Mises Wire

Home | Wire | Por qué los estadounidenses abandonaron el contrabando en favor del lobby y la asistencia social

Por qué los estadounidenses abandonaron el contrabando en favor del lobby y la asistencia social

  • lobbying

Etiquetas Historia de EEUU

01/23/2021

El hambre de libertad del público americano ha disminuido decididamente desde la época colonial. ¿Cómo un pueblo que una vez abrazó el comportamiento subversivo en nombre de la libertad se ha vuelto complaciente con un gobierno intruso? La diferencia entre las actitudes de los contrabandistas coloniales y de los americanos contemporáneos hacia sus respectivos gobiernos proporciona una visión.

En la América colonial, el contrabando estaba muy difundido y fue muy bien acogido por el público. George H. Smith en su artículo «Americans with Attitudes: Smuggling in Colonial America», señala que el contrabando no se limitaba a una pequeña clase de forajidos por lo demás inmorales, sino que era practicado incluso por comerciantes honrados y religiosos. Una franja de comerciantes no tenía reparos en desafiar las restricciones comerciales británicas y a menudo contaban con el apoyo de un aparato legal colonial comprensivo si eran llevados a juicio. El contrabando era prácticamente una institución en la Nueva Inglaterra colonial, donde los comerciantes podían incluso comprar pólizas de seguro para cubrir sus pérdidas en caso de una incautación por parte de las autoridades aduaneras británicas.

Esencialmente, los contrabandistas reducen el costo de la interferencia del gobierno. Por ejemplo, la Ley de melaza fue una restricción comercial mercantilista que impuso impuestos a la melaza de las Antillas Holandesas, Españolas y Francesas en un esfuerzo por apoyar a los sustitutos británicos más costosos. El contrabando apoyó la industria del ron de Nueva Inglaterra, que dependía de la melaza para la producción de la exportación más importante de las colonias. Los beneficios del contrabando no se limitaban a Nueva Inglaterra, ya que Smith también observa que en un momento dado al menos tres cuartas partes del té que consumían los estadounidenses se introducía de contrabando en las colonias.

Además de la obvia ganancia económica del contrabando, los americanos veían la interferencia inglesa en el comercio como algo parecido a la agresión extranjera. Las restricciones comerciales en las colonias fueron promulgadas por el Parlamento Británico con el propósito de promover la industria británica, dejando a los americanos de todas las clases sin motivación para cumplir. Esto dificultó enormemente el cumplimiento de las normas por parte de las autoridades aduaneras británicas, que tenían pocos cómplices en las colonias para llevar a cabo las órdenes de la Corona. Smith señala que no era raro que los colonos americanos comerciaran con los franceses incluso cuando éstos estaban en guerra con Gran Bretaña.

Las autoridades británicas miraron hacia otro lado durante algún tiempo, muchos aceptando sobornos, pero tomaron medidas enérgicas contra el contrabando cuando el Parlamento aprobó la Ley del Azúcar de 1764. Smith señala que la ley trajo consigo un aumento de la reglamentación y de los costos burocráticos que hicieron casi imposible su cumplimiento. Los contrabandistas acusados tenían que pagar por adelantado su juicio (no reembolsable aunque fueran exonerados), se les presumía culpables hasta que se demostrara su inocencia y su enjuiciamiento ni siquiera requería pruebas. Sin embargo, los colonos se mantuvieron firmes en su apoyo a los contrabandistas, que fue uno de los principales factores que contribuyeron a la Revolución. Un ejemplo destacado es el del comerciante y fundador estadounidense John Hancock, que fue aclamado como un héroe en todas las colonias cuando se abandonó un caso de contrabando en su contra.

Entonces, ¿qué pasó con nuestra voluntad de resistir a un gobierno intruso? Los estadounidenses de hoy parecen bastante complacientes con, o incluso abrazan, la extensa intervención del gobierno en el mercado. Los impuestos excesivos y las regulaciones onerosas pasan continuamente por los pasillos del Congreso sin mucha resistencia significativa del público. Hoy en día, uno difícilmente puede imaginar el apoyo popular a un contrabandista o evasor de impuestos, mucho menos el surgimiento de una industria de seguros para cubrir tales delitos.

El difunto gran Walter E. Williams dedicó una colección entera de sus ensayos a este fenómeno titulado El desprecio estadounidense por la libertad. Williams afirma que un factor importante que contribuye al rechazo de los americanos al liberalismo es el declive de la moralidad. Escribe: «La tragedia moral que ha ocurrido a los estadounidenses es nuestra creencia de que está bien que el gobierno utilice a la fuerza a un estadounidense para servir a los propósitos de otro».1 También señala que alrededor de dos tercios del presupuesto federal se asigna a este propósito.

Este drástico aumento de la dependencia de los estadounidenses del gobierno se remonta al cambio de las instituciones políticas provocado por la Revolución estadounidense. Antes de la Revolución, sólo un número muy pequeño de americanos podía esperar presionar al Parlamento, situado al otro lado del océano, para obtener favores especiales. Pero hoy en día el gobierno americano está muy orientado a repartir privilegios a una amplia gama de intereses especiales americanos.

Benjamín Franklin advirtió: «Cuando la gente descubra que puede votar por sí misma dinero, eso anunciará el fin de la república». Williams señala que los americanos usan el sistema político de esta manera para evitar la disciplina de mercado de las ganancias y pérdidas. Escribe: «Es por eso que ellos [los empresarios] descienden a Washington pidiendo rescates del gobierno, subsidios, tarifas, licencias y otros privilegios especiales».2

La transición de América de una colonia británica a una república democrática se caracterizó por un aumento de la participación pública en el gobierno. En Monarquía, democracia y orden natural, Hans-Hermann Hoppe explica cómo la intervención puede llegar a ser desenfrenada en una sociedad en la que la oficina del gobierno está abierta al público. Escribe: «Los privilegios, la discriminación y la protección no desaparecen. Al contrario. En lugar de estar restringidos a los príncipes y nobles, los privilegios, la discriminación y el proteccionismo pueden ser ejercidos y concedidos a todos».3

Mientras que los mercaderes coloniales se resistían al exceso de gobierno de los británicos, los americanos contemporáneos se someten mutuamente a intrusiones gubernamentales similares para su propio beneficio. La erosión del deseo de autogobierno de los Estados Unidos puede atribuirse no sólo al declive de la moralidad, sino también a los pobres incentivos económicos fomentados por nuestras instituciones políticas.

  • 1. Walter E. Williams, American Contempt for Liberty (Stanford, CA: Hoover Institution Press, 2015), pp. xviii-xix.
  • 2. Williams, American Contempt for Liberty, pp. xviii-xix.
  • 3. Hans-Hermann Hoppe, «Sobre la monarquía, la democracia, la opinión pública y la deslegitimación», Democracy: The God That Failed: the Economics and Politics of Monarchy, Democracy, and Natural Order (New Brunswick, NJ: Transaction Publishers, 2001), p. 83.
Author:

James Talocka

James Talocka is studying economics at George Mason University and is the president of the George Mason Economics Society.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire