Mises Wire

Home | Wire | Por qué el racismo no puede explicar el impulso de Europa por la conquista y el poder colonial

Por qué el racismo no puede explicar el impulso de Europa por la conquista y el poder colonial

  • mongols

Etiquetas Historial mundial

10/22/2020

Ha habido un resurgimiento en la investigación del pasado imperial de Europa. Al consumir las críticas feroces al imperialismo europeo, es probable que se suponga que las conquistas están impulsadas únicamente por el odio y el racismo. Algunos comentaristas dan a entender que el propósito de las expansiones territoriales era saciar los deseos racistas de los europeos. Aunque el racismo se convirtió en una justificación de la supremacía occidental, rara vez fue la motivación de las conquistas. Históricamente, los Estados se han embarcado en conquistas para proyectar el poder político. La conquista de otros Estados resultó en inmensas ganancias de reputación para los vencedores. Debido a que vivimos en una sociedad basada en el conocimiento en la que los estados compiten para demostrar la superioridad tecnológica y científica, muchos no pueden comprender la brutalidad de las conquistas del pasado. Además, como en la historia reciente Europa se convirtió en la potencia mundial dominante, cada vez más personas se inclinan a discutir la colonización de Asia y África por parte de Europa.

Los asiáticos y los africanos son de una raza diferente, por lo que es fácil malinterpretar el racismo como una razón en lugar de la defensa de las conquistas. A los europeos se les recuerda frecuentemente que sus antepasados cometieron atrocidades contra individuos no blancos. Varios escritores opinan que los no blancos siguen siendo víctimas del imperialismo europeo. Al denunciar el pasado colonial de Portugal, Rui Braga escribe que «reparar el legado histórico de la Supremacía Blanca y el colonialismo implica pasar de la negación al reconocimiento para transformar colectivamente las formas sistémicas en las que aún perdura—ideológica, institucional y psicosocialmente». Estudiar las implicaciones del colonialismo en el desarrollo es una búsqueda sensata. Sería improvidente formar opiniones sin realizar una investigación exhaustiva para guiar nuestro pensamiento. Sin embargo, la indignación moral de los intelectuales de izquierda es injustificada. Lamentablemente, está de moda repetir el legado imperial de Europa para indicar que las antiguas colonias todavía no pueden recuperarse del trauma del dominio europeo. También debemos encontrar extraño que los intelectuales parezcan olvidar que las conquistas intraeuropeas fueron una vez prevalentes. A pesar del aumento del emocionalismo histórico, la verdad es que la colonización de los pueblos no blancos por los europeos es parte de la historia más amplia de las conquistas europeas.

En contra de la narrativa actual, los europeos no colonizaron territorios asiáticos y africanos debido a ningún odio innato hacia los no blancos. Su objetivo era adquirir un estatus hegemónico en relación con sus rivales en Europa. Si las conquistas hubieran consistido realmente en validar la supremacía blanca, los europeos no se habrían conquistado entre sí. Por lo tanto, debemos evaluar las conquistas dentro del marco más amplio de la guerra intraeuropea. Cuando esto se haga se mostrará que durante siglos los europeos compitieron por la hegemonía en Europa, por lo que no hay nada inusual en el hecho de que más tarde conquistaron a los no europeos.

Las personalidades del cómic de los vikingos son bastante prominentes en la cultura popular, pero su papel en las conquistas es menos conocido fuera de la academia. Es cierto que sus primeras incursiones fueron impulsadas más por preocupaciones parroquiales que por la ambición imperial; sin embargo, a medida que su poder aumentó, buscaron expandir su esfera de influencia. En consecuencia, tras obtener beneficios de las incursiones, reconocieron que la conquista produciría mayores ganancias. Dawn Hadley señala esto sucintamente en su discusión sobre los vikingos: «La conquista política de partes de Gran Bretaña e Irlanda por los escandinavos comenzó a tomar forma en los años 850 y 860, y se puede argumentar plausiblemente que fue el producto de un esfuerzo consciente por parte de al menos algunos de los invasores».

Aunque a menudo se critica a los europeos por cambiar las sociedades de los pueblos a los que sometieron, los vikingos demuestran que su enfoque de la subyugación de los europeos fue realmente similar. Angus A. Somerville y R. Andrew McDonald ilustran de forma aguda los efectos de sus hazañas en su texto seminal The Vikings and Their Age: «Las incursiones y asentamientos vikingos pueden haber aniquilado la población picta indígena de las islas septentrionales de las Orcadas y las Shetlands; sea o no así, las islas y sus habitantes se convirtieron en escandinavos en su discurso y su cultura». Los ataques de los vikingos también dieron lugar a la venta de las víctimas a la esclavitud. Jim Comer nos ofrece una breve descripción de este proceso: «La esclavitud era común en los primeros tiempos germánicos, y las primeras incursiones vikingas en Irlanda y Escocia resultaron en un gran número de cautivos, que los vikingos vendieron como esclavos a los imperios bizantino y musulmán».1

A diferencia de sus antepasados vikingos, hoy en día los suecos no son conocidos por su agresión. Sin embargo, su historia imperial es similar a la de Gran Bretaña y Francia. Como otras grandes potencias bajo el hechizo del mercantilismo, Suecia vio la adquisición de territorios extranjeros como una ruta hacia la riqueza. Andrés Kasekamp, en A History of the Baltic States, ofrece un vívido relato de la ascensión de Suecia en Europa: «El rey sueco Gustavo 11 Adolfo (gobernó en 1611-32) creó la fuerza militar más eficiente de Europa, lo que permitió a Suecia desempeñar un papel decisivo en la política europea como la mayor potencia protestante en la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). En el siglo XVII Suecia estableció esencialmente el Dominium Maris Baltici, hegemonía en la región del Mar Báltico. Suecia no sólo controló Livlandia y toda la costa del Golfo de Finlandia, sino que también adquirió territorios alemanes en la costa sur del Báltico durante la Guerra de los Treinta Años». Y de acuerdo con la construcción del imperio al obtener un territorio, Suecia buscó transformar la cultura de la región. Como escribe Jan Lindegren: «En las provincias bálticas, se introdujo la ley sueca junto con reformas agrarias y de la tierra diseñadas para reducir la influencia de la aristocracia alemana y consolidar el poder sueco».

Es más que ingenuo asumir que los imperios no invertirán en estrategias para aumentar el poder. Para seguir siendo un imperio exitoso, un estado imperial debe asegurarse de que los grupos dispares sean exitosamente reunidos bajo un solo régimen. Por ello, a menudo tratan de crear una uniformidad cultural. Discutir sobre los imperios sin reconocer sus objetivos es simplista y ahistórico. Como tal, volver a visitar los horrores cometidos por los europeos en el mundo no occidental para ganar puntos políticos es un ejercicio inútil. Además, la gente del mundo en desarrollo debería ser consciente del hecho de que, aunque horribles, las experiencias de sus antepasados no fueron únicas para los pueblos conquistados. Después de todo, hemos demostrado claramente que los europeos no tenían reparos en conquistar y esclavizar a los blancos. Sin embargo, los individuos que viven en el mundo en desarrollo no deben olvidar la historia del colonialismo, porque les recuerda que la debilidad es una receta para la explotación. Esta es una lección que deben aprender.

  • 1. Por otra parte, también hay pruebas que sugieren que el dominio vikingo también dio resultados positivos. Somerville y McDonald señalan que «el asentamiento vikingo trajo más cambios sociales y económicos. A principios de la Edad Media, Irlanda carecía por completo de centros urbanos; su influencia aquí fue desproporcionada en relación con la extensión del asentamiento. Dublín, Waterford, Wexford y Cork deben sus orígenes a los asentamientos vikingos», según Somerville y McDonald. Las empresas de los vikingos implican que las conquistas pueden inducir desarrollos positivos.
Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire