Mises Wire

Home | Wire | Mitos verdes y duras realidades: Sri Lanka como una advertencia

Mitos verdes y duras realidades: Sri Lanka como una advertencia

  • tea harvest

Etiquetas Burocracia y regulaciónEconomía globalSocialismoEstrategia

Ahora que la efímera revolución verde de Sri Lanka de 2021 se ha convertido rápidamente en una verdadera revolución apenas un año después, con la destitución del gobierno incompetente y autoritario del expresidente Gotabaya Rajapaksa esta semana pasada, es un buen momento para recalcar no sólo por qué el esfuerzo fracasó, sino por qué las llamadas políticas ESG (ambientales, sociales y de gobernanza) y el movimiento de la energía verde en general son pérdidas de tiempo inútiles y destructivas.

En primer lugar, el gobierno de Rajapaksa, que se enfrentaba a dificultades financieras debidas en gran medida a la asunción de montones de préstamos chinos para proyectos de valor cuestionable o directamente inexistente, informó bruscamente a su sociedad, abrumadoramente agrícola, de que no se permitiría a sus agricultores seguir utilizando los fertilizantes, herbicidas y pesticidas petroquímicos que hacían posible la alimentación de la población de decenas de millones de personas. Obligado a pasar a la agricultura biológica, Rajapaksa, de repente el favorito de los ecologistas occidentales de todo el mundo, vio cómo sus compatriotas caían rápidamente en la hambruna y la pobreza. El descenso del 20% en la producción de arroz y té, los alimentos básicos del país, provocó una inflación de más del 50% y que nueve de cada diez familias de Sri Lanka se saltaran las comidas cada día.

Aunque no se podía esperar que ninguna economía o sociedad soportara un decreto que interrumpiera el suministro de alimentos sin un inmenso sufrimiento, y mucho menos un estado pobre y asolado por la guerra civil como Sri Lanka, lo cierto es que la vida moderna tal y como la conocemos no es posible sin los combustibles fósiles y sus derivados.

Con los republicanos del Congreso y los senadores demócratas como Joe Manchin y Kyrsten Sinema, que son prácticamente lo único que se interpone en el camino de los Estados Unidos hacia políticas igualmente equivocadas, es necesario dejar clara la realidad sobre la desesperante insuficiencia de las políticas de energía verde y relacionadas con la ESG.

Empecemos por la comida.

No están exentos de inconvenientes, pero lo cierto es que sin fertilizantes, herbicidas y pesticidas petroquímicos, la producción agrícola mundial se desplomaría. Miles de millones de personas pobres se enfrentarían a la inanición, y todos los demás tendrían que hacer frente a un aumento de los precios. En lo que respecta a la agricultura ecológica, el trabajo empírico real revela (sin sorpresa) que las granjas ecológicas utilizan más tierra y más energía que sus homólogas no ecológicas.

Así pues, se puede optar por lo ecológico o por lo orgánico, pero no se pueden hacer ambas cosas.

Pero, pero, ¡los vehículos eléctricos!

Desgraciadamente, éstas también son un derroche sin remedio que se ha convertido en una causa justa. No existe, ni se vislumbra, una batería que pueda alimentar las cosechadoras industriales vitales para la agricultura de masas. Además, teniendo en cuenta los metales industriales necesarios para fabricar las baterías de los vehículos eléctricos, desde el litio hasta el cobalto y el aluminio, la producción de un solo Tesla consume cinco veces más energía que la producción de una alternativa con motor de gasolina. Eso significa que habría que conducir un Tesla durante 80.000 kilómetros para compensar las emisiones totales de carbono, y eso suponiendo que toda la carga se realice con energías renovables, lo que obviamente no es el caso, ya que la red eléctrica está alimentada principalmente por gas natural.

Y a menos que estés dispuesto a abrazar la nuclearización masiva, eso no va a cambiar, porque la eólica y la solar son sustitutos energéticos totalmente inadecuados. De hecho, es difícil hacer justicia a lo inadecuados que son.

Aparte de las limitaciones técnicas de las tecnologías de almacenamiento y transmisión, el problema es fundamentalmente geográfico. Gran parte del mundo, es decir, donde vive la mayoría de la población, no es apta para la energía eólica o solar. Desde China hasta África Occidental, desde el norte de Europa hasta Sudamérica, la topografía es demasiado variada para la energía eólica a gran escala, está demasiado nublada para la energía solar, está demasiado lejos del ecuador, está demasiado densamente poblada, etc.

Ni siquiera hemos mencionado el trabajo infantil y esclavo que se utiliza para extraer cobalto en lugares como la República Democrática del Congo y para refinar o procesar el litio en China. Tampoco hemos mencionado el hecho de que todos los depósitos de litio conocidos en el mundo combinados no contienen suficiente metal para producir las baterías necesarias para electrificar de forma fiable América del Norte durante el próximo siglo. O que los subproductos del petróleo y del gas natural son fundamentales para producir todo tipo de productos, desde equipos médicos hasta plásticos, nylon, poliéster, lubricantes, lápices de colores... y la lista continúa.

Que la vida moderna dependa totalmente de los combustibles fósiles que emiten carbono no es razón para perder la cabeza. Y aunque el cambio climático provocado por el hombre es una certeza virtual, no es razón para entregar el poder sin sentido a tecnócratas distantes que prometen arreglar cualquier cosa si se les da la autoridad para participar en sus proyectos de ingeniería social dudosos o moralmente escandalosos. Tampoco es una razón para invertir en los llamados fondos ESG, que son un engaño apenas disimulado, con prácticamente las mismas acciones que la mayoría de los fondos indexados del S&P, pero con comisiones sustancialmente más altas.

La demanda produce de forma fiable la oferta. Ya hay muchos empresarios y corporaciones que son pioneros en dispositivos que ayudarán a mitigar o incluso a revertir los efectos del cambio climático. Las cosas pueden empeorar antes de mejorar. No sé lo que nos depara el futuro, como tampoco lo sabe nadie. Respetar las limitaciones del conocimiento y de la capacidad humana para controlar las cosas es fundamental para permitir el libre intercambio, la base del capitalismo que nos ha hecho a todos más ricos y mejores de lo que habríamos sido de otro modo. La alternativa es parecerse a Sri Lanka.

Y nadie, y menos los srilanqueses, quiere estar en esa situación.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, Journal of the American Revolution, Antiwar.com, and the Journal of Libertarian Studies. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here