Mises Wire

Home | Wire | OTAN: nuestras reinas de la beneficencia internacional

OTAN: nuestras reinas de la beneficencia internacional

  • nato

Etiquetas Guerra y política exterior

03/30/2022

Los hacedores de políticas americanos han mostrado un sorprendente grado de cordura hasta ahora en su respuesta a la invasión rusa de Ucrania. Mientras que algunos entusiastas de la guerra entre los comentaristas americanos han estado agitando la Tercera Guerra Mundial, los líderes tanto de la Casa Blanca como del Congreso han rechazado repetida y directamente la mayoría de los llamamientos a la escalada del conflicto.

Desgraciadamente, algunos parlamentos extranjeros de los «socios» de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) no se han mostrado tan reacios a la escalada. Entre los más imprudentes en esta cuestión se encuentran los legisladores de varios Estados de Europa del Este. Por ejemplo, los políticos de los países bálticos han pedido en las últimas semanas una zona de exclusión aérea en Ucrania. Newsweek informó este mes:

El parlamento de Lituania aprobó por unanimidad una resolución que pide una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, uniéndose a otros miembros de la OTAN, Estonia y Eslovenia, en el llamamiento. Rihards Kols, presidente del comité de asuntos exteriores del parlamento letón, también anunció [el 17 de marzo] que su país está pidiendo dicha zona.

Pero aquí está el problema: una supuesta zona de exclusión aérea sería una declaración de guerra de facto a Rusia por parte de la OTAN. Además, cuando decimos «por la OTAN», nos referimos sobre todo a «por Estados Unidos».

Más o menos al mismo tiempo, el régimen polaco inició su propio plan para intensificar la guerra y llevar a Estados Unidos a un conflicto directo con Moscú. Varsovia, aparentemente sin consultar a Washington, ideó un plan para enviar aviones de combate a Ucrania a través de las bases militares americanas y luego hacer que Estados Unidos «rellenara» la fuerza aérea de Polonia con F-16. Esto habría constituido también una importante escalada, y afortunadamente fue sofocado por la Casa Blanca.

Este tipo de comportamiento que se aprovecha del contribuyente americano se ha convertido en un patrón identificable con los países que se consideran enormemente beneficiados por el gasto militar de Estados Unidos, pero que no contribuyen casi nada a la seguridad de Estados Unidos o incluso a la alianza de la OTAN.

Como resultado, cuando los legisladores estonios —Estonia es un país que no tiene ninguna fuerza aérea más allá de unos pocos aviones de vigilancia desarmados— quieren una zona de exclusión aérea, esta gente sabe que será sobre todo otra persona la que luchará, morirá y se sacrificará para pagarlo todo. «Alguien más», por supuesto, a menudo se referirá a los pilotos americanos y a los contribuyentes americanos.

Además, la idea de que estos países ofrecen algún tipo de ventaja estratégica a Estados Unidos en términos de defensa de los intereses vitales americanos es inverosímil. La actual guerra en Ucrania ha ilustrado bien lo débil que es el régimen ruso para proyectar su poder más allá de sus vecinos inmediatos. La idea de que Polonia y Estonia sirven como valiosos «estados tapón» entre Estados Unidos y una potencia de segunda categoría como Rusia es poco convincente. Estos miembros de la OTAN simplemente no son aliados críticos. Más bien, son pasivos netos que incluso pueden acabar forzando una escalada que arrastre a EEUU a una guerra con otra potencia con armas nucleares. La promesa de Estados Unidos de defender a Europa del Este a través de organizaciones como la OTAN puede describirse, en el mejor de los casos, como una forma de ayuda humanitaria para los Estados miembros que no tienen nada que ofrecer en términos de beneficios geopolíticos americanos vitales.

¿Quién paga la OTAN?

En organizaciones de seguridad colectiva como la OTAN, los americanos se encuentran en una posición de apoyo financiero a las instituciones de defensa militar de estados extranjeros que no sólo se benefician de la generosidad, sino que tienen el potencial de convertir las guerras regionales en una Tercera Guerra Mundial global.

El desafortunado mecanismo que hay detrás de todo esto es la disposición clave de la OTAN —el artículo 5— que establece que un ataque a cualquier miembro se considerará un ataque a todos los miembros. Esto significa que cuando algunos miembros de la OTAN se enfrentan a un conflicto y actúan de forma imprudente, esto podría acabar imponiendo grandes costes a todos los demás miembros de la OTAN.

Este enorme inconveniente de la estructura de la OTAN se suele ignorar en favor de centrarse en el presunto efecto disuasorio de la Alianza. Es decir, se supone que la enorme cantidad de recursos militares que controlan los miembros de la OTAN en su conjunto impedirá que cualquier Estado exterior ataque a cualquier miembro de la Alianza.

Sin embargo, algunos Estados miembros contribuyen con una cantidad desmesurada de este gasto, mientras que otros Estados contribuyen con muy poco. Esto ocurre con los dos tipos de gasto en los que se basa la OTAN y sus efectos disuasorios.

El primero es el presupuesto operativo de la OTAN, que financia sus programas e instituciones conjuntas. En este caso, Estados Unidos ha aportado históricamente más de una quinta parte de toda la financiación. Hasta 2019, por ejemplo, el 22,1% de los «presupuestos de financiación común» de la OTAN procedían de Estados Unidos. Alemania ocupó el segundo lugar con el 14,7 por ciento, y Francia el tercero con el 10,5 por ciento. En 2021, los miembros de la OTAN adoptaron una nueva presupuestación que redujo la participación de Estados Unidos. El plan actual, que estará en vigor hasta 2024, tiene a EEUU y Alemania como los mayores contribuyentes, con un 16,3 por ciento de la financiación común. El Reino Unido y Francia ocupan el tercer y cuarto lugar, respectivamente, con el 11,3% y el 10,5% de la financiación común.

Sin embargo, el gasto total del presupuesto de la OTAN es un asunto menor, de sólo 2.500 millones de euros.

Gasto militar de los Estados miembros

El verdadero beneficio de la pertenencia a la OTAN —que sienten sobre todo sus miembros de pequeño tamaño— proviene del efecto disuasorio que tiene la capacidad militar colectiva de todos los miembros.

Por ejemplo, el gasto militar total de todos los miembros de la OTAN es de más de un billón de dólares. ¿Y qué parte de este total es aportada por los contribuyentes americanos? En el primer gráfico vemos que la parte que le corresponde a EEUU es del 70,5%, y que los diez principales contribuyentes constituyen el 95,0% de todo el gasto militar. Es decir, Estados Unidos aporta el 70 por ciento de todos los dólares de defensa de la OTAN, mientras que los nueve estados siguientes contribuyen con un 25 por ciento adicional. Los otros veinte Estados miembros de la OTAN contribuyen con un escaso y olvidable 5 por ciento de todo el gasto.

nato
Fuente: Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (cifras de 2020 en dólares de EEUU constantes de 2019).

En el segundo gráfico, vemos este gasto para 2020 expresado en dólares constantes de 2019. (La mayoría de los miembros de la OTAN gastan en defensa un total que constituye una pequeña fracción del gasto de Estados Unidos —que ascendió a 766.000 millones de dólares en 2020. El siguiente país que más gasta —el Reino Unido— es menos de una décima parte del gasto americano, con 58.400 millones de dólares. Estonia, por su parte —donde la mayoría de los legisladores piden que el resto de la OTAN imponga una zona de exclusión aérea— gastó menos de 1.000 millones de dólares.

nato
Fuente: Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (cifras de 2020 en dólares de EEUU constantes de 2019).

Por supuesto, no es razonable esperar que un miembro de la OTAN como Letonia o incluso Hungría gaste cientos de miles de millones de dólares en personal y equipos militares. Simplemente son demasiado pequeños. Pero incluso si se mide el gasto militar como porcentaje del PIB, resulta evidente que estos países cuentan con que alguien pague la mayor parte de la cuenta.

Según esta medida, Estados Unidos sigue siendo el país que más gasta, con un 3,7% del PIB. Sin embargo, ningún otro miembro de la OTAN ni siquiera roza el tres por ciento y, al menos hasta 2020, dieciocho miembros gastaban menos del 2,0 por ciento del PIB en defensa.

nato
Fuente: Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (cifras de 2020 en dólares de EEUU constantes de 2019).

Al señalar esto, no estoy felicitando al régimen de Estados Unidos por gastar enormes cantidades de riqueza de los contribuyentes en el Pentágono. De hecho, el gasto militar de los EEUU está absurdamente inflado. Gran parte de este gasto se alega como necesario con el argumento de que Estados Unidos debe «defender» a Europa y, por tanto, seguir permitiendo que los regímenes europeos expriman a los contribuyentes americanos, año tras año. Tampoco estoy afirmando que el régimen de Estados Unidos sea una víctima en este caso. El régimen de Washington se beneficia claramente de este statu quo, ya que garantiza que Washington conserve una enorme cantidad de poder geopolítico y unas instituciones militares bien financiadas. Más bien, es el contribuyente americano el que sufre en este acuerdo corrupto entre las élites de Washington y los regímenes de Europa.

[Leer más: «La debilidad rusa y la “amenaza” rusa para Occidente» por Ryan McMaken]

Por lo tanto, si los regímenes de Europa van a dejar alguna vez de ser las reinas de la beneficencia del mundo, es decir —de aprovecharse del trabajo duro de la población productiva de Estados Unidos— el régimen de EEUU va a tener que estar hambriento de dólares de defensa hasta que los regímenes de Europa se vean obligados a justificar el coste de la defensa militar a sus propios contribuyentes. Como he señalado aquí, los Estados medianos de Europa tienen riqueza y potencial militar más que suficientes para hacer frente a una potencia de segunda categoría como Rusia. Los contribuyentes americanos, por otra parte, se merecen un respiro de la estafa de Europa.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here