Mises Wire

Home | Wire | Por qué el poder regulador del régimen es una amenaza constante para América

Por qué el poder regulador del régimen es una amenaza constante para América

  • mugger

Etiquetas Historia de EEUU

Cada vez que algún régimen extranjero independiente del imperio de EEUU persigue a los disidentes, los funcionarios de EEUU sacan a relucir la Primera Enmienda para demostrar lo diferente que es Estados Unidos. Aquí, la gente es libre de criticar a los funcionarios del gobierno sin temor a ser encarcelada o castigada de otra manera por ejercer sus derechos de libertad de expresión, señalan con orgullo.

Sin embargo, lo que no se explica en tales proclamaciones piadosas es por qué tantos ejecutivos importantes de grandes compañías americanas permanecen en silencio cuando se trata de las guerras extranjeras de América, las intervenciones extranjeras, los golpes de Estado, las alianzas con dictadores, la tortura, la vigilancia secreta masiva, la detención indefinida, la negación del debido proceso, Gitmo, los asesinatos patrocinados por el Estado y otras actividades del lado oscuro del establecimiento de seguridad nacional de EEUU.

La razón es que cada uno de esos ejecutivos sabe que los funcionarios federales pueden tomar represalias contra ellos de forma indirecta por criticar sus políticas y operaciones. Esos métodos indirectos de represalia pueden consistir en auditorías del IRS, acoso normativo, denegación de solicitudes de fusiones y adquisiciones, no renovación de licencias de radio y televisión, e incluso la amenaza de revelar secretos personales adquiridos mediante la vigilancia secreta de correos electrónicos y registros telefónicos.

Un buen ejemplo de anulación de la libertad de expresión fue el del presidente Lyndon Johnson, poco después de llegar a la presidencia tras el asesinato del presidente Kennedy. La anulación indirecta de la Primera Enmienda por parte de Johnson se expone en el libro de Robert Caro The Passage of Power.

Antes del asesinato, una reportera de Dallas llamada Margaret Mayer había comenzado a investigar las estaciones de radio y televisión de Johnson en Austin. La noche del sábado 4 de enero de 1964, Johnson telefoneó al director de su periódico y le habló directamente de lo que estaba dispuesto a hacer si el periódico no detenía la investigación de Mayer.

Johnson mencionó por su nombre al editor y propietario del consejo de administración del periódico, a su presidente y al presidente de las emisoras de radio y televisión propiedad del periódico. A continuación, dejó claro que estaba dispuesto a utilizar todos los poderes a su disposición contra ellos si no detenían la investigación de Mayer, incluyendo auditorías del IRS, tanto personales como empresariales, así como la no renovación de las licencias de la FCC para las estaciones de radio y televisión.

Johnson exigió una respuesta para la mañana siguiente. A la mañana siguiente —el domingo por la mañana— el editor telefoneó al presidente y le dijo: «Nos ocuparemos del asunto mañana» y le aseguró a Johnson que su papel se mantendría en secreto. La investigación de Mayer se cerró.

Caro ofrece otro ejemplo, uno que involucra no sólo a un reportero sino a todo un periódico que había sido crítico con Johnson antes del asesinato. Johnson se propuso acabar con las críticas.

El presidente del periódico también fue presidente de un banco local que intentaba fusionarse con otro banco de Texas. Estas fusiones requieren la aprobación federal. Tanto la Reserva Federal como el Departamento de Justicia se oponían a la fusión. Utilizando al asesor presidencial Jack Valenti como intermediario, Johnson dijo al periódico que si quería que la fusión se llevara a cabo, tendría que dejar de criticarlo. Según Caro, el periódico se convirtió en partidario de Johnson, e incluso lo apoyó en la carrera de 1964. Johnson desoyó a la Reserva Federal y al Departamento de Justicia y ordenó la aprobación de la fusión.

Caro proporciona otro ejemplo de este fenómeno, uno que involucra a un corresponsal en Washington, D.C., para un periódico de Texas. El periodista había criticado a Johnson. Johnson telefoneó al propietario del periódico y mencionó la Base Aérea Carswell de Fort Worth, así como la reciente decisión de cerrar el Depósito del Ejército de Fort Worth. También mencionó un proyecto para hacer navegable el río Trinity para barcazas desde el Golfo de México hasta Fort Worth.

El periódico exprimió al reportero. Carswell siguió funcionando y acabó desempeñando un papel importante en la guerra de Johnson en Vietnam. Johnson también se aseguró de que mil millones de dólares de dinero federal se destinaran al proyecto del río Trinity, aunque el proyecto nunca se terminó.

Hoy en día, es difícil creer que un presidente, el Pentágono, la CIA o la NSA hagan este tipo de amenazas directas a cualquier empresa de EEUU o a sus ejecutivos. Pero no tienen por qué hacerlo. Todo el mundo sabe lo que les puede pasar si deciden criticar públicamente las sórdidas y oscuras actividades del establishment de seguridad nacional. La discreción es la mejor parte del valor, lo que tiene que ser una gran razón por la que la mayoría de los ejecutivos optan por permanecer en silencio.

Author:

Jacob G. Hornberger

Jacob G. Hornberger is founder and president of The Future of Freedom Foundation.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire