Mises Wire

Home | Wire | No es suficiente «mirar los datos»

No es suficiente «mirar los datos»

  • look

Etiquetas Dinero y bancos

09/30/2021

Según el pensamiento popular, se sostiene que mediante métodos estadísticos y matemáticos se pueden organizar los datos históricos en un cuerpo de información útil. Esto, a su vez, puede servir de base para las evaluaciones del estado de la economía. También se sostiene que la realidad es esquiva. Por lo tanto, no es posible conocer su verdadera naturaleza.

Algunos estudiosos, como Milton Friedman, sostienen que, dado que no es posible establecer cómo funcionan realmente las cosas, no importa realmente cuáles sean los supuestos subyacentes de una teoría empleada para determinar los hechos de la realidad. De hecho, todo vale, siempre que la teoría pueda dar lugar a buenas predicciones.1 Otros teóricos, como Ludwig von Mises, sostienen que diversos datos utilizados por los economistas en sus análisis son una muestra histórica, que por sí sola no puede proporcionar a los economistas los hechos relativos al mundo real. Según Mises, «la experiencia de la historia económica es siempre la experiencia de fenómenos complejos. Nunca puede transmitir un conocimiento del tipo que el experimentador extrae de un experimento de laboratorio».2

Los economistas no se limitan a ordenar los datos al azar antes de iniciar un análisis. A este respecto, Mises escribió: «La ordenación de los distintos datos de los precios en grupos y el cálculo de los promedios están guiados por deliberaciones teóricas, que son lógica y temporalmente anteriores».3

Además, «es inútil buscar coeficientes de correlación si no se parte de una idea teórica adquirida de antemano».4

Parece que para dar sentido a los datos los economistas deben tener una teoría que se sostenga por sí misma y que no se haya originado a partir de los datos como tal. El propósito de una teoría es establecer la esencia del tema de investigación. En su «Philosophical Origins of Austrian Economics» (Mises Daily, 17 de junio de 2006), David Gordon escribe que Eugen von Böhm-Bawerk sostenía que los conceptos empleados en economía deben originarse a partir de los hechos de la realidad, es decir, deben rastrearse hasta su fuente última.

Una teoría que se basa en la idea de que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente cumple este criterio. Que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente no puede ser refutado, ya que cualquiera que lo intente lo hace consciente y deliberadamente, es decir, se contradice a sí mismo. Mises, el iniciador de este enfoque, lo denominó praxeología. Según Murray N. Rothbard, «aunque la mayoría de las cosas no tienen conciencia y, por lo tanto, no persiguen objetivos, es un atributo esencial de la naturaleza del hombre que tenga conciencia y, por lo tanto, que sus acciones estén autodeterminadas por las elecciones que hace su mente».5

El conocimiento de que las acciones humanas son conscientes y tienen un propósito permite dar sentido a los datos históricos. Según Rothbard,

Un ejemplo que a Mises le gustaba utilizar en su clase para demostrar la diferencia entre dos formas fundamentales de enfocar el comportamiento humano era observar el comportamiento de la estación Grand Central durante la hora punta. El conductista «objetivo» o «verdaderamente científico», señalaba, observaría los hechos empíricos: por ejemplo, la gente corriendo de un lado a otro, sin rumbo, en ciertos momentos predecibles del día. Y eso es todo lo que sabría. Pero el verdadero estudioso de la acción humana partiría del hecho de que todo comportamiento humano es intencionado, y vería que el propósito es ir de casa al tren para ir al trabajo por la mañana, lo contrario por la noche, etc. Es obvio cuál de los dos descubriría y conocería más el comportamiento humano y, por tanto, cuál sería el auténtico «científico».6

Por qué los métodos de las ciencias naturales no son aplicables a la economía

La mayoría de los economistas opinan que la introducción de los métodos de las ciencias naturales, como los experimentos de laboratorio, podría suponer un gran avance en nuestra comprensión del mundo de la economía. Según Rothbard,

Esta metodología, brevemente, consiste en observar los hechos, luego formular hipótesis cada vez más generales para dar cuenta de los hechos, y luego poner a prueba estas hipótesis verificando experimentalmente otras deducciones hechas a partir de ellas. Pero este método sólo es apropiado en las ciencias físicas, en las que empezamos por conocer los datos sensoriales externos y luego procedemos a nuestra tarea de intentar encontrar, lo más cerca posible, las leyes causales del comportamiento de las entidades que percibimos. No tenemos forma de conocer estas leyes directamente; pero afortunadamente podemos verificarlas realizando experimentos controlados en el laboratorio para comprobar las proposiciones deducidas de ellas. En estos experimentos podemos variar un factor, manteniendo constantes todos los demás factores relevantes. Sin embargo, el proceso de acumulación de conocimientos en física es siempre bastante tenue; y, como ha sucedido, a medida que nos volvemos más y más abstractos, aumenta la posibilidad de que se conciba alguna otra explicación que se ajuste más a los hechos observados y que pueda entonces sustituir a la teoría más antigua.7

Aunque los experimentos de laboratorio son válidos en las ciencias naturales, no lo son en la economía.

En el estudio de la acción humana, en cambio, el procedimiento adecuado es el inverso. Aquí comenzamos con los axiomas primarios; sabemos que los hombres son los agentes causales, que las ideas que adoptan por el libre albedrío gobiernan sus acciones. Por lo tanto, empezamos por conocer plenamente los axiomas abstractos, y luego podemos construir sobre ellos por deducción lógica, introduciendo algunos axiomas subsidiarios para limitar el alcance del estudio a las aplicaciones concretas que nos interesan. Además, en los asuntos humanos, la existencia del libre albedrío nos impide realizar cualquier experimento controlado, ya que las ideas y valoraciones de las personas están continuamente sujetas a cambios y, por tanto, nada puede mantenerse constante. La metodología teórica adecuada en los asuntos humanos es, pues, el método axiomático-deductivo. Las leyes deducidas por este método están más, y no menos, firmemente fundamentadas que las leyes de la física; porque como las causas últimas se conocen directamente como verdaderas, sus consecuentes también lo son.8

Una vez más, el laboratorio es necesario en la física, ya que allí el científico puede aislar varias partículas relacionadas con el objeto de la investigación. Aunque el científico puede aislar varias partículas, no conoce las leyes que rigen estas partículas. Todo lo que puede hacer es una hipótesis sobre la «verdadera ley» que rige el comportamiento de las distintas partículas identificadas. Nunca podrá estar seguro de las «verdaderas» leyes de la naturaleza.

Según Mises, «el físico no sabe qué es la electricidad. Sólo conoce los fenómenos atribuidos a algo llamado electricidad. Sin embargo, el economista sabe qué es lo que actúa en el proceso de mercado. Sólo gracias a este conocimiento está en condiciones de distinguir los fenómenos del mercado de otros fenómenos y de describir el proceso del mercado».9

Para parecer científicos, los economistas de la corriente principal emplean diversos métodos cuantitativos. Pensadores como Rothbard tenían serias dudas sobre el uso de métodos cuantitativos en economía. Sobre esto Rothbard escribió,

No sólo la medición, sino el uso de las matemáticas en general en las ciencias sociales y la filosofía de hoy, es una transferencia ilegítima de la física. En primer lugar, una ecuación matemática implica la existencia de cantidades que se pueden equiparar, lo que a su vez implica una unidad de medida para estas cantidades. En segundo lugar, las relaciones matemáticas son funcionales; es decir, las variables son interdependientes, y la identificación de la variable causal depende de cuál se mantiene como dada y cuál se modifica. Esta metodología es apropiada en física, donde las entidades no proporcionan por sí mismas las causas de sus acciones, sino que están determinadas por leyes cuantitativas descubribles de su naturaleza y de la naturaleza de las entidades que interactúan. Pero en la acción humana, la elección de libre albedrío de la conciencia humana es la causa, y esta causa genera ciertos efectos. Por lo tanto, el concepto matemático de una «función» interdeterminante es inadecuado.

De hecho, el propio concepto de «variable» utilizado con tanta frecuencia en econometría es ilegítimo, ya que la física sólo puede llegar a las leyes descubriendo las constantes. El concepto de «variable» sólo tiene sentido si hay cosas que no son variables, sino constantes. Sin embargo, en la acción humana, el libre albedrío excluye cualquier constante cuantitativa (incluidas las unidades de medida constantes). Todos los intentos de descubrir tales constantes (como la teoría cuantitativa estricta del dinero o la «función de consumo» keynesiana) estaban inherentemente condenados al fracaso.10

Una vez más, a diferencia de las ciencias naturales, los factores relativos a la acción humana no pueden aislarse y descomponerse en sus elementos simples. Sin embargo, en economía sabemos que los seres humanos actúan de forma consciente y decidida. Este conocimiento, a su vez, podría ayudarnos a entender el mundo de la economía.

Por ejemplo, una función clave del dinero es cumplir el papel de medio de intercambio. Un individuo intercambia bienes por dinero y luego intercambia dinero por los bienes de otro individuo. Lo que tenemos aquí es un intercambio de algo por algo.

En el mundo moderno del patrón monetario fiduciario, sabemos que un aumento de la oferta monetaria da lugar a un intercambio de nada por algo. Lleva a un desvío de la riqueza de los generadores de riqueza a actividades no generadoras de riqueza. Esto es un conocimiento cierto y no requiere una verificación empírica mediante un análisis científico. También sabemos que, para una cantidad determinada de bienes, un aumento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, debe conducir a que se pague más dinero por una unidad de un bien: un aumento de los precios de los bienes. (Nótese que un precio es la cantidad de dinero por unidad de un bien).

La complejidad de la interacción de varios factores hace que no podamos conocer la importancia de cada uno de ellos en un momento dado. No obstante, algunos elementos, como las variaciones de la oferta monetaria, al influir con retraso en los precios de los distintos bienes, podrían proporcionarnos información útil sobre acontecimientos como los ciclos de auge y caída y las variaciones de los índices de precios en los próximos meses.

El hecho de que el hombre persiga acciones intencionadas implica que las causas en el mundo de la economía emanan del ser humano y no de factores externos. Esto significa que los métodos matemáticos no van a ser de gran ayuda en este caso. Por ejemplo, en contra del pensamiento popular, los gastos de los individuos en bienes no están causados por la renta real como tal. En su propio y único contexto, cada individuo decide qué parte de una renta determinada se destinará al consumo y qué parte a la inversión. Si bien es cierto que las personas responden a los cambios en sus ingresos, la respuesta no es automática.

Cada persona evalúa el aumento de los ingresos en función del conjunto de objetivos que desea alcanzar. Puede decidir que es más beneficioso para él aumentar su inversión en activos financieros que aumentar su consumo.

Conclusión:

La confianza en los datos históricos como base para la formación de una opinión sobre el estado de la economía podría ser problemática. Porque los datos no pueden producir mucha información sobre los hechos de la realidad sin una teoría que se sostenga por sí misma y no se derive de los datos.

Una vez que la teoría pasa la prueba de la lógica, se convierte en una herramienta para el establecimiento de los hechos de la realidad mediante la evaluación de los datos históricos.

Los distintos métodos matemáticos y estadísticos no pueden ayudar a un analista a establecer las causas en el mundo de la economía. Lo único que pueden hacer estos métodos es describir las cosas. Para determinar las causas subyacentes se necesita una teoría lógicamente elaborada.

Tras un examen lógico, una vez establecido que la teoría describe fielmente la esencia del mundo de la economía, la teoría puede emplearse para extraer los hechos de la realidad de los datos históricos. Dado que la teoría no se deriva de los datos históricos como tal, puede utilizarse también para determinar las razones de la discrepancia entre los datos y la teoría.

Por ejemplo, según la teoría económica, los individuos asignan una mayor importancia al consumo de bienes en el presente frente al consumo en el futuro. Esta preferencia emana del hecho de que, para mantener su vida y su bienestar, las personas tienen que consumir en el presente antes que en el futuro. Según esta forma de pensar, el tipo de interés no puede ser negativo. Sin embargo, si observamos tipos de interés negativos, esta discrepancia en relación con la teoría sugiere que una posible razón para ello son las políticas monetarias de los bancos centrales.

  • 1. Milton Friedman, Essays in Positive Economics (Chicago: University of Chicago Press, 1953).
  • 2. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, 3d rev. ed. (Chicago: Contemporary Books, 1963) p. 351.
  • 3. Ibid.
  • 4. Ibídem, p. 647.
  • 5. Murray N. Rothbard, «The Mantle of Science», en Economic Controversies (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2011), p. 3.
  • 6. Murray N. Rothbard, prefacio a Theory and History: An Interpretation of Social and Economic Evolution, de Ludwig von Mises (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2007), p. xvi.
  • 7. Rothbard, «The Mantle of Science», pp. 17-18.
  • 8. Ibídem, p. 18.
  • 9. Mises, Human Action, p. 355.
  • 10. Rothbard, «The Mantle of Science», pp. 12-13.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here