Mises Wire

Home | Wire | Los multimillonarios ya dieron su «parte justa»

Los multimillonarios ya dieron su «parte justa»

  • onaire.PNG
0 Views

Tags Impuestos y Gasto

02/13/2019

Cada vez está más de moda agitar contra la existencia misma de multimillonarios. Recientemente, por ejemplo, Business Insider resumió una declaración de la congresista Alexandria Ocasio-Cortez de la siguiente manera: «[ella] dijo que una sociedad que "permite que existan multimillonarios" mientras que algunos estadounidenses viven en la pobreza extrema es "inmoral". Haciendo eco de este sentimiento, Elizabeth Warren repitió un sentimiento muy popular entre la corriente principal y la extrema izquierda; a saber, que era hora de que los multimillonarios paguen "su justa participación en los impuestos"».

Si bien estas dos narraciones se sostienen y se expresan con frecuencia, están completamente equivocadas y malinterpretan el papel que los multimillonarios realmente desempeñan en la sociedad.

Multimillonarios hechos por el gobierno vs. Multimillonarios creados por el mercado

Debemos ser claros en nuestro análisis de que el Estado a menudo participa en la creación de multimillonarios;no porque «permita» que existan multimillonarios, sino porque el mundo occidental sufre de un marco que en realidad redistribuye los recursos, a través de los impuestos y la expansión monetaria, desde los pobres y la clase media hasta los bien conectados. Estos destinatarios de la redistribución del Estado, a menudo llamados «capitalistas de amigos» están excluidos de nuestros elogios a los multimillonarios y, en la medida en que un multimillonario (o millonario) sea un receptor neto de la redistribución del gobierno, en esa medida somos críticos con ellos.

Dada la complejidad de los propietarios de las grandes empresas y su relación con el estado, la consideración de si un CEO rico de una empresa debe ser criticado o elogiado se convierte en un ejercicio difícil. Sin embargo, la posición libertaria sobre esto es erradicar la confusión al desenmarañar la participación en la industria que caracteriza al moderno Gobierno Federal de los Estados Unidos (y la mayoría de los otros gobiernos occidentales). Cualquier subsidio positivo que se transfiera, a través del gobierno, de los contribuyentes a los capitalistas debe eliminarse si queremos beneficiarnos del papel del capitalista multimillonario, como se explica a continuación.

Ahora que lo hemos dejado de lado, podemos analizar la existencia de multimillonarios que han alcanzado tal estatus en el mercado. Lejos de ser la causa de la desigualdad y la pobreza, en realidad es el multimillonario el que ha contribuido, de una u otra forma, al bienestar de la sociedad. Es el multimillonario, quien le ha otorgado a sus semejantes los bienes y servicios que elevan su nivel de vida.

En el mercado, la fuente de los miles de millones del multimillonario son los cientos de miles, tal vez incluso millones, de personas que han decidido que lo que el multimillonario ofrecía era más importante para ellos que el dinero que costaba obtenerlo. Pero incluso antes de que los consumidores hicieran este juicio, el multimillonario tenía que anticiparse a sus preferencias y él tenía que arriesgar las perspectivas de una pérdida para generar los bienes y servicios que la gente deseaba.

El papel del multimillonario en el mercado

En el mercado, no hay garantías. Como señaló Ludwig von Mises, los consumidores no ofrecen garantías en cuanto a su compromiso con los bienes y servicios que produce el multimillonario; cambian de opinión, cambian sus preferencias y eligen bienes de calidad alternativa a su propio capricho. El multimillonario entonces, antes de ganar miles de millones, enfrenta las perspectivas de una pérdida; es decir, el mercado tiene un conjunto incorporado de consecuencias financieras como una multa para los capitalistas que eligen de forma imprudente en su asignación de recursos.

Los capitalistas tienen éxito en proporcionar cosas que la gente quiere o no quieren. Si lo hacen, no solo serán recompensados, sino que, por definición, las vidas de otras personas mejorarán. Esta mejora no está determinada y juzgada políticamente, sino que está determinada por las preferencias reales y demostradas de los consumidores. Si el capitalista no logra hacer que la gente esté mejor, se le penaliza y sufre las consecuencias financieras y de otra índole de sus malas decisiones.

De esta manera, aquellos políticos y comentaristas que promueven la idea de que los multimillonarios necesitan «devolver» o pagar su parte justa no entienden que no hay nada que «devolver» y que la «parte justa» ya ha sido contribuida a la sociedad . No hay nada que «devolver» porque un intercambio tuvo lugar; valor por valor, con el capitalista dando un bien o servicio y el consumidor correspondiendo con una transferencia de fondos. Hubo un intercambio uniforme de tal manera que no hay déficit ni superávit en lo que una parte sigue debiendo a la otra.

Además, la idea de que los multimillonarios deben pagar su parte justa a través de impuestos se interpreta de manera similar. La parte justa, la riqueza que el capitalista creó en el camino hacia sus miles de millones, ha sido otorgada a la sociedad en el curso de su recompensa por su precisa anticipación de los deseos y necesidades de los consumidores que probablemente ni siquiera ha conocido.

Si un capitalista gana miles de millones de dólares en el curso de su inversión y la posterior venta de los bienes y servicios que produce, ¡pagó su justa parte en la forma de los mismos bienes y servicios que vendió! si el capitalista gana mil millones de dólares, aportó un billón de dólares en bienes. Si gana un millón de dólares, aporta un millón de dólares en bienes. Si obtiene un rendimiento negativo (una pérdida), no ha contribuido nada y, por lo tanto, se le penaliza por ello.

Por lo tanto, un impuesto a la riqueza, por su naturaleza muy coercitiva, no solo es una violación de los derechos de propiedad privada que un capitalista tiene en su riqueza, sino que definitivamente tampoco se trata de «participación justa». Es una obligación adicional por encima de la participación justa. y disminuye las capacidades futuras de inversión que tiene el capitalista. Y disminuir el capital social es, literalmente, socavar las actividades potenciales de creación de riqueza de los multimillonarios capitalistas.

El futuro de la civilización occidental depende del marco socioeconómico del capitalismo y los mercados libres. Depende de que la gente comprenda que la riqueza que vemos a nuestro alrededor es el resultado del capitalismo, de que los «ricos» buscan ganancias invirtiendo su capital en la estructura de producción para producir bienes para las personas y obtener ganancias a medida que lo hacen. En palabras de George Reisman, «los manifestantes y todos los demás que odian a los capitalistas odian los cimientos de su propia existencia».

Por lo tanto, lanzar un ataque contra el capital social de los capitalistas de todos los niveles de riqueza, es socavar la herramienta que la humanidad tiene para combatir el empobrecimiento a largo plazo. Si queremos superar la pobreza, nada es más importante que la inversión en la estructura de la producción; así es como los productos se vuelven más asequibles para más personas que nunca antes han estado para obtenerlos. Sacar al capital con preferencia al consumo es extraer los mismos bienes que sacan a la humanidad de su estado natural de empobrecimiento. Para abordar la lucha eterna sobre la escasez de recursos, necesitamos capitalistas y multimillonarios. Ellos son los proveedores de un mejor mañana.

C.Jay Engel is an entrepreneur who owns several businesses and lives with his wife and three children in northern California. He is an avid reader of the Austro-libertarian literature and a dedicated proponent of private property and sound money. He is the creator and editor of AustroLibertarian.com  and its associated new publication Austro Libertarian Magazine.

.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire