Mises Wire

Home | Wire | Plan presupuestario de Biden: crecimiento más débil y menos empleos

Plan presupuestario de Biden: crecimiento más débil y menos empleos

  • Joe Biden

Etiquetas Economía Global

06/09/2021

Lo primero que debe hacer cualquier economista al leer un proyecto de presupuesto es analizar los supuestos macro básicos y los resultados presentados por la administración. Cuando ambos son pobres, el presupuesto debe ser criticado. Este es el caso del plan presupuestario de Biden.

El mismo crecimiento, mucha más deuda y menos empleo.

Según la administración, el impacto en el crecimiento de este presupuesto será insignificante, ya que sus propias —y optimistas— estimaciones no ven ningún cambio en la tendencia de desaceleración del crecimiento económico americano.

La CBO (Congressional Budget Office, en The Budget and Economic Outlook: 2021 to 2031) estima un crecimiento real medio del PIB del 1,7% entre 2020 y 2030, la misma media que prevén para el periodo 2025-30. Esto es inferior al crecimiento potencial del PIB real de la economía americana, pero impulsado por un endeudamiento mucho mayor... con menor empleo.

La CBO también espera un crecimiento del empleo extremadamente pobre, con una tasa de desempleo de una media del 4,8 por ciento en el periodo 2020-2030, un 4,1 por ciento para 2025-30. Esto significa que no se alcanzará la tasa de desempleo de 2019 ni siquiera en 2030 después de gastar 6 billones de dólares.

Aún más preocupante es el enorme deterioro de la posición financiera de Estados Unidos. El Comité para un Presupuesto Federal Responsable (CFRB, por sus siglas en inglés) advierte que «la deuda federal en manos del público aumentaría del 100% del PIB a finales del año fiscal 2020 y un récord del 110% del PIB en 2021 al 114% del PIB en 2024 y al 117% del PIB a finales de 2031. En dólares nominales, la deuda crecería en 17,1 billones de dólares hasta el final del año fiscal 2031, pasando de los 22,0 billones actuales a los 39,1 billones en el año fiscal 2031». (Presupuesto completo del Presidente Biden para el año fiscal 2022).

Esto es preocupante porque la historia nos muestra que estas estimaciones tienden a pecar de optimistas y que la deuda aumenta más rápidamente.

Los 3,8 billones de dólares de compensaciones en el presupuesto son excesivamente optimistas. El gobierno de Biden parte de la base de que las subidas de impuestos no tendrán ningún impacto en la inversión y prevé una tendencia de recaudación de ingresos demasiado optimista. Por ejemplo, las estimaciones de ingresos fiscales suponen un crecimiento por encima del PIB y sin ningún desplome en todo el periodo, algo que no ha ocurrido en décadas. Aun así, las estimaciones de la administración sólo cubrirán unas tres cuartas partes del coste del nuevo gasto, ya que los déficits presupuestarios ascenderían a 14,5 billones de dólares durante la próxima década. Es probable que los déficits anuales alcancen una media de 1,4 billones de dólares (4,7% del PIB) cada año durante una década. No hay un solo año en el que los gastos se cubran con los ingresos, ni siquiera en estas estimaciones alcistas de crecimiento económico.

Según el CFRB «en lugar de situar la deuda en una senda estable y luego descendente en relación con la economía, el presupuesto del Presidente superaría el récord anterior y aumentaría los niveles de deuda hasta el 117% del PIB en 2031».

El gasto aumenta hasta el 24,5% del PIB durante la próxima década, según el CFRB. La proyección de referencia de la administración Biden es del 22,7% del PIB, significativamente por encima de las medias de cincuenta años del 20,6% y el 17,3% del PIB. El problema es que la mayor parte se destina al gasto corriente sin retorno económico real y al aumento de los programas de derechos que probablemente afectarán a la productividad, el empleo y la inversión. Incluso en la previsión de la administración Biden, el gasto anual sería un 4 por ciento del PIB superior a los ingresos... Y esas estimaciones de ingresos son excesivamente alcistas.

Entonces, ¿cómo espera el gobierno de Biden pagar los déficits y la deuda crecientes? Los economistas neokeynesianos dicen que los déficits no importan y que la Reserva Federal puede monetizar el exceso de gasto. Esto plantea dos preguntas: Si los déficits no importan, ¿por qué subir los impuestos masivamente? y, ¿por qué no recortar los impuestos en su lugar?

La parte más peligrosa del presupuesto es que todo este gasto no supone ninguna mejora real respecto a la tendencia media de crecimiento y empleo, a la vez que dispara el gasto obligatorio del presupuesto, haciendo imposible que las futuras administraciones puedan equilibrar el presupuesto.

Los gastos obligatorios aumentan en 1,2 billones de dólares entre 2021 y 2030, lo que demuestra que ninguna medida de ingresos, ni ahora ni en el futuro, puede eliminar el déficit o recortar la deuda. Ninguna estimación realista de crecimiento económico o de mejora de los ingresos fiscales puede compensar un aumento de la deuda de 14,5 billones de dólares en diez años. A medida que aumenta el gasto obligatorio, la probabilidad de mejorar los retos fiscales de la economía americana se aleja. Una pequeña recesión en los próximos diez años y la deuda aumentará aún más rápido, muy por encima del 120% del PIB.

Las proyecciones de la CBO y de la administración Biden muestran que los ingresos fiscales aumentan cada año en todas las categorías, y todos sabemos que esto es sencillamente imposible viendo la historia de las últimas cinco décadas. Además, incluso con las estimaciones de la CBO o de la administración Biden, hay una conclusión clara: El problema del déficit de Estados Unidos es un problema de gasto. Ninguna medida de ingresos realista equilibrará el presupuesto.

La pregunta es: ¿qué inflación van a generar para disolver esta deuda? Este es el mayor riesgo de este presupuesto. El gobierno de Biden apunta claramente a un aumento masivo de los precios al consumidor para suavizar el golpe de la deuda en términos reales, y esto significa un menor crecimiento de los salarios reales, un menor poder adquisitivo de los salarios y, lo que es más importante, la destrucción de los ahorros y del poder adquisitivo del dólar americano.

Muchos economistas señalan que la Unión Europea muestra que muchos países tienen niveles de deuda superiores al 116% del PIB. Es cierto. También muestran un crecimiento más débil, tasas de empleo más pobres y un crecimiento de la productividad más bajo. También hay una lección ahí. Francia, un país que ha subido constantemente los impuestos para supuestamente financiar un elevado gasto público, no tiene un presupuesto equilibrado desde finales de los años setenta y la economía lleva décadas estancada. El desempleo, incluso en periodos de crecimiento, es mucho mayor que en Estados Unidos.

Cuando se copia a la Unión Europea, también hay que saber que se obtendrá una falta de crecimiento y de creación de empleo al estilo de la Unión Europea.

El plan presupuestario de Biden, según sus propias estimaciones, no ofrece un mayor crecimiento ni mejores niveles de empleo. La realidad mostrará probablemente que los resultados serán aún más pobres.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Prachatai via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire