Mises Wire

Home | Wire | Por qué el FMI se equivoca con las trampas de liquidez

Por qué el FMI se equivoca con las trampas de liquidez

  • liquidity crisis

11/25/2020

En el Financial Times del 2 de noviembre de 2020, la economista principal del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath, sugirió que es probable que las economías mundiales en la actualidad se encuentren en una trampa de liquidez global. Gopinath ha llegado a esta conclusión porque la tasa de crecimiento anual de los índices de precios ha estado tendiendo a la baja a pesar de las políticas de tipos de interés muy bajos. Según el economista jefe del FMI, los bancos centrales han reducido los tipos de interés por debajo del 1% y en algunos países los tipos de interés son actualmente negativos. En el marco de una trampa de liquidez, se sostiene que la capacidad de los bancos centrales para organizar una defensa eficaz contra diversas crisis económicas se debilita considerablemente. Entonces, ¿cómo se puede resolver el problema de la incapacidad de los bancos centrales para producir la defensa necesaria de la economía?

Una posible salida de la trampa de la liquidez, sugiere Gopinath, es emplear una política fiscal agresiva y flexible. Esto significa un gasto gubernamental agresivo para impulsar la demanda agregada.

Según Gopinath,

Las autoridades fiscales pueden apoyar activamente la demanda mediante transferencias de efectivo para apoyar el consumo y la inversión en gran escala en instalaciones médicas, infraestructura digital y protección del medio ambiente. Esos gastos crean puestos de trabajo, estimulan la inversión privada y sientan las bases de una recuperación más sólida y ecológica. Los gobiernos deben buscar proyectos de alta calidad, fortaleciendo al mismo tiempo la gestión de la inversión pública para garantizar que los proyectos se seleccionen de manera competitiva y que los recursos no se pierdan por ineficiencias.

Además, según Gopinath,

La importancia del estímulo fiscal probablemente nunca ha sido mayor porque el multiplicador del gasto —la recompensa del crecimiento económico por el aumento de la inversión pública— es mucho mayor en una trampa de liquidez prolongada. Para los numerosos países que se encuentran en el límite inferior efectivo de los tipos de interés, el estímulo fiscal no es sólo una política económicamente sólida, sino también lo más responsable desde el punto de vista fiscal.

¿Cuál es exactamente la trampa de liquidez de la que nos advierte el economista jefe del FMI?

La trampa de la liquidez: ¿de qué se trata?

Este marco popular de pensamiento se origina en los escritos de John Maynard Keynes, donde la actividad económica se presenta en términos de un flujo circular de dinero. El gasto de un individuo se convierte en parte de las ganancias de otro individuo, y el gasto de otro individuo se convierte en parte de las ganancias del primer individuo.

Las recesiones, según Keynes, son una respuesta al hecho de que los consumidores -por algunas razones psicológicas- han decidido reducir sus gastos y aumentar sus ahorros. Por ejemplo, si por alguna razón la gente se vuelve menos confiada con respecto al futuro, recortarán sus gastos y acumularán más dinero. Por lo tanto, una vez que un individuo gasta menos, esto empeorará la situación de algún otro individuo, que a su vez también recortará sus gastos. Se establece un círculo vicioso: la disminución de la confianza de la gente hace que gasten menos y acumulen más dinero. Esto reduce aún más la actividad económica, causando así que la gente acumule más, etc.

Siguiendo esta lógica, para evitar que una recesión se salga de control, el banco central debe elevar la tasa de crecimiento de la oferta monetaria y bajar agresivamente los tipos de interés. Una vez que los consumidores tengan más dinero en sus bolsillos, su confianza aumentará y comenzarán a gastar de nuevo, restableciendo así el flujo circular de dinero, para que se mantenga.

En sus escritos, Keynes sugirió que podría surgir una situación en la que una agresiva reducción de los tipos de interés por parte del banco central llevaría los tipos a un nivel desde el que no descenderían más. Como resultado, el banco central no sería capaz de revivir la economía. Esto, según Keynes, podría ocurrir porque la gente podría adoptar la opinión de que los tipos de interés han tocado fondo y que posteriormente deberían aumentar, lo que provocaría pérdidas de capital en la tenencia de bonos. Como resultado, la demanda de dinero por parte de la gente será extremadamente alta, lo que implica que la gente acumulará dinero y se negará a gastarlo sin importar cuánto el banco central trate de expandir la oferta de dinero. Como resultado, esto va a socavar el flujo circular de dinero y la economía se hundirá en una depresión económica. En esto Keynes escribió,

Existe la posibilidad... de que, después de que el tipo de interés haya descendido hasta un cierto nivel, la preferencia de liquidez pueda llegar a ser prácticamente absoluta en el sentido de que casi todo el mundo prefiere el dinero en efectivo a tener una deuda que produce un tipo de interés tan bajo. En este caso, la autoridad monetaria habría perdido el control efectivo sobre el tipo de interés.1

Cuando se considera que una economía se está debilitando en medio de una política de tipos de interés muy bajos, la mayoría de los economistas consideran que es una señal de que ha caído en una trampa de liquidez. Una vez que esto sucede, si no se introducen algunas otras políticas, se sostiene que la economía está condenada a quedar atrapada en una etapa de estancamiento permanente. Para evitar que esto suceda, se recomienda que las autoridades adopten una postura de política fiscal agresiva. Esto significa que el gobierno debe intervenir y gastar agresivamente. El gasto puede ser en todo tipo de proyectos. Debido a este gasto, se mantiene, la confianza del consumidor se va a fortalecer. Con un mayor nivel de confianza, los consumidores bajarán sus ahorros y aumentarán sus gastos.

¿El gasto monetario causa crecimiento económico

En el marco keynesiano, el flujo monetario en constante expansión es la clave de la prosperidad económica. Lo que impulsa el crecimiento económico es el gasto monetario. Cuando la gente gasta más de su dinero, esto implica que ahorran menos. Por el contrario, cuando la gente reduce su gasto monetario en el marco keynesiano, se considera que ahorra más. En esta forma de pensar, el ahorro es considerado como una mala noticia para la economía: cuanto más ahorra la gente, peores son las cosas. (La trampa de la liquidez proviene de un exceso de ahorro y la falta de gasto, por lo que se mantiene)

Obsérvese, sin embargo, que la gente no paga con dinero, como sugiere el marco keynesiano, sino con los bienes que ha producido. El papel principal del dinero es como medio de intercambio. Por lo tanto, la demanda de bienes está limitada por la producción de bienes, no por la cantidad de dinero gastado. (El papel del dinero es facilitar el intercambio de bienes).

Parafraseando a Jean-Baptiste Say, Mises escribió,

Los productos básicos, dice Say, son pagados en última instancia no por dinero, sino por otros productos básicos. El dinero no es más que el medio de intercambio comúnmente utilizado; sólo juega un papel de intermediario. Lo que el vendedor quiere recibir en última instancia a cambio de los productos básicos vendidos son otros productos básicos.2

Sugerir que la gente podría tener una demanda casi ilimitada de dinero que supuestamente conduce a una trampa de liquidez significaría que la gente ya no intercambia dinero por bienes. Obviamente, esta no es una propuesta realista dado el hecho de que la gente necesita bienes para vivir. La gente demanda dinero no para acumularlo, sino para emplearlo a cambio. Siendo el medio de intercambio, el dinero sólo puede ayudar en el intercambio de los bienes de un productor por los de otro.

El ahorro real es el corazón del crecimiento económico

Las diversas herramientas y maquinarias, o la infraestructura que las personas han establecido, tienen un solo propósito y es poder producir los bienes de consumo final que se requieren para mantener y promover la vida y el bienestar de las personas. La cantidad y calidad de las diversas herramientas y maquinarias determina la cantidad y calidad de los bienes de consumo final. Con más y mejores bienes de capital, es decir, herramientas y maquinaria, es probable que aumente la capacidad de los trabajadores para producir más bienes y de mejor calidad. Lo que permite la expansión de los bienes de capital es el ahorro real, que es la cantidad de bienes de consumo producidos menos el consumo de estos bienes por sus propietarios. Obsérvese que los ahorros reales sostienen a las diversas personas que participan en las distintas etapas de la producción.

Cuanto mayor sea la producción de bienes de consumo, en igualdad de condiciones, mayor será la reserva de bienes de consumo ahorrados, es decir, la reserva de ahorros reales. Una reserva más grande de ahorros reales puede ahora sostener a más personas empleadas para mejorar y ampliar la infraestructura. Esto, por supuesto, significa que mediante el aumento del ahorro real se puede construir una mejor infraestructura, lo que a su vez establece la plataforma para un mayor crecimiento económico.

Un mayor crecimiento económico significa una mayor cantidad de bienes de consumo final, lo que a su vez permite un mayor ahorro y un mayor consumo. Con más ahorros se puede generar una infraestructura más avanzada, lo que a su vez establece la plataforma para un mayor fortalecimiento del crecimiento económico.

Tengan en cuenta que los ahorradores aquí son generadores de riqueza. Son los generadores de riqueza los que ahorran y emplean sus ahorros reales en la construcción de la infraestructura. Los ahorros de los generadores de riqueza se emplean para sostener a varios individuos que se especializan en la creación y el mantenimiento de la infraestructura. (Los ahorros reales también sostienen a los individuos que se dedican a la producción de bienes de consumo final).

Según Mises,

La condición sine qua non de cualquier alargamiento del proceso de producción adoptado es el ahorro, es decir, un exceso de producción actual sobre el consumo actual. El ahorro es el primer paso en el camino hacia la mejora del bienestar material y hacia todo progreso ulterior en este sentido.3

Ahora bien, ¿es válido argumentar que la expansión del flujo monetario apoya el crecimiento económico? Si así fuera, entonces la mayoría de las economías del tercer mundo ya habrían eliminado la pobreza mediante la impresión de grandes cantidades de dinero.

Cualquier intento de hacer crecer una economía mediante el bombeo monetario tiene como resultado el desvío de los ahorros reales de los generadores de riqueza a los consumidores de riqueza. Resulta en el agotamiento de la reserva de ahorros reales. Esto a su vez socava el proceso de generación de riqueza real.

¿Puede el gobierno hacer crecer realmente una economía?

La noción del economista jefe del FMI de que el gobierno puede hacer crecer una economía se origina en la idea del multiplicador keynesiano, en el que un aumento de los gastos del gobierno da lugar a la producción de la economía por un múltiplo del aumento inicial del gobierno.4

Pero, de manera similar a la política monetaria laxa, la política fiscal laxa pone en marcha una desviación de los ahorros reales de las actividades de generación de riqueza a las actividades apoyadas por el gobierno.

Para apoyar el aumento de los desembolsos del gobierno, éste tiene que desviar los ahorros reales del sector privado de la economía. Esto significa que los productores de riqueza del sector privado van a desprenderse de sus ahorros reales para apoyar a las personas que están empleadas en diversos proyectos gubernamentales que es probable que estén más abajo en las listas de prioridades de las personas. Esto a su vez debilita la producción de riqueza y, en igualdad de condiciones, debilita la reserva de ahorros reales.

De ello se deduce, pues, que el aumento de los desembolsos del gobierno no sólo no eleva la producción general en un múltiplo positivo, sino que, por el contrario, dará lugar al debilitamiento del proceso de generación de riqueza en general.

Al impulsar el consumo y debilitar el proceso de generación de riqueza real, las políticas fiscales laxas socavan la reserva de ahorros reales.

Según Mises,

es necesario hacer hincapié en el tópico de que un gobierno puede gastar o invertir sólo lo que le quita a sus ciudadanos y que sus gastos e inversiones adicionales reducen los gastos e inversiones de los ciudadanos en toda su extensión.5

La trampa de la liquidez y la reducción de los ahorros reales

Mientras el crecimiento de la reserva de ahorros reales siga siendo positivo, podrá seguir sosteniendo las actividades productivas y no productivas. Los problemas surgen cuando surge una estructura de producción que ata muchos más bienes de consumo de los que libera como resultado de las continuas políticas monetarias y fiscales laxas a lo largo del tiempo. (El consumo de bienes de consumo final supera la producción de estos bienes).

El consumo excesivo en relación con la producción de bienes de consumo conduce a una disminución de la reserva de ahorros reales. Como resultado, ahora se pueden introducir menos actividades. Esto hace que la economía se hunda en una depresión.

Una vez que la economía cae en recesión debido a la caída de los ahorros reales, cualquier intento del gobierno o del banco central de revivirla va a fracasar. Estos intentos no sólo fracasarán para revivir la economía, sino que agotarán aún más la reserva de ahorros reales, prolongando así la caída de la economía.

La disminución del ahorro real pone de manifiesto la naturaleza errónea de la opinión comúnmente aceptada de que las políticas monetarias y fiscales laxas pueden hacer crecer una economía. El hecho de que las políticas del banco central se vuelvan ineficaces no se debe a la trampa de la liquidez, sino a la disminución de la reserva de ahorro real. En el marco de la disminución del ahorro real, las políticas fiscales también serán ineficaces. Pero la ineficacia de las políticas siempre está presente cuando las autoridades centrales intentan «hacer crecer una economía». La única razón por la que parece que estas políticas «funcionan» es porque el fondo común de ahorro real sigue ampliándose.

Conclusión

Contrariamente a lo que se piensa, si las economías mundiales cayeran en una trampa de liquidez, es decir, en la ineficacia de la política monetaria, la razón principal de ello no sería un fuerte aumento de la demanda de dinero, sino el agotamiento del ahorro real. Los principales factores que contribuyen a este agotamiento son las políticas monetarias y fiscales poco rigurosas aplicadas anteriormente.

La recomendación del economista jefe del FMI de contrarrestar la llamada trampa de la liquidez mediante el aumento del gasto fiscal sólo empeorará mucho las cosas mediante un mayor agotamiento del fondo de ahorro real. Lo que se necesita para reactivar el crecimiento económico mundial es proporcionar a las empresas un entorno libre para el crecimiento. Para que esto ocurra, hay que cerrar todas las lagunas para la generación de dinero de la «nada» y cortar hasta el hueso los desembolsos del gobierno. Además, deben eliminarse las diversas regulaciones sobre las empresas, que socavan su capacidad de generar riqueza real. Una vez más, la clave de la prosperidad económica es la generación de una abundancia de riqueza real. Sólo las empresas, y no los burócratas del gobierno, son capaces de lograr esto.

  • 1. John Maynard Keynes, The General Theory of Employment, Interest, and Money (New York: MacMillan and Co. Ltd., 1964), p. 207.
  • 2. Ludwig von Mises, «Lord Keynes and Say's Law», en The Critics of Keynesian Economics, ed. Henry Hazlitt (Lanham, MD: University Press of America 1983), pág. 316.
  • 3. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, 3d rev. ed. (Chicago: Contemporary Books), p. 490.
  • 4. Keynes, The General Theory, p. 129.
  • 5. Mises, Human Action, p. 744.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire