Mises Wire

Home | Wire | Reseña: Economy, Society, and History

Reseña: Economy, Society, and History

  • hoppe

Etiquetas Reseñas de libros

09/08/2021

Economy, Society, and History
por Hans-Hermann Hoppe
Instituto Mises, 2021
191 pp.

En 2004, Hans Hoppe pronunció una serie de conferencias en el Instituto Mises sobre su teoría de la evolución social, y tenemos la suerte de contar con este volumen, basado en la transcripción de esas conferencias. Como era de esperar, el libro contiene muchas cosas interesantes, y en lo que sigue comentaré sólo algunos de los temas que trata este talentoso y erudito académico.

Hoppe es un gran estudioso de Ludwig von Mises, y destaca con gran fuerza algunas ideas a menudo olvidadas que se encuentran en su obra. Una de las más valiosas es que las ventajas de los intercambios con dinero sobre el trueque se extienden tanto al comercio mundial como al comercio dentro de la comunidad local o la nación.

Ahora bien, si imaginamos que la división del trabajo se expande y finalmente alcanza y abarca todo el globo, ya que las diferentes regiones comienzan a comerciar entre sí, podemos ver que habrá en el mercado también una tendencia a que un tipo de dinero regional supere a otros tipos de dinero regionales, siendo el resultado final esperable que sólo quede uno, o a lo sumo dos tipos de dinero, que se utilicen universalmente. (p. 45)

Como señala Hoppe, Mises utiliza esta idea sobre los beneficios del comercio ampliamente extendido para contrarrestar la afirmación darwinista social de que los grupos nacionales o raciales avanzan mediante la lucha violenta. Es, por cierto, el colmo de la fatuidad ignorante decir que el propio Mises era un darwinista social, como no ha dudado en hacer el historiador de izquierdas Quinn Slobodian. Si la lucha violenta explica el avance social, se pregunta Mises, ¿por qué no habría de aplicarse también a los individuos dentro de un grupo? «El siguiente problema, el más decisivo, es que las personas que aceptan estas interpretaciones darwinianas tienen que explicar por qué debe haber división del trabajo y relaciones pacíficas dentro de un grupo pero no entre grupos diferentes. Al fin y al cabo, parece que actúan los mismos principios». (p. 46)

Hoppe es mucho más que un perspicaz expositor de Mises y Murray Rothbard. Ha aplicado sus puntos de vista en nuevos contextos, a menudo de forma audazmente especulativa. Ambos pensadores afirman que la preferencia temporal es una característica necesaria de la acción humana. Ante una elección entre un bien idéntico ahora y, por ejemplo, dentro de un año, la gente no pensará que las dos opciones proporcionan la misma satisfacción, sino que exigirá una prima para aceptar el bien futuro. Mediante la inversión en bienes de equipo, las personas pueden obtener más bienes de consumo que si consumen inmediatamente lo que tienen a mano, y el índice de preferencia temporal determina su disposición a posponer el consumo e invertir. Las personas que no necesitan una gran prima tienen una baja preferencia temporal, y las que sí la tienen, una alta. Las sociedades compuestas por personas con baja preferencia temporal aumentarán su oferta de bienes de capital más que las que tienen una alta preferencia y así prosperarán en el futuro.

Todo esto no es controvertido, pero Hoppe especula sobre qué grupos tienen una alta preferencia temporal, y en una ocasión, el hacerlo le acarreó problemas. «He dicho que si se compara a los homosexuales con los heterosexuales normales con familia, se puede decir que los homosexuales tienen una mayor preferencia temporal porque la vida termina con ellos. Siempre pensé que eso era tan obvio, casi indiscutible... estos inofensivos comentarios han provocado tres meses de acoso en mi universidad y el asunto aún no ha terminado» (p. 60). Me alegra informar de que, en los años transcurridos desde que se pronunciaron estas conferencias, Hoppe ha sido reivindicado, y podemos deplorar la cultura «woke», que no ha hecho más que intensificarse en los últimos años, por la que se suprime la libertad académica cuando los grupos «protegidos» se oponen a algo.

Las especulaciones sobre los índices de preferencia temporal de los distintos grupos deben apoyarse empíricamente y, mientras no se haga, deben considerarse conjeturas, por muy plausibles que se consideren. Además, hay que tener en cuenta una precaución, aunque al señalarla no pretendo sugerir que Hoppe no sea consciente de ella. Si se dice que un grupo tiene una mayor preferencia temporal que otro grupo, se trata de un juicio comparativo, no de un juicio en una escala absoluta, y no se deduce inmediatamente que el primer grupo tenga un alto índice de preferencia temporal. Por analogía, si los médicos son más inteligentes que las enfermeras, no se deduce que las enfermeras sean estúpidas.

Hoppe, como ya será evidente, no duda en desafiar la opinión convencional, y lo hace de una manera que sorprenderá a muchos libertarios, que celebran el derecho común de Inglaterra, viendo en él un bastión de la libertad inglesa y posteriormente americana. Hoppe dice,

Los anglosajones despreciaban el derecho codificado y aclamaban su propio derecho común no codificado. Sólo quiero señalar que, por ejemplo, Max Weber hizo una observación muy interesante al respecto. Él ve la razón de la no codificación del derecho común en el interés propio de los abogados de hacer la ley difícil de entender para el lego y así ganar mucho dinero. Subraya que el derecho codificado hace posible que el lego en la calle que sabe leer estudie él mismo el libro de derecho y vaya él mismo a los tribunales y señale, aquí, que esta ley está escrita. Así que tal vez el excesivo orgullo que tienen los anglosajones por su derecho común sea un poco exagerado. (p. 111)

El libro está repleto de reflexiones, y terminaré con una más. Hoppe considera que la Revolución Francesa inició una tendencia hacia las guerras ideológicas, mucho más destructivas que las guerras limitadas del siglo anterior.

La Revolución francesa representa, en cierto modo, una vuelta a este tipo de guerras religiosas que he mencionado antes. Es un evento ideológicamente motivado.... Por primera vez se vio ahora, durante la Revolución francesa, y en particular después de la llegada de Napoleón al poder, el reclutamiento, un reclutamiento masivo. Toda la población francesa se convierte de alguna manera en participante de la guerra. Ya no existe una distinción clara entre combatientes y no combatientes; los recursos de toda la nación se ponen a disposición de los ejércitos en guerra. (pp. 164-65)

Las guerras ideológicas continuaron en el siglo XX, dándonos las dos guerras mundiales, con todos sus horrores y catástrofes.

Economy, Society, and History es una obra de gran envergadura, que permite a los lectores beneficiarse de los conocimientos de Hoppe en una serie de áreas que no ha abordado en otros libros. Ningún lector puede dejar de ser instruido e iluminado por él.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here