Mises Wire

Home | Wire | Tres formas en las que el gasto público nos está estafando

Tres formas en las que el gasto público nos está estafando

  • Buenos Aires

10/27/2021

Durante muchas décadas, Estados Unidos y casi todos los demás países del mundo se han visto acosados por los déficits fiscales; sin embargo, la gente normal no parece darse cuenta de cómo puede afectar a sus vidas y a su bienestar. A mucha gente de todo el mundo sencillamente no le importa cómo es la política fiscal de su respectivo país y los gobiernos utilizan esa falta de interés para avanzar en sus monstruosos déficits. El problema parece ser que la gente no cree que el gasto del gobierno esté relacionado con ellos de ninguna manera. Sin embargo, es fácil demostrar cómo los déficits no sólo afectan a nuestras vidas, sino que también nos hacen más pobres.

Lo primero que hay que saber sobre el gasto del gobierno es que se financia con los dólares de los contribuyentes, así que cada vez que el déficit crece, el estado va a tomar más y más de nuestro dinero para cubrirlo. Hay tres formas en que los burócratas nos roban para financiar sus medidas populistas, y son los impuestos, la deuda (que cuenta como impuestos futuros) y la inflación. En los siguientes párrafos detallaré cómo funciona cada una de ellas y mostraré que todo el mundo debería prestar atención a lo que gasta el gobierno. Cuando el gobierno elige los impuestos como forma de financiar su gasto, es fácil darse cuenta de cómo eso tendría un resultado terrible para toda la economía. El Estado quitaría dinero a los miembros productivos de la sociedad, que son, por supuesto, los individuos y las empresas, lo que se traduciría en menos ahorros, menos inversiones y menos crecimiento. Como consecuencia de un menor crecimiento económico obtenemos una sociedad más pobre y menos bienestar. El siguiente gráfico muestra la relación entre el gasto público y los impuestos desde 1900 en Estados Unidos.

Otra opción que los gobiernos suelen utilizar y que es bastante más popular que los impuestos es el endeudamiento. El Estado pide prestado dinero a otros países o a bancos privados para pagar el déficit fiscal; sin embargo, la deuda no desaparece por arte de magia. La única diferencia entre el déficit y la deuda es que el segundo se va a pagar en el futuro y tendrá intereses. Por lo tanto, la deuda sólo está haciendo que las futuras administraciones y los futuros seres humanos no nacidos paguen el gasto indecente actual. Esto significa que las futuras generaciones de individuos serán gravadas por las futuras administraciones para pagar los déficits fiscales del pasado. La deuda es algo más que un préstamo, es una imposición futura, es una imposición sin representación (porque muchos de los que van a pagar aún no han nacido) y es, sin duda, inmoral.

Finalmente, el último recurso del que dispone el gobierno para pagar el déficit fiscal y destruir los ahorros de los contribuyentes es la inflación, que es probablemente la más secreta y destructiva de las tres opciones. Esta última herramienta utilizada por los políticos no sólo involucra al gobierno federal, sino que también involucra a la Reserva Federal en Estados Unidos y a los bancos centrales en otros países, porque el gobierno puede decidir pagar el déficit utilizando dinero recién impreso. Por supuesto, esto es más común en los países donde el banco central depende directamente del gobierno federal. Si el Estado y el banco central deciden imprimir dinero para cubrir el déficit, se creará el conocido fenómeno de la inflación, cuyas consecuencias todos conocemos: subida de precios, pérdida de poder adquisitivo, depreciación de los ahorros, etc. El Estado destruye nuestra moneda para financiar sus colosales gastos y, por si fuera poco, obliga a los ciudadanos a seguir utilizando el mismo dinero devaluado.

Cada una de estas tres formas de pagar el déficit fiscal por parte del gobierno ya son malas por separado, pero desgraciadamente, el estado no se limita a una de estas medidas a la vez, sino que las aplica todas al mismo tiempo y, como todo el mundo puede imaginar, tenemos un desastre económico. Aunque podemos ver que este tipo de políticas criminales se aplican en casi todas partes, tenemos que fijarnos especialmente en los estados que las practican en el nivel más extremo, y un gran ejemplo es Argentina, que tuvo un déficit del 8,87 por ciento del producto interior bruto (PIB) en 2020 y una deuda del 102 por ciento del PIB. Los resultados son una tasa de inflación del 36,10 por ciento, una tasa de pobreza del 42,00 por ciento, una tasa de pobreza extrema del 10,50 por ciento y una tasa de desempleo del 11,67 por ciento en 2020. En otras palabras, Argentina es un caos total y absoluto, y debería servir de lección a todos los países del mundo. Controla el gasto público o sufre las tristes e inevitables consecuencias de las políticas desastrosas.

Argentina: un caso de estudio

El gobierno argentino ha aplicado esta receta de alto gasto y enorme endeudamiento durante casi un siglo; sin embargo, para entender cómo el país llegó a los números antes mencionados debemos echar un vistazo a las últimas dos décadas de política económica, específicamente desde 2001 hasta 2020. En 2001 Argentina tuvo la mayor crisis de su historia. El presidente renunció y se instauró un gobierno de transición hasta las elecciones de 2003. Para el año de las elecciones, la economía se estaba recuperando naturalmente de la crisis por sí sola, el PIB había crecido un 8,8 por ciento después de caer un 10,9 por ciento dos años antes, Argentina había alcanzado un superávit del 0,5 por ciento y la inflación estaba en torno al 3,7 por ciento. Esta recuperación natural (crecimiento del PIB, superávit fiscal e inflación de un dígito) seguía produciéndose; sin embargo, el nuevo presidente electo, Néstor Kirchner (de izquierdas), se atribuía el mérito, y su gobierno empezó a gastar más y a aumentar el tamaño del Estado.

Después de que Néstor dejara el cargo en 2007, su esposa, Cristina Kirchner, siguió las políticas de su marido y fue aún más lejos: nacionalizó varias empresas y amplió los programas sociales. Esto hizo que el gasto público aumentara del 28,7% en 2007 al 42,2% en 2015. La deuda aumentó (en valores absolutos) de más de 165.000 millones de dólares a más de 240.000 millones, y la inflación pasó del 8,83% en 2007 al 10,62% en 2013. En 2015 terminó la era Kirchner, y el nuevo presidente, Mauricio Macri, afirmó que resolvería los problemas de Argentina; sin embargo, fue más de lo mismo y siguió aplicando las políticas económicas de los Kirchner. Por lo tanto, las malas políticas económicas del último gobierno continuaron, y esto se sumó a la incapacidad del nuevo gobierno para aplicar las reformas. Como era de esperarse, los resultados fueron aún peores bajo la administración de Macri, pues aunque aplicó las mismas políticas keynesianas, el país ya estaba quebrado, a diferencia de cuando los Kirchner tomaron el poder.

En el último año de Mauricio Macri, tuvimos una inflación del 53,55 por ciento, un déficit del 36,1 por ciento y una deuda de más de 323.000 millones de dólares (el 88,8 por ciento del PIB). Ahora Cristina Kirchner ha vuelto al poder como vicepresidenta y obviamente nada ha cambiado. Si Argentina sigue por el mismo camino, con mayores déficits financiados con mayores impuestos, mayor deuda y mayor inflación, el resultado será más pobreza, más desempleo y menos bienestar. Argentina es el caso más extremo de lo que pueden causar los enormes déficits gubernamentales, y su caso muestra por qué todos los ciudadanos deberían pedir cuentas al Estado y prestar atención al gasto público. Al final, el pueblo acaba pagando la inmensa factura del gobierno con inflación, impuestos y pobreza.

Author:

Cipriano Lemmo

Cipriano Lemmo is an economics student at Penn State University. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire