Mises Wire

Home | Wire | Por qué los conservadores del Beltway odian a los populistas de Trump

Por qué los conservadores del Beltway odian a los populistas de Trump

  • gop

12/08/2020

Las elecciones de 2020 han puesto de manifiesto una creciente división entre el movimiento conservador y el Partido Republicano. Como el Washington Examiner señala esta semana, «Las líneas divisorias se han profundizado desde que las organizaciones de medios llamaron a la elección a su contrincante Joe Biden.»

Esta división es entre los partidarios populistas de Trump y el viejo establishment conservador, que tiende a ejercer una amplia influencia dentro del Partido Republicano y que se hizo un nombre por sí mismo en los días en que George W. Bush era presidente y el movimiento conservador se veía muy diferente.

Los dos lados de la división

Por un lado están los populistas de Trump, que se centran en los elementos de una guerra cultural y que apoyan una visión nacionalista relativamente restringida de la política exterior. Se consideran a sí mismos como esencialmente excluidos de las instituciones de gobierno por el «Estado profundo» y otros elementos del gobierno permanente. Se ven a sí mismos como asediados, y como tales emplean un tono y una postura más agresiva hacia aquellos —con la excepción de los aliados cercanos— que actualmente ocupan posiciones de poder. Por otro lado están los conservadores de línea principal, que se ven a sí mismos como los «razonables» o como «los adultos de la sala». Generalmente se sienten cómodos con el statu quo y buscan un sistema político estable dentro del cual esperan ejercer pronto el poder. A diferencia de los partidarios de Trump, estos conservadores están muy centrados en la política exterior y en el uso frecuente y agresivo del poder del Estado en la esfera internacional. Le restan importancia a la política interna y a las cuestiones de la guerra cultural, prefiriendo adoptar una posición de tibia oposición al programa legislativo de la izquierda.

Cómo la vieja guardia perdió el control del movimiento conservador

En la práctica, fuera de las esferas de la inmigración y la política exterior, las diferencias entre estos grupos son relativamente menores. La brecha es en gran parte de cultura y tono y de tácticas preferidas.

Pero la división es, sin embargo, muy real, y en algún momento de la presidencia de Donald Trump los conservadores anti-Trump de la vieja guardia se dieron cuenta de que habían perdido el control del movimiento que una vez dominaron.

La publicación insignia del movimiento conservador había sido durante mucho tiempo National Review, por ejemplo, pero durante la campaña de 2016, NR había declarado su eterna enemistad hacia Donald Trump, dedicando gran parte del número de enero de 2016 de la revista a un artículo titulado «Contra Trump».

Esto, sin embargo, tuvo poco efecto en las bases del Partido Republicano o del movimiento conservador. Durante su presidencia, Donald Trump disfrutó de un apoyo abrumador, a menudo superior al 80 por ciento, de los Republicanos. Los evangélicos conservadores, un componente clave del movimiento conservador, apoyaron a Trump en un 90% en muchos casos.

Fuera de los conservadores de la era Bush y sus grupos de expertos, el entusiasmo por Trump ha permanecido considerable, e incluso podría decirse que fanático en muchos rincones del movimiento conservador. Y, como señaló el cofundador del movimiento del Tea Party, Michael Johns «Ningún Republicano en nuestra vida ha conseguido más votos que este presidente o ha sido capaz de reunir a más gente de forma activista. Estaríamos cometiendo un gran error si no aprendiéramos las lecciones del trumpismo».

No es sorprendente que el viejo movimiento conservador, que invirtió tanto en apoyar la agenda de «nunca triunfar», esté menos que satisfecho. Específicamente, estamos hablando de expertos como Ramesh Ponnuru, Kevin Williamson, Jonah Goldberg y Jennifer Rubin.

Como las bases pro-Trump mostraron poco interés en la política exterior expansiva, y se interesaron mucho más en la guerra cultural, estos expertos de la vieja escuela comenzaron a argumentar a favor de una reevaluación de la propia palabra «conservadurismo». En 2018, por ejemplo, Rubin declaró que «'conservador' se ha convertido prácticamente en sinónimo de 'lacayo de Trump'», por lo que ahora adopta el término «liberal clásico» en su lugar.

La tendencia aparentemente se ha impuesto entre los partidos anti-Trump, como se ilustra en un artículo de 2018 para Politico titulado «Por qué el 'Liberal Clásico' está regresando». Según Politico, los conservadores como Goldberg están alentando términos como «liberal clásico» para distanciar su marca preferida de conservadurismo de la marca Trump. Según Goldberg, esto permitiría a los derechistas americanos adoptar un término que no implica el «conservadurismo de estilo Republicano completo» que se ha conocido en los años de Trump.

Algunos ex conservadores ya han abandonado explícitamente tanto la etiqueta como el movimiento. Bill Kristol, por ejemplo, anunció en febrero que se había unido al Partido Demócrata, el partido de centro-izquierda y que no es generalmente un destino ideológico popular para los conservadores. Kristol, por supuesto, es un opositor de larga data de la derecha populista y su carrera se ha centrado principalmente en impulsar una política exterior muy agresiva como la invasión de Irak en 2003. Claramente, los partidarios conservadores de Trump han ofrecido poco para que Kristol lo acepte. El que Kristol regrese o no al campo conservador dependerá probablemente de si la facción de Trump del movimiento y el Partido de la República continúa dominando el partido. De manera similar, las probabilidades de que personas como Rubin y Goldberg sigan abiertamente a Kristol al centro-izquierda es probable que aumenten mientras el «trumpismo» siga en ascenso.

¿Puede el movimiento Trump abrazar una agenda de libertad?

La mala noticia de todo esto es que desde la perspectiva de laissez faire, ninguna de las dos facciones ofrece mucho por lo que emocionarse. La antigua facción de la National Review, por supuesto, se ha opuesto explícitamente durante mucho tiempo a cualquier esfuerzo serio para reducir el Estado de bienestar federal o el estado de seguridad nacional. El movimiento conservador anti-Trump sigue dedicado a la continuación y expansión de las guerras de EEUU en todo el mundo, defendiendo las prerrogativas del estado de vigilancia estadounidense, y en la habilitación de la legislación como la Ley PATRIOT. En comparación con esto, la facción Trump, que es escéptica de las agencias de inteligencia como la CIA, y que es relativamente poco entusiasta de la intervención extranjera, ofrece una relativa mejora respecto a los conservadores «habituales». Sin embargo, cuando se trata del banco central, el gasto federal desbocado y los déficits gigantescos, ninguna de las partes ofrece nada más que la más endeble oposición nominal. Además, la calidez de la facción Goldberg-Rubin con los políticos y burócratas federales del Pentágono habla de una falta de voluntad de emplear tácticas retóricas que puedan poner en peligro la legitimidad o la estabilidad del régimen.

Este puede ser el encanto principal de los populistas de Trump. Se ven a sí mismos como fuera del poder, y ven poco valor en preservar o ser deferentes hacia las instituciones que se presume están bajo el control de enemigos ideológicos. ¿Por qué tratan de defender la legitimidad de instituciones sobre las que es poco probable que se tenga algún control? Esto, al parecer, es un factor impulsor de la división en el Partido Republicano. Los conservadores de la vieja guardia esperan volver a ejercer el poder a medio plazo y, por lo tanto, quieren pasar de las elecciones de 2020 y volver a la actividad habitual de compromiso bipartidista. Los populistas, sin embargo, esperan quedar totalmente fuera del poder si su candidato pierde. Por lo tanto, sólo tiene sentido exponer el fraude electoral y desafiar la legitimidad de todo el sistema.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire