Mises Wire

Home | Wire | Por qué los moderados atacan a los radicales

Por qué los moderados atacan a los radicales

  • shout

Etiquetas Historia de EEUU

En todas las épocas de dominio del Estado, la inestabilidad del sistema da lugar a dos tipos de reformistas: los moderados, que quieren trabajar dentro del sistema pero acaban defendiéndolo, y los radicales, que tienen la lucidez de ver que la única solución real es la agitación. Si estos últimos se imponen —y a menudo lo han hecho en la historia de la política— es sólo después de haber soportado las hondas y flechas de los primeros.

La historia de la libertad está plagada de héroes que defendieron valientemente la reforma radical, pero en todos los casos que recuerdo, estas mismas personas fueron difamadas y vilipendiadas no sólo por el régimen, sino también por los reformistas moderados, que siempre afirmaron estar trabajando dentro del sistema. Los moderados dicen que sus esfuerzos se ven frustrados por las voces de los radicales, que dicen desacreditar la causa que pretenden apoyar.

Esta línea de ataque se utilizó contra el economista liberal francés Frederic Bastiat, y todavía se utiliza. Lo mismo ocurrió con A.R.J. Turgot, el reformista liberal que fue ministro de finanzas bajo Luis XVI — Simon Schama dice que su posición a favor de la reforma radical desacreditó los esfuerzos de los moderados. Se decía de Cobden y de Bright, mientras buscaban avergonzar y desacreditar al gobierno y su impuesto sobre el pan. Sus antiguos aliados trataron constantemente de amordazarlos, con la idea de que su extremismo perjudicaba una causa por lo demás respetable.

Lo mismo le ocurrió a Patrick Henry, a quien se le instó a abandonar sus agitaciones a favor de la revolución y, más tarde, sus ataques a la Constitución. F.A. Hayek fue perseguido por las quejas de que su radicalismo perdía más amigos de la libertad de los que ganaba. Ludwig von Mises se enfrentó a un aluvión de críticas por parte de los liberales clásicos alemanes, que de alguna manera llegaron a creer que el mayor enemigo del liberalismo era el erudito que se negaba a transigir.

Por supuesto, Rothbard tuvo que enfrentarse a toda una vida de reproches por parte de quienes decían que su libertarismo era peligrosamente irresponsable. Hoy ocurre lo mismo con este sitio web, el Instituto Mises, Antiwar.com, FFF.org, el Instituto Independiente y todos los blogueros, académicos o periodistas libertarios radicales que son acusados de perjudicar la causa de la reforma por sostener un ideal.

El patrón se repite tan a menudo que casi parece una ley de la historia: los radicales que cambian la historia deben hacerlo sobre la resistencia de los moderados, que dicen ser amigos de la misma causa, pero de alguna manera siempre terminan del lado de los intereses establecidos. Así podemos evocar esta conversación conjetural en el Kremlin, hacia 1955:

Camarada liberal: «Jruschov conoce los fracasos del estalinismo en economía. Debería aprovechar la oportunidad y permitir la plena propiedad privada de la tierra, dar las fábricas a los trabajadores, permitir que la gente trabaje donde quiera y vaciar las cárceles de criminales económicos».

Camarada conservador: «¡Cómo hablas! ¡Sólo estás desacreditando la causa de la reforma! Nuestro plan es permitir más producción personal en terrenos públicos, permitir más flexibilidad en los salarios, agilizar el proceso de solicitud de permisos de traslado y dar más poder a los consejos económicos regionales para que puedan responder mejor al pueblo. No hagamos que lo perfecto sea enemigo de lo bueno».

Camarada liberal: «Pero estos son sólo cambios cosméticos, y cuando no funcionen, la causa de la reforma habrá perdido. Debemos decir la verdad aunque los poderes no quieran oírla».

Camarada conservador: «No me aliste en sus desleales esfuerzos extremistas. Lo que propones es la anarquía. Tú y sus ideas me recuerdan a los enemigos del socialismo que tanto nos ha costado erradicar. Es mejor que te silencien, si no los reformistas responsables nunca harán ningún progreso».

Por supuesto, Jruschov hizo la reforma siguiendo las líneas conservadoras, y su fracaso acabó perjudicando la idea de la liberalización, retrasando así la inevitable y muy necesaria convulsión durante muchas décadas. De todos modos, el levantamiento se produjo en contra de los deseos y esfuerzos de los reformistas moderados, que habían hecho las paces con el régimen con la esperanza de cambiar el sistema desde dentro. Los radicales del exterior no pudieron evitar observar que los reformistas parecían aumentar, en lugar de reducir, el tamaño del Estado.

En lo que respecta a la disputa entre moderados y radicales, rara vez se señala lo más evidente: es mucho más fácil ser moderado que radical. Ser un moderado significa ponerse del lado, al menos parcialmente y a menudo en gran medida o completamente, de la sabiduría convencional. Significa que puedes ser amigo de los poderosos porque no eres una amenaza para ellos. Significa que aceptas la legitimidad de los mecanismos de cambio establecidos y, por tanto, los apruebas implícitamente.

Piensa en una prisión poblada por los que planean una fuga y los que buscan mejor comida y más tiempo de ejercicio. Al observar los dos grupos, no hay ninguna diferencia visible entre el modo en que tratan a los alcaides, salvo que internamente los que planean fugarse los consideran el enemigo, mientras que los que buscan una reforma penitenciaria se reconcilian con la relación alcaide-preso y tratan de conseguir las mejores condiciones para ellos.

¿A quién temen más los reformistas? No a los guardias, sino a los radicales, que creen que están haciendo retroceder su causa. Los radicales saben que los reformistas no son amigos en absoluto, sino marginados que buscan los favores de la élite privilegiada, ya que buscar y obtener el favor de los poderosos, incluso en una causa aparentemente sensata, es infundir al sistema existente una legitimidad que no merece.

La analogía funciona en una gran variedad de casos, desde los impuestos hasta la seguridad social, pasando por la educación o la política exterior. Los reformistas no dejan de felicitarse por su respetabilidad, etc., pero en realidad son parte del problema. Si la causa de la libertad gana, será por la presión de los radicales que sienten los gobernantes.

Como decía Mises, ningún gobierno es liberal por naturaleza. Los gobiernos conceden la libertad sólo cuando se ven obligados a hacerlo por la opinión pública. Lo que hace que un gobierno actúe es el miedo a la oposición. Pero de alguna manera, contra toda evidencia, los reformistas moderados siguen creyendo que los poderosos pueden ser influenciados por elogios, cócteles y la sugerencia de reformas marginales.

La diferencia entre el radical y el moderado no es de grado. Se trata de una perspectiva intelectual y mental completamente diferente, que llega al corazón mismo de si uno ve a las personas en el poder como la fuente del problema, o la fuente de la solución.

Veamos un ejemplo.

Un radical dice: ¡saquen las tropas de Irak ya! El mensaje implícito es: no se puede confiar en el Estado, las tropas están causando problemas en lugar de ayudar, EEUU nunca debería haber invadido, y casi todo lo que se oye del gobierno sobre esta guerra es una mentira.

Un reformista moderado dice: sí, saquen las tropas, pero todavía no. El mensaje implícito es: podemos confiar en que el Estado juzgará correctamente el momento de marcharse, porque ahora las tropas están prestando un servicio de cierto valor, la invasión ha hecho algún bien y deberíamos completar el trabajo, y el Estado tiene razón al ser una fuente de cierto grado de orden y justicia en Iraq.

Ahora bien, se trata de un pequeño cambio de palabras y de orientación política que enmascara una enorme diferencia de visión del mundo. El radical no confía en que el Estado se reforme a sí mismo. El moderado sí. El radical no busca el favor del Estado. El moderado depende totalmente de él.

La historia, creo, está del lado del radical, pues el moderado quiere ir a lo seguro. Ahora bien, en su mayor parte, el moderado es una criatura inofensiva, ni aquí ni allá en lo que respecta a la dirección general de la historia, excepto en el siguiente sentido: es útil para el poder como instrumento para mantener a raya a los radicales.

Este es precisamente el papel que están desempeñando ahora los críticos moderados de la guerra de Irak. Están atacando a los antiguerra con el argumento de que ellos también quieren acabar con la guerra, pero nosotros se lo estamos poniendo difícil. Lo que dicen es que están a favor de que las tropas se queden hasta cierto punto. Esto es lo mismo que ponerse del lado de los belicistas, sólo que con una retórica diferente.

Los moderados parecen estar siempre del lado de los carceleros. Sólo cuando los radicales han atravesado el muro, y el camino está perfectamente despejado y seguro, aprovechan la oportunidad y salen corriendo. En retrospectiva, por ejemplo, incluso los libertarios moderados reconocen que la Revolución americana, la derogación de las Leyes de cereales y el derrocamiento de la planificación central soviética fueron cosas maravillosas. Pero saben en su corazón que les habría faltado valor para hacer su parte.

Este artículo se publicó originalmente el 5 de febrero de 2005.

 

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire