Mises Wire

Home | Wire | Reseña: Understanding Money Mechanics

Reseña: Understanding Money Mechanics

  • umm

Etiquetas Reseñas de librosDinero y bancos

01/24/2022

Understanding Money Mechanics
por Robert P. Murphy
Instituto Mises, 2021, 210 pp.

Robert Murphy pretende ofrecer al «profano inteligente una visión general concisa y a la vez exhaustiva de la teoría, la historia y la práctica del dinero y la banca, centrándose en Estados Unidos» (p. 9), y lo consigue, pero no me propongo aquí concentrarme en esta visión general. En el curso de su «presentación neutral» de la misma, hace una serie de valiosos puntos sobre la teoría austriaca y la economía americana, y su inmenso talento para la analogía clarificadora sale a relucir en todas partes. En lo que sigue, trataré de explicar algunos de estos puntos.

Los llamamientos a «Acabar con la Fed» llevan mucho tiempo, y muchos de nosotros hemos apoyado con gran entusiasmo a Ron Paul en su desafío al control federal de nuestro sistema monetario; pero, según Murphy, en los últimos años la amenaza de la Reserva Federal se ha vuelto peor que antes. La Reserva Federal ya no se limita a intentar determinar el marco monetario de la economía, sino que ahora elige empresas concretas en las que invertir. Al elegir así a los ganadores y a los perdedores, se ha arrogado un poder no autorizado. Como dice Murphy,

Para evitar la evidente invitación a la corrupción, la legislación que autoriza a la Reserva Federal puso límites a lo que el banco central de EEUU podía comprar. Después de todo, si las personas que dirigen el Banco de la Reserva Federal de Nueva York [que están a cargo de las compras de activos] pudieran crear dinero electrónicamente con el que comprar acciones específicas de Wall Street, habría grandes oportunidades de abuso.... En la práctica, la Reserva Federal prestó dinero a sociedades de responsabilidad limitada (LLC) de nueva creación denominadas «Maiden Lane»—en referencia a la calle del distrito financiero de Nueva York—que luego utilizarían el dinero prestado por la Reserva Federal para comprar los activos deseados. (p. 90)

En su análisis de la teoría austriaca del ciclo económico (ABCT), Murphy llama la atención sobre algo que raramente destacan otros autores. Tal y como se suele representar la teoría, el ciclo comienza cuando el banco central amplía el crédito bancario, lo que provoca una caída del tipo de interés de los préstamos, que crea un auge artificial. El banco central sólo puede hacer esto cuando al menos una parte muy sustancial de la oferta monetaria consiste en dinero fiat, es decir, dinero no respaldado por una mercancía como el oro. Por esta razón, dicen los críticos de la ABCT, la teoría no puede explicar los ciclos económicos que se produjeron antes del inicio de la banca central moderna.

No es así, dice Murphy, y por dos razones. En primer lugar, «la teoría austriaca del ciclo económico no se basa en el dinero fiat. De hecho, Ludwig von Mises desarrolló su explicación del ciclo de auge y caída en una época en la que ni siquiera creía que el dinero fiat se hubiera utilizado nunca. Así que, claramente, la teoría misesiana de las recesiones no está directamente ligada al abandono del patrón oro, y por lo tanto no es un problema para los austriacos explicar las depresiones (o «pánicos») que ocurrieron durante los días del patrón oro clásico» (p. 105).

En segundo lugar, la TACE no depende de la existencia de un banco central, sino de la banca de reserva fraccionaria.

Pero no hay duda de que la teoría del ciclo económico de Mises se basa en la capacidad de los bancos comerciales privados para crear dinero mediante la emisión de nuevos préstamos utilizando los depósitos que los depositantes siguen pensando que están en sus cuentas corrientes. Es cierto que los bancos centrales pueden influir en estas prácticas de los bancos comerciales de forma perjudicial, pero la teoría misesiana no trata de los bancos centrales (o del dinero fiat) per se.... cuando los seguidores modernos de Mises discuten el ciclo económico, deberían tener cuidado de evitar afirmar que éste comienza necesariamente con un banco central que inyecta nuevo dinero fiat en la economía. (p. 107)

Murphy continúa explicando por qué los auges no pueden sostenerse de forma permanente: no existen los recursos físicos necesarios para llevar a cabo todas las inversiones que se producen al reducir el tipo de interés de los préstamos mediante la expansión del crédito bancario.

Imaginemos a un constructor trabajando en una casa. Pensando que tiene una determinada cantidad de materiales —ladrillos, madera, vidrio, tejas, etc.— a su disposición, elabora los planos y asigna a varios trabajadores cualificados y no cualificados sus tareas. Pero supongamos que el constructor ha sobrestimado el número de ladrillos que tenía originalmente. En ese caso, la casa representada en sus planos sería físicamente insostenible. En el momento en que el constructor se diera cuenta de su error —en otras palabras, cuando se diera cuenta de que la cantidad real de ladrillos que le quedaban era inferior a lo que requerían sus planos— su respuesta inmediata sería decirle a todo el mundo en la obra que se detuviera. (pp. 110-11)

Los keynesianos tienen una conocida objeción al argumento del maestro de obras. Dicen que supone que los recursos están totalmente empleados. Si no lo están, el auge puede mantenerse porque la expansión del crédito hará que los recursos no utilizados entren en la producción. Como es de esperar, Murphy no está convencido. Los keynesianos no tienen ninguna explicación para la existencia de la capacidad ociosa. En cambio, «según la teoría del ciclo económico de Mises, la existencia de “capacidad ociosa” en la economía no cae del cielo, sino que es el resultado de las malas inversiones realizadas durante el auge anterior» (p. 194). Además, señala que su punto de vista no tiene en cuenta los hechos históricos. «Empíricamente, observamos que durante la década de 1930, los gobiernos y los bancos centrales de todo el mundo aplicaron las políticas más keynesianas de la historia hasta ese momento... la Reserva Federal, a principios de la década de 1930, amplió la base monetaria y redujo drásticamente los tipos de interés hasta alcanzar los mínimos históricos de entonces» (pp. 163-64). Estas políticas no lograron restablecer la prosperidad. ¿No falsifica esto el relato keynesiano? Keynes no pretendía que su teoría fuera una verdad a priori, así que no sería una buena respuesta para los keynesianos retroceder ante el fracaso de la validez lógica de su teoría.

Sin embargo, tienen otra respuesta. Dicen que el gobierno no gastó lo suficiente y que esa fue la razón por la que la Gran Depresión continuó durante la década de 1930. Murphy les hace una pregunta demoledora:

Si la explicación keynesiana fundamental de la Gran Depresión es que los gobiernos fueron demasiado tímidos a la hora de gastar el déficit, entonces ¿por qué la Gran Depresión no ocurrió antes, cuando todo el mundo admite que el gobierno hizo aún menos durante los pánicos financieros? No, una explicación mucho más sensata del registro histórico nos está mirando a la cara: las depresiones (o «pánicos») del siglo XIX y principios del XX se desarrollaron según la teoría desarrollada por Ludwig von Mises. Sin embargo, durante estas crisis, los gobiernos se mantuvieron en gran medida al margen, y por eso la economía se recuperó. (p. 164)

Los keynesianos no son los únicos economistas que se oponen a la TACE, y Murphy aborda varios de los relatos en competencia. En sus comentarios sobre el argumento de Scott Sumner de que la política monetaria de la Reserva Federal debería evaluarse en función de si la tasa de crecimiento del producto interior bruto nominal ha aumentado en la cantidad que él considera adecuada, Murphy muestra el don de la analogía adecuada que mencioné al principio de esta reseña. Dice que, dado que «la Reserva Federal permitió que el crecimiento del PNB se desplomara (eventualmente), Sumner argumenta que, por definición, se trata de una política de banco central “estricta”» (p. 174). Murphy objeta que esta definición hace imposible demostrar que el consejo político de Sumner es erróneo.

Considera una analogía médica: supón que un paciente sufre de fiebre, con una temperatura de 103 grados. Un grupo de médicos recomienda inyectar al paciente la sustancia M, para curar la fiebre.... En efecto, imaginemos que los médicos que piensan que la sustancia M es un medicamento útil quisieran definir el tratamiento M en función de la fiebre. Es decir, si después de haber inyectado al paciente cantidades sin precedentes de M, tanto si la fiebre se ha mantenido como si ha subido, los médicos declararan: «Acabamos de hacer que el paciente enferme más con nuestro turno de restringir el tratamiento con M». Esto sería orwelliano y, obviamente, haría prácticamente imposible averiguar si lo que necesitaba el paciente era más o menos M. (pp. 174-75)

A Murphy tampoco le sirve la teoría monetaria moderna (TMM), y concluyo con su comentario sobre la noción sostenida por la mayoría de los miembros de la escuela de que el dinero no se originó como una mercancía, sino por la declaración del gobierno de que los impuestos debían pagarse en una nueva unidad monetaria. «El único problema [con esta teoría] es que es demostrablemente falsa.... La explicación de la TMM sobre el origen del dinero no se aplica al dólar, al euro, al yen, a la libra.... Ahora que lo pienso, no creo que la explicación de la TMM se aplique ni siquiera a una moneda única emitida por un soberano monetario» (p. 200).

Understanding Money Mechanics es un libro excepcional, y sus lectores sacarán mucho provecho de las ideas de su talentoso y erudito autor.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire