Mises Wire

Home | Wire | Política e ideas

Política e ideas

  • battle

Etiquetas Historia de EEUUHistorial Mundial

En la edad de la ilustración, en los años en que los norteamericanos fundaron su independencia, y unos años más tarde, cuando las colonias españolas y portuguesas se transformaron en naciones independientes, el estado de ánimo imperante en la civilización occidental era optimista. En aquella época todos los filósofos y estadistas estaban plenamente convencidos de que estábamos viviendo el comienzo de una nueva era de prosperidad, progreso y libertad. En aquellos días se esperaba que las nuevas instituciones políticas —los gobiernos representativos constitucionales establecidos en las naciones libres de Europa y América— funcionarían de forma muy beneficiosa, y que la libertad económica mejoraría continuamente las condiciones materiales de la humanidad.

Sabemos muy bien que algunas de estas expectativas eran demasiado optimistas. Es cierto que en los siglos XIX y XX hemos experimentado una mejora sin precedentes de las condiciones económicas, que ha hecho posible que una población mucho más numerosa viva con un nivel de vida mucho más alto. Pero también sabemos que muchas de las esperanzas de los filósofos del siglo XVIII se han visto malogradas: esperanzas de que no habría más guerras y de que las revoluciones serían innecesarias. Estas expectativas no se hicieron realidad.

Durante el siglo XIX, hubo un período en el que las guerras disminuyeron tanto en número como en gravedad. Pero el siglo XX trajo consigo un resurgimiento del espíritu bélico, y podemos afirmar sin temor a equivocarnos que tal vez no hayamos llegado aún al final de las pruebas por las que tendrá que pasar la humanidad.

I.

El sistema constitucional iniciado a finales del siglo XVIII y principios del XIX ha decepcionado a la humanidad. La mayoría de las personas —también la mayoría de los autores— que se han ocupado de este problema parecen pensar que no ha habido ninguna relación entre el aspecto económico y el político del problema. Así, tienden a tratar extensamente la decadencia del parlamentarismo -el gobierno por los representantes del pueblo- como si este fenómeno fuera completamente independiente de la situación económica y de las ideas económicas que determinan las actividades de las personas.

Pero tal independencia no existe. El hombre no es un ser que, por un lado, tenga una vertiente económica y, por otro, una vertiente política, sin conexión entre ambas. De hecho, lo que se llama la decadencia de la libertad, del gobierno constitucional y de las instituciones representativas, es la consecuencia del cambio radical de las ideas económicas y políticas. Los acontecimientos políticos son la consecuencia inevitable del cambio de las políticas económicas.

Las ideas que guiaron a los estadistas, filósofos y juristas que, en el siglo XVIII y a principios del XIX, desarrollaron los fundamentos del nuevo sistema político, partían del supuesto de que, dentro de una nación, todos los ciudadanos honrados tienen el mismo objetivo final. Este objetivo final, al que todos los hombres decentes deberían dedicarse, es el bienestar de toda la nación, y también el bienestar de otras naciones; estos líderes morales y políticos estaban plenamente convencidos de que una nación libre no está interesada en la conquista. Concebían las luchas partidistas como algo natural, que era perfectamente normal que hubiera diferencias de opinión sobre la mejor manera de conducir los asuntos del Estado.

Las personas que tenían ideas similares sobre un problema cooperaban, y esta cooperación se llamaba partido. Pero la estructura de un partido no era permanente. No dependía de la posición de los individuos en el conjunto de la estructura social. Podía cambiar si la gente aprendía que su posición original se basaba en suposiciones erróneas, en ideas equivocadas. Desde este punto de vista, muchos consideraban que los debates en las campañas electorales y posteriormente en las asambleas legislativas eran un factor político importante. Los discursos de los miembros de una legislatura no se consideraban meros pronunciamientos que decían al mundo lo que quería un partido político. Se consideraban intentos de convencer a los grupos contrarios de que las ideas del orador eran más correctas, más beneficiosas para el bien común, que las que habían escuchado antes.

Los discursos políticos, los editoriales de los periódicos, los panfletos y los libros se escribían para persuadir. Había pocas razones para creer que uno no podía convencer a la mayoría de que su propia posición era absolutamente correcta si sus ideas eran sólidas. Desde este punto de vista se redactaron las normas constitucionales en los órganos legislativos de principios del siglo XIX.

Pero esto implicaba que el gobierno no interferiría en las condiciones económicas del mercado. Implicaba que todos los ciudadanos tenían un único objetivo político: el bienestar de todo el país y de toda la nación. Y es precisamente esta filosofía social y económica la que el intervencionismo ha sustituido. El intervencionismo ha dado lugar a una filosofía muy diferente.

II.

Según las ideas intervencionistas, es deber del gobierno apoyar, subvencionar y dar privilegios a grupos especiales. La idea de los estadistas del siglo XVIII era que los legisladores tenían ideas especiales sobre el bien común. Pero lo que tenemos hoy, lo que vemos hoy en la realidad de la vida política, prácticamente sin excepciones, en todos los países del mundo donde no hay simplemente una dictadura comunista, es una situación en la que ya no hay verdaderos partidos políticos en el viejo sentido clásico, sino simplemente grupos de presión.

Un grupo de presión es un grupo de personas que quiere conseguir para sí mismo un privilegio especial a expensas del resto de la nación. Este privilegio puede consistir en un arancel sobre las importaciones de la competencia, puede consistir en una subvención, puede consistir en leyes que impidan a otras personas competir con los miembros del grupo de presión. En cualquier caso, otorga a los miembros del grupo de presión una posición especial. Les da algo que se les niega o debería negarse —según las ideas del grupo de presión— a otros grupos.

En Estados Unidos, el sistema bipartidista de antaño parece seguir conservándose. Pero esto es sólo un camuflaje de la situación real. De hecho, la vida política de Estados Unidos —al igual que la de todos los demás países— está determinada por la lucha y las aspiraciones de los grupos de presión. En Estados Unidos sigue habiendo un partido Republicano y un partido Demócrata, pero en cada uno de estos partidos hay representantes de grupos de presión. Estos representantes de grupos de presión están más interesados en cooperar con los representantes del mismo grupo de presión en el partido contrario que con los esfuerzos de los compañeros de su propio partido.

Por poner un ejemplo, si hablas con personas en Estados Unidos que realmente conocen los asuntos del Congreso, te dirán: «Este hombre, este miembro del Congreso, representa los intereses de los grupos de la plata». O te dirán que otro hombre representa a los cultivadores de trigo.

Por supuesto, cada uno de estos grupos de presión es necesariamente minoritario. En un sistema basado en la división del trabajo, cada grupo especial que aspira a obtener privilegios tiene que ser una minoría. Y las minorías nunca tienen la oportunidad de alcanzar el éxito si no cooperan con otras minorías similares, con grupos de presión similares. En las asambleas legislativas, tratan de lograr una coalición entre varios grupos de presión, para poder convertirse en mayoría. Pero, al cabo de un tiempo, esta coalición puede desintegrarse, porque hay problemas sobre los que es imposible llegar a un acuerdo con otros grupos de presión, y se forman nuevas coaliciones de grupos de presión.

Eso es lo que ocurrió en Francia en 1871, una situación que los historiadores consideraron «la decadencia de la Tercera República». No fue una decadencia de la Tercera República; fue simplemente una ejemplificación del hecho de que el sistema de grupos de presión no es un sistema que pueda aplicarse con éxito al gobierno de una gran nación.

Tenéis, en las legislaturas, representantes del trigo, de la carne, de la plata y del aceite, pero ante todo, de los distintos sindicatos. Sólo una cosa no está representada en la legislatura: la nación en su conjunto. Sólo hay unos pocos que se ponen del lado de la nación en su conjunto. Y todos los problemas, incluso los de política exterior, se ven desde el punto de vista de los intereses de los grupos de presión especiales.

En Estados Unidos, algunos de los estados menos poblados están interesados en el precio de la plata. Pero no todo el mundo en estos estados está interesado en ella. Sin embargo, durante muchas décadas, Estados Unidos ha gastado una suma considerable de dinero, a costa de los contribuyentes, para comprar plata por encima de su precio de mercado. Por otro lado, en Estados Unidos sólo una pequeña proporción de la población trabaja en la agricultura; el resto de la población está formada por consumidores -pero no productores- de productos agrícolas. Sin embargo, Estados Unidos tiene una política de gasto de miles de millones y miles de millones para mantener los precios de los productos agrícolas por encima del precio potencial de mercado.

No se puede decir que sea una política a favor de una pequeña minoría, porque estos intereses agrícolas no son uniformes. El productor de leche no está interesado en un precio alto para los cereales; al contrario, preferiría un precio más bajo para este producto. El criador de pollos quiere un precio más bajo para el pienso. Hay muchos intereses especiales incompatibles dentro de este grupo. Y sin embargo, una hábil diplomacia en la política del Congreso hace posible que pequeños grupos minoritarios obtengan privilegios a costa de la mayoría.

Una situación, especialmente interesante en Estados Unidos, se refiere al azúcar. Quizá sólo uno de cada 500 estadounidenses esté interesado en un precio más alto para el azúcar. Probablemente, 499 de cada 500 quieren un precio más bajo para el azúcar. Sin embargo, la política de los Estados Unidos está comprometida, mediante aranceles y otras medidas especiales, con un precio más alto para el azúcar. Esta política no sólo es perjudicial para los intereses de los 499 consumidores de azúcar, sino que también crea un problema muy grave de política exterior para los Estados Unidos. El objetivo de la política exterior es la cooperación con todas las demás repúblicas americanas, algunas de las cuales están interesadas en vender azúcar a los Estados Unidos. Les gustaría vender una mayor cantidad. Esto ilustra cómo los intereses de los grupos de presión pueden determinar incluso la política exterior de una nación.

Durante años, personas de todo el mundo han escrito sobre la democracia, sobre el gobierno popular y representativo. Se han quejado de sus deficiencias, pero la democracia que critican es sólo aquella en la que el intervencionismo es la política de gobierno del país.

Hoy en día se puede oír decir: «A principios del siglo XIX, en las legislaturas de Francia, Inglaterra, Estados Unidos y otras naciones, se pronunciaron discursos sobre los grandes problemas de la humanidad. Se luchaba contra la tiranía, por la libertad, por la cooperación con todas las demás naciones libres. Pero ahora somos más prácticos en la legislatura».

Por supuesto, somos más prácticos; la gente hoy no habla de libertad: habla de un precio más alto para los cacahuetes. Si esto es práctico, por supuesto que las legislaturas han cambiado considerablemente, pero no han mejorado.

Estos cambios políticos, provocados por el intervencionismo, han debilitado considerablemente el poder de las naciones y de los representantes para resistir las aspiraciones de los dictadores y las operaciones de los tiranos. Los representantes legislativos cuya única preocupación es satisfacer a los votantes que quieren, por ejemplo, un precio alto para el azúcar, la leche y la mantequilla, y un precio bajo para el trigo (subvencionado por el gobierno) sólo pueden representar al pueblo de forma muy débil; nunca podrán representar a todos sus electores.

Los votantes que están a favor de esos privilegios no se dan cuenta de que también hay opositores que quieren lo contrario y que impiden que sus representantes alcancen el éxito pleno.

Este sistema conduce también a un aumento constante del gasto público, por un lado, y dificulta, por otro, la recaudación de impuestos. Estos representantes de los grupos de presión quieren muchos privilegios especiales para sus grupos de presión, pero no quieren cargar a sus seguidores con una carga fiscal demasiado pesada.

III.

La idea de los fundadores del gobierno constitucional moderno del siglo XVIII no era que un legislador representara, no a toda la nación, sino sólo los intereses especiales del distrito en el que fue elegido; esa fue una de las consecuencias del intervencionismo. La idea original era que cada miembro de la legislatura debía representar a toda la nación. Se le elegía en un distrito especial sólo porque allí era conocido y elegido por gente que tenía confianza en él.

Pero no se pretendía que llegara al gobierno para procurar algo especial para su circunscripción, que pidiera una nueva escuela o un nuevo hospital o un nuevo manicomio, provocando así un aumento considerable de los gastos públicos en su distrito. La política de grupos de presión explica por qué es casi imposible que todos los gobiernos detengan la inflación. Tan pronto como los funcionarios elegidos intentan restringir los gastos, limitar el gasto, los que apoyan intereses especiales, que obtienen ventajas de partidas especiales en el presupuesto, vienen y declaran que este proyecto en particular no puede llevarse a cabo, o que aquel debe hacerse.

La dictadura, por supuesto, no es la solución a los problemas de la economía, como tampoco es la respuesta a los problemas de la libertad. Un dictador puede empezar haciendo promesas de todo tipo, pero, al ser un dictador, no cumplirá sus promesas. En su lugar, suprimirá la libertad de expresión inmediatamente, para que los periódicos y los legisladores no puedan señalar -días, meses o años después- que dijo algo diferente el primer día de su dictadura que después.

Nos viene a la mente la terrible dictadura que un país tan grande como Alemania tuvo que vivir en el pasado reciente, al ver el declive de la libertad en tantos países hoy en día. Por ello, se habla ahora de la decadencia de la libertad y de la decadencia de nuestra civilización.

Se dice que toda civilización debe finalmente caer en la ruina y desintegrarse. Hay eminentes partidarios de esta idea. Uno fue un profesor alemán, Spengler, y otro, mucho más conocido, el historiador inglés Toynbee. Ellos nos dicen que nuestra civilización ya es vieja. Spengler comparó las civilizaciones con plantas que crecen y crecen, pero cuya vida finalmente llega a su fin. Lo mismo, dice, ocurre con las civilizaciones. La comparación metafórica de una civilización con una planta es completamente arbitraria.

En primer lugar, dentro de la historia de la humanidad es muy difícil distinguir entre civilizaciones diferentes e independientes. Las civilizaciones no son independientes; son interdependientes, se influyen constantemente unas a otras. Por lo tanto, no se puede hablar de la decadencia de una civilización en particular, de la misma manera que se puede hablar de la muerte de una planta en particular.

IV.

Pero incluso si se refutan las doctrinas de Spengler y Toynbee, sigue existiendo una comparación muy popular: la de las civilizaciones en decadencia. Es cierto que en el siglo II d.C., el Imperio Romano alimentaba una civilización muy floreciente, que en aquellas partes de Europa, Asia y África en las que gobernaba el Imperio Romano, había una civilización muy elevada. También había una civilización económica muy elevada, basada en un cierto grado de división del trabajo. Aunque parece bastante primitiva si se compara con nuestras condiciones actuales, era ciertamente notable. Alcanzó el más alto grado de división del trabajo jamás alcanzado antes del capitalismo moderno. No es menos cierto que esta civilización se desintegró, especialmente en el siglo III. Esta desintegración dentro del Imperio Romano hizo imposible que los romanos resistieran la agresión desde el exterior. Aunque la agresión no era peor que la que los romanos habían resistido una y otra vez en los siglos anteriores, ya no podían resistirla después de lo que había ocurrido dentro del Imperio Romano.

¿Qué ha ocurrido? ¿Cuál era el problema? ¿Qué fue lo que provocó la desintegración de un imperio que, en todos los aspectos, había alcanzado la más alta civilización jamás lograda antes del siglo XVIII? Lo cierto es que lo que destruyó esta antigua civilización fue algo parecido, casi idéntico, a los peligros que amenazan a nuestra civilización en la actualidad: por un lado, fue el intervencionismo, y por otro, la inflación. El intervencionismo del Imperio Romano consistió en que éste, siguiendo la política griega precedente, no se abstuvo de controlar los precios. Este control de precios fue leve, prácticamente sin consecuencias, porque durante siglos no intentó reducir los precios por debajo del nivel del mercado.

Pero cuando la inflación comenzó en el siglo III, los pobres romanos aún no disponían de nuestros medios técnicos para la inflación. No podían imprimir dinero; tenían que rebajar la moneda, y éste era un sistema de inflación muy inferior comparado con el sistema actual, que —mediante el uso de la imprenta moderna— puede destruir tan fácilmente el valor del dinero. Pero era lo suficientemente eficaz, y produjo el mismo resultado que el control de los precios, ya que los precios que las autoridades toleraban estaban ahora por debajo del precio potencial al que la inflación había llevado los precios de las distintas mercancías.

El resultado, por supuesto, fue que el suministro de alimentos en las ciudades disminuyó. Los habitantes de las ciudades se vieron obligados a regresar al campo y a volver a la vida agrícola. Los romanos nunca se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo. No lo entendieron. No habían desarrollado las herramientas mentales para interpretar los problemas de la división del trabajo y las consecuencias de la inflación sobre los precios del mercado. Que esta inflación monetaria, la degradación de la moneda, era mala, esto lo sabían por supuesto muy bien.

En consecuencia, los emperadores dictaron leyes contra este movimiento. Había leyes que impedían a los habitantes de la ciudad trasladarse al campo, pero dichas leyes eran ineficaces. Como la gente no tenía nada que comer en la ciudad, ya que se moría de hambre, ninguna ley podía impedir que abandonara la ciudad y se dedicara a la agricultura. El habitante de la ciudad ya no podía trabajar en las industrias de transformación de las ciudades como artesano. Y, con la pérdida de los mercados en las ciudades, ya no se podía comprar nada allí.

Así vemos que, a partir del siglo III, las ciudades del Imperio Romano fueron decayendo y que la división del trabajo se hizo menos intensiva que antes. Finalmente, surgió el sistema medieval del hogar autosuficiente, de la «villa», como se llamó en leyes posteriores.

Por lo tanto, si la gente compara nuestras condiciones con las del Imperio Romano y dice: «Iremos por el mismo camino», tienen algunas razones para decirlo. Pueden encontrar algunos hechos que son similares. Pero también hay enormes diferencias. Estas diferencias no están en la estructura política que prevalecía en la segunda parte del siglo III. Entonces, en promedio cada tres años, un emperador era asesinado, y el hombre que lo mataba o había causado su muerte se convertía en su sucesor. Al cabo de tres años, por término medio, ocurría lo mismo con el nuevo emperador. Cuando Diocleciano, en el año 284, se convirtió en emperador, intentó durante algún tiempo oponerse a la decadencia, pero sin éxito.

V.

Hay enormes diferencias entre las condiciones actuales y las que prevalecían en Roma, en el sentido de que las medidas que causaron la desintegración del Imperio Romano no fueron premeditadas. No fueron, diría yo, el resultado de doctrinas formalizadas reprobables.

En cambio, las ideas intervencionistas, las ideas socialistas, las ideas inflacionistas de nuestro tiempo, han sido urdidas y formalizadas por escritores y profesores. Y se enseñan en colegios y universidades. Usted puede decir: «La situación actual es mucho peor». Yo responderé: «No, no es peor». Es mejor, en mi opinión, porque las ideas pueden ser derrotadas por otras ideas. Nadie dudaba, en la época de los emperadores romanos, que el gobierno tenía el derecho y que era una buena política determinar los precios máximos. Nadie lo discutía.

Pero ahora que tenemos escuelas y profesores y libros que lo recomiendan, sabemos muy bien que este es un problema a discutir. Todas estas malas ideas que sufrimos hoy, que han hecho que nuestras políticas sean tan dañinas, fueron desarrolladas por teóricos académicos.

Un famoso autor español habló de «la revuelta de las masas».1 Tenemos que ser muy cautelosos al utilizar este término, porque esta revuelta no fue hecha por las masas: fue hecha por los intelectuales. Y los intelectuales que desarrollaron estas doctrinas no eran hombres de las masas. La doctrina marxiana pretende que sólo los proletarios tienen las buenas ideas y que sólo la mente proletaria creó el socialismo, pero todos los autores socialistas, sin excepción, eran burgueses en el sentido en que los socialistas utilizan este término.

Karl Marx no era un hombre del proletariado. Era hijo de un abogado. No tuvo que trabajar para ir a la universidad. Estudió en la universidad de la misma manera que lo hacen hoy los hijos de la gente acomodada. Más tarde, y durante el resto de su vida, fue apoyado por su amigo Friedrich Engels, quien —siendo un fabricante— era el peor tipo de «burgués», según las ideas socialistas. En el lenguaje del marxismo, era un explotador.

Todo lo que ocurre en el mundo social de nuestro tiempo es el resultado de las ideas. Cosas buenas y cosas malas. Lo que hay que hacer es luchar contra las malas ideas. Hay que luchar contra todo lo que no nos gusta en la vida pública. Debemos sustituir las ideas equivocadas por ideas mejores. Debemos refutar las doctrinas que promueven la violencia sindical. Debemos oponernos a la confiscación de la propiedad, al control de los precios, a la inflación y a todos esos males que sufrimos.

Las ideas y sólo las ideas pueden iluminar la oscuridad. Estas ideas deben ser llevadas al público de tal manera que persuadan a la gente. Debemos convencerles de que estas ideas son las correctas y no las equivocadas. La gran época del siglo XIX, los grandes logros del capitalismo, fueron el resultado de las ideas de los economistas clásicos, de Adam Smith y David Ricardo, de [Claude-Frédéric] Bastiat y otros.

Lo que necesitamos no es otra cosa que sustituir las malas ideas por otras mejores. Esto, espero y confío, lo hará la nueva generación. Nuestra civilización no está condenada, como nos dicen Spengler y Toynbee. Nuestra civilización no será conquistada por el espíritu de Moscú. Nuestra civilización sobrevivirá y debe sobrevivir. Y sobrevivirá gracias a ideas mejores que las que ahora gobiernan la mayor parte del mundo, y estas ideas mejores serán desarrolladas por la generación emergente.

Considero que es una muy buena señal que, mientras que hace cincuenta años, prácticamente nadie en el mundo tenía el valor de decir algo a favor de la economía libre, tengamos ahora, al menos en algunos de los países avanzados del mundo, instituciones que son centros de propagación de la economía libre, como, por ejemplo, el «Centro» de su país, que me invitó a venir a Buenos Aires para decir unas palabras en esta gran ciudad.

[Adaptado de la sexta conferencia de Política Económica: reflexiones para hoy y para mañana].

  • 1. José Ortega y Gasset.
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire