Mises Wire

Home | Wire | Por fin se ha dejado de lado el hábito del PIB

Por fin se ha dejado de lado el hábito del PIB

  • num
0 Views

Etiquetas Filosofía y Metodología

Dado que el COVID-19 impulsa una reevaluación de las instituciones y los métodos estándar de funcionamiento en todo el mundo, existe la oportunidad de reorientar nuestro pensamiento económico para que se corresponda más estrechamente con las realidades del paisaje económico moderno. Comienza con el abandono del PIB.

El PIB (producto interno bruto, a veces expresado como producto nacional bruto (PNB), una distinción sin importancia para nuestros propósitos) es un anacronismo, tan útil para decirnos cosas importantes sobre la salud de la economía moderna como simplemente mirar el número de calorías consumidas por una persona para determinar su salud.

El PIB es simplemente el valor monetario total de todos los bienes y servicios que una sociedad produce durante un tiempo determinado.

Producto de mediados del siglo XX, el PIB es ideal para analizar la capacidad y la salud de una economía industrializada e indiferenciada de pocos bienes y servicios intangibles: se destinó a contar automóviles, refrigeradores, tanques y balas, y no a dar clases de yoga, almacenamiento en nubes, conferencias de Zoom o conductores de Uber. Es revelador que los atributos más recomendados del PIB son que es fácil de compilar y fácil de entender: sumar todo, cuanto más, mejor. ¿Ves? Es simple.

Hay tres problemas fundamentales al utilizar el PIB como medida de la salud general de la economía. El primero, su incapacidad para hacer distinciones cualitativas, fue ilustrado por mi anterior comparación entre el PIB y la ingesta calórica humana. Las distinciones cualitativas que el PIB no puede hacer caen en dos líneas: diferencias cualitativas entre cosas similares y diferencias cualitativas entre cosas diferentes.

Estos son, tal vez, mejor ilustrados por el ejemplo:

Un portátil que hoy en día cuesta 3.000 dólares

Un portátil de hace quince años que costó 3.000 dólares

Según el PIB, se trata de contribuciones equivalentes a la salud de la economía; sin embargo, ninguna persona pensante deja de apreciar la enorme diferencia en las capacidades de las computadoras en cuestión. Este valor no se contabiliza en absoluto utilizando la métrica del PIB.

Lo mismo sucede en el siguiente caso, que ilustra la segunda de las dos formas en que el PIB no tiene en cuenta las distinciones cualitativas:

Mil dólares de cigarrillos

Mil dólares en ventiladores

Una vez más, ninguna persona pensante se confunde acerca de si estas dos cosas contribuyen cualitativamente diferentes a la salud económica y personal del país. Pero, de nuevo, en términos de PIB no hay distinción entre ellas.

El segundo problema de la utilización del PIB como medida de la salud general de la economía es que no incluye ninguna medición de la cantidad de pérdidas que la economía experimentó en el transcurso del año.

¿Hubo huracanes devastadores que arrasaron con el Golfo? Todo lo que aparece en la estadística del PIB es el aumento del gasto en construcción.

¿Salieron tres nuevos teléfonos inteligentes y un microchip más rápido este año? No encontrarás la depreciación de los modelos del año anterior en la métrica del PIB.

¿Se incrementó la producción de energía? El costo de la degradación ambiental es incomprensible para el PIB.

Por último, el tercer problema básico de la utilización del PIB como medida de la salud general de la economía es que no tiene en cuenta el trabajo no remunerado, es decir, el tiempo que se dedica a trabajar en el jardín, a cuidar de los niños o a cocinar. Paga a alguien más para que lo haga y ese trabajo se incluirá en el PIB; hazlo tú mismo y no lo hará. ¿Tiene esto algún sentido?

Aunque el PIB es fácil de tabular y tiene sentido, lo que nos dice tiene muy poco que ver con la salud real de una economía diversa y moderna que valora cosas como la felicidad humana y la salud ambiental. Ha llegado el momento de probar algo nuevo —quizás una aplicación del Departamento de Trabajo y Estadística de los Estados Unidos que pide a los individuos al final de cada día que repasen lo que hicieron ese día: lavaron su propia ropa pero hicieron lavar algunas cosas en seco; compraron café, pero lo compraron en un lugar que utiliza todos los materiales reciclados y verifica que sus proveedores cumplen con las prácticas laborales éticas— etcétera. Los datos estarían disponibles diariamente en vivo — una imagen mucho más cercana de la salud económica de la nación. Y esa es solo una de las cientos de posibles sugerencias.

Este es un momento en el que, creo, muchos están abiertos a cuestionar o repensar algunos de los valores básicos, subyacentes y supuestos incorporados de la superestructura sociopolítica-económica que nos falló en el manejo del brote del COVID-19. Sólo quiero terminar señalando que, según la estrecha métrica del PIB, alguien que camina hacia el trabajo en lugar de conducir cada día es «malo» para la economía. Esto por sí solo, creo, nos dice que necesitamos progresar más allá del PIB, que durante mucho tiempo fue una de las herramientas conceptuales más omnipresentes para comprender el mundo y su gran confluencia de relaciones interdependientes.

 

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University, J.S. Mullen is a current graduate student in the political science department at the University of Illinois. An author and blogger, his work can be found at http://www.jsmwritings.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire