Mises Wire

Home | Wire | Reseña de Chaining Down Leviathan: The American Dream of Self-Government, 1776–1865

Reseña de Chaining Down Leviathan: The American Dream of Self-Government, 1776–1865

  • puzzle

08/31/2021

¿Cómo es que América se convirtió en un gobierno «fuerte pero limitado» y en el país más rico y libre del mundo? Esta es la pregunta central que Luigi Marco Bassani analiza y responde en su nueva obra, Chaining Down Leviathan: The American Dream of Self-Government, 1776-1865. Como eminente erudito, Bassani ha estudiado durante mucho tiempo la zona anterior a la guerra, la lucha de Estados Unidos entre el poder nacional y el local, y la tradición jeffersoniana que coloreó la era. Al combinar todos estos temas en una sola obra, se esfuerza por aclarar la dinámica del poder político en los primeros años de la república.

Resulta que el marco federal y descentralizado en el que se basaba la estructura política americana era su característica más distintiva, un rasgo que los contemporáneos suelen ignorar o restar importancia. «La edad de oro del federalismo y de la libertad federal», como dice Bassani, fue el resultado de la multitud de sociedades autónomas que componían la unión federal, todas las cuales tenían una pretensión plausible de desafiar las imposiciones del gobierno federal. Cada orden de la autoridad central, escribe, «estaba sujeta a oposición y contenida en una red de contrademandas en competencia».

Desde el principio, Bassani promete dar al lector una interpretación del período anterior a la guerra muy diferente a la que probablemente haya estado expuesto, y en este objetivo lo consigue. En lugar de tomar al pie de la letra todas las afirmaciones de los defensores federalistas de la Constitución, el autor se asegura de dar mayor crédito a los que se opusieron al marco. «Los verdaderos defensores del sistema federal fueron los que se opusieron al proyecto de Constitución, y tienen pleno derecho a estar en pie de igualdad en la historia del pensamiento político americano», declara. Con esta afirmación, Bassani diferencia su obra de prácticamente todas las demás desde el principio.

Siguiendo la tradición de Montesquieu, los Antifederalistas eran realistas políticos que dudaban de que una república conjunta pudiera sobrevivir durante mucho tiempo en un territorio tan extenso como Norteamérica. Por extensión, temían que un ejecutivo fuerte, un sistema judicial nacional, un aparato policial centralizado y un sistema fiscal uniforme pronto llegaran a oprimir a los estados en ciernes. Aunque defendían los sistemas de representación de orientación republicana, dudaban de que el Congreso fuera alguna vez lo suficientemente representativo, e incluso hicieron intentos en varios estados, como Nueva York, para que la proporción de constituyentes respecto a los representantes fuera mayor que la establecida en la Cámara de Representantes. En todo esto, Bassani demuestra que los antifederalistas fueron innegablemente proféticos sobre la trayectoria de la extralimitación nacional en formas que prácticamente saltan de las páginas.

Lo más interesante es que también demuestra que los Antifederalistas no eran los fanáticos anarquistas que los federalistas solían describir. Por el contrario, por lo general trataban de enmendar los Artículos de la Confederación sin dejar de abogar por un gobierno constitucional. En lugar de reinventar el sistema constitucional, Bassani demuestra que el grupo que se opuso a la propuesta de la Convención de Filadelfia lo hizo sobre la misma base sobre la que se libró la Revolución americana: preservar la autonomía local de cada unidad de gobierno frente a las transgresiones del gobierno central.

A medida que avanza más allá del periodo fundacional, Bassani relata magistralmente los orígenes de los «Principios del 98», la estrategia de Thomas Jefferson y James Madison para combatir la usurpación federal de las competencias reservadas a los estados. Según ambas figuras, cada estado —como creadores del pacto federal— podía determinar en última instancia si ese acuerdo había sido violado. Por extensión, cada estado podía anular u obstruir activamente la aplicación de leyes inconstitucionales. Como razonaron los dos virginianos, conceder a los tribunales federales el mismo poder de forma unilateral sólo garantizaba que el gobierno central crecería gradualmente hasta oprimir y subordinar a los estados en una condición funesta e imprevista. Para impulsar su táctica, los dos hombres elaboraron conjuntos de resoluciones para Virginia y Kentucky en 1798, ambas con una firme postura contra las Leyes de Extranjería y Sedición de 1798. Aunque las controvertidas leyes acabaron expirando, y la administración de Adams y los federalistas en general fueron expulsados del poder, los enfrentamientos entre el gobierno central y los estados continuaron en las décadas siguientes.

Una de las partes más impresionantes de la narración de Bassani es su tratamiento exhaustivo de los acontecimientos olvidados que siguieron los pasos de la doctrina de la anulación de Jefferson y Madison. Un ejemplo es el intento federal de reclutar a menores durante la Guerra de 1812, un plan que produjo la hostilidad concertada de Nueva Inglaterra. Destacados políticos de la región pidieron abiertamente la secesión, otros dijeron que la idea debía ser al menos considerada. Al final, los delegados de los estados del noreste se congregaron en Connecticut para una reunión que se conoció como la Convención de Hartford. Si bien todos los estados se abstuvieron de declarar la secesión, varios de ellos plantearon la propia prosa de Jefferson y Madison para dejar sin efecto la ley de reclutamiento dentro de sus propios estados. Si hay un aspecto de la obra que escandalice a los profanos, creo que es éste.

En otra invocación a la anulación y a la autodeterminación, Bassani relata la crisis de la anulación de 1832 y sus implicaciones para el poder federal frente al estatal. Como revela el escritor, John Calhoun justificó la oposición de Carolina del Sur al arancel federal sobre los mismos fundamentos que el credo político de Jefferson y Madison. Incluso cuando los tragafuegos exigían la secesión en Carolina del Sur, Calhoun renunció a la vicepresidencia en oposición a Andrew Jackson, y defendió la aprobación de la gestión de la nulidad como un término medio que mantendría a su estado en la unión al tiempo que se oponía a lo que consideraba una descarada usurpación constitucional. A lo largo del episodio, Bassani explora las particularidades del argumento legal de Calhoun de manera que desafía la forma en que el eminente carolino del sur es caricaturizado hoy en día.

En el penúltimo capítulo del libro, Bassani describe a Abraham Lincoln, el «heraldo del Estado moderno», como la verdadera fuente de una nueva y reinventada estructura política americana. Incluso antes del ascenso de Lincoln a la presidencia, el autor revela que Calhoun predijo en 1850 que la unión estaba «condenada a la disolución» en el plazo de «doce años o tres mandatos presidenciales». Bassani demuestra que desde su primer discurso inaugural, Lincoln —como vástago del nacionalismo hamiltoniano— subvirtió el marco federal en favor de un Estado-nación singular y homogéneo. En marcado contraste con la percepción de los estados ratificantes cuando adoptaron la Constitución, el hijo predilecto de Illinois retrató la unión como una institución inflexible, superlativa y semiconsagrada. Como señala el autor, esta percepción negaba inequívocamente la construcción jeffersoniana de una liga de estados utilitaria y descentralizada.

Lejos de ser el «Gran Emancipador», como se le llama a veces, Lincoln apoyó una enmienda constitucional que habría impedido al gobierno federal restringir o acabar con la esclavitud para siempre. Además, bajo su dirección, el gobierno federal continuó aplicando la despótica Ley de Esclavos Fugitivos de 1850 mucho después de iniciada la guerra, hizo la vista gorda ante la esclavitud en los estados que seguían siendo leales a la Unión y reprendió al general John Fremont cuando intentó promulgar una emancipación exhaustiva en el conquistado Missouri.

Lo más significativo es que Bassani ilustra ingeniosamente el modo en que el presidente despreció la intención original de la Constitución en pos de su credo de «unión perpetua». De hecho, Lincoln encarceló a cientos de editorialistas del norte que criticaban su administración, suspendió el recurso de habeas corpus, puso a los miembros de la legislatura de Maryland bajo arresto domiciliario para que no pudieran congregarse, inició un sistema de reclutamiento por primera vez en la historia de Estados Unidos, instituyó un impuesto sobre la renta y, cuando el Congreso no estaba reunido, convocó a un ejército de setenta y cinco mil soldados para invadir el Sur. Aunque Lincoln insistió en que los estados del Sur no tenían derecho a la secesión, los trató, no obstante, como estados enemigos independientes con el fin de hacerles la guerra. Al ignorar la constitución originalmente ratificada, Lincoln inauguró una nueva era de consolidación política.

Con Chaining Down Leviathan, Bassani ha reunido una de las defensas más exhaustivas y convincentes del federalismo en la época anterior a la guerra, y al hacerlo, deconstruye las narrativas históricas americanas predominantes. Lo más importante es que el libro revela que el gobierno descentralizado y los derechos de los estados no eran ni mucho menos estrategias políticas reaccionarias y posteriores a la ratificación: eran las piedras angulares del sistema político americano. Desde todos los ángulos, el autor revela que fue el modelo nacionalista de la unión -más que la contraparte federal- lo que constituyó la contrarrevolución al pacto federal entre estados. Si no consigue nada más, el relato formativo de Bassani pone el último clavo en el ataúd del nacionalismo americano.

Author:

Dave Benner

Dave Benner speaks and writes on topics related to the United States Constitution, founding principles, and the early republic. Dave is also the author of Compact of the Republic: The League of States and the Constitution and The 14th Amendment and the Incorporation Doctrine. He writes articles for The Tenth Amendment Center and the Abbeville Institute. He also produces a historical content at DaveBenner.com and Youtube.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire