Mises Wire

Home | Wire | Los salarios reales caen, los empleos en servicios de alimentos aumentan a medida que aumentan los despidos

Los salarios reales caen, los empleos en servicios de alimentos aumentan a medida que aumentan los despidos

  • emprate

04/07/2023

La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) publicó nuevos datos de empleo el viernes. Según el informe, el total de empleos no agrícolas desestacionalizados aumentó en 236.000 puestos de trabajo (desestacionalizados) en marzo, el menor aumento intermensual del empleo desde diciembre de 2020. La tasa de desempleo cayó ligeramente del 3,6% al 3,5% (mes a mes). Esto ha cambiado poco desde diciembre de 2022, y esto refleja el aumento de las cifras en la participación de la mano de obra, ya que las estimaciones de empleo total han aumentado. En marzo, la tasa de participación laboral subió muy ligeramente del 62,5 por ciento al 62,6 por ciento, la estimación más alta desde marzo de 2020.

Estas cifras sugieren un crecimiento lento pero continuado del empleo total, pero el crecimiento neto sigue estancándose a medida que aumentan los despidos en gran parte de la economía. Por ejemplo, en marzo, Virgin Orbit, Roku, Disney, Bed Bath & Beyond, Glassdoor, Indeed, Amazon, Tyson y Lockheed Martin anunciaron despidos por un total de decenas de miles de puestos de trabajo. Y esto sólo en marzo. Los toros del empleo pueden afirmar que estas cifras representan sólo entre el 1 y el 5 por ciento de todos los empleados de estas empresas, pero esto fue sólo en marzo, y sigue a meses de otros anuncios de despidos. Parafraseando un conocido chiste sobre el gasto público: mil empleos aquí y mil empleos allá, y pronto estarás hablando de cifras reales. La tendencia continuó en abril con despidos que se extendieron más allá del sector tecnológico. Walmart anunció que suprimiría 2.000 puestos de trabajo. McDonalds ha empezado a despedir a empleados a nivel corporativo.

Además, los últimos recortes ni siquiera aparecen en las últimas cifras de empleo. Muchos de estos puestos de trabajo vienen con planes de indemnización que significan que muchos de estos empleados ni siquiera contarán como desempleados durante varios meses más.

También hay que señalar que muchos de estos anuncios de despidos se refieren a empleos en tecnología y otros tipos de servicios, más que en el comercio minorista o la hostelería. De hecho, parece que el mantenimiento del empleo y el crecimiento de los puestos de trabajo menos remunerados en la industria de servicios —además de los empleos públicos— están impulsando una parte desproporcionada del crecimiento del empleo. En marzo, 72.000 de los 236.000 nuevos empleos —tanto a tiempo completo como a tiempo parcial— se crearon en el sector del «ocio y la hostelería». Esto supone el 30% de todos los nuevos empleos. De ellos, 50.000 eran específicamente en «servicios de comida y lugares de copas». 47.000 nuevos puestos de trabajo eran empleos públicos, lo que significa que, esencialmente, servir mesas y atender bares representó más de una cuarta parte de los nuevos puestos de trabajo del sector privado en marzo. Los nuevos empleos en servicios profesionales representaron sólo el 17% de todos los puestos de trabajo.

Mientras tanto, el total nacional de vacantes cayó a 9,9 millones, el nivel más bajo desde mayo de 2021. Cada vez parece más que los antiguos trabajadores del sector tecnológico tendrán que aprender a servir cerveza si quieren seguir trabajando en 2023.

Los servicios de alimentos impulsan el crecimiento del empleo

De hecho, es posible que la relativa fortaleza de los sectores de alimentos y  la hostelería también esté contribuyendo a aumentar el trabajo a tiempo completo. Tras varios meses de disminución del trabajo a tiempo completo, eclipsado por las nuevas contrataciones a tiempo parcial, la tendencia parece haberse invertido de nuevo, y el trabajo a tiempo completo crece más rápidamente que el trabajo a tiempo parcial. 

ptft

Como señalé el mes pasado, la relativa fortaleza actual del mercado de trabajo refleja en parte la actual sobrecarga monetaria derivada de años de crecimiento vertiginoso de la inflación de la oferta monetaria. Es evidente que los 6 billones de dólares en dinero que se crearon desde 2020 siguen siendo un factor muy importante en la economía actual. Incluso con un colapso histórico en el crecimiento de la oferta monetaria desde el otoño pasado, la economía parece estar todavía en las primeras fases de un colapso económico que es de esperar a raíz de una desaceleración monetaria.

Aunque las cifras de empleo de marzo fueron relativamente débiles, los mercados las han interpretado como lo suficientemente sólidas como para impulsar a la Reserva Federal y al Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) a retrasar un supuesto giro hacia una política de tipos más bajos. La Bolsa de Nueva York está cerrada hoy por Viernes Santo, pero el bono del Tesoro a 10 años subió hoy con fuerza hasta el 3,4% tras las nuevas cifras de empleo.

¿Pivotará la Fed?

Durante al menos dos años, el presidente de la Fed, Jerome Powell, y la Fed se han fijado en las cifras de empleo como el motor declarado de la política del FOMC. Suponiendo que el FOMC siga confiando en esta métrica, las cifras de crecimiento del empleo de marzo —aunque relativamente débiles— podrían ser lo suficientemente fuertes como para permitir a Powell justificar políticamente las continuas subidas de tipos de al menos 25 puntos básicos en los próximos meses. Esta, por supuesto, ha sido la trayectoria del FOMC durante los últimos meses, a pesar de que los indicadores económicos ajenos a los totales de empleo han apuntado repetidamente a un rápido debilitamiento de la economía.

Entre estos indicadores se encuentra el hecho de que, a partir de marzo, los salarios reales han sido negativos durante dos años completos, es decir, 24 meses. La ganancia media por hora en marzo cayó al 4,18% interanual. Es el menor aumento desde junio de 2021. En términos reales, esto significa un crecimiento salarial negativo en marzo ya que, según la cifra preliminar del IPC de la Fed de Cleveland, la inflación de precios creció un 5,2 por ciento en marzo.

earnings
También podríamos fijarnos en otros indicadores tradicionales de una próxima recesión, como el índice de indicadores adelantados de los EEUU, que sigue en territorio recesivo. Los pedidos de fábrica siguen a la baja. Mientras tanto, como Reuters informó esta semana, «la actividad manufacturera de los EEUU se desplomó en marzo al nivel más bajo en casi tres años, ya que los nuevos pedidos se desplomaron». La curva de rendimientos se adentra en un territorio que apunta a la recesión. El crecimiento de la oferta monetaria a finales del año pasado fue negativo por primera vez en más de 30 años, y ahí se ha quedado
cpi

El hecho de que Jerome Powell ignore todo esto es en realidad algo bueno. Gracias a más de una década de «política monetaria no convencional» con niveles sin precedentes de represión financiera y tipos de interés ultrabajos, el grado en que la Fed ha creado una economía adicta al dinero fácil es notable. La caída de los precios de la vivienda, las quiebras bancarias y los despidos en el sector tecnológico apuntan a esta adicción. Para situar la economía en una posición más realista, la Reserva Federal tendrá que permitir que los tipos de interés suban incluso por encima de donde están ahora. Al fin y al cabo, incluso con el último aumento del tipo objetivo de los fondos federales por parte del FOMC hasta el 5,0%, este tipo objetivo sigue estando por debajo de la tasa oficial de inflación de precios del 5,9%. En el pasado, la Fed permitía con frecuencia que el tipo objetivo subiera por encima de la inflación del IPC para frenar las fuerzas inflacionistas. Desde 2009, sin embargo, la Fed se ha comprometido firmemente a mantener los tipos de interés muy por debajo de las tasas de inflación. En aquel momento, esto era una novedad y formaba parte de la nueva cruzada de dinero fácil extremo de la Fed.  

Ahora, incluso con 6 meses de subida de tipos, los tipos de interés siguen siendo bastante bajos en términos reales según los estándares históricos. El hecho de que un tipo objetivo de apenas cinco 5,0 por ciento sea un problema para los bancos y los inversores simplemente ilustra cuánto daño han hecho 12 años de tipos ultrabajos al crear una economía paralizada por la falta de ahorro real.  El problema no es que la Reserva Federal permita ahora que suban los tipos. El problema es que la Fed forzó esos tipos a bajar demasiado durante demasiado tiempo.

En cualquier caso, los totales de empleo siguen mostrando que la inflación monetaria de los últimos tres años sigue haciendo mella en la economía y que no habrá un reajuste rápido.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Images