.8 Por lo tanto, las autoridades centrales deberían dirigir el tipo de interés de mercado hacia el tipo de interés natural.

Además, Wicksell sostenía que para establecer si la política monetaria es restrictiva o laxa, no basta con prestar atención al nivel del tipo de interés de mercado, sino que hay que comparar el tipo de interés de mercado con el tipo de interés natural. Si el tipo de interés de mercado está por encima del tipo de interés natural, la política es restrictiva. Por el contrario, si el tipo de interés de mercado está por debajo del tipo de interés natural, la política es relajada.

¿Cómo se puede aplicar este marco de pensamiento? El principal problema es que el tipo de interés natural no se puede observar. ¿Cómo se puede saber si el tipo de interés de mercado está por encima o por debajo del tipo de interés natural? Wicksell sugirió que los responsables de la política económica deberían prestar mucha atención a los cambios en el nivel de precios. Un fortalecimiento de la tasa de crecimiento de los precios exigiría un ajuste al alza del tipo de interés de mercado, mientras que un debilitamiento de la tasa de crecimiento de los precios indicaría que el tipo de interés de mercado debería reducirse.9

Nótese que este procedimiento lo adoptan todos los bancos centrales. Si la tasa de crecimiento del índice de precios al consumo está por encima de un objetivo fijado por los formuladores de políticas, es probable que el banco central eleve su tipo de interés oficial. Por el contrario, cuando el índice de precios al consumo crece a un ritmo que se considera demasiado bajo, es probable que el banco central baje el tipo de interés oficial.

El tipo de interés real no puede establecerse sin dinero

¿Sería posible en un mundo sin dinero, como el que presenta Wicksell, establecer el nivel del tipo de interés en el préstamo de manzanas presentes a cambio de patatas en el futuro? En un mundo sin dinero, lo único que se podría determinar es la cantidad de bienes presentes intercambiados por la cantidad de diversos bienes futuros.

Por ejemplo, una manzana presente se cambia por dos patatas en un año. O bien, una camisa presente se cambia por tres tomates en un año.

Sin embargo, no hay forma de establecer el nivel del tipo de interés que recibe el prestamista de una manzana del prestatario de esta manzana que devuelve el préstamo mediante patatas. No es posible calcular el tipo de interés del préstamo, ya que las patatas y las manzanas no son los mismos bienes. Del mismo modo, no podemos establecer el tipo de interés del préstamo de la camisa por futuros tomates.

Sólo podemos establecer que una camisa presente se intercambia por tres tomates futuros. Sin embargo, no podemos determinar el nivel del tipo de interés. Sólo en un marco con existencia de dinero se puede establecer el tipo de interés. El siguiente ejemplo ilustra la formación del tipo de interés.

Juan el panadero, que ha producido diez panes, los vende por diez dólares. Ahora, según su preferencia temporal, Juan el panadero está dispuesto a convertirse en prestamista de los diez dólares a cambio de once dólares dentro de un año.

Obsérvese que Juan el panadero asigna una mayor importancia a los once dólares futuros frente a los diez dólares presentes, de lo contrario no aceptaría convertirse en prestamista de los diez dólares presentes.

Según la preferencia temporal de Bob el zapatero, está dispuesto a pedir prestados los diez dólares del presente a cambio de once dólares dentro de un año. El zapatero da más importancia a tener los diez dólares en el presente que a los once dentro de un año.

Por lo tanto, tanto Juan, el prestamista, como Bob, el prestatario, aceptan realizar la transacción financiera porque ambos esperan beneficiarse de ella.

Obsérvese que tanto el factor monetario como el factor real (preferencias temporales) intervienen en el establecimiento del tipo de interés de mercado, que es del 10%. Obsérvese que el panadero ha cambiado primero los diez panes por dinero, es decir, los diez dólares. A continuación, presta los diez dólares actuales por los once dólares dentro de un año. De nuevo, el tipo de interés que se asegura es del 10%. En cuanto al zapatero, paga el tipo de interés del 10 por ciento al panadero.

Obsérvese que sin la existencia de dinero, el panadero no puede establecer la cantidad necesaria de bienes futuros que va a equivaler al tipo de interés del 10%. Obsérvese que sólo mediante el dinero se puede determinar el tipo de interés de mercado.

Dado que en un mundo sin dinero no se puede establecer el tipo de interés real, se deduce que tampoco se puede establecer el tipo de interés natural.

Nótese que según Wicksell el tipo de interés natural se establece en un mundo sin dinero. Además, nótese que según Wicksell el tipo de interés natural se establece como el tipo al que la demanda de capital físico coincide con la oferta de capital físico. Sin embargo, la demanda y la oferta de capital físico no pueden establecerse, ya que los bienes de capital son heterogéneos y no pueden sumarse a un total.

Por consiguiente, no es posible separar el tipo de interés real del tipo de interés de mercado. Sólo hay un tipo de interés, que se establece mediante la interacción de las preferencias temporales de los individuos y la oferta y la demanda de dinero.

Por lo tanto, podemos concluir que los intentos de los economistas y los banqueros centrales de establecer el tipo de interés natural deben considerarse una tarea imposible. En un mercado libre, sin el banco central nadie tendría que establecer si el tipo de interés del mercado está por encima o por debajo de este tipo de interés natural imaginario.

Conclusión:

La esencia del pensamiento de los formuladores de políticas de los bancos centrales emana de las ideas de los escritos de finales del siglo XIX del economista sueco Knut Wicksell. Según Wicksell, la clave de la estabilidad económica es orientar el tipo de interés de mercado hacia el tipo de interés natural. Pero, como ha demostrado nuestro análisis, no es posible aislar el llamado tipo de interés natural. Las políticas que pretenden alcanzar un objetivo desconocido corren el riesgo de promover más, en lugar de menos, la inestabilidad.

  • 1. John Maynard Keynes, The General Theory of Employment, Interest and Money (Londres: Macmillan, 1936), p. 383.
  • 2. Robert L. Hetzel, «Henry Thornton: Seminal Monetary Theorist and Father of Modern Central Bank», Federal Reserve Bank of Richmond Economic Review 73, no. 4 (julio/agosto de 1987): 3-16. Véase también Murray N. Rothbard, Classical Economics, vol. 2 de An Austrian Perspective on the History of Economic Thought ([Cheltenham, UK]: Edward Elgar, 1995), p. 177.
  • 3. Knut Wicksell, Interest and Prices: A Study of the Causes Regulating the Value of Money (Nueva York: Augustus M. Kelley, 1965), p. 102.
  • 4. Karl Pribram, A History of Economic Reasoning (Baltimore: Johns Hopkins University Press,1983), p. 322.
  • 5. Wicksell, Interest and Prices, p. 104.
  • 6. Thomas M. Humphrey, «Interest Rates, Expectations, and the Wicksellian Policy Rule» (Documento de trabajo del Banco de la Reserva Federal de Richmond 75-2, julio de 1975).
  • 7. Wicksell, Interest and Prices, p. 107.
  • 8. Pribram, A History of Economic Reasoning, p. 323.
  • 9. Wicksell, Interest and Prices, p. 189.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire