Mises Wire

Home | Wire | Por qué los actuales abusadores del método científico son tan peligrosos

Por qué los actuales abusadores del método científico son tan peligrosos

  • scientist

Etiquetas Filosofía

10/11/2021

Durante la última media década, ha habido una tendencia creciente que señala un cambio en el papel percibido y aceptado de la ciencia. No es raro ver eslóganes y lemas como «la ciencia está decidida» y «cree en la ciencia». Afirmaciones como éstas presentan dos grandes problemas: en primer lugar, se determina que la ciencia es definitiva e indiscutible; en segundo lugar, va acompañada de un juicio de valor o moral. Por ejemplo, los estudios científicos indican que el uso del casco puede «reducir las lesiones en la cabeza en un 48%, las lesiones graves en la cabeza en un 60%, las lesiones cerebrales traumáticas en un 53%, [y] las lesiones en la cara en un 23%». Aunque no hace falta mucho esfuerzo para alinearse con la ciencia en este asunto, pretendo demostrar que la aplicación del primer comportamiento es contradictoria con el fundamento de la ciencia y que el segundo queda totalmente fuera de su ámbito.

Para establecer una base común, empezamos por repasar los méritos y los fundamentos del método científico. En primer lugar, se realiza una observación, seguida de una pregunta relativa a la observación. A continuación, se formula una hipótesis que podría responder a la pregunta. A continuación, se pone a prueba una predicción sobre los resultados futuros basada en la hipótesis mediante experimentos. El análisis de los resultados de los experimentos se utiliza para confirmar o rechazar la hipótesis. Si los resultados parecen demostrar que la hipótesis es correcta, se empieza a confiar en el poder predictivo de la hipótesis y en su capacidad para describir el mundo real. Si los resultados parecen demostrar que la hipótesis es incorrecta, entonces el método científico vuelve sobre sí mismo y la hipótesis se cuestiona, se refina, se modifica o se descarta. El proceso es riguroso, exhaustivo y exigente. También es profundamente empírico, lo que significa que se basa en información del mundo real; sólo puede extraer datos de cosas que ya han sucedido. En su forma más básica, este proceso es lo que constituye la «ciencia» tal y como se denomina habitualmente en los medios de comunicación y en las conversaciones.

Una vez establecido el terreno común, se puede abordar el primer gran problema. Irónicamente, es contrario a la ciencia declarar que la ciencia está establecida. Hay algunas características del método científico que corroboran esta afirmación. Dado que el método científico se basa en datos empíricos en relación con una hipótesis, depende de los sentidos y de las experiencias percibidas. Esto significa que depende totalmente del pasado. La ciencia no puede predecir adecuadamente el futuro; sólo puede modelar lo que ha ocurrido y hacer una proyección razonable sobre lo que podría ocurrir. Toda la ley científica depende desesperadamente de la probabilidad estadística.

Además, como el hombre no es omnisciente, el futuro seguirá siendo siempre desconocido. A medida que el hombre sigue explorando el mundo físico, siempre existe la posibilidad de que se acumulen suficientes datos para falsificar, o al menos poner en duda, una conclusión científica bien establecida. Debido a estas condiciones, las afirmaciones que declaran que la ciencia está resuelta son totalmente anticientíficas: rechazan los principios y prácticas fundamentales del método científico y la naturaleza de la experiencia humana. Estas condiciones ponen de manifiesto la ridiculez de cualquier insinuación de que la ciencia está asentada. En sentido estricto, la ciencia no puede estar nunca asentada. Imaginemos la carnicería que se produciría si los científicos de todo el mundo se hubieran jubilado de sus batas de laboratorio y hubieran aceptado las principales teorías de principios del siglo XX de que los cigarrillos eran buenos para la salud humana. Afortunadamente, el uso continuado del método científico ha construido un contraargumento convincente de que los cigarrillos son, de hecho, muy perjudiciales para el organismo.

El segundo gran problema puede tener implicaciones más peligrosas cuando se examina a fondo. En la discusión anterior, se ha demostrado claramente que la ciencia sólo es capaz de acercarse a la verdad estadística basándose en pruebas empíricas. Sin embargo, la ciencia es totalmente incapaz de decirnos lo que está bien o mal. No hay nada que ocurra naturalmente dentro del método científico que le permita hacer juicios de valor o tomar decisiones morales. No puede decirnos qué es bueno, malo, mejor o peor. En esencia, la ciencia nunca es capaz de decir «debería» o «debe». Volviendo a nuestro ejemplo anterior, la ciencia puede llegar a la conclusión de que el uso del casco previene las lesiones en la cabeza en los accidentes de moto, pero es impotente para dictar que los motoristas deben usar cascos. Hacerlo es emitir un juicio de valor que sólo pueden hacer los individuos.

El uso del casco sólo es prescriptivo si el automovilista individual valora la posibilidad de evitar una fractura de cráneo por encima de conducir libremente con el viento. Conociendo los riesgos y estando informados por la ciencia, la mayoría de los automovilistas elegirían probablemente llevar un casco, pero la ciencia no puede decirles que esa es la elección de mayor valor, ya que los individuos tienen sistemas de valores diferentes y distintos. En lo que respecta a la ciencia, lo que es correcto depende de los fines precisos deseados por los actores individuales y sus valores. Como afirmó Ludwig von Mises, «no sirve de nada discutir sobre la adecuación de los preceptos éticos.... Los fines últimos son elegidos por los juicios de valor del individuo. No pueden ser determinados por la investigación científica y el razonamiento lógico».1

Permitir que la ciencia emita juicios de valor universales también le permite definir la moral. Un ejemplo de ello lo encontramos en los debates en torno a la ley del aborto. La ciencia puede decirnos cuándo comienza el latido del corazón, el grado de desarrollo del bebé en el primer, segundo y tercer trimestre, e incluso el sexo del bebé. Pero, de nuevo, es absolutamente impotente para decirnos si es o no moral abortar al bebé. Esa evaluación dependería de los juicios de valor y del código moral del individuo.

El problema, pues, con eslóganes como «creer en la ciencia» es la tendencia a confundir la ciencia con la moral y los valores. Cuando la ciencia se utiliza para hacer leyes, la mayoría de las veces se hace con un código moral adjunto. Se ha demostrado que la ciencia no es capaz de hacer esto, por lo que la única forma de utilizar la ciencia para hacer leyes es que alguien, alguna persona o personas reales en algún lugar, saquen una conclusión moral basada en la ciencia. Esta conclusión moral personal, individual, se aplica entonces al por mayor sobre todo lo que la ley alcanzará. Por esta razón, la ciencia nunca debe utilizarse como justificación en ninguna acción gubernamental para aplicar sistemas morales. Al hacerlo, la moral y los valores de unos pocos se imponen a la mayoría. Sólo los individuos pueden tomar decisiones sobre lo que harán con respecto a cualquier consenso científico. F.A. Hayek lo expresó claramente cuando dijo que «se debe permitir a los individuos... seguir sus propios valores y preferencias en lugar de los de otros «.2

Los resultados de cualquier estudio científico requieren una interpretación y cualquier interpretación es necesariamente subjetiva. La interpretación de los resultados puede pasar a fundamentar juicios de valor y códigos morales. Pero si la ciencia se traslada a un espacio en el que sus conclusiones nunca pueden ser cuestionadas y además determina la moral, entonces deja de repente de mostrar características de ciencia y ha asumido características de religión. Cuando está convenientemente casada con el poder, la exaltación de la ciencia a este estatus puede tener efectos desastrosos, como demuestran los actos cometidos por el Tercer Reich y otros sucesos horribles. Cuanto más se aleja la ciencia del método científico y abraza el fanatismo religioso, más peligroso es su potencial para restringir la elección, destruir la libertad humana y dañar a personas reales. Hay que recordar siempre que, aunque la ciencia pueda decirnos que un teléfono transportará nuestras voces por el aire, nunca podrá decirnos lo que hay que decir.

  • 1. Ludwig von Mises, Profit and Loss (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2008), p. 33.
  • 2. F.A. Hayek, «Planning and Democracy», en The Road to Serfdom (Londres: Routledge, 2001), p. 62.
Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here