Mises Wire

Home | Wire | Recesión y recuperación: la visión de W.H. Hutt

Recesión y recuperación: la visión de W.H. Hutt

  • stimulus

Etiquetas Auges y caídas

07/29/2021

Existe una considerable literatura austriaca sobre el auge insostenible impulsado por la expansión del crédito. Cuando el auge termina, comienza una depresión. La depresión es un periodo transitorio de producción reducida que dura hasta que los empresarios reestructuran el capital y el trabajo en usos sostenibles. Durante la depresión, hay un desempleo inevitable tanto de personas como de activos productivos. La recuperación se caracteriza por un aumento de la producción y el empleo de los recursos que estaban ociosos durante la depresión.

¿Qué ocurre durante una depresión? ¿Debemos esperar que termine, o puede una economía quedarse estancada en el fondo? ¿Se necesitan «estímulos» para iniciar la recuperación? El economista austriaco británico «W.H.» Hutt en  The Keynesian Episode: A Reassessment, proporcionó una teoría coherente de la recesión y la recuperación, impulsada por el sistema de precios del mercado. Hutt incorporó las ideas de coordinación a través de la previsión empresarial y la ley de Say para responder a estas preguntas críticas.

Si los precios se ajustan para equilibrar la oferta y la demanda, ¿cómo puede haber tantos recursos desempleados, tanto de capital como de trabajo? Si los empresarios son razonablemente buenos en la previsión, ¿por qué deben fracasar muchas empresas comerciales más o menos al mismo tiempo? La teoría austriaca del ciclo económico de Mises señala como causa al sistema bancario que emite un exceso de crédito apalancado en los depósitos. El tipo de interés no refleja con exactitud la escasez de ahorro. El sistema en su conjunto se pone en marcha en una dirección que sólo tendría sentido si hubiera más bienes de trabajo y de capital complementarios de los que existen en la realidad. Los empresarios se lanzan a producir una mezcla equivocada de bienes de capital de diferentes tipos.

La depresión comienza cuando algunos productores, en algún punto de la cadena de suministro, sufren inevitablemente pérdidas. En algunos casos, los insumos que necesitan no están disponibles en cantidad y a un precio esperado; la escasez y los cuellos de botella de insumos escasos hacen subir los precios. En otros casos, la demanda de sus productos no es la esperada. Las asignaciones previstas resultan ser erróneas; seguir avanzando en la misma dirección es insostenible. Algunas empresas experimentarán pérdidas, otras fracasarán por completo. Los inventarios deben ser rebajados e incluso vendidos con pérdidas. Hutt utiliza el término «descoordinación» para describir la situación. La primera ola de desempleo llega en este momento, cuando algunas empresas se dan cuenta de sus errores.

Un ejemplo de esto es la notoria encarnación de la burbuja tecnológica de los noventa de pets.com. No eran capaces de enviar económicamente artículos pesados, como bolsas de comida para mascotas. Según Investopedia, «Si se les daba la opción de elegir entre hacer un pedido en línea y esperar la entrega o entrar en la tienda más cercana para comprar el producto y llevarlo a casa inmediatamente, la mayoría de la gente prefería lo segundo». Hoy, la mayoría de la gente prefiere lo primero. Los plazos de entrega son casi tan rápidos como ir a la tienda, y la facilidad de la entrega a domicilio predomina sobre conducir, aparcar y arrastrar una pesada bolsa de comida para gatos de un lado a otro del coche. El éxito actual de este sector se debe a la creación de un capital complementario en forma de sistemas de logística y transporte para trasladar las mercancías. La infraestructura complementaria para hacer llegar los productos al cliente no existía en 1999. Para que este negocio sea viable hoy en día, ha sido necesario un ahorro y una inversión de capital considerables durante los años transcurridos.

Los activos productivos que se utilizaron para actividades generadoras de pérdidas durante el boom se desperdiciaron. Estos recursos tenían usos alternativos. Si se producía más de lo que no se debía, se dejaba de producir en otro lugar menos bienes que la gente sí quería y podía pagar. Los empresarios de otras industrias no pudieron expandirse como lo habrían hecho, porque no pudieron contratar la mano de obra ni obtener los bienes de capital que se desviaron hacia la mala inversión. El espacio de oficinas, la maquinaria, la energía y los trabajadores se ocuparon de otra manera. No podemos decir con certeza cuáles eran esas industrias, pero algunos sectores desatendidos, como los productos del tabaco, la minería del oro y la energía, se dispararon durante el colapso de la burbuja de las puntocom. Otras empresas pudieron aprovechar el excedente de analistas financieros y trabajadores tecnológicos desempleados para crecer.

La recesión hace que se detengan esos proyectos que nunca debieron iniciarse en primer lugar. Pero el impacto de la recesión no se limita a las industrias en las que se produjo la mala asignación. Hay un impacto secundario a medida que la burbuja se desinfla. Hutt explicó que «el desempleo es contagioso»1. Un ciclo que se refuerza a sí mismo amplifica la recesión. La retroalimentación está impulsada por dos principios de refuerzo: los precios inflexibles y la ley de Say.

La ley de Say es un término moderno para los principios que se originaron en el debate sobre el atascamiento general. Se trata de una controversia histórica entre dos explicaciones de la depresión posterior a la guerra napoleónica en Inglaterra. Thomas Malthus achacaba a un exceso de producción de bienes en general (un «atascamiento general»); o, si se mira desde la otra dirección, el poder adquisitivo del público no podía seguir el ritmo de la producción de bienes y servicios.2 Aconsejaba lo que ahora llamaríamos un «paquete de estímulo». Había que fomentar el consumo improductivo para compensar la diferencia.

James Mill, Jean-Baptiste Say y David Ricardo respondieron que nunca puede haber tal cosa como una deficiencia de la demanda. El poder de la demanda se deriva de la producción. Todo el mundo tiene el papel de productor y de consumidor. Un bien puesto a la venta constituye una demanda de otro bien. Cuando se entiende esto, es obvio que la demanda en su conjunto y la oferta en su conjunto son sólo formas diferentes de ver la misma cosa—las dos caras de la totalidad de los intercambios del mercado.

Los economistas clásicos no sugerían que cualquier producción, de cualquier cosa, creara el poder de la demanda. Las empresas deben producir cosas que la gente quiera y esté dispuesta a pagar. Incluso un bien que sólo puede venderse con pérdidas sigue proporcionando al vendedor algunos ingresos. Pero cuando hay errores en la producción, no se crea tanto poder de demanda como el que se utilizó. Si un bien no tiene valor para nadie, o tal vez crea mayores pasivos de los que se pueden vender, entonces no contribuye a la demanda en absoluto. Como observó Mises muchos años después de la controversia original:

Con respecto a los bienes económicos nunca puede haber una sobreproducción absoluta.... Con respecto a los bienes económicos sólo puede haber una sobreproducción relativa.... Los intentos de explicar la depresión general del comercio refiriéndose a una supuesta sobreproducción general son, por tanto, falaces.

Hutt aplicó la ley de Say de forma inversa al proceso de desempleo. Los trabajadores desempleados hacen una pausa en su contribución a la oferta y pierden así su poder de demanda. Los trabajadores no sólo demandan bienes de consumo, sino indirectamente todos los bienes de capital de orden superior necesarios para producirlos y la cadena de servicios, como la comercialización y la venta al por menor, que los hacen llegar al consumidor. La pérdida de demanda de bienes de consumo repercute en la cadena de suministro. A medida que la oferta se ralentiza, por la ley de Say la demanda también se debilita. Los ingresos por ventas de las empresas de otros sectores disminuyen y es posible que también tengan que despedir a trabajadores. A medida que estos despidos de segundo orden reducen la oferta, disminuyen aún más la demanda en una reacción en cadena.

Hutt explicó el proceso de la siguiente manera:

[L]a empresa individual trabaja a baja presión porque otras empresas trabajan a baja presión. Cada una de ellas está inactiva porque el poder general de consumo ha disminuido; y el poder general de consumo ha disminuido a causa y en proporción a la disminución general de la actividad de producción.3

Y:

En una situación en la que se están produciendo despidos generalizados de hombres, y en la que los activos físicos están siendo empujados a la inactividad, la retención de suministros ... aparece como una especie de evaporación de las demandas o como una especie de redundancia del exceso de suministros, no como una retención de suministros. La enseñanza keynesiana acepta esa apariencia como realidad.4

El lenguaje de Hutt podría sonar superficialmente como el flujo circular keynesiano en el que el gasto de una parte es el ingreso de otra. Hutt estaría de acuerdo en que existe una interdependencia entre todos los participantes en el mercado. Todos somos consumidores y todos somos productores. La interdependencia se da a través de la producción. Cuando cada consumidor-productor deja de producir, pierde su poder de demanda y, por tanto, de consumo. Hutt estaría de acuerdo con Keynes en que la demanda está deprimida, pero no por falta de consumo.

La naturaleza de refuerzo de los precios rígidos contribuye al ciclo de retroalimentación depresivo. «Cada grupo de productores, al poner precio a su propio mercado, puso precio a otros también».5 En una recesión, «el proceso autoagravante por el que los precios de las actividades clave llegan a divergir aún más por encima de los niveles de equilibrio del mercado puede salirse de control casi por completo».6

No hay demanda porque no hay producción. La producción está deprimida porque las empresas no pueden o no deben seguir aceptando las pérdidas que se derivan de producir lo que no deben. Pero los empresarios tardan en averiguar cuáles son las cosas correctas. En muchos casos, las decisiones sobre lo que hay que producir para que la economía se recupere las tomará un conjunto de personas diferente al que impulsó el auge. Algunos activos tienen que cambiar de manos en la quiebra. Los precios deben bajar, pero las nuevas ofertas de capital y trabajo provendrán de un conjunto diferente de empresas que producen una combinación diferente de bienes que durante el auge anterior.

¿Debe prolongarse eternamente la interrupción de la producción? ¿Hay un fondo para el valle? La depresión existe mientras el mercado de bienes de capital y mano de obra ociosa no. Una vez que se encuentre un lugar para los bienes dentro del sistema de precios, la producción, y por tanto la oferta, se reanudará. Los precios deben ser reestructurados—en su mayoría reducidos—para permitir que los recursos ociosos vuelvan a ser utilizados. En cada etapa de la producción, los costes deben bajar más que los precios para dar claras oportunidades de beneficio a los empresarios. A esto hay que añadir una deflación general que afecta a todos los precios debido a un aumento de la demanda de dinero o, en la época anterior a la Reserva Federal, una contracción de la oferta monetaria.

Durante la depresión, explicó Hutt, los ingresos son menores que durante el auge. Esto significa que las empresas obtienen menos ingresos por cada unidad de trabajo y de capital. Sin embargo, como subrayó Hutt, cualquier recurso productivo valioso tiene algún uso, en algún lugar, a algún precio. La teoría de los precios de equilibrio, en la que el trabajo gana su producto de valor marginal descontado, sigue siendo válida, pero los ingresos esperados son menores, por lo que el salario que una empresa puede pagar por el mismo trabajo es menor durante la depresión que en el auge.7

[Las empresas] son justificadamente pesimistas, ante los bajos rendimientos previstos. Por lo tanto, los precios de equilibrio del mercado de los insumos potencialmente rentables son mucho más bajos en ese momento de lo que están destinados a ser en última instancia.8

Hutt explica por qué la transición de la recesión a la recuperación no es instantánea: «[E]n el curso de la toma de decisiones empresariales, lo que ahora llamamos “señales de mercado» necesitan tiempo para ser observadas, y actuar en consecuencia».9 Muchos factores pueden influir en una caída de la demanda de determinados productos. Una empresa puede tardar semanas o meses en determinar que una caída de la demanda no es temporal, que tiene más existencias de las necesarias y que será necesario recortar los precios. Las empresas intentarán hasta cierto punto esperar, para evitar los costes de despedir y volver a contratar y formar a los empleados competentes.

Si el proceso se prolonga, Hutt culpa principalmente a los vendedores de no aceptar el cambio de la realidad. Se ven arrastrados por la inercia a mantener los recuerdos del boom. Para una empresa que no estaba en el epicentro de los desajustes durante el boom, esta puede ser una buena estrategia. La demanda de productos cotidianos, de vivienda, de ropa y de transporte volverá a sus niveles anteriores. La demanda de los ejemplares de los peores excesos del boom puede desaparecer definitivamente.

Visto con claridad, ¿pueden las casas de dos docenas de ciudades costeras valer realmente un 20% o un 50% más cada año durante seis años seguidos, de 2000 a 2008? O, como en el caso de Pets.com, los fracasos de una burbuja pueden convertirse en económicos años después, cuando se hayan realizado ahorros e inversiones sustanciales para crear los bienes de capital complementarios que faltaron la primera vez.

Cualquier cosa que impida el sistema de precios del mercado frenará la recuperación: «[T]ales como el subsidio de desempleo y el mantenimiento de los salarios bajo coacción privada o edicto gubernamental.... Las actividades de bienestar a menudo tienen efectos deplorables; pero lo peor de todo es que subvencionan la «ocupación de estar desempleado».10

[A] tasas salariales iguales al «producto marginal prospectivo» toda la mano de obra es inmediatamente empleable. Y argumenté, además, que en el reempleo de la mano de obra (a través de la fijación de precios para la liquidación del mercado) en cualquier sector particular «se pondrá en marcha el proceso de «tanteo» necesario; este proceso conducirá, en períodos posteriores, a un aumento de la escasez de mano de obra; y esa escasez, a su vez, dará lugar a que el empresario se vea obligado a ofrecer tasas salariales reales que correspondan al creciente producto marginal realizado de la mano de obra».11

El ajuste se producirá más rápidamente en la medida en que los vendedores de insumos (mano de obra e inventarios en la cadena de suministro) acepten recortes de precios. La reducción de los costes, frente a la disminución de la demanda prevista, creará la posibilidad de obtener un margen de beneficios incluso en las profundidades de la depresión. Los empresarios que son racionalmente pesimistas requieren un mayor margen de seguridad.

Incluso cuando las cosas están en su peor momento, incluso cuando los empresarios temen en general que, si proporcionan puestos de trabajo a los desempleados, podrían conectar vocover sus costes adicionales ... todavía podrían estar dispuestos a asumir los riesgos si sólo la mano de obra estuviera en general dispuesta a aceptar las tasas salariales que se equiparan con el producto marginal prospectivo temporalmente bajo de la mano de obra.12

Con los márgenes de beneficio abiertos por los menores costes, los empresarios empiezan a emplear tímidamente más recursos ociosos. Y entonces, la ley de Say opera en dirección hacia adelante. Los trabajadores recién contratados, o los que se han quedado en sus puestos de trabajo, son capaces de producir, y de suministrar. Esta oferta constituye una demanda de otros productos no competitivos, lo que contribuye a la recuperación de la producción en otras industrias:

[Los keynesianos no entienden que la caída de los precios de compra rígidos de los recursos ociosos] no significa siempre que los rendimientos futuros vayan a aumentar en [la misma industria]. Los rendimientos tenderán a aumentar en todas las industrias que no compiten entre sí.13

La rigidez de los precios puede deberse a que los vendedores no saben cómo adaptarse a la caída de la demanda de sus productos. Hutt explicó que una empresa puede tardar algún tiempo en determinar si un descenso del negocio es temporal o de mayor duración, y en estimar los mejores precios de venta para sus existencias en condiciones de mercado peores que las previstas cuando se adquirieron las existencias. Las empresas con mayor antigüedad pueden intentar retener a sus empleados para evitar el coste de despedir y volver a contratar.

Los acuerdos institucionales que impiden la caída de los precios sólo sirven para prolongar el periodo de ajuste, o para evitar que éste se produzca. En Gran Bretaña, en la época de Keynes, se hicieron esfuerzos como política para mantener los salarios nominales en los niveles de la época de bonanza o por encima de ellos. En la Gran Depresión Americana, la Administración Nacional de Recuperación trató de evitar tanto los ajustes salariales como los de precios. La incapacidad de estos mercados regulados para compensar bajando los precios los mantuvo estancados en el superávit. Los trabajadores desempleados, al no producir, retiraron su poder para demandar otros bienes de otras industrias, prolongando la depresión.

La ley de Say muestra que cuando la producción se ve afectada, la demanda se debilita—sólo porque la oferta no llega. El programa keynesiano de «estimulación» del consumo sólo puede empeorar el proceso al despilfarrar los escasos bienes de consumo. Poner a trabajar los recursos ociosos con estímulos sólo retrasa el proceso de ajuste de los precios. La capacidad de pago del consumidor proviene de su propia producción. Lo que se necesita es la coordinación a través del sistema de precios para que toda la mano de obra dispuesta y los recursos útiles puedan ser utilizados para la mayor contribución a la oferta. Hay que reorganizar la producción de manera que la mano de obra y el capital escasos se utilicen para suministrar cosas que la gente quiere.

  • 1. W.H. Hutt, The Keynesian Episode: A Reassessment (Indianápolis, IN: Liberty Fund, 1980), p. 52. En lo sucesivo, citado como KER.
  • 2. El pensamiento maltusiano fue resucitado posteriormente por Keynes como base de su teoría de la «macroeconomía».
  • 3. KER, p. 150.
  • 4. W.H. Hutt, A Rehabilitation of Say's Law (Athens: Ohio University Press, 1974), p. 8.
  • 5. KER, p. 59.
  • 6. KER, p. 55.
  • 7. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State, with Power and Market, 2d scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2009), cap. 7. 7.
  • 8. KER, p. 162.
  • 9. KER, p. 53.
  • 10. KER, p. 54.
  • 11. KER, p. 284.
  • 12. KER, p. 55.
  • 13. KER, p. 151.
Author:

Contact Robert Blumen

Robert Blumen is a software engineer and podcast editor. Send him email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire