Mises Wire

Home | Wire | ¿Pueden los datos económicos explicar el momento y las causas de las recesiones?

¿Pueden los datos económicos explicar el momento y las causas de las recesiones?

  • out of business

Etiquetas Dinero y bancos

09/15/2021

La mayoría de los economistas opinan que, a través de la inspección de los datos económicos, es posible identificar las señales de advertencia temprana sobre los ciclos de auge-caída. ¿Cuál es el fundamento de esta forma de pensar?

En la década de 1930, el National Bureau of Economic Research (NBER) introdujo el enfoque de los indicadores económicos para determinar los ciclos económicos. Un equipo de investigación dirigido por W.C. Mitchell y Arthur F. Burns estudió unos 487 puntos de datos económicos para establecer en qué consistían los ciclos económicos. Mitchell y Burns concluyeron que

los ciclos económicos son un tipo de fluctuación que se encuentra en la actividad económica agregada de las naciones.... un ciclo consiste en una expansión que se produce más o menos al mismo tiempo en muchas actividades económicas, seguida de recesiones, contracciones y reactivaciones igualmente generales que se funden en la fase de expansión del siguiente ciclo; esta secuencia de cambios es recurrente pero no periódica.1

En esta forma de pensar, los ciclos económicos se ven como amplias oscilaciones de la actividad económica general. El equipo de investigación del NBER llegó a la conclusión de que, dado que las causas de los ciclos económicos son complejas y no se comprenden adecuadamente, es mucho mejor centrarse en el resultado de estas causas tal y como se manifiesta a través de los datos económicos.

Se sostiene que una inspección cuidadosa de los datos permite establecer picos y valles en la actividad económica general. Los picos y valles identificados por el NBER sirven como punto de referencia para clasificar los distintos datos individuales como adelantados, coincidentes o atrasados. Una vez clasificados los datos, pueden reunirse en grupos líderes, coincidentes y rezagados, conocidos como índices líderes, coincidentes y rezagados.

Estos índices se consideran señales económicas que se espera que alerten a los analistas y a los responsables políticos sobre el estado de un ciclo económico. Cuando el índice adelantado empieza a mostrar signos de debilitamiento, se considera un posible indicio de debilidad de la actividad económica en los próximos meses.

El índice coincidente confirma que puede haberse alcanzado el punto álgido del ciclo, mientras que el índice rezagado proporciona la confirmación final. Por lo tanto, mediante estos tres indicadores se puede determinar la fase del ciclo económico.

El enfoque de los indicadores que se inspiró en la metodología del NBER fue diseñado para ser lo más imparcial posible con el fin de ser considerado como puramente científico. Murray Rothbard hizo el siguiente comentario sobre la metodología del NBER,

Sus numerosos libros y monografías son muy largos en estadísticas, cortos en texto o interpretación. Su metodología proclamada es baconiana: es decir, pregona la afirmación de que no tiene teorías, que recoge miríadas de hechos y estadísticas, y que sus conclusiones, redactadas con cautela, surgen únicamente, como el Fénix, de los propios datos. Por lo tanto, sus conclusiones se aceptan como sagradas escrituras «científicas» incuestionables.2

Estableciendo la esencia de los ciclos de auge-caída

¿Debemos considerar cualquier declive del índice principal como un precursor de un futuro declive económico? ¿Durante cuántos meses debe descender el índice para que podamos estar seguros de que se avecina una recesión económica?

Además, si hay que esperar a que la señal del índice adelantado sea confirmada por el índice coincidente, ¿para qué sirve el índice adelantado? Al fin y al cabo, se supone que debe alertar a los responsables políticos y a los empresarios antes de que comience el auge o la caída. Además, según esta forma de pensar, el índice rezagado debe seguir proporcionando la confirmación final.

Al parecer, cuando se emita el veredicto final, la economía podría encontrarse ya en una profunda depresión económica o en un fuerte auge económico. Si no se conocen los factores que impulsan los ciclos de auge-caída, como sostiene la metodología subyacente del NBER, ¿cómo es posible dar sentido a los movimientos de los indicadores económicos?

¿Cómo podrían el gobierno y el banco central emplear medidas para contrarrestar algo que se desconoce?

En contra de la filosofía del NBER, los datos no hablan por sí mismos y nunca emiten «señales» como tales. Es la interpretación de los datos guiada por una teoría la que genera diversas «señales».

Según Ludwig von Mises

El historiador no deja simplemente que los acontecimientos hablen por sí mismos. Los ordena desde el aspecto de las ideas que subyacen a la formación de las nociones generales que utiliza en su presentación. No relata los hechos tal y como sucedieron, sino sólo los hechos relevantes.3

Por lo tanto, para dar sentido a los datos se necesita una teoría de antemano. El propósito de una teoría es proporcionar la esencia del objeto de la investigación. La teoría debe reflejar la esencia de la realidad. Si no refleja la realidad, por muy elegante que sea la teoría, no podrá ayudarnos a comprender el objeto de análisis. Obsérvese que el marco del NBER consiste en ser «práctico», es decir, sin ninguna teoría coherente. En esta forma de pensar, ser práctico se califica de científico.

Al afirmar que los ciclos económicos se refieren a las oscilaciones de los datos, no se dice nada sobre lo que son los ciclos económicos. Sólo se describen las fluctuaciones de los datos. No se explican estas fluctuaciones. Para saber lo que son los ciclos económicos, hay que identificar la fuerza motriz de estos ciclos.

Los ciclos de auge-caída y el banco central

Para establecer la esencia del ciclo de auge-caída, debemos establecer cómo surgió este fenómeno.

Según Murray Rothbard

Antes de la Revolución Industrial, aproximadamente a finales del siglo XVIII, no había auges y depresiones que se repitieran regularmente. Había una crisis económica repentina cada vez que algún rey hacía la guerra o confiscaba la propiedad de sus súbditos; pero no había ninguna señal del fenómeno peculiarmente moderno de las oscilaciones generales y bastante regulares de las fortunas empresariales, de las expansiones y las contracciones.4

El fenómeno del ciclo de auge-caída está de alguna manera vinculado al mundo moderno. La fuente del ciclo recurrente de auge-caída resulta ser el supuesto «protector» de la economía—el propio banco central. Las políticas en curso del banco central que tienen como objetivo arreglar las consecuencias no deseadas que surgen de sus intentos anteriores de estabilizar la llamada economía son factores clave detrás de los ciclos recurrentes de auge-caída.

Los responsables de la política de la Reserva Federal se consideran a sí mismos como la entidad responsable autorizada para llevar la llamada economía a la senda del crecimiento económico estable y de los precios estables (los responsables de la política deciden cuál debe ser la senda de crecimiento estable «correcta»). En consecuencia, cualquier desviación de la senda de crecimiento estable establece la respuesta de la Reserva Federal en términos de una postura más estricta o más laxa.

Estas respuestas a los efectos de las políticas anteriores sobre los datos económicos dan lugar a las fluctuaciones de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria de la «nada» y, a su vez, a los recurrentes ciclos de auge-caída. (Obsérvese que el dinero surgido de la nada es el resultado de la política monetaria flexible del banco central).

Obsérvese que la política monetaria relajada del banco central, que da lugar a una expansión de la oferta monetaria de la nada, pone en marcha un intercambio de nada por algo, lo que equivale a un desvío de la riqueza de las actividades generadoras de riqueza a las actividades no generadoras de riqueza.

En el proceso, este desvío debilita a los generadores de riqueza, y esto a su vez debilita su capacidad para hacer crecer el conjunto de la riqueza. El surgimiento de actividades sobre la base de una política monetaria flexible es lo que constituye un «auge» económico—obsérvese que estas actividades no pueden sostenerse por sí mismas. Estas actividades también se caracterizan como actividades de burbuja. Asimismo, obsérvese que una vez que el ritmo de expansión monetaria del banco central se fortalece, el ritmo de desviación de la riqueza hacia las actividades de la burbuja también se fortalece.

Sin embargo, una vez que el banco central endurece su postura monetaria, esto ralentiza el desvío de riqueza de los productores de riqueza hacia las actividades de la burbuja. Las actividades de la burbuja que surgieron gracias a la anterior política monetaria flexible reciben ahora menos apoyo; se encuentran con problemas—surge una crisis económica. Obsérvese que durante la depresión económica se produce la liquidación de las actividades burbuja que surgieron durante el anterior boom. Obsérvese de nuevo que las actividades de la burbuja surgieron a raíz del aumento de la oferta monetaria de la «nada».

Por lo tanto, cuanto más actividades de este tipo se generaron durante el auge económico, mayor será la limpieza de dichas actividades que se requiere para revitalizar la economía y, en consecuencia, mayor será la recesión económica.

Cambios en la política monetaria y desfases temporales

Ahora bien, ¿qué es lo que caracteriza la aparición de una depresión económica tal que las empresas que antes eran prósperas experimentan dificultades o se hunden? No fracasan por errores empresariales específicos de la empresa, sino en conjunto con sectores enteros de la economía.

Las personas que ayer eran ricas se han vuelto pobres hoy. Las fábricas que ayer estaban ocupadas hoy han cerrado y los trabajadores se han quedado sin empleo. Los empresarios están confundidos y no pueden entender por qué ciertas prácticas empresariales que ayer eran rentables hoy pierden dinero.

Las malas condiciones empresariales surgen cuando menos se espera, justo cuando todas las empresas opinan que ha surgido una nueva era de progreso constante y rápido. Una depresión económica surge sin mucho aviso y en medio de «buenas noticias».

De nuevo, en contra del enfoque de los indicadores, los ciclos de auge-caída tienen que ver con las actividades que surgieron a raíz de las políticas monetarias laxas del banco central. No se trata de la fuerza de los diversos datos económicos como tal.

Ahora bien, si las políticas del banco central ponen en marcha los ciclos de auge-caída, es evidente que estas políticas provocan fluctuaciones económicas. Además, cuando el banco central cambia su política monetaria, el efecto de la nueva postura no se impone instantáneamente, sino que lleva tiempo.

El efecto comienza en un punto concreto y se desplaza gradualmente de un mercado a otro, de un individuo a otro. Por consiguiente, la postura monetaria anterior puede dominar la escena durante muchos meses antes de que la nueva postura comience a imponerse.

Sólo con seguir la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, uno podría hacerse una idea sobre los ciclos de auge-caída en los próximos meses.

Dado que el desfase entre el crecimiento de la oferta monetaria y el de la actividad económica es variable, la evaluación en cuanto al futuro sólo puede ser cualitativa.

Sin establecer las causas subyacentes de los ciclos de auge-caída, la aplicación de políticas en respuesta a los cambios en los indicadores económicos para contrarrestar los ciclos económicos es probable que desestabilice la economía. Una de las principales causas de los ciclos de auge-caída es la institución que supuestamente nos «defiende» de esta amenaza. Esta institución es el propio banco central.

  • 1. Citado en Allan P. Layton y Anirvan Banerji «What Is a Recession? A Reprise», Applied Economics 35, nº 16 (2003): 1789-97.
  • 2. Murray N. Rothbard, Making Economic Sense, 2d ed. (Auburn, AL: Ludwigsburg). (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2006), p. 232.
  • 3. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, edición académica. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), p. 47
  • 4. Murray N. Rothbard, «Economic Depressions: Their Cause and Cure», en The Austrian Theory of the Trade Cycle and Other Essays, ed. Richard M. Ebeling (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998, p. 47). Richard M. Ebeling (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute,1996), pp. 65-93, especialmente p. 69.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire