Mises Wire

Home | Wire | Planificación central por la empresa no es lo mismo que planificación central por el gobierno

Planificación central por la empresa no es lo mismo que planificación central por el gobierno

  • beauty aisle

Etiquetas Socialismo

Los defensores del capitalismo dicen: «¡LA PLANIFICACIÓN CENTRAL NO FUNCIONA!»

También los defensores del capitalismo: «¡LAS CORPORACIONES FUNCIONAN!»

Socialista sensato: «Ahhh ... ¿las corporaciones no están todas planificadas centralmente?»

Esta es una crítica relativamente nueva, e incluso imaginativa, de los mercados que ha circulado recientemente por la memeósfera. A primera vista parece un punto bastante inteligente, pero falla por completo en cómo y por qué funcionan los mercados y por qué abogamos por ellos. Hay varias diferencias clave entre un supuesto plan central emitido por el director general de una empresa y los emitidos por un comisario, o incluso por un senado o un parlamento elegidos democráticamente.

¿A las personas para las que se producen los servicios les gusta realmente el producto? ¿Cómo podemos saberlo? Bueno, en el mercado libre la gente tiene recursos limitados y tiene que elegir en qué gastarlos. Tienden a comprar primero las cosas que más valoran y a adquirir las cosas de las que podrían prescindir si les sobra. Esto significa que los negocios tienen el mecanismo de retroalimentación de pérdidas y ganancias para saber si, a la hora de la verdad, la gente valora lo que vende lo suficiente como para comprarlo a expensas de todo lo demás que podría comprar en su lugar. Esto les permite saber si su «plan» es bueno o no. El gobierno tiene que gravar a la gente y luego hacer una conjetura.

Además, el «plan central» de la corporación compite con los «planes centrales» de varios competidores, que pueden estar haciendo ciertas cosas mejor que ellos y otras peores. Pueden mirar al otro lado para tratar de averiguar lo que otros están haciendo bien y ajustar sus planes a la luz de las pruebas de ensayo y error entre varios proveedores de servicios diferentes. Si alguien hace una innovación, pueden copiar o incluso mejorar esa idea si también es adecuada para su negocio. Hay lugar para la variación entre los productos, ya que cada consumidor tiene preferencias ligeramente diferentes, pero fundamentalmente, si no consiguen estar a la altura de los mejores «planes centrales» de sus rivales, entonces sus propios planes, inferiores, serán eliminados del mercado: tendrán que cerrar el negocio o probar otro producto que estén mejor preparados para producir. Como el comisario presta un servicio en régimen de monopolio, no puede comparar los méritos relativos y el éxito de las variantes alternativas.

Además, las empresas pueden examinar los libros de contabilidad de cada departamento y ver exactamente cuáles contribuyen al resultado final de la empresa y cuáles simplemente están desperdiciando recursos y solucionar los problemas de esta manera. A veces, incluso pueden bajar al nivel de los empleados y ver quién está contribuyendo en qué medida al beneficio final de la empresa, el producto y el consumidor. Si algunos empleados no están aportando lo suyo, están perjudicando al negocio y a sus clientes y pueden ser formados o despedidos para encontrar un trabajo más adecuado. Sin el mecanismo de pérdidas y ganancias, sería imposible para una agencia gubernamental localizar exactamente qué parte del proceso está causando el fracaso de un producto o servicio y arreglar esa parte del proceso, porque no tienen contabilidad. Pueden tener datos brutos sobre cuántas personas trabajan, qué recursos se utilizan y qué cantidad de ellos, etc., pero todos estos datos carecen de sentido sin una forma de medir cuáles están contribuyendo y cuáles se están malgastando.

Los dueños de negocios tienen un enorme incentivo para atender bien a sus clientes, de modo que esos compradores vuelvan una y otra vez y se lo cuenten a sus amigos. No quieren perderlos por los «planes» de sus competidores. También existe un incentivo para que las corporaciones ahorren en costes innecesarios para mantener los precios bajos. Esto significa que pueden inventar innovaciones o encontrar maneras de hacer que los recursos menos escasos se extiendan más o encontrar maneras de reciclar biproductos en bienes útiles en lugar de desperdiciarlos. Como el gobierno siempre está gastando el dinero de otras personas en otras personas, no necesitan economizar, porque el dinero no les pertenece. Tampoco se preocupan demasiado por la calidad del producto, porque no va a ser utilizado por ellos, y el consumidor ya se ha visto obligado a pagarlo, le guste o no, a través del sistema fiscal. No pueden «llevarse su negocio a otra parte», por así decirlo.

Incluso con todos los incentivos y datos que el mecanismo de retroalimentación de pérdidas y ganancias proporciona a las corporaciones, se cometen errores de forma rutinaria en los «planes centrales» de las empresas. A menudo, se equivocan por completo en lo que va a querer el cliente, y pueden perder millones en costes hundidos, que invirtieron en investigación, máquinas o en la producción de productos que acaban en el cajón de las ofertas, vendidos por menos de lo que costó hacerlos. Pero mientras todo esto ocurre, el consumidor siempre ha tenido la alternativa de comprar algo mejor en una empresa rival. No van a pasar hambre porque una nueva variedad de maíz sea insípida y aburrida. Alguien ha producido algo delicioso y barato para que lo coman en su lugar. Aunque los errores lleven a la quiebra a toda una empresa, los efectos negativos -por muy lamentables que sean- se limitarán a un número relativamente pequeño de personas. Los propietarios, el personal, los proveedores y los clientes leales de esa organización concreta. Por otro lado, si los planificadores centrales de toda una economía cometen un error, lo que es inevitable dada la magnitud de las decisiones que tienen entre manos -por no mencionar la imposibilidad de adquirir toda la información necesaria para tomar buenas decisiones a esa escala-, ese error puede perjudicar a millones y millones de personas. Podría perjudicar a todos los habitantes del país, ¡o incluso del mundo!

Estas son algunas de las razones por las que, no, las corporaciones no están realmente «planificadas centralmente», y desde luego no están planificadas de la forma en que lo está una economía planificada. Millones de personas, desde los propietarios de «alto vuelo», los directores generales y los miembros del consejo de administración hasta los trabajadores de la cadena de montaje y los directores de línea que observan el proceso de producción y redactan informes para las personas que tienen que leerlos y emitir juicios, hasta el propio consumidor de la calle que tiene que decidir entre desprenderse de su limitado dinero para comprar el maravilloso widget azul o la sensacional chuchería roja, o el tremendo whatchamacallit púrpura que combina algunas de las características de ambos, todos contribuyen a la retroalimentación del plan. El plan se optimiza eternamente a la luz del mecanismo de retroalimentación de pérdidas y ganancias, que permite al productor satisfacer las necesidades de los consumidores de forma mutuamente beneficiosa, y sobre la base de la adopción voluntaria de servicios. Esta optimización no está al alcance de los funcionarios, que no adquieren los fondos directamente, a través de la satisfacción de las necesidades de la gente, sino a través del sistema fiscal, independientemente del rendimiento de sus planes. Tienen que «adivinar» cómo asignar los preciosos recursos, sin acceso a ningún dato objetivo sobre lo que funciona y lo que no funciona cuando se compara con otras posibles soluciones.

Pero es una buena objeción, porque es inteligente y nos permite aclarar por qué funcionan exactamente los mercados y por qué planificar centralmente los servicios siempre ha fracasado y seguirá haciéndolo. No es porque no hayamos elegido suficientes planificadores en el pasado; es porque la planificación sin los mecanismos de retroalimentación del mercado es una tarea imposible.

Author:

Antony Sammeroff

Antony Sammeroff co-hosts the Scottish Liberty Podcast and has featured prominently on other libertarian themed shows including The Tom Woods Show, Lions of Liberty, School Sucks Podcast, and many more. His book Universal Basic Income — For and Against (with a foreword by Robert P. Murphy) is available in paperback and on Amazon Kindle. His previous self-help book Procrastination Annihilation is free to download from BeYourselfAndLoveIt.com. Antony blogs on economic issues at SeeingNotSeen.Blogspot.com and his articles have also been published by the Scottish Libertarian Party, the Cobden Centre, The Backbencher, The Rational Rise, and ActualAnarchy.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire