Mises Wire

Home | Wire | Por qué la fungibilidad es importante para entender el dinero y el cripto

Por qué la fungibilidad es importante para entender el dinero y el cripto

  • nonfungible token bitcoin

Etiquetas Dinero y Bancos

05/12/2021

A medida que la revolución descentralizada cobra impulso y la adopción de las criptomonedas alcanza nuevas cotas, las preocupaciones relativas a la calidad del dinero se ignoran con demasiada frecuencia. Según un informe de Crypto.com, el número de propietarios de bitcoins superó los 71 millones en enero de 2021, pero ¿cuántos de ellos son conscientes de que el bitcoin no es anónimo, sino pseudónimo, o reconocen los riesgos de adoptar una moneda que carece de fungibilidad? Aunque la escasez demostrable de bitcoin supone una vuelta a los principios del dinero sólido, la visión peer-to-peer de su creador se queda corta en última instancia sin fungibilidad, porque se crea un riesgo de contrapartida. Los problemas de fungibilidad de Bitcoin provienen de la historia que acompaña a las monedas. La inserción de la confianza en las transacciones mediante el escrutinio de la historia de las monedas tiene el potencial de dividir la red bitcoin, en el proceso de aumentar las tasas como resultado de los costos de cumplimiento de la normativa. Y lo que es más alarmante, una blockchain transparente se transforma inevitablemente en una cadena de vigilancia por la que viaja la reputación. Para evitar la censura y proteger nuestros derechos naturales a la privacidad, una moneda fungible no es un lujo, sino un requisito.

El dinero facilita los negocios en el mercado al servir como medio de intercambio, depósito de valor y unidad de cuenta. Louis enumera seis características del dinero: durabilidad, portabilidad, divisibilidad, oferta limitada, uniformidad y aceptabilidad. Los dos últimos atributos se ven directamente afectados por la fungibilidad de la moneda.

Los activos fungibles son, en esencia, intercambiables. En el extremo no fungible del espectro están los activos fundamentalmente únicos, como los bienes inmuebles y las obras de arte. Por el contrario, los metales preciosos representan activos físicos fungibles. El oro, por ejemplo, puede fundirse e intercambiarse sin complicaciones. Como señaló Menger (1892), la adopción del oro y la plata como formas de dinero a lo largo de la historia puede atribuirse en parte a la homogeneidad de estos materiales. Para satisfacer los criterios de fungibilidad de Berg (2020), «cada unidad de una moneda, o cualquier mercancía utilizada en una función monetaria, debe ser indistinguible de otras de la misma denominación», y «una unidad individual de dicha moneda no debe ser reidentificable a través del tiempo y del cambio».

Los activos digitales descentralizados más adoptados y diseñados para servir de dinero son bitcoin (BTC), litecoin (LTC) y bitcoin cash (BCH). Todas estas criptomonedas, sin embargo, son de naturaleza no fungible. Cada satoshi, la unidad más pequeña de BTC, posee un historial accesible en el libro mayor transparente de la red. En consecuencia, 1 BTC ≠ 1 BTC.

Imagínate que vendes un automóvil que has publicado en Craigslist a un desconocido que, sin saberlo, ha ganado su fortuna vendiendo contrabando en la web oscura. Posteriormente, intentas depositar el producto de la venta, pero para tu sorpresa, tu institución financiera ha marcado la transacción y no acepta tu bitcoin «contaminado».

Según Mises (1953), «el valor de uso subjetivo del dinero, que coincide con su valor de cambio subjetivo, no es más que el valor de uso anticipado de las cosas que se van a comprar con él». Los cálculos económicos se vuelven cada vez más difíciles cuando la ambigüedad impregna el medio de cambio. Los dineros fungibles mantienen su poder adquisitivo con independencia de su uso en el pasado, eliminando así la incertidumbre asociada a su uso futuro. La fe de la parte que realiza la transacción en que su dinero será aceptado por futuras contrapartes se tambalea en última instancia sin la fungibilidad. Si volvemos a nuestro ejemplo de Craigslist, el propietario del automóvil haría bien en exigir información adicional al comprador o en aumentar el precio de venta para compensar el riesgo de no poder satisfacer las propuestas de valor previstas.

La implicación a largo plazo de este problema para el bitcoin es una fractura de la red sobre la base de las leyes contra el blanqueo de dinero (AML). Este tipo de regulaciones no sólo están diseñadas para obstaculizar el comportamiento criminal y prevenir la financiación del terrorismo, sino que han sido implementadas por los gobiernos para mantener los ingresos fiscales. La división de la red puede producirse estrictamente a lo largo de una dicotomía limpia-sucia o, con toda probabilidad, a través de la categorización de monedas blancas, grises y negras. Según esta última taxonomía, las monedas blancas, o limpias, serían las que se mantienen en cuentas de custodia (por ejemplo, Coinbase, Gemini o Binance). Estas bolsas emplean estrictos requisitos de conocimiento del cliente (KYC) para sus usuarios. Las monedas grises, o dudosas, se identificarían como criptoactivos mantenidos en carteras no custodiadas, donde el propietario tiene la posesión de sus claves privadas. Si bien estas direcciones de propiedad privada no tienen ningún vínculo directo con actividades ilegales, cualquiera que quisiera trasladar sus monedas grises a un intercambio probablemente se vería obligado a responder a preguntas invasivas sobre su identidad y el origen de los fondos. Por último, cualquier moneda utilizada en la web oscura o para compras calificadas de nefastas sería calificada de moneda negra o sucia. Las monedas de este tipo se congelarían inmediatamente si se depositan en un mercado regulado.

Los signos de una red de bitcoins fragmentada pueden verse en todo el mundo. En cumplimiento de los requisitos legales holandeses, la bolsa de cripto Bitstamp exige ahora a los usuarios que proporcionen información sobre su patrimonio, nacionalidad, prueba de residencia y origen de los fondos antes de retirar dinero. Las directrices propuestas por el Grupo de acción financiera internacional (GAFI), un influyente organismo intergubernamental, han calificado de mayor riesgo las transacciones peer-to-peer entre monederos no alojados. El GAFI recomienda que los proveedores de servicios de activos virtuales (VASP) mejoren el mantenimiento de registros para mitigar los riesgos al interactuar con carteras no alojadas. En Reddit y Twitter, hay numerosos relatos de primera mano sobre prohibiciones de intercambio por usar mezcladores, que son herramientas diseñadas para preservar la privacidad. Como demuestran estos ejemplos, las monedas grises ya son vistas con recelo. En el extremo prístino de la taxonomía, los ejecutivos de la industria han afirmado que los bitcoins vírgenes, los recién minados, sin historial de transacciones, se venden con una prima del 10 al 20 por ciento. En conjunto, está claro que las criptomonedas de la misma denominación se tratan de forma diferente y que ha surgido una jerarquía de valor basada en el historial de una moneda.

Las obligaciones reglamentarias han hecho que la identidad del medio de intercambio sea cada vez más importante. El énfasis en el historial de las monedas ha incentivado naturalmente la creación de empresas capaces de identificar los riesgos (por ejemplo, Chainalysis o CipherTrace). En muchos casos, sin embargo, los usuarios son tachados de culpables por asociación, ya que estas empresas aplican información imperfecta en la construcción de perfiles de riesgo para las direcciones cripto de propiedad privada. Si esta tendencia continúa, la comercialización de las monedas no fungibles se verá afectada. Al rastrear los orígenes del dinero, Menger (1892) afirma que la población selecciona el bien más comercializable para utilizarlo como medio de intercambio. Esto crea un ciclo de refuerzo que aumenta la demanda de este tipo de bien. La reducción de la comerciabilidad del bitcoin acabará afectando negativamente a su deseabilidad y a sus usos en el mundo real.

La privacidad es un atributo que la gente tiende a despreciar hasta que se necesita desesperadamente. Hasta ahora, las instituciones han tomado medidas contra los delitos financieros, pero el fenómeno de la cultura de la cancelación y el rabioso silenciamiento de las voces disidentes en las redes sociales es un peligroso precedente que sienta las bases para el rechazo omnipresente de las transacciones financieras basadas en creencias políticas o sociales. Cuando las unidades monetarias contienen una historia, la actividad financiera puede desenterrar las inclinaciones ideológicas de su poseedor. Las comunidades bajo regímenes totalitarios, en particular, son las que corren mayor riesgo en este sentido.

Sin embargo, los mercados están intentando resolver el problema de la fungibilidad. Por ejemplo, criptomonedas como Monero, Zcash y Dash afirman proporcionar a los usuarios de cripto capas adicionales de privacidad y fungibilidad. Los propios usuarios de cripto determinarán a largo plazo qué monedas -si es que hay alguna- ofrecen una cantidad suficiente de privacidad y fungibilidad.

Author:

Contact Michael Milano

Michael Milano is an entrepreneur in the midst of penning his first novel. He earned his PhD from The Ohio State University. His areas of interest include Austrian economics, crypto-assets, evolutionary biology, and stoicism.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire