Mises Wire

Home | Wire | Mises en Perú: entrevista de La Prensa, 1950

Mises en Perú: entrevista de La Prensa, 1950

  • Mises smiling

Etiquetas Economía globalGuerra y política exteriorHistorial mundial

08/24/2021

La siguiente entrevista a Ludwig von Mises fue realizada en Lima, Perú, por La Prensa y publicada el 4 de enero de 1950. Gracias a César Usquiano por rescatar este texto.

Durante su estancia en Perú, el profesor Mises hizo algunas declaraciones que veremos a continuación.

Nuestra primera pregunta, en la entrevista que nos concedió ayer el Sr. Ludwig von Mises, se refería a la suspensión del Control de Cambios, establecido en el país por el Decreto Ley Nº 11208.

Creo, decía el profesor Von Mises, que la supresión del control de cambios es lo mejor que ha podido hacer el Perú para crear las condiciones para desarrollar y desenvolver sus actividades económicas y, sobre todo, para aumentar su producción. Esta medida ha sido, en mi opinión, muy acertada y, por lo que me han informado, sus frutos se están sintiendo.

¿Ha tenido la oportunidad de estudiar las condiciones económicas de Perú?

He venido a estudiarlos y mi primera impresión no puede ser mejor. Veo que el Perú es un país que avanza hacia la solución de sus más difíciles problemas económicos. Creo que mi estancia en esta hermosa ciudad será muy provechosa para mis investigaciones y estudios.

Pero... específicamente más, Sr. Von Mises.

Comparativamente, Perú está en la misma situación que sus hermanos de América. Ni mejor ni peor. Simplemente igual. Me parece que no hay nada que, por el momento, pueda ser motivo de alarma. Hay, por el contrario, posibilidades en este país que no existen en otros lugares. Me inclino sinceramente a creer que Perú será uno de los primeros en superar su actual crisis.

¿Y qué puede decirnos de la economía de EEUU?

A menos que se produzca una catástrofe nacional, es decir, una guerra o algo de proyecciones similares, Estados Unidos seguirá siendo el país más poderoso del mundo durante mucho tiempo. En la actualidad, los problemas económicos de la Unión no son de proporciones tremendas ni mucho menos. Confío en que, dentro de poco, la economía americana estará en condiciones de ayudar al resurgimiento del resto del mundo con más eficacia que hasta ahora.

¿Y cuál es su opinión sobre la actual economía europea, Sr. Von Mises?

Está en proceso de recuperación. Se está haciendo mucho en este sentido, pero aún queda más por hacer. El Viejo Continente ha sido devastado casi por completo y será muy difícil que pueda valerse por sí mismo a corto plazo. Sin embargo, la ayuda que el Plan Marshall está proporcionando a Europa en estos momentos es de un valor inestimable, ya que, sin ella, no habría sido posible iniciar ni siquiera la gran obra de restauración en la que están empeñados los europeos. Por otra parte -añade nuestro entrevistado- el comercio cada vez más activo, así como la industrialización de todo el territorio, han contribuido notablemente a crear el clima de prosperidad que se observa en Europa en la actualidad. Todo ello, por supuesto, fuera de la órbita rusa.

¿Y el Plan Marshall y su aplicación en América Latina?

Es innegable que el Plan Marshall aún no se ha puesto en práctica en esta parte del continente. El presupuesto, el dinero disponible, desgraciadamente no da para más. La mayor parte de los fondos se han destinado a la recuperación total de Europa, lo que no significa que se haya dejado de lado a los llamados «países menos desarrollados», sino que se ha pospuesto por esta vez debido a las necesidades europeas urgentes.

¿Cree que el Plan Marshall se aplicará con toda seguridad en América Latina?

De eso no hay duda. Lo que sí me parece un poco difícil es que el Plan pueda aplicarse en todos sus aspectos al menos dentro de dos años. Es esencial empezar a sentar las bases de la futura economía del país ahora. La actividad de toda la nación debe dirigirse fundamentalmente a producir más y más.

De manera especial, debe fomentarse la industrialización a gran escala de los productos nacionales. La transformación de los productos debe merecer la misma dedicación que se da a las industrias extractivas y de cultivo. Por otra parte, el comercio, como factor elemental de la mejora económica, debe reforzarse de inmediato si realmente queremos equilibrar la balanza presupuestaria.

Y, por ahora, ¿cómo se puede lograr la estabilización de la moneda?

La estabilización monetaria requiere siempre un cierto tiempo para que las normas destinadas a lograrla sean plenamente eficaces. No hay ningún sistema que pueda estabilizar la moneda de un momento a otro en un país en crisis. Por el momento, su recurso inmediato es aumentar la producción y reforzar el comercio. Los fundamentos, como ya he dicho, los ha cumplido Perú. El régimen de libre cambio tendrá que dar lugar a saludables reacciones que, en parte, ya se están dejando sentir.

¿Y no logrará el Fondo Monetario Internacional estabilizar la moneda de estos países?

Creo que es más prudente no referirse al Fondo Monetario Internacional, ya que su intervención en la economía en los últimos tiempos ha sido casi nula. A pesar del Fondo, todos los países están sufriendo la depreciación de sus monedas: todos experimentan las consecuencias de la inflación provocada por los gastos extraordinarios realizados durante la guerra que ha terminado.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here