Mises Wire

Home | Wire | ¿Son las monarquías mejores para el crecimiento económico? Esto es lo que dice la evidencia empírica

¿Son las monarquías mejores para el crecimiento económico? Esto es lo que dice la evidencia empírica

  • palace

Etiquetas Historial mundial

04/23/2021

Hans-Hermann Hoppe ha argumentado que las monarquías tienen una visión a más largo plazo de sus economías nacionales y, por tanto, es más probable que persigan economías más estables y seguras. Es decir, entre los monarcas, el deseo de maximizar la riqueza promueve una mayor visión de futuro que la que existe en los regímenes democráticos. Debido a la menor preferencia temporal de los monarcas, es menos probable que sucumban a los caprichos del populismo económico.

Hoppe esboza este argumento en un artículo de 1995:

Un propietario gubernamental privado intentará, como es de esperar, maximizar su riqueza total, es decir, el valor actual de su patrimonio y sus ingresos actuales.... En consecuencia, un propietario gubernamental privado querrá evitar explotar a sus súbditos de forma tan intensa que, por ejemplo, reduzca su potencial de ingresos futuros hasta el punto de que el valor actual de su patrimonio disminuya. En cambio, para preservar o incluso aumentar el valor de su propiedad personal, se limitará sistemáticamente en sus políticas de explotación. Porque cuanto menor sea el grado de explotación, más productiva será la población sometida; y cuanto más productiva sea la población, mayor será el valor del monopolio parasitario de expropiación del gobernante.

Un análisis comparativo

Lo más interesante es que la investigación confirma la suposición de Hoppe. Según Mauro Guillen, las monarquías son más eficaces que las repúblicas democráticas a la hora de proteger los derechos de propiedad, principalmente por su enfoque a largo plazo. «Las monarquías tienden a ser dinastías, y por lo tanto tienen un enfoque a largo plazo», dice Guillen. «Si te centras en el largo plazo, estás obligado a ser más protector de los derechos de propiedad.... Es más probable que pongas límites a los mandatos de los políticos que quieren abusar de sus poderes».

Del mismo modo, Guillen señala en su estudio que las monarquías pueden reducir las consecuencias negativas de los conflictos internos sobre los derechos de propiedad:

Por ejemplo, el caso de España ha recibido una considerable atención por parte de los estudiosos, tanto en lo que respecta a las continuidades en el proceso de transición a la democracia durante los últimos años de la década de los setenta, como a la secuencia de reformas políticas y económicas en las que la corona desempeñó un papel clave.... La continuidad de la monarquía en España fue un factor importante para preservar los derechos de propiedad durante la transición política. En Portugal, por el contrario, un país comparable que hizo la transición de la dictadura a la democracia más o menos al mismo tiempo, pero que se había convertido en una república en 1910, nacionalizó 244 bancos y grandes empresas durante su transición a la democracia.

Además, Christian Bjørnskov y Peter Kurrild-Klitgaard en su publicación «Economic Growth and Institution Reform in Modern Monarchies and Republics: A Historical Cross-Country Perspective, 1820-2000», presentan una información fascinante: «Mientras que las reformas políticas a gran escala se asocian típicamente con descensos del crecimiento a corto plazo, reflejando lo que se conoce como el «valle de lágrimas», los datos indican que este valle no aparece en las monarquías. De hecho, si acaso tiene el efecto contrario».

Además, la agencia de calificación Standard and Poor's afirma que las monarquías tienen puntuaciones crediticias más fuertes y balances más impresionantes que las repúblicas. El analista de crédito Joydeep Mukherji afirma que no hay diferencia entre las monarquías constitucionales y las absolutas en la evaluación de su riesgo de deuda. «Sin embargo, las monarquías absolutas obtienen una puntuación más alta que las constitucionales en cuanto a riesgo externo y riesgo fiscal, lo que refleja en gran medida los sólidos balances de las administraciones públicas y las elevadas posiciones de activos externos», señala.

Al igual que Gullien, Victor Menaldo en «The Middle East and North Africa's resilient monarchs» postula que las monarquías están vinculadas al respeto del imperio de la ley, la protección de los derechos de propiedad y el crecimiento económico. Como muestra Menaldo, la predictibilidad de la cultura política que incorporan las monarquías afecta positivamente a la decisión de invertir: «Dada la aparición de una cultura política estable... las élites y los ciudadanos se verán alentados a proteger sus horizontes de planificación debido a la prolongación de los mandatos ejecutivos y a un proceso de sucesión institucional. Tanto las élites como los ciudadanos serán más propensos a realizar las inversiones en capital físico y humano que fomentan la acumulación de capital y el aumento de la productividad».

Otro argumento a favor de las monarquías es su relativa intolerancia a las guerras, ya que la participación en ellas tiene el potencial de eviscerar la riqueza. Aunque es raro comparar sistemas políticos en función de la probabilidad de hacer la guerra, un estudio escrito por destacados politólogos intuye que las monarquías premodernas eran menos propensas a hacer la guerra:

Parece haber un amplio apoyo empírico a nuestra conjetura de que las monarquías eran menos propensas a los conflictos en la era premoderna. Esto contradice la impresión habitual que ofrecen los relatos míticos e históricos de reyes que hacen la guerra como una ocupación. Cuando Charles Tilly declaró que «los Estados hacen las guerras y las guerras hacen los Estados», sin duda pensaba en los reyes como instigadores. Y es cierto que las grandes monarquías (Inglaterra, Francia, España) tuvieron considerablemente más guerras en su haber que sus vecinos republicanos más pequeños. Sin embargo, hemos visto que esto es producto de la grandeza más que de la truculencia. Las pequeñas monarquías fueron más pacíficas que las repúblicas de tamaño similar.

Sugerir que las monarquías presentan características superiores a las repúblicas democráticas no significa que debamos volver al pasado. Sin embargo, no se puede criticar a la monarquía sin comprender sus puntos fuertes y sus limitaciones. En gran parte del mundo actual, existe un prejuicio incorporado contra las monarquías, pero la evidencia sugiere que las monarquías —especialmente las pequeñas— son más pacíficas, estables y protectoras de la propiedad privada que sus vecinas republicanas.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Mircea via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire