Mises Wire

Home | Wire | Los pensilvanos pueden enmendar la constitución para poner fin a los confinamientos interminables

Los pensilvanos pueden enmendar la constitución para poner fin a los confinamientos interminables

  • tom wolf

Etiquetas Burocracia y RegulaciónDescentralización y SecesiónSistema Legal

02/15/2021

El viernes 6 de febrero, la legislatura del estado de Pensilvania (PA) dio la aprobación final para poner tres enmiendas constitucionales del estado en la boleta electoral para un referéndum popular programado para el 18 de mayo. Dos de estas enmiendas abordan el poder del gobernador del estado para declarar y renovar las declaraciones de emergencia y ambas son el resultado directo del conflicto entre la legislatura controlada por los republicanos y el gobernador demócrata, Tom Wolf.

La primera enmienda, titulada Enmienda a la declaración de emergencia de Pensilvania (2021), añadiría una sección a la constitución del estado que limitaría cualquier declaración de emergencia por desastre a un máximo de veintiún días, a menos que la legislatura del estado votara para ampliar la orden. Además, el poder legislativo tendría que aprobar leyes relacionadas con cada clase de emergencia enumerada en la enmienda y el gobernador tendría prohibido declarar otra emergencia basada en «los mismos hechos o sustancialmente similares» sin una resolución del poder legislativo estatal que le otorgue esa facultad.

La segunda enmienda, titulada Enmienda a la resolución legislativa de Pensilvania para prorrogar o terminar la declaración de emergencia (2021), otorgaría a la legislatura estatal la autoridad para prorrogar o terminar una declaración de emergencia por un voto de mayoría simple que no está sujeto a veto por el gobernador. Esta enmienda es el resultado directo de un confuso conflicto que tuvo lugar en junio de 2020 después de que la asamblea estatal aprobara una resolución concurrente para poner fin a la declaración de desastre por coronavirus. Los partidarios de la resolución argumentaron que no era necesario que el gobernador la firmara, mientras que el gobernador, obviamente, discrepó con vehemencia. El caso llegó al Tribunal Supremo del Estado, controlado por los demócratas (los jueces del Tribunal Supremo del Estado son elegidos en Pensilvania), donde se dictaminó que el gobernador tenía autoridad para vetar la resolución e impedir que entrara en vigor. Esta enmienda cambiaría explícitamente eso y permitiría que la declaración de emergencia por catástrofe fuera terminada unilateralmente por la legislatura.

Sólo el tiempo dirá si estas enmiendas se convierten en ley, pero cabe destacar que las diez enmiendas constitucionales que han llegado a la fase de referéndum desde 1995 han sido aprobadas por los votantes. De hecho, no se ha rechazado una enmienda constitucional desde 1981. Todavía está por ver si este historial se mantendrá.

Tanto si se promulgan como si no, se necesita urgentemente alguna forma de restringir el poder de emergencia del gobernador ante las atroces y aparentemente interminables violaciones de los derechos y libertades tradicionales de los pensilvanos ante la respuesta del gobierno al coronavirus. En septiembre de 2020, un juez federal, William Strickland, dictaminó que las restricciones del coronavirus de Pensilvania eran inconstitucionales y atroces en numerosos aspectos. Strickland señaló que el procedimiento de elaboración de normas para la emergencia fue esencialmente compilado por un comité opaco sin responsabilidad pública, afirmando que «la manera en que los Demandados, a través de su equipo de políticas, diseñaron, implementaron y administraron los cierres de negocios es escandalosamente arbitraria».

Además, las normas de emergencia se redactaron de tal manera que no hay forma de ponerles fin. Incluso cuando las autoridades estatales flexibilizaron las restricciones de cierre, no se trató de una «vuelta a la normalidad» sino de una suspensión de los cierres, como si esas restricciones fueran el estado de existencia legal por defecto en la Commonwealth para un futuro indefinido. Strickland declaró que en tiempos de emergencia se debe cierta deferencia legal a las autoridades, pero «esa deferencia no puede ser eterna» y que «el expediente deja claro que los demandados no tienen una fecha de finalización prevista para sus intervenciones de emergencia».

Como señaló Ryan McMaken en su momento: «Así pues, lo que tenemos en Pensilvania es básicamente un pequeño comité secreto de gobernantes que se autodefine como la nueva autoridad gobernante permanente de Pensilvania de forma indefinida. No hay fecha de finalización, ni proceso público de elaboración de normas, ni transparencia alguna».

Desgraciadamente, el tribunal de apelación concedió la petición del Estado de suspender la sentencia de Stickman mientras el gobierno recurre el fallo, y la autoridad del Estado no ha cambiado.

Y lo que es aún más lamentable, el gobierno de Wolf ha argumentado durante meses que sus poderes para poner a los millones de habitantes de Pensilvania bajo un verdadero arresto domiciliario y para cerrar negocios a su capricho ni siquiera provienen de la declaración de emergencia, sino de la Ley de Prevención y Control de Enfermedades. Así que, incluso si se añaden ambas enmiendas a la Constitución de Pensilvania, la realidad es que las restricciones del gobernador probablemente acabarán una vez más ante el Tribunal Supremo del Estado, que se ha remitido continuamente a los ukases de Wolf desde que comenzó la pandemia.

Aunque estas enmiendas no sean balas de plata, ayudarán a reducir el uso de las declaraciones de emergencia. En realidad, PA ha estado en un constante «estado de emergencia» desde el 10 de enero de 2018, cuando Wolf declaró el estado de emergencia debido al abuso de medicamentos opioides. El estado de emergencia se ha extendido doce veces desde entonces. Si bien es obvio que el abuso de opioides es un problema importante aquí en PA, es groseramente inapropiado tener un estado de emergencia perpetuo sobre el tema. Si realmente se tratara de una «emergencia», entonces tres años habrían sido tiempo más que suficiente para promulgar la legislación para hacer los cambios necesarios que actualmente están en vigor sólo como resultado de la acción unilateral del gobernador.

Estas enmiendas no sólo reducirán el abuso de las declaraciones de emergencia, sino que también ayudarán a descentralizar el poder dentro de la AP. Mientras que el covid ha permitido que el poder ejecutivo se desborde, PA está en realidad estructurada de una manera que facilita la descentralización del poder. PA tiene la segunda legislatura estatal más grande, sólo superada por New Hampshire. Los críticos que han tratado de reducir el tamaño de la legislatura afirman abiertamente que con una legislatura más pequeña los gobernantes podrían promulgar su voluntad más rápida y fácilmente con menos resistencia. PA también tiene el tercer mayor número de gobiernos locales del país, lo que, como señalé en 2020, facilita la obstaculización de los esfuerzos del gobierno estatal para ejercer un control centralizado. Eliminar la capacidad del gobernador de declarar unilateralmente emergencias perpetuas ayudará a continuar esta tradición de descentralización del poder y la autoridad en la mancomunidad.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a freelance writer and Mises U alum. You can subscribe to his newsletter here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Tom Wolf via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire