Mises Wire

Home | Wire | Qué sucede cuando el Estado tiene poder sobre las agencias de adopción

Qué sucede cuando el Estado tiene poder sobre las agencias de adopción

  • adop

Etiquetas Historia de EEUU

En un sorprendente giro de los acontecimientos, la Corte Suprema falló el jueves a favor de Catholic Social Services (CSS) y en contra de la ciudad de Filadelfia. Al enterarse de que la agencia católica no colocaría a niños con parejas del mismo sexo como parte de su trabajo de acogida, la ciudad no renovó su contrato con CSS, alegando las leyes antidiscriminatorias. Filadelfia argumentó que, al contratar a contratistas independientes, la ciudad puede incluir las disposiciones que desee en el contrato. Los abogados de CSS argumentaron que el único deseo de la agencia era poder continuar con el trabajo que ha realizado durante siglos y que exigirle que avale a las parejas del mismo sexo como padres de acogida violaría sus enseñanzas religiosas sobre el matrimonio y, por tanto, es una violación de la Primera Enmienda. En una decisión unánime, la Corte Suprema de Estados Unidos se puso del lado de Catholic Social Services. El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, escribió:

La negativa de Filadelfia a contratar con CSS la prestación de servicios de acogida a menos que CSS acepte certificar a las parejas del mismo sexo como padres de acogida viola la Cláusula de Libre Ejercicio de la Primera Enmienda.

Roberts también añadió:

CSS sólo busca una adaptación que le permita seguir sirviendo a los niños de Filadelfia de manera coherente con sus creencias religiosas; no pretende imponer esas creencias a nadie más.

La decisión, sin embargo, se tomó de manera que no desafiara el caso Employment Division v. Smith, en el que la corte dictaminó «cuando el gobierno tiene una ley o reglamento "generalmente aplicable" y lo hace cumplir de manera neutral, la acción del gobierno es presuntamente legítima, incluso si tiene algún impacto adverso "incidental" en algunos ciudadanos».

No todos los miembros del tribunal están satisfechos con esta estricta sentencia. La jueza Amy Coney Barrett calificó de «serios» y «convincentes» los argumentos a favor de la anulación de Smith, y el juez Neil Gorsuch señaló que casos como este seguirán apareciendo hasta que el tribunal «reúna la fortaleza» para anular Smith. Junto a los jueces Barrett y Gorsuch, el juez Samuel Alito se mostró «decepcionado» por el hecho de que el tribunal no haya defendido la Primera Enmienda al tomar esta decisión de forma tan limitada.

Esta decisión pone de manifiesto lo absolutamente absurdo de nuestro actual sistema de acogida. Dado nuestro conocimiento de los peligros de los monopolios y la inherente falta de responsabilidad del estado, es asombroso que el gobierno tenga el monopolio de los niños de acogida, en cualquier ciudad. El hecho de que los Servicios Sociales Católicos necesiten incluso el permiso de Filadelfia para hacerse cargo de los niños, como ha hecho la Iglesia durante dos milenios, debería enfurecer a todas las personas de buena voluntad.

Lo que también es frustrante es el hecho de que, aunque ninguna pareja gay se haya dirigido a CSS para acoger a niños, aparentemente no es suficiente que las parejas gay acudan a las otras veintinueve agencias contratadas por la ciudad (aunque CSS declaró que si una pareja gay se dirigiera a ellos, simplemente los redirigirían a una de las otras, de nuevo, veintinueve agencias de acogida de la ciudad). No, la ciudad decidió que intentaría utilizar la coacción del gobierno para obligar a la agencia católica a actuar en contradicción con su fe.

Los jueces conservadores no tienen un gran historial. De hecho, la historia demuestra que son en gran medida inútiles (un ejemplo es su reciente decisión de mantener la llamada Ley de Asistencia Asequible). Pero a veces lo inútil contrarresta lo estúpido. Aunque ciertamente se puede argumentar que el Tribunal Supremo no tiene autorización constitucional para involucrarse en las leyes municipales de adopción, al menos se puede celebrar que la asínica ley de la ciudad no se imponga a la CSS. No obstante, hay que celebrar las victorias tal y como llegan. Con un poco de suerte, el caso Employment Decision v. Smith será anulado en un futuro próximo. Sin embargo, lo más importante es que los Servicios Sociales Católicos podrán seguir practicando su fe en la ciudad de Filadelfia en el futuro inmediato. La Iglesia Católica sirvió a los niños durante dos milenios antes de que el Estado usurpara ese poder, y servirá a los pobres y necesitados mucho después de que el Estado se marchite, si Dios quiere.

Author:

Contact Antón Chamberlin

Antón Chamberlin is a PhD student at Middle Tennessee State University and a Mises University alumnus.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Riza Azhari via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire