Mises Wire

Home | Wire | Por qué el dinero sólido es «verde» y los bancos centrales no lo son

Por qué el dinero sólido es «verde» y los bancos centrales no lo son

  • green piggy

Etiquetas Bancos centralesEl medio ambiente

 

[Nota del editor: este es un avance especial para los lectores de Mises Wire, del Siglo de las Crisis en Europe's Century of Crises under Dollar Hegemony: A Dialogue on the Global Tyranny of Unsound Money, un libro de diálogos de Brendan Brown y Philippe Simonnot recientemente publicado por Palgrave Macmillan].

Aunque muchos banqueros centrales han afirmado que los bancos centrales son fundamentales para introducir una economía más verde, una mirada más atenta sugiere que los bancos centrales son cualquier cosa menos «ecológicos». De hecho, una economía monetaria sólida podría ser una herramienta mucho más eficaz para mejorar el entorno físico.

Philippe Simonnot:

La ecología es el lugar donde el estatismo y el socialismo se vengan ahora del capitalismo, al que se acusa de ser responsable de todos los males, especialmente el agotamiento de los recursos de nuestro planeta y la degradación de las condiciones climáticas. Discutamos los múltiples defectos de esta acusación:

Primero, el capitalismo no tiene nada que ver con estos problemas. El propio Marx describió cómo «la perseverancia fanática de los capitalistas para economizar en los medios de producción implica que éstos sólo se consumen de la manera más económica posible — nada se pierde o se desperdicia».

Segundo, los economistas que defienden el capitalismo han sido pioneros en la investigación de las «externalidades» y los «bienes públicos» y han propuesto soluciones (por ejemplo, la fijación de precios del carbono) que respetan en principio las leyes del mercado y han tenido importantes efectos positivos.

Tercero, el capitalismo asolado por el dinero inservible es una fuente de desperdicio y de gastos de inversión erróneos. El capitalismo sustentado por dinero sólido, fundado en los principios del patrón oro, sería mejor para encontrar soluciones a los problemas del medio ambiente, porque ese régimen monetario está anclado en una mercancía real, el oro, y no en activos ficticios como en el actual régimen de dinero no sólido.

Cuarto, los ecologistas deberían ser los primeros en defender un retorno al patrón oro o al menos a un régimen monetario que respete los mismos principios de la realidad.

Brendan Brown:

Hay varias formas en que el dinero poco sólido impide que las «manos invisibles» guíen la asignación eficiente de los recursos frente a los peligros ambientales. Todas ellas implican las influencias corruptoras de la inflación monetaria.

Primero, los inversores evitan las inversiones de larga duración, incluyendo importantes «proyectos verdes».

Por ejemplo, los esperados beneficios acumulativos de la inversión en la producción de electricidad destinada a reducir el insumo de combustibles fósiles pueden ser lanzados en un futuro lejano; la acción gubernamental para que los precios reflejen las externalidades, como la imposición de impuestos sobre el carbono que aumentan con el tiempo, podría en algunos casos prolongar esta duración. Sin embargo, los episodios de inflación de activos que se producen en los regímenes monetarios sin anclaje hacen que los inversores favorezcan los proyectos de corta duración; temen una dolorosa depresión en algún punto lejano y favorecen los rendimientos aparentemente elevados de la ingeniería financiera.

Segundo, la malinversión reduce la prosperidad, disminuyendo el apetito por los bienes públicos verdes.

La inflación monetaria, de la que la inflación de los activos es un componente clave, va acompañada de mucha mala inversión y crisis periódicas que frenan el crecimiento de la prosperidad económica. El apetito del público votante y de sus representantes por proyectos destinados a producir bienes públicos que podrían ser muy adecuados para abordar las cuestiones ambientales (incluso teniendo en cuenta todos los enormes escollos del análisis de costo-beneficio que aparentemente los justifica) es escaso cuando la prosperidad languidece, deprimida por la realización de futuros aumentos de impuestos y las cargas para pagarlos.

Tercero, la inflación de los activos distorsiona el precio del riesgo de manera que desalienta la inversión verde.

La característica de la inflación de activos es el comportamiento irracional generalizado de búsqueda de rendimiento que toma formas que en última instancia son contrarias a la inversión respetuosa con el medio ambiente.

Una clave para entender esta conexión viene de las finanzas del comportamiento; la mayoría de las personas si se les ofrece la alternativa de una cierta pérdida o una apuesta con alguna perspectiva de altas ganancias pero en realidad incluso una pérdida mayor, seleccionan la mala apuesta. Bajo condiciones de inflación, los inversores se enfrentan a ciertas pérdidas en el dinero y en los bonos «seguros». Una «mala apuesta» muy popular han sido las inversiones de tipo pesista.

Se trata de activos que rinden rendimientos modestos la mayor parte del tiempo, pero que también presentan una pequeña posibilidad de una eventual pérdida enorme. El término debe su origen a las inversiones en el peso mexicano durante su largo período hasta mediados de los años setenta de tener un tipo de cambio fijo frente al dólar, en un contexto en el que había expectativas generalizadas de una eventual gran devaluación para corregir la sobrevaloración fundamental.

Un gran ejemplo moderno de inversión de tipo peso son las estrategias en las que los inversores obtienen una patada de retorno al vender «fuera del dinero» pone que la mayoría de las veces rinden buenos ingresos pero explotan durante las caídas ocasionales. Una variante de esta inversión de tipo peso son los bonos de alto rendimiento, incluyendo aquellos, digamos, de apenas grado de inversión.

Una empresa que no invierte en una estrategia que reduzca su vulnerabilidad a los crecientes desastres ambientales como las inundaciones (ya sea por huracanes, aumento del nivel del mar o lo que sea) en el futuro es, en efecto, cómplice de convertir sus futuros rendimientos probables en un activo de tipo pesa para sus inversores. Si en cambio hiciera meticulosamente inversiones de larga duración y adoptara decisiones estratégicas conexas que redujeran el riesgo a largo plazo de sus rendimientos, los mercados de capitales la penalizarían por hacerlo (en condiciones de inflación monetaria).

Además, en las condiciones distorsionadas del mercado que prevalecen, la empresa en cuestión podría obtener en algunos casos un seguro barato contra pérdidas específicas relacionadas con futuros desastres ambientales, gracias a inversores demasiado dispuestos a comprar el capital o los bonos de los aseguradores que ofrecen protección. (Un ejemplo de «demasiado dispuestos» sería la compra por los inversores de «bonos de catástrofe» emitidos por los aseguradores que la mayoría de las veces pagan altos rendimientos, pero en caso de catástrofes específicas -incluidas las inundaciones- como se menciona en la documentación principal se renunciaría a ellos).

Sin estas corrupciones destacadas de la señalización del mercado por la inflación monetaria, las empresas gastarían más en proyectos que mitigaran su exposición a los peligros ambientales a largo plazo. El seguro contra estos peligros sería considerablemente más caro que en las actuales condiciones irracionales del mercado. Las empresas, sus interesados y la población en general estarían mucho más dispuestos (lo que se expresaría en última instancia en el mercado político) a apoyar a los políticos y los partidos que abogan por proyectos de bienes públicos y planes para que las externalidades se reflejen en los precios de mercado, lo que supondría un gran ahorro en sus propios gastos de capital o en los costos de los seguros a largo plazo.

Cuarto, el dinero poco sólido genera inversiones perjudiciales para el medio ambiente.

Deberíamos considerar ejemplos reales durante la actual inflación de activos a largo plazo de mal dinero que ha funcionado de una manera poco amistosa con el medio ambiente.

Existe el caso evidente de la burbuja del petróleo en 2008, seguido de otra burbuja en los primeros años de la adolescencia, junto con la tremenda sobreinversión en petróleo de esquisto impulsada por la burbuja crediticia. En cuanto a la demanda, se produjo la tremenda sobreinversión en la industria aeronáutica inducida en parte por la disponibilidad de condiciones de arrendamiento espectacularmente baratas disponibles en el mercado de la burbuja crediticia mundial.

Entonces deberíamos considerar un epicentro de la inflación de activos en la economía mundial —China— y cómo las entidades corporativas allí (incluyendo las instituciones financieras) han tenido un gran acceso al crédito mundial. En efecto, este acceso ha ayudado al sistema económico y político chino a sobrevivir. Las pautas de crecimiento económico derrochadoras (y sobredeclaradas) de ese país, incluida una gran cantidad de inversiones inadecuadas, que se reflejan en una decepcionante prosperidad general, han ido de la mano de un alto crecimiento del consumo de combustibles fósiles.

El fracaso del modelo económico de China, apuntalado por la burbuja crediticia mundial y festejado por una conexión capitalista de amiguismo entre los mayores ganadores de la inflación de activos en Wall Street (especialmente el capital privado) y Washington, ha dejado su huella en el sector agrícola. Su producción interna de carne de vacuno ha caído muy por debajo de la creciente demanda de consumo, lo que significa un enorme crecimiento de la demanda de carne de vacuno brasileña que, a su vez, ha ido acompañado de la tala del Amazonas para dar paso a los pastos para el ganado.

Authors:

Brendan Brown

Brendan Brown is a founding partner of Macro Hedge Advisors (www.macrohedgeadvisors.com) and senior fellow at Hudson Institute. As an international monetary and financial economist, consultant, and author, his roles have included Head of Economic Research at Mitsubishi UFJ Financial Group. He is also a Senior Fellow of the Mises Institute. He is the author of Europe’s Century of Crises under Dollar Hegemony: A Dialogue on the Global Tyranny of Unsound Money with Philippe Simonnot. His other books include The Case Against 2 Per Cent Inflation (Palgrave, 2018) and he is publisher of “Monetary Scenarios,” Euro Crash: How Asset Price Inflation Destroys the Wealth of Nations and The Global Curse of the Federal Reserve: Manifesto for a Second Monetarist Revolution.

Philippe Simonnot

Philippe Simonnot is a French economist. He was professor of Law and Economics at the University of Paris Sorbonne and Paris Nanterre and has a doctorate in economics. He is the author of many books on history and economics, particularly in the monetary field. His latest book is Nouvelles leçons d’économie contemporaine (2018). He also publishes columns on economic affairs in the press, particularly Le Monde

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire